Espiritualidad en tiempos de guerra.

La zona residencial de la aldea, parece ser una antítesis de la zona de comercio. Sus apacibles calles y las construcciones tradicionales de madera y piedra, ayudan a darle un aire relajado y sereno a este lugar de importancia primordial.
Avatar de Usuario
Yin
Genin Konoha
Mensajes: 70
Reputación: 0
Experiencia: 464
Ryōs: 3150
Puntos de Aprendizaje: 5
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Espiritualidad en tiempos de guerra.



Fortaleciendo la Fe Rango DZona Residencial, Konohagakure no Sato
Objetivo: Asistir a los monjes.
Últimamente el templo, lugar sagrado para los habitantes de la aldea, ha experimentado un incremento de visitas. Las cinco personas a cargo del cuidado de este edificio apenas dan abasto con todo el trabajo necesario para mantener el templo en optimas condiciones. Militares son contratados en apoyo a los devotos.

Espiritualidad en tiempos de guerra.

Zona comercial, Konohagakure no Sato.
País del Fuego
83 de Primavera, año 148
09:00 am

Aquella mañana el cielo estaba despejado y reinado por una brisa cálida que mecía las hojas recién formadas de los árboles, aquellas mismas que atraían la atención de sus ojos avellanos. Se encontraba sentado sobre una banca en una pequeña plaza frente al Ramen Cronicas Konoha, en la zona comercial, esperando, mientras divagaba en lo extraño que era que los árboles perdieran parte de ellos durante un periodo del año y luego como si nada lo recuperaran. En analogía, se podría decir que era como el cabello de los humanos pero este no se encarga de realizar la transformación de energía necesaria para sobrevivir, por lo que el impacto de las hojas era mayor que un corte de cabello. Había leído una vez en una revista que ese proceso de renovación es todo un programa genético que se fue desarrollando desde hace miles de miles de años y que dependía de una serie de factores que ocurren a lo largo del ciclo anual. La variación en un factor puede cambiar el momento en que los brotes de los árboles estallan en la primavera, pudiendo florecer en un inicio, en medio, al final o incluso saltándose la estación y hacerlo en verano. Aunque ahora estuviéramos en la primavera, todo el programa de rebrote en realidad se establecía en otoño y según las condiciones que allí se daban. A medida que los días se acortan en dicha estación y las temperaturas disminuyen, el árbol se prepara para quedarse dormido y así programar también el estallido de sus yemas en la primavera. De la duración del día y la temperatura, el más importante en otoño es el primero dado que funciona como una señal para que la planta comience a cerrarse. Aunque para Yin era lo contrario, debía importar más la duración de la noche, viéndolo así, a medida que las noches se hacen más largas, los árboles van percibiendo ese alargamiento y da inicio a su programa para cerrarse, pasar el invierno en bajo consumo y luego comenzar a abrirse nuevamente. Según lo que había visto, los árboles también eran sensibles a otras señales como la disminución de temperatura o la disponibilidad de agua, lo que se vería en lugares de clima seco, cuando las tasas de precipitación caen y los árboles se cierran para sobrevivir en ese estado latente de letargo. En todos esos casos, los árboles cierran sus brotes protegiendo los tejidos en crecimiento por debajo del mal tiempo, preparándose para volver a crecer en la primavera. En ese sentido, para ellos, es crucial asegurarse de interpretan las señales correctas durante el otoño para que no vuelvan a crecer en la primavera en un momento equivocado.

“Tanta complejidad en algo tan común y a veces menospreciado…”, pensaba Yin dentro de su reflexión. Los árboles eran algo fundamental en su vida, llenando los bosques y otorgando un hogar a distintos animales; refugio, alimento y vida. Incluso para aquellos que no valoraban su importante rol en la naturaleza, no podían negar la paz que experimentan al caminar entre senderos rodeados de árboles y naturaleza. El ser humano tiene sus raíces y pasado vinculadas a lo natural, no a lo artificial. Por lo que la paz y sentimiento de integridad era mayor en aquellos lugares donde la vida se manifestaba por sobre el progreso.

Se desligó un momento de sus pensamientos y dirigió la mirada a su alrededor buscando alguno de los rostros conocidos de sus amigos mientras Kurotama, acostado a su lado, dormitaba recibiendo la luz del sol sobre su frente. En la mano derecha del peliazul podía verse que llevaba un pergamino de una misión que habría pasado a recoger mas temprano, para luego avisar por medio de palomas mensajeras a Eboyer e Inahime para reunirse aquella mañana.
KurotamaMostrar
Imagen
Estado BaseMostrar
Fuerza: 8
Agi: 26
Vit: 16
Con: 6
CCK: 5
Vol: 5

Vida: 66 PV
Stamina: 48 STA
Chakra:18 PC
Imagen

#1

Mensaje Yin28 Jun 2020, 20:37


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 55
Reputación: 1
Experiencia: 330
Ryōs: 2500
Puntos de Aprendizaje: 1
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Espiritualidad en tiempos de guerra.


Zona Comercial, Konohagakure no Sato
País del Fuego
83 de Primavera, año 148
09:00 am

Hace unos días horas Eboyer había logrado obtener su bandana de la aldea, logrando entrar con más fuerza a aquel camino que había prometido a su madre y que su padre tanto se ha ocupado de cuidar, un examen genin bastante tedioso y complicado fué aprobado a pesar del gran desgaste que tuvo que sufrir en el mismo. La emoción del joven Kaguya no cabía en su cabeza, pero su camino lleno de cambios a penas estaba por comenzar ya que de acuerdo a lo que había pactado con Inahime y Yin varios días atrás sobre hacer misiones juntos y formar equipo ninja, comenzaba a ponerse en práctica, siendo este día en el que realizarían su primera misión juntos.

Un día bastante fresco como acostumbra en Konohagakure comenzaba y se podía ver a eboyer caminando a través de las calles de la Zona Comercial de la aldea al haber recibido la paloma mensajera de Yin, en donde le informaba el lugar en donde se iban a encontrar para realizar su primera misión en equipo y esta sería la primera misión del peliblanco - Espero poder encajar en el grupo - se decía a si mismo ya que no sabía si podrían llevarse bien, pero basándose en lo que vivió aquel día en el Ramen, podía sentirse un poco más tranquilo.

Cuando estaba un poco más cerca del lugar en donde Yin los había citado pudo divisar desde eso la pantera del Inari - Ahí está - pronunció para continuar caminando hacia el chico, pudiendo notar que se encontraba sentado frente al Ramen en donde se había reunido días atrás. Lo logró alcanzar al chico y viendo a la pantera dormida en el suelo hizo una reverencia - Saludos Yin-sama, de acuerdo a lo prometido acá estoy. Como un Genin de la aldea - dijo mientras se alzaba y volteaba hacia los costados, notando que la chica Hyuuga aún no llegaba y por la posición del sol podía notar que ya casi era la hora de partir hacia la misión.

Eboyer y Yin esperarían a que Inahime llegara para tomar rumbo hacia la zona Residencial donde llevarían a cabo la misión, sería la primera prueba que tendrían como equipo y en donde se podría sentir el primer feeling que tendrían los tres chicos como shinobis.

#2

Mensaje eboyer28 Jun 2020, 22:54


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 88
Reputación: 2
Experiencia: 530
Ryōs: 3470
Puntos de Aprendizaje: 17
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Espiritualidad en tiempos de guerra.


Casa de Inahime, Zona Residencial de Konohagakure no Sato
83 de Primavera año 148
8:00 am
En la actual mañana inahime hyuga se encontraba con su hermana nouhime en el patio trasero de su casa, ambas se habían levantado temprano sin diferencia, siendo la hermana mayor quien despertó a la menor una vez más.
Ambas hermanas desayunaron temprano y pasarían la mañana juntas ya que no tenían nada puntual que hacer, su hermano mayor Nich, continuaba con su riguroso entrenamiento para participar al examen chunin.

Inahime estaba vestida con sus típicas ropas ninjas al igual que su hermana y ambas estaban haciéndole los cuidados al brote de manzano que inahime había traído de la casa de su padrino. Era un día soleado así que iba a provechar para que ese futuro manzano recibiera fuerza natural, las hermanas estaban hablando sobre el examen chunin, con suerte capas ambas participarían al mismo tiempo.

Estaban llevando de maravilla la mañana hasta que una paloma mensajera se aproximo a ellas, al verla la menor de las hyugas supuso que su hermana tendría que salir ya que ella es la que tiene un grupo y siempre están haciendo cosas entretenidas. Para la sorpresa de ambas la paloma se poso frente a inahime mostrando el mensaje enrollado. - aja!!! un admirador secreto eh!!! será ese muchacho del ramen que me comentaste? - Inahime se puso colorada y tan nerviosa que no podía abrir el pergamino del tembleo que tenia - no seas tonta hermana!! - La joven pudo abrir el pergamino y se puso a leerlo y su hermana queriendo ojear que decía

Inahime sonrió bastante al leer el pergamino, no era el muchacho del que se refería su hermana pero si era el otro muchacho de ese lugar. - es Yin Inari hermana, el otro muchacho del ramen y con el que ya eh tenido misiones - inahime le entrego el mensaje a su hermana cuando se puso de pie y se sacudió la tierra que tenia - es mi turno en abandonarte y irme de misión, me guardas la maceta en el cuarto cuando te vayas porfa - Le sonrió a su hermana y tomo sus herramientas ninjas que estaban en la puerta, su hermana movió la cabeza confirmando que se haría cargo de su planta y la más pequeña de la familia partió al encuentro con su amigo.
Zona Comercial de Konohagakure no Sato
83 de Primavera año 148
09:00 am
Inahime corría por la aldea con alegría, tenía una nueva misión y era con yin, ese muchacho era muy simpático y también la pantera, además de que sus habilidades eran bien combinadas.
En el transcurso paso por una tienda de frutas, donde se detuvo comprando 4 manzanas y en un puesto más adelante se detuvo con el pescados para comprarle algo que kurotama pudiera comer. Continuo el viaje hacia el punto de encuentro, era el Ramen Cronicas Konoha y sin duda era el mejor lugar para reunirse.

Estando próximo al lugar de lejos vio a esa otra persona, el morocho de pelo blanco, fácilmente reconocible. La velocidad de inahime bajo drásticamente ya que empezó a sentir que tenía fiebre, sabía que estaba ruborizada y no quería llegar en ese estado ante ellos, así que camino con tranquilidad y despacio respirando profundo para bajar su nivel de ansiedad.
Estando frente a ellos, inahime se sentía mejor ya no estaba tan ruborizada como hace un momento y podía pasar perfectamente desapercibida con la escusa de que vino corriendo.

Buenos días yin, kurotama, eboyer - le sonrió a cada uno de ellos, la pantera que dormitaba abrió sus ojos dándose cuenta de la presencia de la joven, aunque también podría ser el olor a pescado. - traigo desayuno o alguna colación de media mañana La joven mostro las manzanas y un paquete extra que es donde estaba el pescado -

Eboyer... te felicito por el rango, sabía que lo ibas a lograr - le sonrió al mismo tiempo que con su mano derecha le mostraba el pulgar para arriba con señal de éxito, para luego mirar a yin - Que dice el pergamino de misión yin? me re emociona que estemos los 3 para esto!
InventarioMostrar
Porta armas pequeño en su muslo derecho (a la vista)= 3 Makibishi / 2 Shurikens
Porta armas pequeño en su muslo izquierdo (a la vista)= 1 Kunai / 4 Shurikens
2 Kunais sujetas a su cintura, una en cada lado (a la vista)
2 Agujas Senbon, una aguja oculta en cada una de su moño, siendo parte del peinado.
4 Agujas Senbon detras de su cino violeta (a la vista)
2 Shurikens una en cada tira de su chaleco, por debajo (a la vista)
Bandana a la cintura en su costado izquierdo (a la vista)
2 Cascabelas detrás de la bandana con un papel adentro de ellos para que no suenen hasta sacárselos
Bombas de colores en su bota izquierda perfectamente colocadas para que no le moleste (a la vista)
Hablo / Pienso / Hago
Imagen

#3

Mensaje Inahime29 Jun 2020, 14:43


Avatar de Usuario
Yin
Genin Konoha
Mensajes: 70
Reputación: 0
Experiencia: 464
Ryōs: 3150
Puntos de Aprendizaje: 5
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Espiritualidad en tiempos de guerra.


El muchacho de cabello blanco fue el primero en aparecer llevando sobre él la bandana de la aldea. Le saludo refiriéndose a él como “sama”, cosa que ya lo había hecho en otras ocasiones, pero no quería ser grosero y molestarse por algo así. Ahora que estaban mas en confianza sería el momento de manifestar que no era necesario usar ese honorífico.

─Buen día Eboyer-kun. ─ Le respondió con una sonrisa mientras la pantera se levantaba y pasaba el costado de su cara en la mano del muchacho. ─¡Lo sabía!, ¡Muchas felicidades! ─Levanto su mano a la altura de su rostro mostrando su palma en señal que “le diera los cinco”. ─ A todo esto, puedes ya dejar de usar el “sama”, puedes llamarme simplemente Yin.

Entre que le respondía divisó a Inahime llegando al lugar con provisiones que según ella eran para media mañana. Kurotama se había acercado a saludar a la joven pero luego se sentó a su lado olfateando uno de los paquetes. ─Buen día Inahme-chan, ¡que buen detalle! ─le saludó y agradeció. Luego, la muchacha Felicitó a Eboyer de la forma mas informal que le había visto, cosa que le causo algo de gracia que tapó con una breve y pequeña risa que pasaría inadvertida. Fue entonces que la muchacha de blanca murada señalaría hacia Yin preguntando por el pergamino.

─Los monjes del templo sur necesitan apoyo en limpieza y reparaciones, dado que en unos días más se celebrará el festival por el solsticio de verano y mucha gente irá. ─ Señaló el muchacho abriendo el pergamino y entregándoselo a sus compañeros para que lo pudieran leer. La información que aportaba Yin al escrito era lo que el Chunin que le encargó la misión le había comentado. ─Cómo será un gran evento necesitaban bastante ayuda… ¿Les parece si partimos?

Luego de que decidieran partir, se dirigieron al Este de la aldea, a las zonas residenciales, donde se podrían observar muchísimas casas, departamentos y edificaciones con diseños imperiales, como también el edificio del Hospital de la Hoja y el gran Parque de la Unión, lugar que ya era familiar para Inahime y Yin por haber agarrado a unos vándalos hace unas semanas atrás. Justamente en dicho lugar, cerca de las murallas de la aldea, era donde vivía la familia de Yin, al Este del todo. El improvisado equipo siguió hacia el sur, llegando finalmente a una zona de árboles y plantas que cortaban la dinámica de la ciudad.

Justo en la entrada a esa zona se podía observar un enorme arco de madera bermellón desde el cual comenzaba una escalera ascendente. Ese arco era el torii principal, llamado sanmon, y separaba el mundo físico de la aldea con el mundo espiritual del templo. Al comenzar a ascender por la escalera se fueron encontrando más arcos del mismo color pero menos gloriosos que el inicial. Al final del camino comenzaba el terreno plano y junto al último torii, al costado del camino, se encontrarían con una caseta, el temizuya o también conocido como la caseta de las abluciones en donde había una fuente en la que corría agua limpia. Yin se acercó a ella y la uso para lavar sus manos mediante un hishaku, una especie de cucharon de madera con la cual vertió agua en su mano izquierda, luego con ella sobre su mano derecha, después llenó su palma izquierda con el agua para limpiar su boca y finalmente volvió a verte agua con el hishaku sobre ella. Ese paso era un símbolo de purificación y era sabido por todos que no se puede acceder al lugar sin ese paso previo.

Los ojos del Inari observaron a su alrededor. El camino continuaba y a sus costados habían figuras de piedra representando a perros y leones. Estos eran los komainu, custodios del santuario.Al final del camino estaba la capilla principal, el Haiden, rodeadeado por unas murallas exteriores que le protegían, el tamagaki. Justo al lado derecho del Haiden, se podía observar una casa tradicional imperial, esta sería el Shamusho (oficinas del templo y hogar de los monjes). El lugar se veía bastante sucio y descuidado. Mientras se purificaban, dos monjes se acercarían a los muchachos.

─Buenos días jóvenes. Veo por sus bandanas que son ninjas de la aldea, ¿Han acudido por nuestra petición?
─Buenos días ─respondió Yin que había terminado primero su ablución. ─Así es, tomamos la misión.
─Muy bien, se los agradezco. Necesitamos cumplir con varias cosas, lo he escrito en esta lista. Los materiales que necesiten los pueden buscar en las bodegas que están hacia la derecha del Haiden, en el Shamusho─El hombre saco una hoja de entre sus ropas y se la entregó a Yin quien procedió a leerla y la hizo correr entre sus compañeros.
Lista de actividadesMostrar
-Reparar y pintar el temizuya.
-Reparar y pintar el tamagaki del Haiden.
-Reparar y pintar tejado del Haiden.
-Limpiar escalones de acceso.
─Lo de los escalones podemos dejarlo para el final y lo podríamos hacer entre todos…. Lo demás cada uno podría elegir, ¿les parece? Ustedes escojan primero.─Les señaló sonriendo.
Ambientación gráfica de los elementos del temploMostrar
Visión generalMostrar
Imagen
ToriiMostrar
Imagen
Temizuya (Caseta de abluciones)Mostrar
Imagen
KomainuMostrar
Imagen
TamagakiMostrar
Imagen
HaidenMostrar
Imagen
ShamushoMostrar
Imagen


KurotamaMostrar
Imagen
Estado BaseMostrar
Fuerza: 8
Agi: 26
Vit: 16
Con: 6
CCK: 5
Vol: 5

Vida: 66 PV
Stamina: 48 STA
Chakra:18 PC
Imagen

#4

Mensaje Yin29 Jun 2020, 20:19


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 55
Reputación: 1
Experiencia: 330
Ryōs: 2500
Puntos de Aprendizaje: 1
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Espiritualidad en tiempos de guerra.


Luego de varios días, estos tres jóvenes se volvían a encontrar pero esta ve con un motivo no tan informal, su encuentro era para hacer su primera misión juntos y que le serviría mucho a eboyer ya que sería su primera misión, de esta forma podría entender bien cómo es el proceso que se realizaba en las misiones y qué tratamiento debía darle a las mismas.

Al conseguirse con Yin, el joven Kaguya le comentó que ya era un Genin como lo había prometido, asunto que emocionó bastante al chico de cabello blanco y contestando aquel saludo, eboyer chocó la mano de Yin mostrando una pequeña sonrisa, parecía sentirse cómodo con la compañía de este chico y más cómodo aún con la chica que llegaría segundos después con una bolsa de provisiónes - Las mujeres siempre piensan en todo - pasó por su cabeza mientras escuchaba lo que le comentaba el Inari respecto a sus formalidades - Lo... siento - pronunció mientras hacía una reverencia e Inahime se acercaba a ellos. La Hyuuga le felicitó también haciendo una seña de pulgar hacia arriba lo que hizo sonreir a eboyer, más que emoción, le causó algo de gracia aquel gesto de la chica - Muchas gracias Inahime-sama - pronunció.

Yin comenzaba a explicar acerca de lo que decía el pergamino por lo que los había convocado a reunirse, dando pocos detalles del mismo ya que parecía que en el Templo les darían más detalles sobre las tareas que debían desempeñar para dejar en condiciones el Templo para el evento que se avecinaba - ¡Vamos! - dijo eboyer quedándose un poco atrás en el camino ya que quería cuidar los pasos de aquellos dos chicos con los que haría esta misión.

Los Genin cruzaron la aldea hasta la zona este, lugar que eboyer desconocía poco ya que no había tenido la virtud de poder hacer "tours" por la aldea y así conocerla casi en su totalidad. Y como un turista, eboyer se podía ver sorprendido ante aquellas estructuras imperiales con tan extravagantes diseños para luego continuar siguiendo los pasos de Yin y desviar un poco sus caminos hacia la zona en donde habían sido citados.

Eboyer se sentía muy extrañado al ver los grandes arcos que daban entrada al Templo ya que sólo había visto estos en las imágenes de los libros de la academia - Esto es muy bonito - pasaba por su cabeza mientras seguía los pasos de la Hyuuga y del Inari, donde este último entraría al Temizuya y haría un extraño ritual de lavado de manos, pero el Kaguya dentro de su ignorancia imitó los movimiento de Yin haciendo muy delicadamente aquel lavado de manos que entendería que es un proceso de "purificación" para poder entrar a aquel lugar - A donde vayas, haz lo que los demás - se dijo a si mismo mientras terminaba aquel ritual, siempre a las espaldas de sus compañeros para que no pudieran ver su cara de sorpresa al ver tan hermosos monumentos de todo tipo y diseños exóticos.

Vió llegar los Monjes con los cuales habló Yin al ser el que estaba un poco más enterado del detalle de la misión mientras en forma de saludo hacía una reverencia y al entender un poco más las tareas, se aceró al Inari y observo el pergamino con las labores e inmediatamente se dió cuenta que habían dos personas que podrían estar juntas y una separada ya que dos tareas iban orientadas a la limpieza del Haiden, situación que eboyer podría utilizar para estar cerca de la chica Hyuuga - Si me permiten yo tomaré la limpieza del Tamagaki del Haiden, me gustaría ver el ala oeste del Templo - pronunció de forma tranquila, siendo esta vez el primero en elegir un lugar para ayudar con la limpieza - Mientras vamos terminando podríamos ir acercándonos a la zona de las escaleras para poder tomarla entre los tres y así sacar más fácil la zona - añadió a lo que comentó el chico de pelo azul.

Ya había elegido su zona por lo que esperaría que sus compañeros eligieran la zona donde realizarán labores y tomaría camino hacia la bodega para recoger los implementos de limpieza y poder ir a la zona elegida, que sin darse cuenta era bastante amplia ya que la cerca rodeaba todo el templo principal y podría ser el lugar más problemático.
AclaraciónMostrar
OFF Rol:

- Eboyer pide hacer la limpieza al Tamagaki del Haiden.

#5

Mensaje eboyer30 Jun 2020, 00:53


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 88
Reputación: 2
Experiencia: 530
Ryōs: 3470
Puntos de Aprendizaje: 17
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Espiritualidad en tiempos de guerra.


Luego del saludo a Eboyer, la muchacha noto con rapidez la sonrisa de Yin y también la del moreno.- que?- La joven no entendió lo que paso, acaso hizo algo mal, tenía algo en el pelo? no lo sabía, simplemente se limito a arreglarse el cabello disimuladamente pensando que era eso pero aun así se miro la ropa, capas había algo chistoso en ella.
Yin les mostro el pergamino y comenzó a explicar de lo que se trataría la misión, inahime acaricio a kurotama con su mano derecha ya que se aproximo a ella a causa del aroma del pescado.

El inari explicaba la misión pero inahime seguía perdida en su pensamiento del porque se estaban riendo, que era lo que les había causado gracia, ella no se vio nada extraño, así que se limito a estar molesta internamente con ambos muchachos y desde ese momento en adelante por el resto del camino los miraría ofendida, como dirían muchos hombres, la típica mirada de la mujer enojada sin motivo.

Recorrieron gran parte de la aldea para poder llegar al templo, el camino fue tranquilo y cómodo, al rato a inahime se le paso el porqué estaba enojada con los muchachos. Entrando al bosque era algo muy lindo de ver, inahime sabia del lugar pero no había ido más allá de este punto.
Pasando el arco Inahime sintió un escalofrió, se decía que ese arco separaba lo físico con lo espiritual, daba mucho de que pensar eso, la caminata por las escalares fue relajante, tranquilizador, ayudaba mucho en ver los pensamientos mas internos de la hyuga, esperaba que sus compañeros estuvieran sintiendo lo mismo porque era tranquilizador.

En todo momento Yin iba adelante, parecía ser el que mas estaba involucrado en la misión y en el templo, llegando a la planicie fueron hacia la caseta de las abluciones, inahime no sabía correctamente que era lo que tenía que hacer así presto atención a Yin quien el si sabía lo que hacía. La hyuga miro para atrás buscando a Eboyer, capas el también ya sabía hacerlo, aunque noto su cara de asombro y también de disfrute. Efectivamente sus compañeros estaban pasando por lo mismo que la muchacha, sin más lavo sus manos tal como lo hizo yin y su boca, dejándole espacio a eboyer a repetir lo mismo.

Llegando al Haiden, unos monjes se aproximaron donde se llevo a cabo la conversación con Yin quienes le dieron la lista de la cual nos deberíamos de ocupar. Inahime se sitio a un lado de yin y para leer la lista de las tareas. Eboyer pidió primero la limpieza del tamagaki, justo la tarea que ella quería. En ese lapso de segundo Inahime recordó el enojo que tenia sobre el muchacho al inicio del día y le sumaria esto ahora - Bien que la dama deje a los caballeros elegir primero - Fue una patada directa al kaguya acompañada de una mirada muy blanca que dolía como agujas - Me voy a hacer cargo del tejado yin si te parece... siento que los temizuya sin muy delicados eh importantes y me da miedo estropearlo - Se dirigió mirando a su compañero peli azul.

Sin volver a mirar a Eboyer, Inahime se encamino hacia la bodega a buscar las herramientas que necesitaría para la reparación, limpieza y pintura del tejado. Mientras caminaba con cara de ofendida, no entendería lo que acababa de hacer, como iba a tratar a un compañero de esa manera, se habían visto 2 veces y lo estaba tratando como si fuera su amigo de toda la vida... este debía de ser parte del efecto que tuvo el día en conocerlo


InventarioMostrar
Porta armas pequeño en su muslo derecho (a la vista)= 3 Makibishi / 2 Shurikens
Porta armas pequeño en su muslo izquierdo (a la vista)= 1 Kunai / 4 Shurikens
2 Kunais sujetas a su cintura, una en cada lado (a la vista)
2 Agujas Senbon, una aguja oculta en cada una de su moño, siendo parte del peinado.
4 Agujas Senbon detras de su cino violeta (a la vista)
2 Shurikens una en cada tira de su chaleco, por debajo (a la vista)
Bandana a la cintura en su costado izquierdo (a la vista)
2 Cascabelas detrás de la bandana con un papel adentro de ellos para que no suenen hasta sacárselos
Bombas de colores en su bota izquierda perfectamente colocadas para que no le moleste (a la vista)
Hablo / Pienso / Hago
Imagen

#6

Mensaje Inahime30 Jun 2020, 16:22


Avatar de Usuario
Yin
Genin Konoha
Mensajes: 70
Reputación: 0
Experiencia: 464
Ryōs: 3150
Puntos de Aprendizaje: 5
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Espiritualidad en tiempos de guerra.


─¿No habían visitado un santuario antes? ─ Les preguntó mientras lavaba sus manos y observaba el comportamiento de sus compañeros. Para Yin era bastante común asistir a los templos dado que su clan de cazadores estaba muy ligado a lo espiritual. Se suponía que un antiguo dios del bosque les habría entregado sus habilidades y brindado la conexión con sus compañeros felinos. Su padre le comentaba que incluso había templos Inari por todo el continente, lugares de paz y tranquilidad donde los distintos descendientes del clan habían mantenido una unión con aquel dios de la naturaleza. ─Para entrar en los patios y templos del santuario es necesario purificarnos de las malas energías que traemos desde el resto del mundo. Este lugar es un punto medio entre dos mundos y hay que garantizar de que se mantenga puro.

Al consultarles sobre que deseaban elegir, Eboyer escogió con rapidez el encargarse de las muralles del tamagaki. Acción apresurada que generó molestía en la muchacha de ojos blancos, quien le dirigiría una mirada bastante penetrante y ante la cual Yin agradeció no ser víctima. Había notado en el camino hacia allá que la joven estaba algo ensimismada, como molesta con ellos, aunque trataba de disimularlo. En su mente la idea de que hubiera tenido una mala mañana pesaba bastante.

─Bueno, entonces yo me encargaré del temizuya, no tengo problema. El monje dijo que en una bodega de las oficinas encontraremos los materiales. ─ les señaló mientras les invitaba a seguirles para mostrarle donde estaban las herramientas. Al pasar junto a los Komainu, recordó las historias de su padre sobre los templos Inari en donde era común ver estatuas de grandes felinos custodiando cada Torii del santuario.

Al cruzar el tamagaki a través de un último Torii, a la derecha se encontraba una casa que funcionaba como hogar de los monjes y además de oficina. A su costado derecho podía verse una pequeña bodega con la puerta entreabierta.

─A ver, Ebo-kun ayúdame a sacar las cosas. ─ le pidió mientras arrastraba tarros de pintura para luego sacar unas cajas de herramientas. Justamente había cuatro en total, cada una equipada con lo necesario para las reparaciones que necesitaban hacer. Yin tomó una de ellas junto a un tarro de pintura y una bolsa con tejas, para luego junto a Kurotama partir hacia el temizuya. ─Los espero en el torii del temizuya cuando terminen ─ les indicó mientras se alejaba con su compañero felino.

Al llegar a la caseta subió sobre el tejado adheriendose a la superficie mediante su chakra, y golpeando levemente con un martillo fue comprobando las que necesitaban ser cambiadas. Todas parecían llevar muchos años ahí, soportando el clima. Al detectar las dañadas, procedió a arrojarlas al piso, acción que provoco que Kurotama jugara con ellas interceptándolas en el aire y golpeándolas con sus patas delanteras. Yin le miraba riendo, disfrutando por un momento el momento lúdico de su compañero.
AclaracionMostrar
Técnica utilizada:
Kinobori no waza (Ley de trepar árboles)Ninjutsu Rango ERequisitos:
  • 20 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Carnero.
Efectos:
  • Permite adherirse a cualquier superficie solida con las manos o los pies.
  • No requiere sellos si el control de chakra supera los 15 puntos.
Coste: 1 PC por turno.
Esta técnica es una habilidad básica en los ninjas, pues es útil para todas las actividades que realizan, desde combates a espionaje. Se requiere mandar chakra a la planta de los pies o las palmas de las manos, para conseguir con una corriente constante de chakra que estos de adhieran a las superficies por las cuales pase el usuario y no se caiga.
Código:[nin08][/nin08]
KurotamaMostrar
Imagen
Estado BaseMostrar
Fuerza: 8
Agi: 26
Vit: 16
Con: 6
CCK: 5
Vol: 5

Vida: 66 PV
Stamina: 48 STA
Chakra:18 PC
Imagen

#7

Mensaje Yin01 Jul 2020, 01:07


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 55
Reputación: 1
Experiencia: 330
Ryōs: 2500
Puntos de Aprendizaje: 1
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Espiritualidad en tiempos de guerra.


Una acción algo apresurada que dejaba en evidencia su nerviosismo puso a Inahime en su contra, eboyer escucho el comentario de la Hyuuga y bajó su cabeza en señal de arrepentimiento - Muy inteligente eboyer, asi vas a lograr mucho - pensó mientras daba un paso atrás y escuchaba a sus compañeros elegir su lugar de trabajo, el Kaguya había venido tan distraído en todo el camino que no se había percatado del mal humor de la chica de ojos blancos sino hasta el momento en que perdió toda caballerosidad y decidió pasar por encima de ella.

Eboyer nuevamente siguió desde atrás a sus compañeros a través del último Torii y así llegar hasta la bodega en donde encontrarían los implementos de mantenimiento que debían usar, parecían estar esperándolos ya que había una caja asignada a cada una de las labores. Yin solicitó ayuda del peliblanco el cual sin dudarlo acudió a él y le ayudó a mover las cajas de herramientas, de donde tomó sus implementos mientras observaba a sus compañeros. Tomó una escoba de paja que sostuvo entre su brazo y su torso, par de baldes de pintura con sus brochas que pudo cargarlos con una sola mano - ¿Necesita ayuda Inahime-sama?, vamos a lugares cerca y podría ayudarle - dijo intentando no demostrar el nerviosismo de hablar con ella y con intención de hacer las pases con la chica, dejando ver su brazo desocupado con el que podría ayudarla.

Luego de escuchar la respuesta de la chica fuera positiva o no, caminaría junto a ella ya que iban hacia una zona cercana donde la acompañaría y el Kaguya seguiria su camino hacia el Tamagaki del Haiden, que mientras se acercaba, podía ver el polvo que tenia en la parte superior - Esto no será fácil - dijo mientras dejaba los baldes de pintura gris en el suelo y tomaba la escoba para luego dar un salto y con mucho cuidado adherirse al techo del Tamagaki para comenzar a sacudirle el polvo caminando sobre esta especie de "tejado" - Será mejor que controle mi chakra o destruiré esto y no podré invitarle el Ramen a Inahime-sama - se dijo a si mismo mientras continuaba barriendo sobre el Tamagaki, tirando hacia los costados el resto de hojas y suciedad que quedaba en el techo, parecía que la primavera había hecho de las suyas en este lugar.
AclaraciónMostrar
Técnicas Usadas:
Kinobori no waza (Ley de trepar árboles)Ninjutsu Rango ERequisitos:
  • 20 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Carnero.
Efectos:
  • Permite adherirse a cualquier superficie solida con las manos o los pies.
  • No requiere sellos si el control de chakra supera los 15 puntos.
Coste: 1 PC por turno.
Esta técnica es una habilidad básica en los ninjas, pues es útil para todas las actividades que realizan, desde combates a espionaje. Se requiere mandar chakra a la planta de los pies o las palmas de las manos, para conseguir con una corriente constante de chakra que estos de adhieran a las superficies por las cuales pase el usuario y no se caiga.
Código:[nin08][/nin08]

#8

Mensaje eboyer01 Jul 2020, 05:13


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 88
Reputación: 2
Experiencia: 530
Ryōs: 3470
Puntos de Aprendizaje: 17
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Espiritualidad en tiempos de guerra.


Sabia de la existencia de este lugar pero jamás había ingresado a uno así - Le respondió a yin su duda - El único templo que conozco con exactitud es el templo hyuga y el protocolo para ingresares un poco diferente... tenemos que ir vestidos de blancos y sin calzado. - Inahime comenzó a contarle a yin el tema del templo hyuga, ya que parecía ser cosas importantes para el inari le nació compartir esto de su clan. - La purificación en nuestro clan es constante, no la representamos con el lavado de manos simplemente - Finalizo dando esa información.

Ante la afirmación de Yin de que ella se podía hacer cargo del tejado lo siguió para buscar los materiales necesarios, ignorando totalmente a Eboyer, demostrando su ofensa hacia él. La hyuga estaba asombrada por las esculturas, sentía claramente una presencia que venía de ellas, tanto que en determinados momentos era un poco intimidada por ellas.
Estando en las bodegas Yin y Eboyer se pusieron a sacar las cosas para realizar las tareas - Ah claro, ahora si son caballeros... acaso piensan que por ser chica no puedo cargar con las herramientas - El lado feminista de inahime estaba saliendo al exterior una vez más, ahora mirando a ambos ofendida.

Inahime continuaba viendo la actuación masculina de sus compañeros con los brazos cruzados y molesta claramente, yin comenzó a retirarse cuando Eboyer le ofreció ayuda a la hyuga. - Sama?... Inahime sama? - la cara de la genin se transformo a un enojo muy notorio, el tono fue alto y claro, tanto que yin podría haberla escuchado. - te recuerdo que soy más joven que tu por lo que el sama puedes guardarlo y dejárselo para alguna otra - La joven hyuga tomo la caja que le correspondía para iniciar su trabajo y comenzó a caminar para luego voltear a y mirar al peli blanco - y no... no necesito de tu ayuda -

Aun con la negativa el kaguya caminaba con ella, ambos iban para el mismo lado, todo en un silencio rotuno ya que inahime tenía que continuar ofendida con el kaguya - no sé porque estoy comportándome así... no soy de esta manera, no es para tanto lo que hicieron como para seguir ofendida - inahime pensaba a cada paso que daba hasta llegar al punto donde ambos se tenían que separar.

Inahime se paro frente a la pared, tenía que subir hasta el tejado, sujetando con fuerza su caja de herramientas para que no se le cayera, apoyo con cuidado sus pies bañados de chakra en las paredes del Haiden y usando sus habilidades ninja subió hasta el tejado, dejo con cuidado las herramientas sobre unas tejas que estaban firmes y comenzó a mirar a su alrededor - primero debería de reparar o cambiar las tejas antes de ponerme a pintar... si voy una a una capas demore mucho - La hyuga miro las personas que se encontraban por el lugar, desde la altura podía ver que Eboyer trabajando y algunos monjes por el lugar, nadie le estaba prestando atención a la chica por lo que se le ocurrió una buena idea - Si, es una buena idea, va a ser mas rápido - Utilizando un sello especial con ambas manos moldeo chakra para que las venas de sus ojos sobresalieran - Byakugan! -

Utilizando su Byakugan la hyuga se enfocaría en las tejas y saber cuál era la que tenía que ser cambiada o reparada, de esta manera haría el trabajo mas rápido para después solamente limpiar y pintar
TecnicasMostrar
Kinobori no waza (Ley de trepar árboles)Ninjutsu Rango ERequisitos:
  • 20 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Carnero.
Efectos:
  • Permite adherirse a cualquier superficie solida con las manos o los pies.
  • No requiere sellos si el control de chakra supera los 15 puntos.
Coste: 1 PC por turno.
Esta técnica es una habilidad básica en los ninjas, pues es útil para todas las actividades que realizan, desde combates a espionaje. Se requiere mandar chakra a la planta de los pies o las palmas de las manos, para conseguir con una corriente constante de chakra que estos de adhieran a las superficies por las cuales pase el usuario y no se caiga.
Código:[nin08][/nin08]

Byakugan (Ojo blanco)DōjutsuRango CRequisitos:
  • 30 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Sello especial
Efectos:
  • Si se poseen 80 puntos en atributos Espirituales, se activa sin necesidad de un sello de manos.
  • Mientras se necesite un sello de manos para activarse, el Dōjutsu pierde sus efectos si es extirpado del usuario.
  • Posee dos modos:
    • Vista radial: permite ver en todas las direcciones simultáneamente, sin traspasar objetos. Apenas activado tiene un alcance de tantos metros como el atributo Concentración, y cada turno podrá aumentar la misma cantidad de metros. El alcance máximo es de un metro por punto en atributos Espirituales.
    • Vista telescópica: permite ver en una dirección atravesando objetos y visualizando el chakra, y sistema circulatorio de chakra en los seres vivos. La distancia a la cual es capaz de ver funciona igual que la vista radial, pero multiplicado por 10. En caso de ver bajo tierra, tendrá un cuarto del alcance normal.
Coste: 5 PC por turno.
El Byakugan es el ojo característico del clan Hyūga, unos ojos de color gris tirando a malva que al activarse confieren extraordinarios poderes a sus usuarios. El Byakugan permite ver el chakra y el sistema circulatorio de chakra del enemigo y sus tenketsus así como predecir algunos factores sobre las técnicas que se realizan. Para esto, el usuario deberá concentrar su visión en el enemigo. El usuario puede usar su función de visión telescópica para ver hasta el máximo de su capacidad y aumentar el tamaño de lo que ve para una mayor nitidez. Cuando hace esto, pierde la visión de los 360º y solo puede centrarse en el lugar donde está buscando. Cuando el Byakugan use su visión global de 360º solo podrá abarcar una menor cantidad de su capacidad de visión total y tendrá un punto ciego en forma de cono que se encuentra detrás del cuello por encima de la primera vértebra torácica.
Código:[hyuga01][/hyuga01]
InventarioMostrar
Porta armas pequeño en su muslo derecho (a la vista)= 3 Makibishi / 2 Shurikens
Porta armas pequeño en su muslo izquierdo (a la vista)= 1 Kunai / 4 Shurikens
2 Kunais sujetas a su cintura, una en cada lado (a la vista)
2 Agujas Senbon, una aguja oculta en cada una de su moño, siendo parte del peinado.
4 Agujas Senbon detras de su cino violeta (a la vista)
2 Shurikens una en cada tira de su chaleco, por debajo (a la vista)
Bandana a la cintura en su costado izquierdo (a la vista)
2 Cascabelas detrás de la bandana con un papel adentro de ellos para que no suenen hasta sacárselos
Bombas de colores en su bota izquierda perfectamente colocadas para que no le moleste (a la vista)
Última edición por Inahime el 02 Jul 2020, 20:56, editado 1 vez en total.
Hablo / Pienso / Hago
Imagen

#9

Mensaje Inahime01 Jul 2020, 13:12


Avatar de Usuario
Yin
Genin Konoha
Mensajes: 70
Reputación: 0
Experiencia: 464
Ryōs: 3150
Puntos de Aprendizaje: 5
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Espiritualidad en tiempos de guerra.


El joven de pelo azul seguía retirando las tejas rotas y dañadas. Kurotama las golpeaba mientras caían y para cuando se acabaron, comenzó a jugar con los restos en el suelo, como un pequeño gatito que encuentra una hoja o una pluma. Yin bajo del tejado y tomo las tejas nuevas. Escaló nuevamente y con mucho cuidado colocó los reemplazos donde correspondía. Pare retirar algunas tejas tuvo que sacar todas las de mas arriba, ordenándolas en lo alto del techo. Luego de colocar el reemplazo, las ordenó como correspondía. Luego de un tiempo prolongado, todas las tejas del techo de la temizuya estaban en perfecto estado. Sin embargo, las tejas nuevas eran de un tono distinto al de las antiguas. No sabía en realidad si eran tonalidades diferentes o simplemente las antiguas se habían desteñido con el tiempo. Bajo a buscar la pintura. Uno de los tarros era justamente un tono intermedio, por lo que tomo una brocha y subió nuevamente para comenzar a pintar las tejas con cuidado. Poseía en su poder una brocha mediana y un pincel grueso. La primera la ocupaba para pintar las superficies mas grandes y visibles de las tejas, mientras que el pincel lo usó para pintar los bordes y los lugares a los que no lograba acceder con la otra brocha. Al terminar de pintar el costado delantero del techo, bajo para esperar a que secara y así poder pintar la otra parte, pero mientras esperaba tomo la pintura del color de los pilares, y se dispuso a pintar aquellas columnas de madera que sostenían el tejado, además de los bordes del techo. Para el cielo interior de la temizuya, fue a conseguir una lona en las oficinas para tapar el suelo y la fuente de agua. Mientras lo hacía, logro divisar a Eboyer trabajando en el tamagaki y a Inahime sobre el tejado del Haiden. Les devolvería un saludo con la mano si notaban que se había acercado.

Para cuando acabo con los pilares y el cielo interior, el tejado ya se había secado, por lo que subió nuevamente y repitió el proceso para el costado posterior. Al terminar, ya habrían pasado varias horas de trabajo, siendo ya el medio día. Yin se alejo del temizuya, contemplando como ahora se observaba con colores mas vivos y mucho más limpio, sin perder su apariencia sagrada y antigua. La luz del sol daba directo sobre el techo por lo que la pintura secaría rápidamente. La lona aún no la retiraba, esperaría un poco más para evitar que cayera sobre el piso y la fuente.

Subió hacia el patio delantero del templo, donde se encontraban las estatuas de piedra, y espero junto a Kurotama a que sus compañeros se acercaran. Al costado izquierdo del camino, en el fondo, se veían unas bancas junto a los árboles, lugar que Yin les señalaría para ubicarse y aprovechar las frutas que la considerada de Inahime habría comprado para ellos. El felino estaba sentado lamiendo sus bigotes mientras sus ojos azules observaban a la muchacha a la lejanía.
AclaracionMostrar
Técnica utilizada:
Kinobori no waza (Ley de trepar árboles)Ninjutsu Rango ERequisitos:
  • 20 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Carnero.
Efectos:
  • Permite adherirse a cualquier superficie solida con las manos o los pies.
  • No requiere sellos si el control de chakra supera los 15 puntos.
Coste: 1 PC por turno.
Esta técnica es una habilidad básica en los ninjas, pues es útil para todas las actividades que realizan, desde combates a espionaje. Se requiere mandar chakra a la planta de los pies o las palmas de las manos, para conseguir con una corriente constante de chakra que estos de adhieran a las superficies por las cuales pase el usuario y no se caiga.
Código:[nin08][/nin08]
KurotamaMostrar
Imagen
Estado BaseMostrar
Fuerza: 8
Agi: 26
Vit: 16
Con: 6
CCK: 5
Vol: 5

Vida: 66 PV
Stamina: 48 STA
Chakra:18 PC
Imagen

#10

Mensaje Yin01 Jul 2020, 21:22


Cerrado

Volver a “Zona Residencial”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado