Equus

El acceso a la aldea de la Lluvia es tan intrincado como inusual. Se trata de un sistema de cuevas que cruzan las montañas que protegen al valle donde está asentada la misma. El sistema es conocido únicamente por residentes de la villa por lo que de intentar ingresar sin un guía que conozca su conformación interior, puedes llegar a perderte hasta nunca ver de nuevo la lluvia o la luz del sol.
Luego de haber atravesado el sistema de cuevas y túneles, se llega a un gran muro de quince metros de altura que se extiende hacia los costados, rodeando completamente la periferia de la aldea. En el costado sur del muro, se encuentra la entrada a la aldea, que se trata de un amplio pasaje con tres arcos a lo largo de su recorrido, cada uno con fuerte portones de metal.
Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 121
Reputación: 8
Experiencia: 683
Ryōs: 1300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Equus



TransporteRango D
Puertas de Ame, Amegakure no Sato
Objetivo: Ayudar con la alimentación de los animales de carga en la Terminal de Transportes.
En la zona de la entrada de la aldea hay una sección amplia dedicada a las caballerizas y establos de los animales de carga y transporte. Se requiere la ayuda de uno o dos shinobis cada día, para la alimentación y aseo de las bestias.

Equus

Puertas de Ame, Amegakure no Sato
País de la Lluvia
90 de invierno, año 148
07:00 am

La lluvia caía con intensidad aquella mañana, sumado al viento que recorría la aldea y enviaba al agua directo a su ventana. Se levanto de la cama en camiseta y boxers parándose de frente a los cristales observando lo oscura que se veía la aldea en ese nuevo amanecer. Fue imposible no recordar lo que le comentó Yamada Akane el día anterior, que durante un año estuvo a la merced de un sujeto mediante un genjutsu y solo pudo liberarse de esa dominación gracias a que Rukin asesino a esa persona. En su forma de ver la vida, que le enseño su padre, el quitar la vida a otra persona era una acción de último recurso, una donde la razón y las capacidades se veían sobrepasadas. Sabiendo ya lo que le hizo aquel personaje a Akane no ponía en duda que su padre se habría visto en la necesidad de detenerlo de esa manera. Lo que le preocupaba era el como influía ese hecho aislado en la historia de Rukin, si aquella persona y lo que sea que hizo con Akane durante ese año que perdió de su vida -literalmente- tendría que ver con su posterior muerte. Era un hilo que debía seguir mientras encontraba otros, quien sabe si llegaba a buen puerto.

Se dispuso a colocarse su ropa, una camiseta manga larga roja, bastante gruesa, y sobre ella una chaqueta corta y sin mangas de color blanco por delante y verde en cuello y espalda, donde se puede ver un parche circular con los kanji 飛車 (Hisha). En sus piernas se colocó unos pantalones grises con botas altas para luego ponerse unos guantes de cuero gris ajustado en sus manos que cubren todo su antebrazo, pero no sus dedos ni sus palmas. En su costado derecho trasero añadió un porta objetos mediano y uno pequeño ajustado alrededor de su muslo derecho. Una vez listo y equipado, bajo a la primera planta olvidándose que su madre no estaba. Al no encontrarla se desilusiono un poco dado que buscaría contarle la historia de Yamada Akane y quizás ella, su madre Kumi, podría añadir elementos para seguir investigando.

Luego de tomar desayuno y dejar todo limpio, tomó su capa gris y su sombrero kasa de bambú para salir al exterior, a esa intensa lluvia que caía sin dejar nada seco a su paso. Osuruku observo a su alrededor, no se veía a nadie por las calles y estaba a punto de regresar al interior para esperar a que amainara un poco todo, pero justo en ese momento la lluvia se debilitó. El joven genin de cabello gris inició su carrera por las estrechas calles del barrio residencial con dirección al enorme edificio central de la aldea: La Atalaya Central. Mientras se dirigía a su destino pudo apreciar como la gente aprovecho esa misma oportunidad y comenzaron a salir de sus hogares para emprender el viaje a sus trabajos. Cuando llovía de esa manera nunca era opción el aprovechar las lluvias menos intensas.
Imagen

#1

Mensaje Osluk29 Jun 2020, 08:49


Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 121
Reputación: 8
Experiencia: 683
Ryōs: 1300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Equus


Luego de avanzar por el camino habitual hacia la central de administración de la aldea, Osuruku llegó al distrito Sekiran. Una zona amurallada y dividida en varios sectores según funcionalidad, destacando el bloque de laboratorios, los hospitales, la plaza de eventos o los cuarteles Anbu. El Genin tomo el camino por las murallas, adheriendose a sus superficies con su chakra, y continuó hacia la torre en el medio. Un enorme edificio de varios pisos de altura. Al llegar a su entrada, el Genin de cabellos grises ingresó a través de las grandes puertas del edificio dando a un enorme salón común. Una escalera lo llevaría al segundo piso en donde se encontraba la central de misiones. Se acercó a un mesón de recepción y solicito al chunin encargado una misión de rango D, las de dificultad mas baja y que estaban a su alcance como Genin.

El chunin encargado de administrar las misiones busco en uno de los muebles y saco un rollo azul, entregándolo en las manos del chico. El pergamino ponía en su exterior “Rango D”. Al abrirlo puedo leer el contenido en donde se aclaraba que se requería ayudar en el cuidado de animales de la Terminal de transportes de la entrada de la aldea. Enseguida una sonrisa se formó en el rostro del Genin al recordar aquella misión que había realizado en las puertas de la aldea en donde había ayudado en la aduana. Hubo inconvenientes que incluso involucraron a un hombre que intentaba traficar drogas… En ese momento, como un destello, Osuruku recordó la existencia de aquel hombre y las amenazas que le había hecho para traficar. Supuestamente un grupo de personas habrían amenazado con hacerle daño a su familia. ¿Cómo había olvidado eso? Durante esos días muchas cosas pasaron, varios hilos se habían creado frente a él y todos prometían alguna información sobre la muerte de su padre. Sin embargo, ese cabo era igual de bueno que el resto, por lo que tendría que buscar la manera de llegar a aquel comerciante y sacarle más información-

Salió de la Atalaya con dos objetivos en mente. Uno a corto plazo, que era el cumplir con la misión que le acababan de asignar, y un segundo objetivo a largo plazo, que se centraría en buscar a aquel comerciante y averiguar por su parte de como siguió toda la investigación y obtener alguna información sobre aquellos individuos que lo obligaron a entrar en su cargamento de muebles un baúl con droga.

Al llegar a la zona Sur de la aldea, divisó los enormes portones y el gran muro de quince metros de altura que se extiende hacia los costados, rodeando completamente la periferia de la aldea. Frente a él se encontró con el primer portón de tres, el cual daba acceso a dos zonas de la entrada, Las barracas al lado Este, y la Terminal de Transporte al lado Oeste. Se acercó a la primera puerta y mostro su pergamino. Los portones ya estaban abiertos por la circulación de personas.
Imagen

#2

Mensaje Osluk30 Jun 2020, 06:21


Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 121
Reputación: 8
Experiencia: 683
Ryōs: 1300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Equus


Al llegar a la Terminal de Transporte, el joven de cabello gris podría apreciar como en ella había unos galpones en donde se apreciaban algunos caballos descansando. Los carromatos y carrozas estaban protegidos de la lluvia en una especie de edifició que les servía de estacionamiento y almacenamiento, mientras que otros estaban en reparaciones en los talleres.

─Buenos días, me llamo Osuruku vengo por una misión a servir de apoyo en este lugar. ─ Le saludo a las personas que ahí se encontraban ya a esa hora.
─Buenos días jovencito, llegas justo a tiempo para comenzar. Mira, necesito que te encargues de la alimentación de los caballos, limpiar sus espacios y cepillarlos. Luego de eso podrías apoyar con unas carrozas que necesitan sellarse además de una mano de pintura. Después te daré más trabajo.

El Genin se acercó hacia los galpones observando como había cinco equinos en ese momento. Dos de pelaje café oscuro, uno de pelaje blanco y dos de pelaje negro. Todos se encontraban despiertos y esperando el desayuno del día. Por lo que Osuruku tomó una pala y fue hacia donde se encontraba la alfalfa y el pienso, trozo la alfalfa con la pala para facilitarle al caballo el comer, y lo hecho sobre ella para luego llevarla hacia el primer caballo y dejarla caer en su espacio de alimentación. Repitió la acción para cada uno de los caballos. Luego de eso, tomo el pienso y paso por cada espacio introduciéndolo en sus espacios de alimentación. Una vez hecho eso, se dispuso a tomar los instrumentos de limpieza y comenzó a retirar el excremento y los restos de comida de los suelos para echarlos en los conductos recolectores de los galpones que se encargaba de hacer fluir los desechos hacia una letrina.

Mientras lo hacía pensaba en lo curioso y fascinantes que eran esos animales, no por nada eran una pieza tan versátil en el Shogi. Rukin siempre solía ir a por los caballos de Osuruku para luego usarlos en su contra. Su mayor estrategia consistía en usar los cuatro caballos del juego para poner en aprietos a su hijo, una táctica que el llamaba “Los cuatro jinetes del apocalipsis”. En esas mismas ocasiones, su padre solia hablarle sobre el origen del nombre de los caballos, que en realidad el nombre real era el término latino equss y para la hembra equa, de hecho, en el caso de las segundas, el término de yegua derivaba de esa expresión. En cambio, para los machos sucedió algo muy distinto, al provenir de una expresión celta “caballus” que se usaba para hablar sobre esos animales, pero cuando estaban castrados. De ese término, que sería tomado dentro del latín tardío, pasaría a llamarse de esa manera a esa pieza tan problemática. Su capacidad de sortear obstáculos y atacar a distancia la hacía muy útil en las manos correctas. Sin embargo, su padre siempre le hacia recordar que la gracia del caballo no era el animal solamente, si no de su jinete. Por lo tanto la pieza debería llamarse caballero, pero al hacer la analogía con el ajedrez occidental, se modificó para evitar confusiones.
Imagen

#3

Mensaje Osluk30 Jun 2020, 07:29


Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 121
Reputación: 8
Experiencia: 683
Ryōs: 1300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Equus


Ya al terminar sus labores en los establos, salió hacia las casetas donde se encontraban las carrozas estacionadas. Estas se encontraban de cola, por lo que después solo era necesario conectarla mediante la maquinaria con los caballos. Algo sencillo y útil para salir cuando se necesitara. Tomo unos envases con sellador y se dispuso a aplicar en aquellas grietas que la humedad y las fuerzas de la naturaleza habían logrado demacrar y deteriorar con los usos y viajes que se le había dado a aquella madera. Luego de terminar de rellenar los vacíos, procedió a lijar con cuidado de no dañar la madera contigua a la zona y finalmente tomar la pintura y agregar unas capas. Mientras esperaba que se secara se dispuso a limpiar el interior de las carrozas y carromatos, limpiando ventanales y aplicando sellador en aquellos lugares donde ya se notaba que se filtraba el agua por las ventanas. Para cuando termino eso, la pintura ya se había secado, por lo que agregó una nueva capa y aprovecho de limpiar el barro de las ruedas.

Mientras terminaba de hacer aquello, comenzó a pensar sobre todos esos viajes que habían recorrido. ¿Habrán ido al País del Fuego?, ¿Su padre las habrá usado? Cuantas historias se deben entrelazar en ese espacio, todas las personas que nunca se habrán visto pero que compartirán un mismo recuerdo, de aquel transporte, de sus caballos y del movimiento y vibración mientras se desplazaban por el país de la Lluvia y otros cuántos más. De pronto todo parecía tan conectado, pero a la vez no era así. La idea era hermosa pero dentro de lo que realmente importaba no tenía ningún espacio para existir.

Al terminar sus labores ahí se acercó hacia el encargado que había visto antes. Un hombre de cabello largo y negro, de ojos marrones y vestimentas tradicionales. El sujeto se volteó cuando vio a Osuruku acercarle y miró detrás de él hacia las carrozas.

─Muy bien muchacho, ya terminaste las primeras labores del día. Tomate un descanso, alimentarte que ya es mediodía y luego repite las tareas del establo. Cuando acabes ahí quiero que me ayudes a levantar el carromato del taller para colocar la rueda que le falta.

Osuruku asintió y se fue hacia una banca, sacando de entre sus pertenencia la colación que había sacado de su casa por la mañana.
Imagen

#4

Mensaje Osluk30 Jun 2020, 07:56


Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 121
Reputación: 8
Experiencia: 683
Ryōs: 1300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Equus


La lluvia comenzó nuevamente a caer con intensidad. Las microgotas en suspensión habían cedido como siempre ante la atracción contras microgotas, formando unidades de mayor masa y tamaño, de tal manera que no pudieron permanecer más en la atmósfera y cedieron ante la gravedad de la Tierra. Osuruku miraba desde la banca, refugiado de la lluvia, como el agua caía con fuerza sobre del camino que llevaba hacia el segundo par de puertas de la aldea, allá donde se encontraba la aduana y por lo tanto donde había tenido una de sus primeras misiones. Nuevamente el recuerdo de aquel hombre se le paso por la cabeza, ¿cuál era su nombre?, en ese momento no lo recordaba, solamente que era dueño de una de las mueblerías más importantes del país por lo que solo necesitaba acudir al distrito comercial de la aldea y buscar entre los locales de muebles donde pudiese verle. ¿Y si no trabajaba ahí? Claramente al ser dueño podría tener algún empleado trabajando con él, pero enseguida se dio cuenta que si no lo encontrara podría preguntar en la aduana si tienen algún registro de aquel día donde saliera su nombre.

Al terminar su colación, se dispuso a repetir la rutina que había realizado en la mañana en los establos, alimentando nuevamente a cada caballo, cambiar su agua y limpiar sus excrementos. El olor era bastante fuerte, pero nada que el hedor de las alcantarillas no pudiese ganarle. Eso le recordó aquellas dos ocasiones en donde terminó en ellas, la primera cuando Aya, la ladrona, intento encerrarlo, y la segunda cuando con Yakko siguieron a unos niños que robaban perros.

Luego de terminar la limpieza de los espacios de cada caballo, se dirigió hacia el taller, en donde el encargado estaba instalando unos adornos de madera.

─Que bueno que terminaste Osuruku, justo comenzaba a necesitar que me ayudaras a colocar la rueda. ─Dijo mientras indicaba una rueda de madera de un costado. ─Yo lo levantaré con una palanca y tu pondrás esto en su sitio.

Con mucho cuidado, se dispuso en el lugar correcto para colocar la rueda y espero a que el encargado usara la palanca para levantar el carromato. Al lograrlo, el joven Genin colocó la pieza en su lugar. En ese momento el encargado soltó la palanca y procedió a colocar las tuercas para asegurar la rueda.

─Ten, ahora quiero que uses esta llave y te asegures que todas las ruedas de los carromatos estén bien apretadas. ─ Le dijo entregándole una llave de tuercas.

Osuruku se dispuso a ir hacia donde se encontraban los carromatos y procedió a asegurar cada uno de ellos, con mucho cuidado. Cuando cada uno quedo bien fijo se aproximo al encargado u dio cuenta de que ya había acabado.

─Muy bien, terminaste todo antes de lo que esperaba ─ Dijo mientras apuntaba hacia el sol, dando cuenta que aún era de día. ─ Ya puedes retirarte, si me pasas tu pergamino lo timbrare con gusto.

El genin le entregó el pergamino para que fuese timbrado y ya con ello listo, partió de regreso a la Atalaya central para recibir su paga por la misión.
Imagen

#5

Mensaje Osluk30 Jun 2020, 08:45


Avatar de Usuario
Chunin Konoha
Mensajes: 975
Reputación: 116
Experiencia: 5336
Ryōs: 9266
Puntos de Aprendizaje: 37
Puntos de Evento: 4
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Equus


Veo que te gusta escribir. Me gustó, siempre es entretenido leer temas de esta calidad. ¡Espero seguir viendo más escritos tuyos! >;D

Recompensas
Osluk
  • Experiencia Conseguida: 20.
  • Ryos: 750.
  • Puntos de Aprendizaje: 2.
Imagen
Mejor Usuario 2019 - Saigo <3Mostrar
Imagen
1er Aniversario en SL - Athena <3Mostrar
Imagen

#6

Mensaje Kentaro Maeda30 Jun 2020, 20:49


Cerrado

Volver a “Puertas de Amegakure”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado