Cocoon (III) — 繭

con Katsuki Igarashi e Isshin Ryoma

La zona residencial de la aldea, parece ser una antítesis de la zona de comercio. Sus apacibles calles y las construcciones tradicionales de madera y piedra, ayudan a darle un aire relajado y sereno a este lugar de importancia primordial.
Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 64
Reputación: 2
Experiencia: 414
Ryōs: 300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Cocoon (III) — 繭


MisiónMostrar
VandalismoRango DZona Residencial, Konohagakure no Sato
Objetivo: Limpiar los posibles desastres que se lleguen a efectuar.
Las travesuras de niños malcriados siempre existirán. Se contrata a los Gennin para inspeccionar el Parque de la Unión, buscando evitar que algunos vandalos lleguen a pintarrajearlo, ensuciarlo o dañarlo. Si se tiene éxito puede que lleguen a atrapar a los mocosos con las manos en la masa y de ser así, vendría bien enseñarles una lección.

Konohagakure no Sato
Zona Residencial (Parque de la Unión)
24 de primavera del año 148, 20:12 PM


Era de esperar que esos niños volvieran a las andadas, pero Etsuko nunca imaginó que fueran a hacerlo tan pronto. Los tenía bien localizados a todos y cada uno de ellos, así que ya no funcionaría eso de ‘¡Somos inocentes!’ con ella. Además, hoy había tenido la astucia de pedir refuerzos, por mucho que le molestara. Para poder cobrar, primero hay que hacer que la misión sea exitosa. De nada sirve ir de frente y fracasar de nuevo; para eso, mejor dividir el trabajo y el dinero.

Son cuatro. Tera, Rika, Akai y su jefe, un tal Tet–chan —mientras bajaba el último tramo de escaleras del Parque de la Unión con bastante prisa, Etsuko aprovechaba para informar a sus dos acompañantes de lo que ya conocía acerca de los objetivos. Esta iba a ser su primera misión en conjunto, y aunque no estaba acostumbrada a eso de hacer pequeños recados con otra gente, nunca era un mal momento para empezar. Más divertido, ¿no?—. Uno tiene el pelo violeta, otro azul, la otra verde y Tet–chan de color negro. Los tres primeros no son muy difíciles de reconocer, pero Tet–chan parece un chico completamente normal —Tera, violeta; Akai, azul; Rika, verde. Los niños de ahora ya no saben qué hacer para llamar la atención. Lo que Etsuko se preguntaba era si sus padres estarían de acuerdo con sus tintes de pelo. ¿Tenían, siquiera? Fuera como fuera, tenían por delante una pacífica noche en el Parque de la Unión, únicamente oscurecida por la tarea que había que llevar a cabo. Menudo fastidio…

Como siempre, Etsuko vestía un kimono —toques de verde oscuro sobre fondo rosa pastel— y llevaba su haori blanco con estampado de mariposa sobre él. También su prendedor con, oh sorpresa, forma de mariposa, que le sujetaba el pequeño moño alto que siempre se hacía. Claro está, como esta era una misión ninja y no un simple paseo por el parque, cambió las sandalias de esparto y los calcetines por esas sandalias azules que lleva todo shinobi que se precie. Bajo el kimono, pantalones cortos de licra para facilitar la movilidad, y bajo toda esa ropa, dos porta armas; uno oculto bajo el haori y otro bajo el kimono. Esperaba no tener que utilizar nada de lo que llevaba ahí dentro, pero mejor ir precavida. Si algo salía mal, esperaba poder resolverlo junto a Isshin y Katsuki y no con sus armas.

Esa es la fuente que os dije —se detuvo en mitad de la plaza, mirando hacia el lugar del que hablaba. La fuente estaba al fondo de una pequeña explanada de tierra, en la parte más baja del Parque de la Unión. La fuente, oculta de los pisos superiores por un par de árboles bastante voluminosos, estaba bastante apartada de los caminos más transitados del parque. Con razón se había convertido en la víctima perfecta de travesuras y pintadas, y más ahora que se había corrido la voz sobre todo esto—. Se suelen reunir en ella, así que esperaremos a que lo hagan. —daba la sensación de que Etsuko, desde que aceptó la misión y empezó a contarles cosas sobre esos niños, les hablaba como si fuera su jefa. Su brusquedad se debía a la prisa. Si terminaba pronto, le daría tiempo de volver al restaurante de su madre y ayudarle a recoger y limpiar. Cualquiera que la conociera un mínimo sabría de sobra que eso de organizar a otra gente, por pequeña que fuera la tarea, era algo de lo que huía todos los días del año. Ella es más de dar ánimos desde lejos y hacer su parte.

Ese grupo de pequeños mafiosos hacía lo que quería en el Parque de la Unión. Rompían bancos, asustaban a la gente, le gastaban bromas a las parejas… Suficiente. Hoy, de una vez por todas, Etsuko trataría de ponerle fin a sus incontables y aburridas travesuras. La villa ya tenía suficientes problemas como para ahora tener que preocuparse de unos niños con problemas de autocontrol.
DatosMostrar
AtributosMostrar
Fuerza: 5
Agilidad: 20
Vitalidad: 30
Concentración: 20
Control del chakra: 25
Voluntad: 10

Atributos Físicos: 55
Atributos Espirituales: 55

Golpes físicos: 1 PV
Bloqueos: 7 PV
EstadísticasMostrar
Puntos de vida: 117
Puntos de chakra: 87
Puntos de stamina: 75
ObjetosMostrar
— Bandana de Konoha [Diadema].

— Porta armas mediano [Cintura, atrás; oculto bajo el haori] [10/10 Objetos pequeños]
  • 6 Shuriken.
  • 4 Kunai.
— Porta armas pequeño [Muslo izquierdo; oculto bajo el kimono] [2/5 Objetos pequeños]
  • 1 Píldora del soldado.
  • 1 Comunicador.
Última edición por Kurokawa Etsuko el 04 Jul 2020, 14:02, editado 1 vez en total.

#1

Mensaje Kurokawa Etsuko01 Jul 2020, 12:09


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 44
Reputación: 0
Experiencia: 276
Ryōs: 350
Puntos de Aprendizaje: 11
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Cocoon (III) — 繭


En un principio casi le sorprendió salir de misión con Kurokawa e Isshin, pero por algún motivo, de peso cabía destacar, ya presuponía que en adelante iba a compartir mucho tiempo con aquellos “compañeros” suyos, de una forma u otra, y esta no era más que una prueba de lo que imaginaba que continuaría ocurriendo en el futuro próximo. Por suerte para Katsuki, su capacidad para permanecer tranquila, prácticamente indiferente y si se lo proponía en silencio, le iba bastante a la hora de entablar alguna conversación incómoda con ambos, aunque en algún momento estas fueran inevitables por un motivo u otro.

La rubia avanzaba a espaldas de Isshin, encabezando el grupo Kurokawa que iba explicándoles de que trataba un poco aquello que tenían que hacer, aunque al final no eran más que… ¿Niños?¿Su misión iba a ser tratar con unos niños? Ciertamente se le hacía algo raro, pero si algo había aprendido más por las malas que por las buenas era a no subestimarlos… Esas criaturas humanas en miniatura podían llegar a ser de lo peor, y siendo ella una chica tranquila como era, más de una vez se había convertido en objetivo de algún grupo de niños pesados que presuntamente su única función era sacarla de sus casillas o a saber que, tampoco es que les hubiese prestado demasiada atención aunque si más de la que le hubiese gustado.

Ah… Niños. — murmuró para sí con voz pesada, algo hastiada de solo imaginar lo pesados que iban a ser para colgar una misión sobre sus hombros. Los niños tenían una reserva de energía asombrosa y encima parecía que se especializasen en acabar con la de los demás. A Katsuki no le gustaba en absoluto gastar energías sin obtener algo beneficioso a cambio, y con los niños ese parecía ser el panorama habitual, por desgracia. ¿Qué habrían estado haciendo para llamar tanto la atención?
No le hacía especial gracia que la situación fuese demasiado catastrófica ya que con los niños era algo imprevisible, por suerte para ella o eso creía, sería capaz de aguantar lo que le echasen, ya que era bastante difícil que acabase enfadada o algo por el estilo, incluso si decidían mancharle la ropa ya que no era una especialmente elegante o vistosa, y aun siéndolo posiblemente tampoco fuese un gran problema, pero si podía preferir algo, prefería que la situación no se desmadrase.

En cuanto llegaron a la plaza y Kurokawa se detuvo ella hizo lo mismo. Desvió la mirada a un lado y a otro, ojeando con un desinterés palpable cuanto les rodeaba para acabar con la vista puesta en la fuente que les estaba indicando su “compañera”. ¿Tan aburridos estaban los niños para atacar una fuente? Estaba bien que a los niños les sobrase la energía, pero tirarla en hacer vandalismo en una fuente era algo que se le hacía casi incomprensible. En pocas palabras según se estaba diciendo, es que les tenderían una emboscada a unos niños allí mismo, y cuando los atrapasen pues… Ni ganas de pensarlo que ya le estaba dando pereza.

Ah… ¿Cómo vamos a atraparlos? — no iba a preguntar, pero al final lo hizo con su tono neutro habitual. Era algo a tener en cuenta ya que no dejaban de ser niños. Posiblemente si les dejasen demasiado espacio podrían reírse de ellos, y si les daban poco espacio quizás serían demasiado bruscos con ellos. La verdad es que estas situaciones no las controlaba en absoluto, así como trabajar en equipo seguía siendo una tarea que le quedaba pendiente, por eso aunque no fuese dada a las preguntas, mejor hacerla ahora que antes de que fuese demasiado tarde.
DatosMostrar
AtributosMostrar
Fuerza: 10
Agilidad: 20
Vitalidad: 10
Concentración: 16
Control del chakra: 24
Voluntad: 10
Atributos Físicos: 40
Atributos Espirituales: 50

Golpes físicos: 2 PV
Bloqueos: 2 PV
EstadísticasMostrar
Puntos de vida: 75
Puntos de chakra: 67
Puntos de stamina: 65
ObjetosMostrar
— Bandana de Konoha (Cabeza)
— Porta armas pequeño (Muslo derecho)
- 1 Kunai
- Comunicador
- Hilo metálico
- 2 cascabeles
Imagen

#2

Mensaje Katsuki01 Jul 2020, 21:44


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 63
Reputación: 1
Experiencia: 339
Ryōs: 250
Puntos de Aprendizaje: 1
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Cocoon (III) — 繭


Una vez tomado el manto de un shinobi oficial de la villa normalmente uno podría llegar a pensar que las misiones a las cuáles seríamos enviados serían algo más especiales. No esperaba que me mandaran a asaltar un País enemigo el primer día, eso desde luego, tampoco entraba en mis planes cercanos a corto plazo. Pero cuando me habían dicho que iba de misión con Etsuko e Igarashi me había pensado que, al menos, saldríamos de la villa en algún momento. Los muros de mi hogar ya empezaban a agobiarme más de la cuenta. Mucho más sabiendo que tenía ya posibilidad de salir más a menudo. Pero el mero hecho de cuidar de unos pequeños maleantes sin demasiado que ofrecer…me resultaba cansado, cansado y estúpido. ¿Acaso no había un cuerpo para esto? ¿Teníamos que ser los genin que más necesitaban practicar quienes hiciéramos las tareas? Me hizo bufar por la nariz. En cierta manera…muchos de esos críos estaban en orfanatos. Orfanatos que apenas daban abasto para cuidar a tantísimos críos. Yo había sido parte de esos maleantes en algún momento. Aunque más bien me los dedicaba a la lectura o al simple hecho de buscar pelea con alguien.

— Son solo críos, ¿qué esperas que los calmará? ¿Un lanzamiento de kunai o qué? — me parecía una salvajada, pero viniendo de Etsuko a saber qué era lo que le rondaba la cabeza. Nos estaba guiando hacia una fuente donde se reunían. — ¿Acaso ya has hecho esto antes? — alzaría la ceja con las manos en la gabardina, con una evidente pereza y dejadez en este trabajo. ¿Realmente nos iban a pagar por esto? Me parecía un despilfarro del dinero público, ciertamente. Me haría una imagen mental de los pobres chavales que solo querían que alguien les prestara algo de atención. No podía sino apiadarme de ellos. Que hicieran lo que quisieran, bastante tenían ya con ser reclutados a apenas los diez años de edad para servir de maquinaria de guerra. La esperanza de vida de un ninja no es que fuera muy elevada. Y eso que había aumentado con la invención de las villas ocultas.

— Acabemos rápido entonces… — miraría de reojo a Etsuko. Parecía tan impaciente como nosotros de, irnos y cobrar. Por parte de Igarashi, como siempre, mujer de pocas palabras. Eso haría más sencillo todo eso, de modo que, tomaría la iniciativa. — Bien. Etsuko, ve en la parte de la entrada. Espera ahí a que los haga huir, les cortas la salida. Igarashi, ¿puedes esperar desde las alturas para lanzarles también una advertencia? Si se asustan en un momento querrán salir por patas. Seguramente si les pillamos con las manos en la masa será mejor. — era un plan bastante sencillo. Me usaría a mí mismo como cebo, seguramente ambas estarían más que de acuerdo que fuera yo quien activara primero la trampa. Yo me había criado en esos orfanatos y sabía de qué pie cojeaban todos ellos. Solo querían que alguien llegara a reconocer que estaban ahí. Que no estaban olvidados.

#3

Mensaje Isshin Ryoma04 Jul 2020, 01:29


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 64
Reputación: 2
Experiencia: 414
Ryōs: 300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Cocoon (III) — 繭


Evidentemente, no tenía planeado acuchillar a unos niños que solo están haciendo el vándalo por ahí. Por algo tenía sus herramientas bien escondidas, aunque la de la cintura abultase un poco, y no a la vista de todos. Llevaba su cinta encima de la cabeza porque eso sí le interesaba que se viera. Era una kunoichi y estaba de servicio, que la gente lo supiera.

¿Hm? —alzó una ceja ante la queja de Isshin, mirándolo de reojo—. Los he pillado hablando con un niño más mayor que ellos y diciendo algo sobre ser criminales. Si tienen un jefe; uno peligroso, más nos vale estar preparados… —no hizo falta que respondiera a la pregunta de Katsuki, y tanto mejor. Pensar un plan para atrapar a esos condenados críos iba a ser tan agotador como ejecutarlo. Al final, harán lo que quieran sin pararse a pensar demasiado en su alrededor; son niños, ¿no? Hay cosas que no se pueden anticipar, como los terremotos, los tifones y, por supuesto, los críos.

Entendido —fue lo único que dijo antes de ir hacia la entrada. Si Isshin ya tenía una idea general sobre cómo abordar la misión, perfecto. Esperaría ahí a que alguno de esos mequetrefes asomara la cabeza y vería cómo Isshin lidiaba con ellos. Sería una tontería abordarlos antes de que hicieran nada, así que había que esperar a que estuvieran pintando algo o rompiendo un banco. Aún así, intervendría si las cosas se salían de madre o si esos terremotos en miniatura eran demasiado para él. Para su sorpresa, ninguno de ellos apareció por allí. No obstante, sí que hubo alguien que decidió pasear por esa fuente.

Oye, feo —la niña, que podía haber pasado por cualquier otro lugar de esa explanada, caminó directa hacia Isshin—. La carne de burro no es transparente. Aparta, que estoy paseando… —una cría de unos siete u ocho años. Vestía un kimono rosa bastante elegante y, por encima, llevaba un gato entre sus brazos. Rubia, con mala baba, gruñona… Al menos, el gato parecía tranquilo; tranquilo y un poco pesado. Alguien debería ponerlo a dieta—. ¿Es que no escuchas o qué? —gruñó, casi al momento de haberle dicho que se apartara—. Estás en medio, feo.

Etsuko observó desde la distancia, cruzada de brazos justo al lado de las escaleras. No conocía a esa niña, pero le parecía demasiado sospechoso que tuviera —más o menos— la misma edad que los otros cuatro. ¿Sería su amiga o una simple casualidad? Quizá la paranoia estaba empezando a afectar a la cabeza de la pequeña mariposa.

#4

Mensaje Kurokawa Etsuko04 Jul 2020, 10:11


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 44
Reputación: 0
Experiencia: 276
Ryōs: 350
Puntos de Aprendizaje: 11
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Cocoon (III) — 繭


Pereza era una buena palabra para definir lo que sentía en aquel momento. No tenía ninguna gana de ponerse a perseguir niños que solo buscaban hacer sus travesuras, era más, si ellos mismos querían despilfarrar sus energías infantiles en cosas que no les proporcionaban beneficio ninguno, o al menos si se dejaba al lado la diversión que pudiesen sentir por ello, allá ellos, pero claro tratándose de una misión a cumplir no se podía simplemente dar media vuelta o sentarse en un rincón a esperar que todo ocurriese de una forma u otra, o que sus compañeros se hiciesen cargo… ¿O tal vez si?.

Por un lado escuchaba lo que decía Kurokawa y por otro lo propio de Isshin incluyendo sus órdenes. Estas órdenes incluían que por parte se subiese a algún lugar a esperar lo cual podía ser positivo y negativo a partes iguales, ya que por un lado tenía que molestarse en buscar un sitio adecuado y subir, y por el otro podía permanecer vigilante desentendiéndose bastante de lo que hiciesen esos dos, así que entre una cosa y otra no rechistó ni dijo nada al respecto, simplemente inclinó de forma breve y leve la cabeza a modo de afirmación y retrocedió unos pasos.

Con su mirada apagada sus ojos repasaron los edificios que rodeaban la plaza, tratando así de encontrar cual pudiese ser mejor opción para subir y aguardar sin que se la viese demasiado. No tardó en encontrar al cual podía acceder con bastante facilidad y que se encontraba parcialmente cubierto por las ramas de un árbol cercano como si de un telón se tratara. Ese podía servir, así que mientras que sus “compañeros” quedaban allí abajo, ella se dirigió con toda su parsimonia, paso a paso, hasta llegar casi bajo la sombra del edifico al cual pertenecía el tejado que sería su escondite. Rápidamente brincó lo máximo que pudo dando con sus pies en la pared e impulsándose una vez más hasta alcanzar la cima.

¿Lo primero que hizo? Sentarse. Quedó allí sentada sobre el tejado, mirando hacia abajo la escena que estaba ocurriendo. Una niña parecía haberse acercado a Isshin pidiéndole que se quitase de una forma algo peculiar había que destacar, o por lo menos una en la que la educación debía de cogerse con pinzas, pero fuera de esos modales, a Katsuki no le parecía especialmente sospechosa, solo era una niña con un gato que pasaba por allí, de todas formas… Con los niños nunca se sabía así que permanecería atenta a todos los rincones de la plaza así como su mirada se desviaría entre tanto hacia la posición de Isshin, Kurokawa y la niña con el gato.
Imagen

#5

Mensaje Katsuki04 Jul 2020, 13:23


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 63
Reputación: 1
Experiencia: 339
Ryōs: 250
Puntos de Aprendizaje: 1
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Cocoon (III) — 繭


No tardaría en empezar el espectáculo, al menos en esta ocasión teníamos algo más de apoyo para lidiar con un montón de críos. Seguía pareciéndome una verdadera lástima que se nos mandara ya desde, nosotros iniciando y ellos apenas sabiendo sumar, a castigar y ser castigados si no eras capaz de comportarte como todo el mundo te decía como había que comportarse. Inspiré y expiré levemente mirando a la claramente a la niña que llevaba un gato. Encima. “Ese gato es inmenso”. Parecía que simplemente estaba paseando, aunque faltando a los buenos modales de cualquier persona con un mínimo de civilización. Con mi cara seria y sin expresar demasiado ladearía el gesto, me agacharía sobre mis cuchillas para mirarla de cerca. — No me llamo feo o carne de burro. Soy Isshin. Estoy buscando a unos niños de tu edad, Tera, Rika, Akai y Tet-chan. ¿Los has visto? — pero, antes de que esa niña empezara a insultarme o a gritar como si la estuviera viendo venir levantaría el dedo. — Y antes de que respondas, recuerda, soy shinobi, tengo una técnica para averiguar si mientes o no. Así que es mejor que me lo digas. — le diría en un tono calmado, pero tampoco desprovisto de intentar imponerme un poco a su actitud.

La niña me miraría con un claro gesto confundido. El gato parecía mirarme, ¿estaba intentando imitar mi cara? Parecía mantener el gesto de malas pulgas que yo llevaba encima. La niña me miraría y sacaría la lengua. — No te lo voy a decir porque me des miedo, te lo voy a decir porque un día en sus estúpidas travesuras me salpicó una gota de agua y me enfadó mucho, juré que mi venganza sería terrible. Así que por mi que los cuelguen de los pulgares de un árbol. Pero sigues siendo feo, feo y con ropa fea. — la niña tenía valor eso tenía que reconocérselo. Por su ropa parecía estar en un ambiente bastante cómodo. Me alegraba por ella, aunque que entregara a sus compañeros no era algo que me agradara, la verdad.

— Están intentando ir a la oficina del Hokage y pintar en la ventana “Tu pelo no es tan bonito como crees”. Seguro que les va a caer una buena. — alzaría levemente la ceja. Por mi les dejaría hasta pintarrajear las caras de los hokage pero por ellos sería mejor ponerme en marcha. — Gracias. Les has hecho un favor. — la niña alzó la voz, era irritante y estridente. — ¿¡Qué?! ¡¿Qué los he salvado?! ¡¿Pero los van a castigar no?! — le miraría y asentiría suspirando. — Sí, sí…— ella suspiró de elivio. — Bien, bien, lo están preparando en la fuente de al lado. Es que varían sus “bases de operaciones”. Menudos tontos. — ella asentiría y yo la miraría como si estuviera ante un esperpento andante. — Vamos Mr. Twinkels. — la chapa del collar del gato ponía Dyz pero cosas aparte. La vería irse del lugar y les haría una señal a mis compañeras.

En cuanto aparecieran las miraría. — Van a pintar la oficina del Hokage, por su bien vamos a detenerlos…están en la otra zona del bosque. — les indicaría donde me había señalado la niña y me encaminaría lo más rápido posible al lugar indicado. Mejor rápidamente antes de que un ANBU cabreado les diera una lección. Prefería que fuéramos nosotros.

#6

Mensaje Isshin Ryoma04 Jul 2020, 14:22


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 64
Reputación: 2
Experiencia: 414
Ryōs: 300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Cocoon (III) — 繭


La entrada estaba despejada. Ni había entrado nadie sospechoso ni se preveía que lo hiciera. Al fin y al cabo, la noche ya había caído en la villa. Seguro que el Equipo Terremoto llevaba horas planeando lo que sea que fueran a hacer hoy, y seguro que ya estaban escondidos en algún lugar del parque. Conocían perfectamente su haori, así que dudaba que fueran a entrar por un lugar tan obvio. Cuando Isshin la llamó, Etsuko se acercó para ver qué había sacado en claro de esa niña. ¿Sería amiga del grupo o una niña cualquiera? A juzgar por la información de Isshin, esa chica no era inocente del todo.

Vale, pues vamos a acercarnos con cuidado. No quiero que me caiga un bote de pintura en la cabeza ni cualquier otra trampa desagradable… —solo faltaba que tuvieran el perímetro lleno de cosas así. A Etsuko no le extrañaba; no después de la última vez. Con lo severo que parecía Tet–chan, seguro que ni dudaba en ordenarle al resto del equipo hacer algo así—. Así que cuidado con los arbustos.

Tras eso, se dirigiría inmediatamente a la zona que Isshin había mencionado. El Parque de la Unión era lo suficientemente grande como para dividirlo –cariñosa y extraoficialmente– en varias zonas. El Bosque no era más que esa parte frondosa y medio escondida donde niños como el Equipo Terremoto aprovechaban para maquinar sus cosas. A diferencia del resto, este grupo estaba pensando en hacer algo poco recomendable. También acudía algún que otro adolescente a hacer cosas repugnantes, pero eso ya es otro asunto… Etsuko ni quería pensar en lo que harían las autoridades de la villa si el pequeño plan de Tet–chan y su trío se salía de control. Tenían que detenerlos inmediatamente.

¿Ara? ¿Katsuki—chan se ha dignado a bajar del techo? —diría, echando la vista atrás durante el mini–viaje hacia El Bosque. Por supuesto, Etsuko se tapó la boca y soltó una pequeña risilla, volviendo rápidamente la vista hacia el camino—. Y yo que casi la confundo con una cigüeña…

El viaje no demoró más que tres o cuatro minutos, pero Etsuko aún no lograba localizar a ninguno de sus cuatro objetivos. Ante ella, un sinuoso camino de tierra rodeado de árboles y matorrales; más que sospechoso, si me preguntan. Se detuvo frente a él durante unos segundos, pensativa y sin mover un dedo—. Isshin–kun, ¿por qué no vas tú delante? —dijo con la más radiante de las sonrisas, cerrando los ojos en el proceso. Solo faltaba que, encima de perder el tiempo –otra vez– con esos críos, le mancharan la ropa con alguna de sus estupideces. De eso nada.

#7

Mensaje Kurokawa Etsuko04 Jul 2020, 15:44


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 44
Reputación: 0
Experiencia: 276
Ryōs: 350
Puntos de Aprendizaje: 11
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Cocoon (III) — 繭


¿La verdad? No se estaba del todo mal allí subida, sentada tranquilamente en el tejado mientras observaba lo que ocurría bajo ella. Isshin hablaba con la niña del gato, o más bien la interrogaba sobre el paradero de los niños revoltosos, casi hubiese podido sentir lástima por la pobre niña teniendo en cuenta que tenía a alguien delante como él haciéndole preguntas, aunque por lo menos no la había amenazado con hacerla desaparecer o cualquier cosa así. La imagen que tenía Katsuki sobre Isshin hasta el momento era de alguien con un objetivo claro, y dispuesto a llevar a cabo cualquier cosa justificando así los medios para llegar a su fin buscado. Claro estaba que no dejaban de estar en una misión y tratando con niños por lo que esperaba que no sucediese algo así por su parte…

Fuera como fuese, la conversación entre niña e interrogador llegó a su fin, abriéndose un nuevo camino hacia la misión, un nuevo lugar al que ir según las indicaciones de Isshin, algo que a decir verdad no le gustó demasiado a la rubia. — Ah… Yo quería quedarme aquí. — dejó escapar con pereza de entre sus labios, pensando que no solo tendría que deshacer el camino hecho, si no que perdía su posición privilegiada y le tocaba gastar energía extra para volver al suelo de nuevo. Un verdadero despropósito.

Se incorporó y se dejó caer hacia el árbol que rozaba con el tejado, deslizándose por su tronco hasta llegar al suelo, emprendiendo así con su parsimonia la nueva ruta tras los pasos de Isshin y Kurokawa. Obviamente no pudo dejar escapar la oportunidad de soltar un pesado suspiro, mientras sus ojos apagados buscaban las espaldas de sus compañeros. Katsuki de paso escuchó el comentario de Kurokawa a medida que se acercaba a sus figuras.

Una cigüeña… Por lo menos viven tranquilas’ si al menos lo fuese seguiría esperando en su nido, y no habría tenido que bajar tan pronto apenas había subido. — Estoy aquí, Kurokawa. — dijo desganada con su tono neutro habitual, alzando su diestra para intentar hacerse ver. En realidad dudaba seriamente de si a su compañera le interesaba saber que estaba ahí, pero que mínimo que corresponder a su duda con una respuesta.

El camino fue bastante corto hasta adentrarse en los árboles y arbustos que daban al camino de tierra. Nada más pararse esperando que alguno, Kurokawa o Isshin se decidiesen a tomar la delantera por el camino, se permitió el lujo de dejar escapar un largo bostezo mientras se cruzaba de brazos y observaba a ambos. Parecía que le tuviesen miedo al camino o algo, era peor todavía perder tiempo y energía para quedarse allí parados… ¿A caso no querían volver a casa?.
Imagen

#8

Mensaje Katsuki04 Jul 2020, 17:25


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 63
Reputación: 1
Experiencia: 339
Ryōs: 250
Puntos de Aprendizaje: 1
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Cocoon (III) — 繭


Al final las dos acabarían por llegar desde sus respectivos lugares. Ambas parecían tener la actitud la una a la otra de saltarse en cualquier momento con los kunais e intentar rajarse la garganta la una a la otra. A mi sinceramente me la traía bastante al fresco pero me dificultaba un poco la coordinación en equipo. — Creo que tienes habilidad suficiente como para evitar un pote de pintura… — diría intentando picar un poco a la kunoichi médico. Era increíble que nos tuviéramos que tragar este tipo de misiones tan…hechas para profesores de Academia. ¿Acaso no debían ser ellos quienes controlaran a los niños? Inspiré y expiré mirando de reojo a Igarashi que aterrizaba también desde su posición.

Lo que sí me molestaba era lo que podían hacer esos críos si todo se salía de control. No recomendaba a nadie, por muy adolescente que fuera, revelarse contra las autoridades de la villa. No auguraba nada bueno para nadie. — ¿Es que os tengo que decir todo yo lo que habéis de hacer? — me quejaría con algo de exasperación. Llevábamos un buen rato ya caminando hasta que logré oír unas voces de críos por la zona del parque. Todas juntas y hablando a voces. Seguramente fueran ellos. Suspiré y miré a todas partes. Tenían en el medio una especie de maqueta hecha con madera. Me serviría. — Está bien… — en el lugar solo habían tres de cuatro niños. El otro seguramente estuviera vigilando. Habrá que ensuciarse las manos.

Me adelante hacia afuera y saltaría encima del lugar. Evitando un hilo bastante evidente que habían tenido delante de ellos. Si ellas dos no lo habían visto seguramente algo les fuera a explotar en la cara. Uno de los niños, el del pelo azulado con la tez morena, “¿qué clase de combinación es esa…?”. Se sorprendió y tocaría el hombro a uno. — ¡Ei, ei, Tet-chan, los maderos! — esa respuesta era bastante más acertada de lo que habían podido imaginar, pero en el sentido literal. — ¡Ja, no temáis yo os salvaré! — una de las niñas, saltaría desde un árbol para inflar el pecho y lanzar una especie de tepoodama en versión miniatura. ¿Mi respuesta? Lanzar una exagerada defensa para intimidar. Incluso diría el nombre de la técnica para aparentar que era una especie de poderoso shinobi. — Mokuton: Sensō no Yōsai. — otras pinturas y extrañas cosas vinieron a parar al muro, esa niña tenía una especie de pistola que lanzaba pintura. El muro de dos metros de alto cubriría mi zona de ataque y dejaría a la niña estampada contra la pared.

Éstos quedaron un momento alucinados de ver la madera surgir. — Bueno, me han dicho por ahí que planeáis una travesura a la oficina del Hokage… — ambos se quedaron estupefactos. — ¡¿Quién nos ha traicionado, has sido tú, Tera?! — gritó el que iba de negro, que parecía ser el que llamaban Tet-chan. Yo suspiré por lo bajo, esperando alguna clase de refuerzo ahora que sus defensas habían sido claramente destrozadas.
TécnicaMostrar
Mokuton: Sensō no Yōsai (Elemento Madera: Bastión de Guerra)NinjutsuRango CRequisitos:
  • 40 puntos en atributos Espirituales.
  • 30 puntos en atributos Físicos.
  • Mokuton: Kōgeki Supia aprendida.
Sellos: Serpiente.
Efectos:
  • El muro defenderá 20 PV más 25% del Control de Chakra del usuario.
  • En caso de no ser destruido, desaparece tras tres turnos.
  • Doblando requisitos y costes, la resistencia del muro será igual a 90 PV más 25% del Control de Chakra del usuario.
Coste:20 PC crear el muro.
Tras un sello de manos a un metro de distancia del usuario en cualquier dirección se crea un muro de madera de dos metros de lado por tres de ancho. El muro crece a tal velocidad que es casi instantáneo permitiendo al usuario defenderse de los ataques enemigos e imposibilitando su vista en el proceso.
Código:[mokuton02][/mokuton02]

#9

Mensaje Isshin Ryoma04 Jul 2020, 18:18


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 64
Reputación: 2
Experiencia: 414
Ryōs: 300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Cocoon (III) — 繭


Ah, sí, eran ellos. Etsuko reconoció todas y cada una de esas caras: Tera, Akai, Rika, Tet–chan… Niños; ignorantes, predecibles y egocéntricos. Se creían tan listos como eficaces, pero eso se les iba a acabar pronto. No dijo ni una palabra ante las quejas de Isshin. Etsuko se dedicó a guardar silencio, a sonreír con cierta picardía y a apartar la mirada cada vez que le recriminaba algo, como si el asunto no fuera con ella. Mientras él diera el primer paso, que dijera lo que quisiera. Gracias a que lo hizo, se pudo dar cuenta del más que evidente hilo que había sido colocado en el centro del camino. Fue justo ahí cuando se le ocurrió su gran idea.

¡Ahora te ayudo, Isshin–kun! —dijo con la más genuina de las alegrías, sonriendo a más no poder. En cuanto dejó atrás el hilo, Etsuko se llevó la mano a la bolsa de su cintura y sacó un kunai. ¿Para amenazar a los niños? De eso nada. Lo lanzaría hacia atrás una vez hubiera dejado atrás el hilo para, con suerte, dejarlo caer sobre él y que Katsuki recibiera lo que fuera que esos niños hubieran preparado como trampa. Fingiría que se le había resbalado de la mano, por supuesto.

Un poco excesivo lo del muro, la verdad. Al menos no les había lanzado una bola de fuego o alguna burrada del estilo. Mientras Isshin se limitara a invocar un muro defensivo, Etsuko haría la vista gorda—. ¡¿Eh?! ¡Más tarde vas a tener que talarlo tú mismo y llevártelo de aquí, Isshin! ¡Estropeas el paisaje de la villa! —gruñó, poniendo ambos brazos en jarra. La cara de malas pulgas fue tan falsa como la sonrisa de antes, pero de eso ya se habría dado cuenta ahora que se conocían un poco más. A Etsuko le hacía gracia fingir ciertas emociones, no tanto por mentir, que lo odiaba, sino por ver cómo reaccionaba el resto. Siempre desde la broma, claro.

¡Y-Yo no le he dicho nada a nadie, Tet–chan! —gritó, medio horrorizado, el niño de la tubería. Al menos, hoy no había amenazado a nadie con ella—. ¡Pero no te preocupes! —hablé muy pronto. Ahora, seguro y decidido, apuntó su arma contra Etsuko—. ¡Porque de donde yo vengo, la osadía se paga con sangre!

¡¿Te crees muy listo o qué?! —Rika, ya recuperada del golpe y con un chichón en la frente más que considerable, estaba que echaba humo por las orejas—. ¡Me da igual que seas un ninja de esos! ¡Sois unos fantoches y unos caraduras! —nuevamente, disparo de pintura a través de su pistola de plástico; esta vez, hacia Etsuko.

¡Eres una niña muy maleducada, ¿nunca te lo han dicho?! —dijo, gruñendo aún más que antes. Soplando, soplando, tu casita terminé derribando. Etsuko se limitó a soplar –con algo de chakra de por medio– para desviar el pequeño chorro de pintura amarilla que voló hacia ella.

¡Esta vez te has traído refuerzos, menuda cobarde! —la niña, cruzada de brazos y sacando más pecho del que tenía, se plantó ahí en medio con todo el descaro del mundo—. ¡Y todo para ser derrotada por nosotros, el Equipo Terremoto! ¡Tera, enséñales de qué estamos hechos!

Como por arte de magia, la valentía que Tera tenía hace un momento se esfumó en cuanto Rika le ordenó pelear contra esos tres. Una cosa es ser valiente y otra estúpido, y aunque Tera era las dos cosas, no lo era tanto como para lanzarse de cabeza a una batalla perdida—. ¿Y-Yo? Quizá deberíamos volver a ca

¡¿Eres tonto o qué te pasa?! —la niña, que lo agarró del cuello de la camiseta sin pensárselo dos veces, lo zarandeó como si fuera un muñeco de trapo—. ¡Como no espabiles, te zurro yo antes de que lo hagan estos bobos!

¡A-Ah! ¡Ya voy, bruta! ¡Ya voy! —logró soltarse del agarre de Rika, aunque fue ella quien redujo la fuerza en primer lugar. Aún así, Tera corrió hacia el grupo con más valentía de la que había tenido durante toda su vida. Tubería en mano, buscaba dejar fuera de combate a esos tres ninjas antes de que Tet–chan se cabreara lo suficiente como para intervenir…
DatosMostrar
— Se resta 1 PC por movimiento de Elemento Viento: "Pueden soplar para desviar un arma pequeña pagando 1 PC, siempre y cuando esta sea lanzada con una fuerza menor a 10 puntos."
Última edición por Kurokawa Etsuko el 04 Jul 2020, 22:55, editado 1 vez en total.

#10

Mensaje Kurokawa Etsuko04 Jul 2020, 20:24


Responder

Volver a “Zona Residencial”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Kurokawa Etsuko y 1 invitado