Futuro

Con Shura.

Ubicado al noreste del continente, el País del Rayo es una de las tierras más ricas que han visto la historia misma. Se trata de un país de grandes campos abiertos y ríos hermosos de agua cristalina, además de contar con grandes montañas que rompen las propias nubes. La gente del rayo es conocida por sus largos veranos llenos de sol ardiente y sus peligrosas tormentas donde los rayos dominan el cielo, haciendo honor a su nombre. Su capital es Kirin, una hermosa ciudad acorazada ubicada al este del país cuyo valor comercial lo definen sus estructuras de gran calibre y las riquezas de la propia tierra. Se dice que aquel que logra dominar el País del Rayo se hará lo suficientemente rico como para alimentar el continente entero.
Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 4
Reputación: 0
Experiencia: 10
Ryōs: 1500
Puntos de Aprendizaje: 10
Puntos de Evento: 10
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Futuro


Imagen
Templo Akibara, Zona Costera del Norte
País del Rayo
56 de Invierno/149
10:40 a.m.


La mañana del día cincuenta y seis, de la estación de invierno del año ciento cuarenta y nueve; Taeko se encontraba absorta en una de sus prácticas, teniendo una de las monjas como su instructora seleccionada especialmente por una de las de mayor jerarquía. Aquella habitación contaba con una chimenea para mantener el calor y que el fuerte invierno no llegara a abrazar a las dos personas que se encontraban en el interior del cuarto. Lleno de decoraciones simples, cortinas rojas, plantas bonsáis perfectamente cuidadas y otros objetos de un color oro, aunque no se sabría si realmente eran de aquel material exótico.

La peliplata lleno la pluma de tinta negra y continuaba haciendo su caligrafía, vestía un short corto, una camisa negra con una franja vertical blanca en el medio, unas medias largas que sobrepasaban sus rodillas, unos guantes negros bastante pegados, las sandalias se encontraban afuera de la habitación y su cabello contaba con aquel broche rojo, para que sus mechones no le impidieran la vista en aquel pergamino. — Haz mejorado bastante, Kōhai-Taeko. — Musitaría la señorita de unos cuarenta y tantos años, observando a la joven dibujar aquellas grandes letras en el pergamino, en respuesta la joven solo sonreía, continuando su cometido como si fuera obligada a ello — ¿Te ha gustado la tarta? Hace ya dos días que fue tu cumpleaños, aunque parecía que estabas más feliz por las señoritas. — Daria una pequeña risa. La joven dejaría de escribir, posicionando la pluma de nuevo en el tintero y dirigiendo sus orbes rojizos hacia su instructora.

Maestra, con su permiso; voy a hablar. — Dio una pequeña reverencia juntando las manos, la contraria señorita por otro lado rasco detrás de su cabeza un poco.

— No tienes por qué ser tan modesta Taeko, estamos entre amigas. — Exclamó la de mayor edad sonriéndole, mientras le observaba con sus ojos grises.

Está bien, es solo que… bueno ya me conoce. — Sonrió levemente un poco sonrojada, bajando sus ojos hacia abajo en señal de vergüenza y luego dirigió la mirada de nuevo a su maestra — La boda me encantó por todo lo bonito que fue, el templo se veía muy vivo a pesar de ser invierno y cuando vi a ambas jurarse amor fue… esplendido. — Ladeo la cabeza unos centímetros a su izquierda — Ahora ambas son… una… Familia. — Comentó con un pequeño suspiro, pensativa ante esa palabra. Si bien el templo le había recogido y cuidado de ella, realmente sabía que no todos le veían como una bienvenida, salvo su maestra, los demás realmente solo le ayudaban en casos particulares o le pedían ayuda; ella no se negaba porque sentía que pagaba por su estadía, pero realmente no se sentía como una joven parte de aquella enorme construcción.

— Hmmm. — Gruñó la maestra mientras observaba a Taeko y luego sonrió — ¿Hace cuánto no haz entrenado? — Preguntó mientras se ponía de pie — Hace ya… dos semanas creo. — Respondió confundida, pero aun sentada observando que tramaba la contraria. La maestra simplemente caminaría hasta una estantería y deslizaba la yema de sus dedos por los lomos de los libros — Tomate el día ¿sí? Se ve bastante que añoras un poco de ejercicio.

Taeko abrió los ojos de igual forma que abría la boca con una enorme sonrisa, su maestra sabía que esa actividad le hacía olvidar, se levantó rápidamente y corrió hasta la puerta — Taeko. — Exclamó fuertemente la mujer y ella se detuvo, dándose cuenta de lo que había hecho, dio media vuelta hasta tener al frente a la mujer, junto las palmas y dio una reverencia — Per-perdone Sempai, muchas gracias, volveré para la tarde. — Y se marchó, dejando a la maestra con un bufido que dibujo una sonrisa después.

No pasaron muchos minutos y debido al invierno y los gélidos vientos que aquella estación proporcionaba, Taeko llevó su muñeco de practica hasta el jardín interior, aun decorado por aquellos bellos pétalos del día de la boda, era una buena vista, miro a su alrededor y no había nadie que le interrumpiera o se enojara por su presencia, pero muchos monjes sabían que si estaba allí fue por orden de unas de sus maestras.

Posiciono aquel objeto inanimado en un lugar donde pudiera moverse con mucha facilidad y sin poder caerse. De un salto se separaría de aquel objeto para una distancia de dos metros, golpeo su palma al nivel del pecho y se inclinó; a pesar de que no poesía vida alguna, nunca olvidaría la señal de respeto aquellos al cual se enfrentaría y una vez, tomaría una posición para iniciar su arremetida contra el muñeco, adelanto la pierna derecha al frente mientras la izquierda se encontraba un poco más atrasada, la mano derecha se encontraba al frente, a la altura del hombro y la siniestra se encontraba al nivel de su abdomen.

Respiro y se acercó para comenzar a dar pequeños golpes al muñeco de práctica, sonriendo, le agradaba esa actividad.

#1

Mensaje Taeko03 Oct 2020, 01:52


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 1094
Reputación: 129
Experiencia: 9150
Ryōs: 8136
Puntos de Aprendizaje: 27
Puntos de Evento: 418
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Futuro


Nunca hubiera imaginado que después de tanto tiempo finalmente hubiera encontrado la felicidad, tenía una esposa, mi nuevo sol y epicentro de todo, aunque habían pasado dos días desde la boda me sentía orgullosa de haber alcanzado ese punto en mi vida. Por fin después de tanto tiempo dedicada a la Aldea podría tomarme un descanso para disfrutar en compañía de mi amada, la dejaría descansar en el interior de nuestros aposentos para que durmiera y aprovechara el refrescante frío de la temporada para acurrucarse entre las sabanas y con ello disfrutar del paraíso diseñado por Morfeo para sus fantasías.

Tarde o temprano debería darle otra importante noticia, pero primero quería que se aclimatara y sintiera cómoda en aquel lugar, usando la excusa de que eran unas vacaciones aguardaba que las tomara como tal. Así fue como entre la incertidumbre de saber como ella respondería a mis ultimas confesiones y la falta de sueño, terminaría sentada sobre uno de los tejados del área central del templo, aquella que habíamos usado para casarnos y que ahora me permitía disfrutar de una relajante vista, confieso que me hubiera acostado en la madera, de no ser por el frío aterrador que había invadido cada parte del área.

Pero mis pensamientos se verían interrumpidos cuando un ruido resonó en los alrededores provocando que bajara la mirada desde las alturas hacía donde estaba una chica con un extraño objeto de entrenamiento, ladearía la cabeza mirando como comenzaba aquella secuencia de movimientos para intentar confrontar al supuesto enemigo frente a ella, parecía que inclusive en un templo como ese las personas tenían un sentimiento por prepararse para posibles eventualidades adversas, dejaría salir un suspiro que se convirtió en una nubecita blanca que recorrió un par de metros desde mi boca hasta que desapareció. Me pondría de pie para saltar y caer por la espalda de la chica a tal vez unos siete u ocho metros.

Era la entrada heroica, caer para flexionar una rodilla y pegar mi puño derecho contra el piso, con el cuerpo agachado y alzar una mirada en una pose inusualmente sorpresiva. Soltaría una carcajada por lo tonta que probablemente me vería para reponerme de pie y mirar a la joven. — Si pegas tan suave y sin precisión te lastimaras las manos. — expresé cuando recobrara la postura de estar de pie y comenzar a avanzar en su dirección con las manos resguardadas en los bolsillos delanteros del pantalón.

— Tengo tiempo sin practicar, ¿Te molestaría usarme como muñeco de practica? — cuestioné para detenerme a unos cuatro metros de su ubicación de combate, — Y podrías tal vez… Explicarme porqué una jovencita tan pequeña intenta combatir. — interrogué con bastante curiosidad.

Mis atuendos para ese momento por el invernal frio que recorría el área, consistía en un pantalón camuflado que combinaba los colores grises, azul y blanco, camisa manga larga gris, una chaqueta negra que trataba de protegerme del frío, la nieve por su parte había aminorado su caída por el cambio de temporada que estaba tan cerca, pero sus secuelas seguían presentes. Mis manos protegidas por los guantes militares con placas metálicas en la zona contraria a la palma, par de estuches en cada muslo y finalmente mis dos dagas infernales en la espalda. Sonreí para quedarme mirando en dirección a la joven.
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#2

Mensaje Shura03 Oct 2020, 18:04


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 4
Reputación: 0
Experiencia: 10
Ryōs: 1500
Puntos de Aprendizaje: 10
Puntos de Evento: 10
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Futuro


Cada golpe conectado y patada hacia resonar un fuerte sonido, a pesar de que no golpeaba con todas las capacidades de su cuerpo, demostraba tener cierta experiencia por los movimientos de su cuerpo, al menos; ella pensaba que lo hacía de la manera correcta, los libros de la biblioteca que escondían los secretos del universo, tenía guías al respecto de cómo sería la postura ideal para realizar aquellas arremetidas contra ese objeto inanimado. Aunque había más que simples patadas y golpes, era como una manera de desahogarse por completo, no con ira, si no con la tristeza que le invadía cada noche, que reprimía algunas veces y otras simplemente se dejaba llevar.

Aunque aquella concentración y arremetida no duraría por completo, alzando la pierna diestra y golpeando el objeto inanimado, en ese momento caería una figura en su cercanía, y tal fue la impresión del momento, que Taeko caería hacia atrás, quedando sentada al suelo. Observo quien sería la persona en cuestión y abrió los ojos de par en par cuando identifico a la señorita que había tenido un casamiento hace unos días. Escuchó lo que dijo, pero bajo la mirada al suelo en señal de nerviosismo, no estaba acostumbrada a hablar con ajenos al templo, aunque si era cierto que muchas veces en aquellos entrenamientos resultaba lastimada, tal vez dejándose llevar por sus desahogos. Miró sus manos rojizas y las acaricio un poco — Hmmm. — Seria un sonido que dejaría escapar — G-gracias, a-aprecio el consejo. — Se pondría de pies limpiando cualquier suciedad, levanto la mirada y de nuevo la bajó, dejando un ligero tono rojizo en sus mejillas, junto las palmas al nivel del pecho y se inclinó — Gracias. — y aun conservaría la mirada perdida en los suelos.

Súbito seria el pedido que le dejaría tener la mirada puesta en los suelos, Taeko no esperaba que la señorita le hiciera un pedido así, aunque ciertamente nunca había tenido la oportunidad de medirse contra otra persona en combate, pero ¿Debería aceptarlo? La joven de cabello plateado realmente le costaba si dar una afirmación o simplemente retirarse. Suspiró, tomo su brazo derecho — ¿N-no es molestia? — Preguntó, llevando sus ojos hacia un lado — Y-Y-y entreno porque… quiero tener un buen físico... supongo — Apretó fuertemente su brazo, mentía, era obvio en aquel gesto.

#3

Mensaje Taeko08 Oct 2020, 07:01


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 1094
Reputación: 129
Experiencia: 9150
Ryōs: 8136
Puntos de Aprendizaje: 27
Puntos de Evento: 418
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Futuro


Mi repentina aparición provoco que la señorita se cayera de nalgas al sorprenderse, no pude evitar soltar una carcajada al verle caer, había sido demasiado tierna la situación en como había sido derribada, mis consejos habían sido bien recibidos y un gesto de agradecimiento se mostró por parte de la infante, quien además estaba aceptando tener un pequeño encuentro de calentamiento contra mí, — Supongo que es una excusa valida. — diría encogiéndome de hombros al averiguar los motivos de la pequeña para entrenar y mantener un buen físico, por esa sencilla razón simplemente me le quedaría mirando, para soltar una carcajada bastante fuerte, — Para nada… No es molestia alguna, ustedes nos recibieron a mi esposa y a mí, así que es lo menos que puedo hacer. — concluí en ese instante.

Dejaría salir de mi boca un pequeño respiro helado que se camuflaría con el entorno, flexione mis piernas para reaccionar ante cualquier eventualidad, cuatro metros nos separaban para ese momento deje mis manos al frente y lista para comenzar a defenderme de tan peligrosa jovencita, — Puedes decirme Kiri, así que venga, a con todas. — expresé alzando mi mano derecha abriéndola y cerrándola en una clara invitación porque iniciara una arremetida contra mí, mis ojos siempre supervisando sus movimientos, mi cuerpo listo para reaccionar y una sonrisa que no se apartaba bajo ninguna circunstancia de mi rostro.

Estaba super feliz de todo lo que había sucedido, me había casado finalmente y aunque mi esposa estaba un poco desconcentrada, podría disfrutar de unas buenas vacaciones hasta que decidiera volver a la villa, tenía algunas cosas que aclarar en aquel sitio para tomarme mi buen descanso.

El retiro de mi vida militar estaba cerca, cada vez más y más, las generaciones de relevo estaban por reemplazar a todos los antiguos militares y por eso tomarme las cosas con algo más de calma sería lo mejor durante mi estadía en aquel País Vecino, me quedé entonces mirando en dirección a la pequeña, su inocencia era agradable y su ímpetu sorprendente, ahora quedaba comprobar su fuerza en un combate directo.
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#4

Mensaje Shura28 Oct 2020, 21:33


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 4
Reputación: 0
Experiencia: 10
Ryōs: 1500
Puntos de Aprendizaje: 10
Puntos de Evento: 10
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Futuro


Taeko sintió sus mejillas sonrojarse por la carcajada de la voluptuosa mujer, la impresión le había causado un derribo; tal era la timidez que de no ser por la conversación y una seguida invitación de parte de Shura que pudo haber salido corriendo por la vergüenza que le causaba el haber entrado en aquella situación, suspiro mientras se levantaba, mirando a la mujer y escuchándole. No sabría si había captado que era una mentira o simplemente acepto aquella excusa tan barata, lo que sí fue cierto; es que la joven Taeko le dedico una sonrisa cuando habló de su esposa.

Ella entendía que sí amaba a su nueva familiar.

Volvió a asentir con sumo respeto a Shura — Comprendo, gra-gracias por la oportunidad. — Mientras inhalaba para oxigenar el cuerpo y un suspiro acompañado de un vapor por el invierno se hacía presente al exhalar — Entendido. Ki-Kiri-sama— Exclamó, mientras observaba la invitación atrevida de la peliroja con las puntas de un rubio, simulando un fuego ardiente. Recordó las enseñanzas de sus libros, analizar el entorno y lo que realizaba su rival, por ahora solo había una flexión de piernas y una distancia que los separaba de cuatro metros, con ello en mente Taeko se pondría en posición rápidamente o al menos algo conocido para ella.

La posición era considerada tradicional o al menos algo básico en lo que tenía en mente, separó las piernas unos veinte centímetros, con la diestra más adelantada que la siniestra, los pies se encontrarían direccionados en posición a Shura; sus manos se encontraba en una postura idéntica a las piernas, la diestra se encontraba pegada al mentón y la siniestra se encontraba retrasada, en señal de ser usada para un golpear.

Suspiró — Ahí voy. — Dijo, iniciando una carrera con la velocidad que le permitiese su cuerpo hacia la pelirroja y no fue sino hasta que estuviera en una distancia suficiente para que su golpe pudiera ser certero – medio metro – que se quedaría de pie en el lugar, mientras movía la parte superior de su cuerpo, para lanzar un puñetazo directo con la siniestra, con toda la rapidez de su cuerpo; buscando acertar el centro del abdomen de Shura – dado a su estatura, era el mejor golpe que podía dar. Mientras que su diestra se encontraba activa para cualquier cosa.

Sus orbes rojos estaban observando a la mujer en todo momento.

#5

Mensaje Taeko13 Nov 2020, 11:21


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 1094
Reputación: 129
Experiencia: 9150
Ryōs: 8136
Puntos de Aprendizaje: 27
Puntos de Evento: 418
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Futuro


Negaría un par de veces con la cabeza mirando fijamente a la pequeña, aunque había aceptado luchar contra mí me molestaban tantos honoríficos más si venían de una infante como ella, — No, no, Kiri-sama, no. Es KIRI, K-I-R-I. — expresé para que supiera que podía llamarme de aquella manera, no había razón para ser tan formal así que simplemente debíamos entretenernos durante el entrenamiento para que todo estuviera bien, parecía estar concentrándose bastante para medir sus movimientos y estudiar los míos, era un detalle importante para cuando se combatía pero muchas veces el esperar mucho te dejaba en una clara desventaja ofensiva, aun así, no debía aprovecharme de esas situaciones y solamente debía dejarla atacar.

Fue entonces que la pequeña inició su arremetida, una carrera que permitiría acortar las distancias en un breve instante, un golpe certero nació en dirección de mi abdomen, por esa razón usando mi mano derecha se abriría para descender en un movimiento con el brazo circular de derecha a izquierda para que mi palma desviara su golpe hacía un lado de mi cuerpo para evitar su prominente impacto, al tiempo que mi siniestra se cerraba en forma de puño para intentar darle un coscorrón / coquito, en la cabeza a la niña por haberse descuidado, ella había estudiado la estrategia pero aun así se lanzo como si nada.

— Regla número uno, nunca te lances de frente contra un oponente más grande que tú. — expliqué dando un ligero salto hacía atrás de dos metros para incrementar las distancias a dos metros y medios, daría un leve respiro y apoyaría mi mano derecha sobre mi cintura mientras la izquierda quedaba extendida hacía delante mi codo semi flexionado y la mano cerrada en forma de puño, — Debes estudiar bien tu entorno, a tu oponente y aprovechar el terreno a tu favor. — sugerí para de manera sorpresiva usar mi pie derecho y patear la nieve debajo de nosotras levantándola e intentado bañar a la chica para distraerle.

Tras eso saltaría hacía delante para sacar mi mano derecha desde la cintura para golpearle con la palma abierta en el pecho, en un intento de empujarla hacía atrás, explicaba algo teórico y ahora intentaba demostrárselo con aquellos movimientos, quería que ella comprendieran un poco la esencia del combate, por eso sonreí al ver que podría crear una buena generación de defensa para ese templo tan alejado de la sociedad humana y que podría evitar corromperse de los perjuicios humanos, mi mirada clavada sobre la muchacha mientras realizaba aquellas acciones.
Stats y OtrasMostrar
Acciones Fisicas: 5 – 1 Bloqueo/ Desvio-1 coscorron – 0 salto hacía atrás (base) – 1 salto hacía delante – 1 Empujon = 1
Acciones Espirituales: 6 – 1 Hablar = 5

Coscorrón: -3 Pv
Empuje: -3 Pv

Pasiva:
Ojos de Gato: Permite ver claramente en zonas con poca iluminación, y levemente en zonas con nula iluminación.
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#6

Mensaje Shura17 Nov 2020, 18:25


Responder

Volver a “País del Rayo”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado