Armas sueltas

-Usui-

Exóticas variedades de la preciada hoja, se obtienen en los enormes campos de plantación del País del Té. Conocido por comerciar la mayor cantidad de opciones de este producto, su extensión se encuentra ubicada entre el País del Fuego y el País de los Ríos. Está llena de campos de plantación de pequeños y grandes agricultores, siendo uno de los países más comerciales del continente. Su extensión y la capacidad de sus terrenos hacen muy fácil la cosecha de la hoja de té, variando según la cantidad de irrigación proveniente de los ríos del País vecino. En cuanto a su flora y fauna, es muy extraño encontrar otra cosa en sus terrenos que no sean plantaciones de Té, pero en las zonas más alejadas de su capital, aún se puede ver paramos de vegetación libres de intervención humana. La capital del País, Boppatsu no Toshi (Ciudad del Brote), se encuentra ubicada en el centro del mismo y es donde la mayoría de la población vive, ya que alrededor del asentamiento solo se encuentran campos de cosecha.
Avatar de Usuario
Chunin Ame
Mensajes: 826
Reputación: 99
Experiencia: 4780
Ryōs: 9320
Puntos de Aprendizaje: 42
Puntos de Evento: 37
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Armas sueltas


Imagen
País del Té
Puerto Mont, al Suroeste del país
1 de Otoño del 148
9:05 AM

Pocos lugares del mundo pueden jactarse de ser tan ricos como los adinerados burgueses comerciantes del País del Té. Ni siquiera los grandes mineros del País de la Lluvia ni toda la aristocracia de ese país podrían llegar a compararse siquiera con la fortuna que amasaban estos comerciantes y cultivadores del té. El país, pese a su pequeña extensión respecto a las grandes potencias que lo rodeaban, era completamente agraciado debido a la gran cantidad de afluentes que recorrían su territorio, haciendo de este un lugar más que apto para cultivar la droga legal más ingerida del mundo conocido. La gran capital, centro neurálgico de todos los intercambios que se realizan en el país, era un lugar de mucha concentración de personas de muchas partes del mundo. Los lujos y placeres que se podían disfrutar allí, no quedaban ajenos a todos los pequeños poblados que quedaban en los caminos y fronteras del país.

Así como todos estos lugares Puerto Mont, no quedaba exento de toda la excentricidad. Uno de los principales puertos comerciales del país, era defendido por una muralla semi-circular que rodeaba de extremo a extremo la ciudad protegiendo la bahía. En el fondo y desde la entrada Norte, se podía observar un gran castillo. Residencia del Gobernador de la ciudad y punto de referencia para todas las personas que pretendían hacer negocios de todo tipo. A la entrada, nuestro protagonista podría observar unas cuántas manzanas, conformadas por edificios de negocios de bajo valor, donde uno podría adquirir cualquier cosa que no sobresaliera demasiado. Generalmente, de esas chucherías que uno compra inútilmente para llevarse de recuerdo. Pequeños mercados, que se hacían con las sobras de aquellas cosas que mercaderes más ricos no deseaban.

A unos cincuenta metros antes de llegar a esos edificios, Usui podría observar un cartel con las especificaciones de la ciudad donde indicaban las principales zonas de la ciudad portuaria. Él estaba allí por una razón clara, sus pasos de alguna manera lo habían llevado hacia este lejano país, bastante alejado de su hogar y amigos. Justamente ahora, para capturar a quienes en algún momento podrían incluso haber llegado a ser parte más cercana de su vida. Aunque, haciendo énfasis en lo primero, luego de haber prestado viaje rumbo a este país vecino, se percató de que las informaciones otorgadas a la organización de la aldea habían estado erradas. El País del Té, no tenía frontera con el País del Viento. Pero de eso, no se dio cuenta hasta que luego de haber recorrido cientos de kilómetros, se topó de frente con el límite en el País de los Ríos.

Ahora, se enfrentaba a un gran desafío. Esta ciudad era la última más lejana en la breve costa que tenía este rico país. Aunque, esto tal vez viniera bien ya que un puerto podría ser el lugar preciso donde encontrarse con gente que le diera alguna información que a él le sirviera. Pero en este punto, era casi como comenzar de cero. Aún así, lejos, alrededor de trescientos metros, se encontraba la puerta de entrada Norte de la ciudad con un total de seis guardias bien pertrechados y preparados para intervenir ante cualquier disturbio. Además, podría notar la gran movilidad de personas en la zona, donde carretas entraban y salían del lugar.

Misión Rango BMostrar
Armas Sueltas Rango BPaís del Té
Objetivo: Elimina a los desertores.
El equipo de rastreo de la aldea encontró la pista de tres desertores importantes. Se ubican en el País del Té. En una villa cercana en los límites del País del Viento. Los desertores son, Isao Kuwara, un espadachín, Akemi Tanaka, aquella cuya belleza era angelical y Masao Yamagawa, un genio que solía usar personas como muñecos. Es importante buscarlos y eliminarlos, siempre por separado. Aunque deben ir con cuidado ya que estos mercenarios nunca están solos.
Puerto MontMostrar
Imagen
Imagen

#1

Mensaje Lord Tobi08 Ago 2020, 17:37


Avatar de Usuario
ANBU Konoha
Mensajes: 1117
Reputación: 81
Experiencia: 8179
Ryōs: 20764
Puntos de Aprendizaje: 67
Puntos de Evento: 15
Puntos de Héroe: 17
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Armas sueltas


En buena hora habría salido de la aldea par que el viaje no fuera demasiado tedioso, pues de perderme, prefería saber que tenía tiempo para volver a ponerme en el viaje que debía. En general, mis viajes solían ser tranquilos, prefería ir por caminos poco conocidos, aunque siempre debía cruzar algún pueblo o ciudad en la que más gente hubiera de lo normal. Después de llegar a darme cuenta de que las indicaciones que daría la aldea no eran las del todo correctas, tuve que ingeniármelas para llegar al punto de mi objetivo donde mi misión sería, esta vez, algo relacionada con el escuadrón que había regentado durante no demasiado tiempo. Por un momento mis pensamientos fueron a las personas que me habían acompañado en el viaje y no pude evitar ponerme algo melancólico. El tiempo pondría a cada uno dónde debía estar, y si era en mi círculos de amistades y conocidos, pues mejor que no, pero realmente, ahora no debía ponerme en aquel lugar, si no que realmente lo que decía hacer era mantener la cabeza fría y tener en cuenta cuales eran mis objetivos.

Cuando tuviera la ciudad de Puerto Mont delante, pude darme de que primero iría un pequeño mercado que me serviría para lo que quería hacer. Si era inteligente y tenía en cuenta de que iba la misión, no debía llevar todos mis utensilios tan a la vista, por lo que un henge sería la opción más sencilla. Una vez hubiera caminado y hubiera entrado en el mercado que estaría antes de las murallas, me escondería en el sitio más sencillo que tuviera, quizás entre dos puestos o en algún pequeño recóndito lugar con menos visibilidad. Aunque entraría un joven rubio, alto y de pinta militar, de aquel lugar y con un sencillo henge sobre mi propio cuerpo, cambiaría mi apariencia para un chico de uno dieciséis años, de largo pelo rojizo alborotado, estando más visible el ojo izquierdo que el derecho, pues el flequillo caería más sobre el más oculto. Llevaría un conjunto de traje azul con camisa blanca de finas rayas verticales azules, corbata verde con las mismas rayas pero más en diagonal. Claro atuendo de persona de negocios que seguramente podría encajar en lo que podría entrar en un lugar de tanto bullicio mercantil. Una vez que saliera de allí, probaría suerte siguiendo por el mercado, haciéndome el interesante viendo los mercados y caminando tranquilamente, aunque estando realmente interesado en lo que pasaría cuando intentara cruzar la fila de guardias que hubiera en la zona protegiendo. ¿Me darían problemas? Realmente no lo creía, pero hasta que no entrase o al menos lo intentase no sabría. Caminando tranquilamente y como alguien que realmente no tiene nada que ocultar, me acercaría a la fila de guardias para saber si había algún requisito para entrar o realmente me dejarían sin muchos problemas, que era realmente lo que esperaba.
DatosMostrar
Técnicas usadasMostrar
Henge no jutsu (Técnica de transformación)NinjutsuRango ERequisitos:
  • 5 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Perro → Jabalí → Carnero.
Efectos:
  • Envuelve al usuario o a un objeto que toque con una capa de chakra que cambia su apariencia por la de una persona u objeto de tamaño similar.
  • La capa de chakra no es capaz de interferir con los genjutsus y se deshará tras recibir cualquier daño.
  • Disminuye en un sello cada 10 puntos en atributos Espirituales que supere el requisito, hasta solamente necesitar el sello del carnero.
Coste: 5 PC activar, 1 PC mantener.
Está técnica crea una capa de chakra con la que se envuelve el propio usuario o un objeto que él toque, adquiriendo la apariencia de otra persona u objeto de tamaño similar.
Código:[nin01][/nin01]
Gastos, daños y bloqueosMostrar
5PC por henge
Habilidades usadasMostrar
-
Concep Art; UsuiMostrar
Imagen
Imagen
God of ThunderMostrar
Imagen
Jinji<3Mostrar
Imagen
Imagen

#2

Mensaje Usui Hatake11 Ago 2020, 15:03


Avatar de Usuario
Chunin Ame
Mensajes: 826
Reputación: 99
Experiencia: 4780
Ryōs: 9320
Puntos de Aprendizaje: 42
Puntos de Evento: 37
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Armas sueltas


La perspicacia siempre había de ser una de las armas fundamentales de cualquier shinobi. Tratar de pasar desapercibido tal cual corsario antes de un ataque, era de suma importancia para mantenerse al margen de cualquier eventualidad que le pudiera coger desprotegido y a merced del enemigo. Pelear siempre en un contexto conocido y favorable, hace que la balanza siempre pese mejor al del lado de uno. Tener eso siempre claro, era prioridad siempre.

No fue hasta luego de meterse e inmiscuirse entre algunos pequeños locales de las manzanas más lejanas a la muralla, que el shinobi de la Hoja pasaría a camuflarse casi casi como uno más de allí. Un puerto tan metropolitano como este, haría que el atuendo actual del chico a un bajo coste de manutención, le hiciera tener una apariencia más amigable con el ambiente. Y por lo tanto, más capaz de allegarse a aquellos ámbitos donde un uniforme militar o más bien una insignia, tomaría efecto repelente.

La actitud curiosa que ahora mostraba, simplemente le haría pasar aún más desapercibido. Era demasiada la gente que allí había. En estos lugares así, las guardias de las ciudades siempre estaban atiborradas de trabajo. Maleantes de clase baja haciendo de las suyas. Criminales más importantes haciendo negocios o bien buscando un lugar propicio para salir, desertores. Todo formaba parte del pan de cada día de estos. Y lo más importante, no porque esto generara un problema en sí, si no que muchos de estos más adinerados tenían comprada gran parte de la guardia y autoridades. Al punto de que en ocasiones se generaban conflictos internos por la puja del poder de estos personajes. Usui, estaba a punto de entrar al baile y danzar al son del compás -o no-.

Los guardias, postrados en una actitud seria, montaban gloriosamente guardia en las puertas de la muralla. Eran un total de seis. Dos de ellos, estaban firmes con sus lanzas en una rústica protección. Aún así, los otros cuatro en grupos de dos, revisaban tanto a los que salían como a los que ingresaban. Simplemente como algo rutinario en busca de armamentos principalmente. Al costado derecho de la puerta, que era por el sector que se ingresaba, al ver acercarse al joven que aparentaba ser comerciante, hizo una seña de alto al estar cerca.

- Motivo de su visita señor. -Vociferó con una voz ronca y seca.

Guardias, concept art.Mostrar
Imagen
Imagen

#3

Mensaje Lord Tobi12 Ago 2020, 03:17


Avatar de Usuario
ANBU Konoha
Mensajes: 1117
Reputación: 81
Experiencia: 8179
Ryōs: 20764
Puntos de Aprendizaje: 67
Puntos de Evento: 15
Puntos de Héroe: 17
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Armas sueltas


Bajo movimientos tranquilos y sin destacar mucho más que lo que el propio ropaje que llevaba me hacía destacar, caminaría por aquel lugar tranquilamente sin mucha rapidez para no intentar llamar la atención. Una vez dentro podría moverme, seguramente, con mejores opciones, pero para eso debía entrar sin llamar la atención y sin sobrepasar lo que una persona de negocios como lo era en ese momento, haría. Sin mucha preocupación, me acercaría siguiendo el devenir de los movimientos de toda la gente y, cuando mis pasos estuvieran lo suficientemente cerca para llamar la atención, percibí el sonido de una voz ronca y seca que venía de unos de los guardias que me estaría hablando directamente.

De forma tranquila pero con mirada directa hacia la persona que me estaría hablando, sonreí de medio lado y ligeramente altanero, todo había que decirlo. - ¿No está claro? - Expresaría abriendo ligeramente los brazos para que se viera que venía vestido para la ocasión. Sonriendo de medio lado con una sonrisa medio chula, pues la actitud también debía ir acompañando a una vestimenta así, volví a hablar sin reparo. - Un hombre de negocios que viene a hacerse más rico - Expresaría para cerrar los brazos y volverlos al sitio adecuado. Adelantando mi pierna derecha y esperando que todo fuera según lo había planeado, comencé a caminar para intentar entrar después de dar las explicaciones pertinentes, también teniendo en cuenta que si me tocaban o me infligían algún tipo de daño podía verse comprometida mi tapadera. Por suerte, el hecho de estar vestido de aquella forma también me ayudaría en caso de que eso pasara. Esperaba que no.

Si todo salía como lo había planeado y al final entraba sin ningún problema, daría un ligero vistazo al lugar haciéndome una sencilla pregunta: ¿dónde me escondería en caso de que yo fuera el renegado?
DatosMostrar
Técnicas usadasMostrar
Henge no jutsu (Técnica de transformación)NinjutsuRango ERequisitos:
  • 5 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Perro → Jabalí → Carnero.
Efectos:
  • Envuelve al usuario o a un objeto que toque con una capa de chakra que cambia su apariencia por la de una persona u objeto de tamaño similar.
  • La capa de chakra no es capaz de interferir con los genjutsus y se deshará tras recibir cualquier daño.
  • Disminuye en un sello cada 10 puntos en atributos Espirituales que supere el requisito, hasta solamente necesitar el sello del carnero.
Coste: 5 PC activar, 1 PC mantener.
Está técnica crea una capa de chakra con la que se envuelve el propio usuario o un objeto que él toque, adquiriendo la apariencia de otra persona u objeto de tamaño similar.
Código:[nin01][/nin01]
Gastos, daños y bloqueosMostrar
1PC por henge
Habilidades usadasMostrar
-
Concep Art; UsuiMostrar
Imagen
Imagen
God of ThunderMostrar
Imagen
Jinji<3Mostrar
Imagen
Imagen

#4

Mensaje Usui Hatake17 Ago 2020, 23:46


Avatar de Usuario
Chunin Ame
Mensajes: 826
Reputación: 99
Experiencia: 4780
Ryōs: 9320
Puntos de Aprendizaje: 42
Puntos de Evento: 37
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Armas sueltas


Una ciudad puerto, como lo era esta. Estaba llena de personas extravantes y extrañas. Aún así, los guardias o al menos muchos de ellos estaban empecinados en rastrear cualquier aroma que les resultara demasiado fuera de lo normal, o bien curioso. A pesar de que delincuencia menor siempre había -y en abundancia-, recaer sobre un ciudadano cualquiera y más si tenía pinta de extranjero, podía hacer que las horas de guardias se pasaran más rápido de lo habitual. Las personas, seguían su camino. Algunas incluso pasaron sin que los guardias dieran algún tipo de advertencia. Estaban por el momento, centrados en las vociferadas del chico que tenían enfrente. A pesar de que Usui bien podría pasar por un empresario, habían muchos charlatanes que andaban por la vuelta simulando tener plata. Y aunque habían dado los guardias en la tecla sobre que era un impostor, no acerca del impostor correcto.

- Los grandes mercaderes siempre andan con escolta o bien cargados de dinero. -Mencionó el mismo que había dado la voz de alto, mientras que ahora su compañero se acercaba algo más, a unos dos metros de Usui para concentrarse más en él.

- En vista de que falta lo primero, ¿tiene lo segundo? -Increpó el mismo sujeto. Sí, podría ser que las apariencias lograran engañar a los guardias, pero así como el shinobi podía ser alguien con experiencia, los guardias en su humanidad también lo eran y para nada eran unos tontos.

Nuevamente, un par de personas volvieron a cruzar entre las puertas, dejando completamente de lado sus labores como guardia. Pero, no por completo. Los otros dos que estaban más retirados del otro lado, se percataron enseguida de la situación y comenzaron a parar luego a aquellos que dejaron escapar. Puede ser que parecieran algo trastornados o perseguidos, pero estaban aparentemente bien organizados.

- En ocasiones, solamente en ocasiones dejamos pasar a charlatanes como usted. Claro, a un módico precio. -Esgrimió dejando salir una sonrisa algo perversa hasta. El poder de convencimiento del shinobi de la hoja, sería puesto a prueba por primera vez en esta misión.
Imagen

#5

Mensaje Lord Tobi20 Sep 2020, 02:18


Avatar de Usuario
ANBU Konoha
Mensajes: 1117
Reputación: 81
Experiencia: 8179
Ryōs: 20764
Puntos de Aprendizaje: 67
Puntos de Evento: 15
Puntos de Héroe: 17
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Armas sueltas


Aunque por una parte me alegraba de que estuvieran haciendo su trabajo y que estuvieran parando a más gente además de a mí mismo, pensé que igual hubiera sido mejor simplemente hacerme pasar por un mercader cualquiera y no llamar demasiado la atención, pero, como bien decía una buena amiga mía, lo hecho, hecho está. Llevando hasta el punto de la majestuosidad mi actuación, alcé las cejas e hice una media sonrisa sin mostrar los dientes así como con la intención de abrir mi faz. - ¿Ves algo interesante? – Le expresaría al tipo que me estaría viendo de cerca y con gracia, buscaría levemente el motivo de la parada. Ahora que me habían parado a mí, estaban parando a más gente, lógico, pero casi que hubiera preferido que no me hubieran parado ni a mí ni a nadie. Necesitaba sacar al poder de convicción que sabía que tenía dentro, algo que seguramente Shura hubiera podido esquivar sin problemas y que esperaba que no me diera demasiados dolores de cabeza a mí.

Cuando hubiera escuchado sus últimas palabras, entendí más o menos el porqué de la parada. Estaba claro que en mí veían un hombre extraño, quizás demasiado acicalado para la gente que pudiera entrar en aquel poblado, pues en comparación con las grandes ciudades de mi lugar de procedencia, aquello me parecía nada más que un simple y pequeño poblado donde esconderte si te persiguieran un par de niños. Sonreí levemente bajando con gracia mi mirada el suelo para volverla hacia arriba escondida por algunos mechones que habrían caído por el devenir de mis movimientos. Estaba claro que a todo el mundo le gustaba el dinero y aquellos “honrados” trabajadores no iban a ser menos. – Supongo que, como en todos los sitios, todo funciona mejor si tienes los bolsillos llenos, aunque permítame aclararle que no necesito escolta, me sé apañar solo – Expresaría para llevar mi mano a uno de los bolsillos traseros, haciendo como que buscaba lo que aquellos hombres me habían pedido, extendí de nuevo mi mirada hacia delante contando los que eran y sonriendo levemente. - ¿Cuánto será suficiente? – Manifestaría con la sana intención de saber cuál era el precio a pagar. A decir verdad y por suerte, había traído dinero de sobra y contaría con la convicción de poder pagar aquella cantidad, untando a aquellos tipos y saliéndome con la mía. – Aunque… a decir verdad… – Pensaría por un instante y sacaría la mano vacía del bolsillo trasero. - ¿Cuál es el motivo de no dejarme pasar? Quiero decir, entiendo que me vean con dinero y quieran sacarme hasta el mínimo centavo, pero… no tiene ningún sentido y no creo que a sus superiores les beneficie que esto llegue a oídos de muchos mercaderes que vienen a dejar su dinero, ¿no cree? Eso haría que mucha gente dejara de venir y que el dinero que entra… ya deje de entrar, me pregunto cuales serán los primeros en quedarse sin su sustento – Mantendría mi mirada sincera y mi sonrisa apalancada en mi rostro, casi cínicamente. – Recuerden… la gente es muy ingenua y se lo cree todo... así que creo que lo mejor sería dejarme pasar – Extendería mi palabrería con las manos por delante del cuerpo entrelazadas a la altura de mi pecho simulando seguridad, la misma que tendría por dentro.
DatosMostrar
Técnicas usadasMostrar
Henge no jutsu (Técnica de transformación)NinjutsuRango ERequisitos:
  • 5 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Perro → Jabalí → Carnero.
Efectos:
  • Envuelve al usuario o a un objeto que toque con una capa de chakra que cambia su apariencia por la de una persona u objeto de tamaño similar.
  • La capa de chakra no es capaz de interferir con los genjutsus y se deshará tras recibir cualquier daño.
  • Disminuye en un sello cada 10 puntos en atributos Espirituales que supere el requisito, hasta solamente necesitar el sello del carnero.
Coste: 5 PC activar, 1 PC mantener.
Está técnica crea una capa de chakra con la que se envuelve el propio usuario o un objeto que él toque, adquiriendo la apariencia de otra persona u objeto de tamaño similar.
Código:[nin01][/nin01]
Gastos, daños y bloqueosMostrar
1PC por henge
Habilidades usadasMostrar
-
Concep Art; UsuiMostrar
Imagen
Imagen
God of ThunderMostrar
Imagen
Jinji<3Mostrar
Imagen
Imagen

#6

Mensaje Usui Hatake21 Sep 2020, 14:27


Avatar de Usuario
Chunin Ame
Mensajes: 826
Reputación: 99
Experiencia: 4780
Ryōs: 9320
Puntos de Aprendizaje: 42
Puntos de Evento: 37
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Armas sueltas


Las palabras del sujeto, no serían pasadas por alto por aquellos guardias. Después de todo, sabían las consecuencias que podría acarrear estar hostigando al mercader equivocado. En alguna ocasión, meterse con aquel que no debían, le costó el puesto de trabajo a más de uno. Pero aún así, era una costumbre que se llevaba adelante en una especie de apuesta del "a todo o nada". ¿Qué mente en su sano juicio haría abuso de su poder para sacar rédito de ello? O lo más interesante, hacerlo frente a tanta gente. Aún así, hay quienes dicen que lo mejor oculto, está a la vista de todo el mundo. Mientras el chico habló, ninguno de ellos intervino, porque al menos de momento, quedaron anonadados por las amenazas tan sutiles que el joven esgrimía casi sin parar y casi, sin despeinarse siquiera.

- No, no nos mal interprete, señor. -Dijo luego de acomodar un poco la voz, y tratar de enmendar de manera sutil el error que habían cometido con su compañero. Ahora, se trataba de un breve juego de poder entre lo que sería un mercader intentando salirse con las suyas, y un guardia que aparentaba ser alguien más honesto de lo que era.

- No le pedimos que nos pague, solamente queremos asesoranos de que usted tiene el dinero que dice tener para poder dejarlo entrar. ¿Usted no pensará que dejamos entrar a estafadores? -Insinuó ahora, tratando de dejar de lado una posible intención de querer cobrar una comisión por dejarlo entrar a hacer sus negocios. Que claro, en muchas otras ocasiones, funcionaba o los propios mercaderes pagaban para de, llegado el momento obtener algún favor por parte de estos nobles guardias.

Por sus cabezas, pasaron aquellas palabras como rayos por sus mentes. Sabían, que el escándalo de un servidor público eran completamente del agrado de las personas, más aún de aquellos niveles más bajos, que se agarraban casi de lo que fuera para criticar a un sistema que en parte tenía su suela sobre ellos. Y con todas las consecuencias malas que una situación así podía acarrear para unos pobres servidores del estrato más bajo de la guardia de la ciudad, retrocedieron enseguida con las verdaderas intenciones primeras que tuvieron.

- Como dijimos, no queremos que haya problemas posterior a su ingreso. Piense además, que nosotros jamás lo vimos por aquí. Es una forma, llámese de asegurarnos de que usted es una persona de bien más allá de las apariencias que así lo dicen. -Ahora, debían mantener esa posición para que su puesto como guardias no quedara completamente en jaque por aquel desconocido extranjero.
Imagen

#7

Mensaje Lord Tobi21 Sep 2020, 18:14


Responder

Volver a “País del Té”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado