Registro - Paquetes Sospechosos

81 | Primavera | 148

El acceso a la aldea de la Lluvia es tan intrincado como inusual. Se trata de un sistema de cuevas que cruzan las montañas que protegen al valle donde está asentada la misma. El sistema es conocido únicamente por residentes de la villa por lo que de intentar ingresar sin un guía que conozca su conformación interior, puedes llegar a perderte hasta nunca ver de nuevo la lluvia o la luz del sol.
Luego de haber atravesado el sistema de cuevas y túneles, se llega a un gran muro de quince metros de altura que se extiende hacia los costados, rodeando completamente la periferia de la aldea. En el costado sur del muro, se encuentra la entrada a la aldea, que se trata de un amplio pasaje con tres arcos a lo largo de su recorrido, cada uno con fuerte portones de metal.
Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 68
Reputación: 7
Experiencia: 400
Ryōs: 450
Puntos de Aprendizaje: 6
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Registro - Paquetes Sospechosos


81 de Primavera del año 148
Hospital General, Amegakure no Sato
4:15 p.m.


Mako mantenía las manos juntas y reposadas sobre una rana de tamaño considerable, el animal mediría unos treinta centímetros sin que sus extremidades se mantuviesen extendidas del todo. « Debo mantener el flujo en perfecta armonía. » - Se decía a sí mismo mientras que en su mirada se podía apreciar la concentración sostenida en el anfibio y su técnica. Las manos del de lentes se tornaban de un aura turquesa, producto del jutsu más básico de curación de los médicos de la aldea. La rana se mantenía inmóvil sobre una bandeja de acero inoxidable. Si se observaba detenidamente el animal, se podrá observar un corte en su espalda que poco a poco se iba cerrando conforme pasaban los segundos y el shinobi continuaba con su trabajo.

Pasados unos minutos la herida sanaría por completo. « He terminado. » - La rana comenzó a moverse lentamente como intentando salirse de ese suplicio. - ¿A dónde crees que vas? – El de lentes la sujetó con su mano izquierda mientras que con la derecha buscaba entre sus herramientas una jeringa con tipo de sedante dentro de ella. – Muy bien, terminamos por hoy. – Los ojos de Mako se levantaron de su objetivo para enfocar al profesor que había dicho esas palabras. « Hoy te has salvado pequeña ranita. » - Le hablo desde su mente aunque esta ni siquiera le entendiese o escuchase, el pobre animal parecía solo querer salir de ese lugar. El profesor pasó por cada uno de los puestos de laboratorio inspeccionando cada resultado. – Mako, excelente, como siempre. – Dijo pasando por su lado y anotando algunas cosas en su cuaderno. Al finalizar su recorrido, el docente explicaría que la clase había culminado y que se verían la próxima semana para empezar practicas con algo más complejo que anfibios. « Ya era hora. »

El ninja se dirigió a la salida del campus con la intención de dirigirse a su casa, tenía algunas cuentas que revisar sobre los negocios de su padre y en una semana tendría una auditoria importante en uno de sus locales comerciales. « Ojalá pudiese dividirme en miles de Mako. » - Pensaba mientras caminaba bajo la lluvia. « Necesito uno de los tés especiales de Daki. » - Pocas personas en la aldea conocían la existencias de los tés preparados en el local de Daki, el dueño de un café que se jugaba la vida vendiendo alguna que otra sustancia prohibida en su negocio, solo un puñado de clientes selectos conocían la existencia de esas bebidas.

- Muchas gracias Daki. – Que lo disfrutes, creo que hoy más que nunca te hacen falta. – Dijo sonriente el amable señor. El ninja asintió y ahora si, su destino era su hogar, se bebería el té una vez llegara allí.

En la zona residencial, el de lentes estaba a punto de insertar la llave en la cerradura de su puerta, cundo se encontró la punta de un papel por debajo de ella. Mako terminó de abrir el portón y en efecto, en el suelo de la entrada se encontraba una nota. Al abrirla, se percató de que era solicitud para presentarse en la Atalaya al siguiente día a primera hora.

Si alguien desea unirse a la misión, bienvenido sea.
Misión a realizar:
RegistroRango DPuertas de Ame, Amegakure no Sato
Objetivo: Ayudar durante 1 día con la papelería y organización de la oficina de Aduanas.
Además de los shinobis que entran y salen de la aldea a cumplir con sus misiones, los comerciantes de Amegakure mantienen un tráfico constante de mercancías para surtir sus diferentes negocios. La Aduana de la aldea requiere uno o dos shinobis todos los días para ayudar con la verificación de los manifiestos de comercio y el inventario de los bienes que entran y salen de la aldea.

| Narro | Hablo | Pienso |

#1

Mensaje Mako28 Jun 2020, 01:11


Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 68
Reputación: 7
Experiencia: 400
Ryōs: 450
Puntos de Aprendizaje: 6
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Registro - Paquetes Sospechosos


« ¿De qué irá esta vez el encargo? » – Iba pensativo el azabache camino a la garan Atalaya en busca de misión. Una vez llegado al edificio, Mako se presentaría en la oficina de despacho de misiones. Allí un joven chunin se presentaría muy cortes, parecía nuevo en ese trabajo, tomando en cuenta que el de lentes nunca lo había visto en ese lugar.

El encargado de los pergaminos entregaría uno especial a Mako, el cual abriría inmediatamente. Según la escritura se podía leer la solicitud de apoyo en la entrada de la aldea en las oficinas de aduanas, había mucho papeleo por registrar de paquetes que entraban y salían a diario. Tomando en cuenta que Amegakure no Sato se encontraba en la cúspide de tecnología innovadora no era de extrañarse que muchas exportaciones se hicieran a diario, pues las misiones y encargos ninjas no eran la única fuente económica de la aldea.

El ninja no entendía muy bien de que iba el encargo por lo que son mucho pudor preguntaría al despachador de misiones si él entendía en qué consistía el encargo en especifico. El joven chunin lamentó no poderle mucha más información de la que contenía el rollo en sí; pero al menos pudo consolar al azabache indicándole que seguramente una vez llegada a las instalaciones de control de paquetes y equipajes allí le podrían explicar mucho mejor.

No muy conforme con la repuesta, el de lentes se encaminó a las puertas de la villa, debía apresurarse si quería llegar lo más temprano posible pues el horario de apertura de la entrada comenzaría en poco tiempo.

Mako llegó al complejo a tiempo. « Veamos… Se supone que la dirección es esta. » - Pensó el ninja mirando una enorme puerta de color rojo a unos cuantos metros de las puertas de Ame. El ninja tocó fuerte. La puerta se abrió de golpe dando un pequeño susto al pelinegro. - ¿Si… que quieres? – Se asomó por la puerta un hombre de unos cuarenta años, con el cabello gris y una piel extremadamente pálida. – Buenos días, soy Mako Amamiya, el ninja que viene como apoyo por parte de la Atalaya. – Dijo enseñando el pergamino oficial del encargo. El hombre miró de arriba abajo al pequeño medico. – ¿Y qué haces ahí parado? Entra deprisa, que hay mucho por hacer. – Dijo exasperado el hombre mayor abriendo la puerta de par a par para permitir el paso al shinobi. – Eres un poco lento, pero al menos pareces un cerebrito… Espero que no sea solo en apariencia. – Exigía mientras empujaba adentro a Mako. « Como me siga empujando de esta manera terminaré marchándome de aquí. » - El efecto el trato y la bienvenida no habían sido para nada del agrado del de lentes quien estaba acostumbrado a los modales y la cortesía, aunque fuesen en un acto de falso cinismo. – ¿Podría saber al menos el nombre del hombre que me empujará el resto del día? – Se quejó Mako.
| Narro | Hablo | Pienso |

#2

Mensaje Mako29 Jun 2020, 02:13


Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 68
Reputación: 7
Experiencia: 400
Ryōs: 450
Puntos de Aprendizaje: 6
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Registro - Paquetes Sospechosos


- Hablas mucho y actúas poco. – Dijo el hombre a Mako, quien por el contrario se caracterizaba por ser una persona callada y serena. – Bah está bien, mi nombre es Komato Inuzuka. - « ¿Inuzuka, donde he escuchado ese apellido con anterioridad? » - Trataba de recordar el shinobi. – Y este es mi fiel compañero Bukisu. – Dijo señalando un viejo perro arrugado, obeso y acostado en el medio de la recepción del complejo de Aduanas. - No es muy común ver que se permitan mascotas en edificios como estos. - ¡Bukisu no es una mascota! – Replicó. – Es un amigo, un compañero de toda la vida, es cierto que ya no nos puede ayudar como en sus mejores épocas, pero para eso está el resto de mi manada. – Mako no sabía a qué se refería el viejo con eso último de la manada.

- Debemos darnos prisa, ya el resto del personal se encuentra aquí. – Dijo encaminándose a otra puerta que daba salida de la oficina principal. Mako siguió a Komato rápidamente para tratar de seguirle el paso. « No se si aceptar esta misión haya sido buena idea. » - Pensaba mientras pasaban por algunos pasillos angostos.

- Aquí es. – El hombre colocaría la mano en el picaporte para proceder a abrir la entrada a lo que sería el depósito de alta seguridad que albergaba los paquetes que entraban y salían de la aldea antes de ser analizados con sumo cuidado.

- Wau. – Fue lo único que alcanzó a decir el shinobi mientras su vista no daba alcance a la cantidad de estantes gigantes repletos de cientos de encomiendas de diferentes tamaños. Asombrado, Mako daría algunos pasos para adentrarse al depósito, sus pies lo guiaron hasta la primera estantería donde podría apreciar los incalculables pasillos de mercancía llegada y por enviar a través de la aldea.

- Esto es enorme… Hay demasiados paquetes en este lugar. – Dime algo que no sepa. – Replicó Komato en tono de burla, al parecer Mako no era el único versado en el arte del sarcasmo. – ¿Cómo hacen para llevar el archivo y control de todos esos paquetes? – Preguntó el azabache. – Obviamente no lo logramos mirando como tontos los bultos todo el día… Lo hacemos trabajando, así que manos a la obra. – Exigió. – Le recuerdo que todavía no me ha informado en qué consiste mi trabajo exactamente. - ¿De verdad tengo que explicártelo todo? « Obvio sí. » - Pensaría para sí mismo Mako quien sabía que era inútil contestar esa pregunta retorica.

- Muy bien por ahora toma este formulario. – El hombre miró a su alrededor. - ¡Oye tu! – Gritó a un trabajador que se encontraba en la zona. – Necesito que me consigas una planilla de los envíos semanales… Y los necesito para ayer. – Le exigió al empleado – Si, sí, señor. – El pobre joven trabajador salió en carrera por la misma puerta que habían entrado Mako y Komato y en menos de lo que imaginaria se acercaría de nuevo a toda velocidad con el pedido del exigente Inuzuka.
| Narro | Hablo | Pienso |

#3

Mensaje Mako30 Jun 2020, 04:48


Responder

Volver a “Puertas de Amegakure”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado