A trabajar

El País del Fuego (Hi No Kuni) es uno de los territorios más amplios de todo el continente en la actualidad. Recibe su nombre de la ilusión visual del atardecer sobre sus grandes planicies llenas de árboles, que hacen parecer a esta porción del continente en llamas durante las horas de la puesta del sol. Si bien es conocido por ser un país donde lo principal es la vegetación que recubre gran parte del territorio, se pueden encontrar grandes variedades de ecosistemas que hacen que al territorio del Fuego la mayor fuente de comercio del continente. Hogar de una de las grandes potencias ninjas, la aldea de Konohagakure, este País concentra sus recursos en la mantención de ésta como así también de su capital.
Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 877
Reputación: 76
Experiencia: 7256
Ryōs: 10336
Puntos de Aprendizaje: 53
Puntos de Evento: 0
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

A trabajar


Aunque me había convertido recientemente en Jounin, los encargados de asignar misiones no veían inconveniente alguno en enviarme con recién graduados a trabajar por la aldea, esa fue la razón de que el día de hoy tuviera que salir temprano para llevar a un trío de adolescentes a una misión un tanto problemática. Daría un leve suspiro, realmente verme involucrada en este tipo de situaciones era complicado, tedioso y muy problemático, más que nada porque tenía que realizar un esfuerzo físico por alcanzar el objetivo de la misión y eso casi siempre terminaba por fastidiarme o molestarme. Apenas recibí las instrucciones finales del trabajo enviaría a un Genin para buscar en los aposentos a los tres Genins que me habían asignado.

Dos parecían ser completos novatos mientras una tenía una o unas cuantas misiones ya de por medio, la indicación que les daría el novato cuando los encontrara es vernos en las puertas de la Aldea en la zona exterior, justo después de la caseta de vigilancia en el tercer árbol más cercano a la villa. Allí me encontraría yo, recostada del tronco del árbol, con mis brazos cruzados, masajearía mi nuca en ese momento al pensar lo complejo de la instrucción que había sido dada, no obstante, había tenido tiempo suficiente para solicitar el transporte que nos llevaría al sitio donde ocurrió el terrible acontecimiento.

Los tres Genins que mande a convocar, ninguno recibiría mucha información del trabajo, solo que debía presentarse de emergencia en el punto indicado, el resto de los detalles se los daría en persona, aunque claramente también les indicaba mi nombre para que estuvieran al tanto de a quien debían buscar y bajo el cuidado de quien saldrían de la Aldea. Respiré hondo para enfocar ahora mi atención visual hacía la puerta a la espera de aquel trío. Ansiaba tuvieran el potencial requerido para alcanzar con eficacia y eficiencia aquel trabajo.

Llevaba mis típicas indumentarias, pantalón camuflado, su estilo era una combinación de color azul, blanco, gris, lo que podría darme versatilidad a la hora de misiones encubiertas, una camisa manga larga de color negra, lo que me daba la posibilidad de protegerme de algunas temperaturas e insectos. Sobre esta un chaleco táctico oscuro, lo que me otorgaba la jerarquía de rango intermedio y casi avanzado, permitiéndome utilizar el interior de los bolsillos frontales para resguardar algunas herramientas. Par de vendas blancas rodeaban cada muslo a la mitad, para sobre estas colocar unos estuches pequeños para transportar armamento evitando que los estuches lastimaran mi piel y la textura de la venda evitaban se movieran los bolsos de sus sitios.

La placa de la aldea decoraba mi bíceps derecho a la mitad, decorando mi espalda de manera cruzada formando una equis y dejando salir las empuñaduras por los laterales inferiores de mis costillas estaban dos dagas creadas a mi gusto para misiones de asesinato, dándome la agilidad y fortaleza de armas acorta distancias para combates en los que me especializaba. Finalmente mis pies eran cubiertos por calzado militar de botas color negras, permitiéndome mejor movimiento y protección a las extremidades, una mochila en mi espalda sobre las dagas y una Katana debajo de unas da las dagas en mi cintura, dejándola ver como una especie de samurai.
Misión Rango CMostrar
Para Bellum Rango CCualquier Subforo del País del Fuego
Objetivo: Protege a los heridos.
En un pequeño pueblo del País ocurrió una tragedia natural, por lo que se necesita de médicos y personal para asegurar el área. Las provisiones son escasas y los bandidos están intentando hacerse con ellas, por ello se encomienda a un grupo de militares para ayudar con el hospital de campaña y mantener a los bandidos a raya.
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#1

Mensaje Shura01 Jul 2020, 08:47


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 65
Reputación: 2
Experiencia: 414
Ryōs: 300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: A trabajar



País del Fuego
Exterior de Konohagakure
1 de verano del año 148, 08:57 AM

Damocles.


¡Vengo de aquí!
La mañana se presentaba como lo que era: el principio de un cálido día de verano. A Etsuko le gustaba el verano, no tanto por el clima, sino por todas y cada una de las festividades que lo acompañaban. El verano es tiempo de fiesta, de alegría y de celebrar la vida. Comida en abundancia, remojar los pies junto a los amigos, fuegos artificiales, farolillos de papel… Hay muy poca gente a la que no le guste el verano, y aún así, siempre se acaba encontrando algo qué celebrar, te guste el calor o no.

Pero lo más importante, volviendo a Etsuko, es el cambio de ropa. Adiós a los tediosos, pesados y claustrofóbicos kimonos. No me malinterpreten, a ella le gustan mucho, pero en verano… en verano no. Aunque no tenía tantos yukata como kimonos, se alegraba un montón cuando llegaba el calor para poder lucirlos como cada año. Estos últimos días estuvo a punto de asfixiarse dentro de la maldita ropa de frío, pero eso se había acabado.

Buenos días —dijo, realizando una pequeña pero lenta reverencia—. Soy Kurokawa, mucho gusto —y ahí estaba ella: fuera de la villa, a punto de embarcarse en una misión que le olía a chamusquina y sin siquiera saber si esa era la persona que buscaba. Según el chico que la había ido a llamar, debía de serlo…

Al menos podría lucir el yukata azul con estampado floral que tanto se había esforzado en preparar. Casi una hora entre maquillarse, vestirse y prepararse para salir. Fue toda una suerte que ese genin llegara para avisarla en cuanto salía de su casa. De lo contrario, se habría tenido que poner cualquier otra cosa… Toda una suerte y toda una desgracia, hay que decir. Etsuko se había tomado el día libre para ir con su madre al cementerio y a visitar el templo. Por eso se había arreglado tanto, y por eso había tenido tanto cuidado en asearse y peinarse. Al menos no había hecho nada fuera de lo habitual.

Espero que el cambio de estación le haya sentado bien —diría, sonriendo con cierta amabilidad y cerrando los ojos durante una nueva reverencia. Ya que iba a salir de misión con ella, mejor hacer que todo fuera lo más agradable posible. Sin embargo, Etsuko había elegido una frase terriblemente inadecuada, pues eso era lo que se le solía decir a los ancianos—. ¿Estamos esperando a alguien o saldremos solo nosotras dos?

Fuera como fuera, ella estaba preparada. Al recibir el aviso, lo primero que hizo fue entrar en casa y preparar todo su equipamiento ninja. No hizo más que recoger sus dos porta armas y ponérselos, pues ya tenía todos sus objetos dentro y perfectamente ordenados. No obstante, sí que se tuvo que cambiar la ropa. En lugar de sandalias de esparto y calcetines, las sandalias azules que viste todo ninja, y bajo el yukata, unos pantalones cortos de licra para poder moverse con toda libertad. Sobre la cabeza, su bandana ninja a modo de diadema; sobre su yukata, su haori blanco con estampado de mariposa; y en el pelo, sujetando el pequeño moño que se había hecho a las prisas, su prendedor con forma de mariposa.

Sus dos porta armas estaban ocultos, y si no fuera por la cinta de Konoha que tenía sobre la cabeza y sus sandalias, Etsuko parecería una ciudadana cualquiera y no una kunoichi. Esa era precisamente su intención.
DatosMostrar
AtributosMostrar
Fuerza: 5
Agilidad: 20
Vitalidad: 30
Concentración: 20
Control del chakra: 25
Voluntad: 10

Atributos Físicos: 55
Atributos Espirituales: 55

Golpes físicos: 1 PV
Bloqueos: 7 PV
EstadísticasMostrar
Puntos de vida: 117
Puntos de chakra: 87
Puntos de stamina: 75
ObjetosMostrar
— Bandana de Konoha [Diadema].

— Porta armas mediano [Cintura, atrás; oculto bajo el haori] [10/10 Objetos pequeños]
  • 6 Shuriken.
  • 4 Kunai.
— Porta armas pequeño [Muslo izquierdo; oculto bajo el yukata] [2/5 Objetos pequeños]
  • 1 Píldora del soldado.
  • 1 Comunicador.

#2

Mensaje Kurokawa Etsuko01 Jul 2020, 10:47


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 63
Reputación: 1
Experiencia: 339
Ryōs: 250
Puntos de Aprendizaje: 1
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: A trabajar


Una vez los shinobis entraban en la dinámica de ser contratados para hacer todo tipo de encargos era cuando la villa podía seguir prosperando. En cierta manera era una forma de vida bastante pobre. Todo dependía de cuan efectivos pudiéramos ser dentro de nuestro territorio. Por fortuna el País del Fuego era próspero en muchos sentidos, eso traía trabajo y a comerciantes de todas partes del mundo. Con ello se generaban oportunidades para nosotros. Más allá de la ayuda que prestábamos a todo el País…estaba la otra cara de la moneda. Estábamos a la espera constante de cuando podía volver a saltar una guerra. Por eso toda esa pantomima del sello, guardar los secretos de la aldea, incluso su localización. Era absurdo en mi opinión. Así nadie iba a prosperar como nación. Solo prosperaban las capitales de los Países que protegíamos. Nosotros estábamos condenados a seguir aprendiendo jutsus de alto nivel, usarlos en encargos y, en su caso, mandarlos a usar en la guerra y morir en ella. Otros seguirían prosperando…¿cómo es que nadie más era capaz de ver eso?

Suspiré para mis adentros y una vez acabado el trámite me indicarían que Shura y Etsuko ya habían llegado. Asentí levemente. Iba vestido con mis ropas habituales. El calor ya apretaba así que mi habitual gabardina había quedado sustituida por una camisa de colores planos y un pantalón holgado. Unido a unas zapatillas shinobi habituales con la parte delantera del pie al descubierto de colores oscuros. La bandana que me convertía en genin de Konoha se encontraba atada a mi bíceps derecho, la cinta azul había sido sustituida por una de colores negros. Me resultaba más estética de este modo.

Pude ver a Etsuko y la jounin ya reunidas. Según tenía entendido iríamos en un grupo de tres escoltado por Shura. No sería un trabajo difícil. Esperaba por demostrar mejor mis habilidades esta vez. Había mejorado bastante y debía demostrárselo al Hokage. ¿Sabrían ellas dos del tema? — Buenos días. — levantaría la mano derecha para saludar con un poco de dejadez. Mirando a ambas un momento me preguntaría cuáles podrían ser las habilidades de la jounin. Parecía ir bien armada, todo había que decirlo. Me quedaría a una distancia más o menos normal de conversación, a un par de metros. Distancia de seguridad. Etsuko estaba como una regadera, no quería arriesgarme a que me diera un puñetazo porque sí. — ¿Está lejos el lugar al que debemos ir? — me había apañado un pequeño macuto con algunas cosas para pasar un par de noches fuera de la aldea por si acaso pero no conocía en exceso los detalles de la misión. Esperaba que la jounin me diera algo más de información al respecto.

— ¿Falta Igarashi no? — preguntaría ojeando el lugar, me había parecido verla en la puerta antes pero no estaba del todo seguro. Pasearía mi mirada por todos lados. Estaba ya listo para partir en cuanto dijeran ellas. Si me comentaban el plan lo seguiría. No iba a desobedecer a un jounin en mi primera misión. No quedaría demasiado bien dado que mi historial ya empezaba a ser conocido por bastantes.

#3

Mensaje Isshin Ryoma02 Jul 2020, 09:42


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 44
Reputación: 0
Experiencia: 276
Ryōs: 350
Puntos de Aprendizaje: 11
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: A trabajar


¿La verdad? No se podía decir que notó una emoción palpitante ni nada por el estilo al salir de la aldea, nada más lejos de eso, simplemente estiró los brazos y dejó escapar un pronunciado bostezo, mientras sus ojos buscaban las indicaciones de ruta para reunirse con el resto del que iba a ser su equipo durante estos días que durase la misión. Si por ella fuese, ojalá que pudiese estar terminado en unas pocas horas pero eso era físicamente imposible, así que con total seguridad tendrían que pasar la noche fuera. No podía decirse que le fuese una especial molestia el dormir fuera de casa, pero preferir claramente prefería su cama.

Con su parsimonia más que habitual sus pasos la fueron guiando bajo el calor del clima veraniego. Calor, un enemigo silencioso que elevaba los niveles de pereza y provocaba que hasta el llevar ropa sencilla y ligera fuese una molestia. Si no fuese por el portar de la bandana que adornaba su frente, sería bastante complicado distinguirla de cualquier transeúnte que alguien pudiese cruzarse. A Katsuki no le iban en especial los colores vistosos para vestir, ni ropas complicadas o adornadas, y no es que le disgustasen es que le eran algo indiferente y si podía elegir sencillez frente a lo demás, lo haría.

Siguió avanzando hasta percibir ya las figuras de sus acompañantes, claramente dos de ellas cuyos rostros ya eran familiares, la tercera debía de tratarse de Kirigakure, la que en la teoría y práctica sería su líder durante la misión ya que era quien había hecho la convocatoria. No pudo evitar soltar un pesado suspiro a medida que se acercaba a ella con su aura de tranquilidad e indiferencia, deteniéndose en cuanto estuvo a una distancia social aceptable de ellos, lo suficiente para que no tuviese que alzar la voz, y lo justo para que no hubiese ningún tipo de contacto físico.

Buenos días, soy Igarashi. — se presentó posando la mirada en la “desconocida”, acompañando sus palabras con su más que vaga reverencia la cual era tan imperceptible que casi no rozaba ni lo testimonial. Tras eso, miró a Kurokawa y luego a Isshin de reojo. Posiblemente con ellos sobrasen las palabras o al menos la presentación, de momento.

Si había algo sobre lo que tuviese un mínimo de curiosidad eran los detalles de lo que debían hacer. Lo lejano del sitio en particular y el asunto a tratar en general, si había que salir de la aldea, claramente no se iba a tratar de algo como tratar con unos simples vándalos, posiblemente fuese algo que tuviese cierto peligro, además teniendo en cuenta lo que había escuchado de pasada sobre Kirigakure es que era una kunoichi destacada, y casi con un solo vistazo se podía notar, no por su vestimenta, que también, sino por la cantidad de armas que portaba encima, daba la sensación de que se estuviesen dirigiendo a una guerra, y esperaba que eso no fuese así, ya que se había prometido a ella misma que trataría de esforzarse.
DatosMostrar
AtributosMostrar
Fuerza: 10
Agilidad: 20
Vitalidad: 10
Concentración: 16
Control del chakra: 24
Voluntad: 10
Atributos Físicos: 40
Atributos Espirituales: 50

Golpes físicos: 2 PV
Bloqueos: 2 PV
EstadisticasMostrar
Puntos de vida: 75
Puntos de chakra: 67
Puntos de stamina: 65
ObjetosMostrar
— Bandana de Konoha (Cabeza)
— Porta armas pequeño (Muslo derecho)
- 1 Kunai
- Comunicador
- Hilo metálico
- 2 cascabeles
Imagen

#4

Mensaje Katsuki02 Jul 2020, 12:08


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 877
Reputación: 76
Experiencia: 7256
Ryōs: 10336
Puntos de Aprendizaje: 53
Puntos de Evento: 0
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: A trabajar


Era refrescante estar allí sin hacer nada, solo mirando la entrada de la aldea, las personas iban y venían, para muchos era monótono, pero al menos para mí saber que podría apreciar una escena similar era un fiel reflejo de que estaba viva y no estaba en medio de un peligro inminente donde mi vida corriera peligro constantemente. Aun así una situación de emergencia se había presentado en un pequeño poblado y debíamos acudir para prestar un servicio comunitario a los ciudadanos que estaban involucrados. Tomaría una pequeña bocanada de aire notando como una figura acortaba distancias hasta detenerse cercana a mí.

— Hi, Hi. — respondí a su saludo alzando mi mano derecha y agitándola de un costado a otro como gesto de saludo. — Soy Shura, el gusto es mío. — correspondía en ese instante la presentación de la muchacha de atuendos bastante llamativos, confieso que si no veía su insignia de metal con el logo de la aldea hubiera pensado que era una chica de los estatus más altos del País. — Gracias por acudir tan rápido y efectivamente esperamos a un par más. — respondí y miré su rostro unos segundos. Fue entonces que subí mi mano derecha hasta mi boca para cubrir un bostezo que no pude controlar.

— Esperemos a los demás compañeros, para darles todas las indicaciones al mismo tiempo. — expliqué a la recién llegada, la verdad, es que me daba mucha flojera explicar las cosas más de una vez, así que era mejor aguardar que estuvieran todos, así daría los detalles del trabajo una sola vez y así empezaríamos cuanto antes con las labores ya asignadas.

Fue entonces que llego un tercer miembro del equipo, una figura masculina que después de saludar comenzó a bombardear con preguntas, alzaría una ceja, para alzar mis dos palmas abiertas hasta el frente de mi cuerpo, moviéndolas de adelante hacía atrás sugería que se detuviera, — Calma, calma. — expresé mirando al masculino, — Señorita Kurokawa, usted parece más refinada que yo, más elegante que yo, tengo una duda, ¿No se debe decir el nombre de una persona antes de comenzar a realizar esa clase de preguntas? — cuestioné las acciones del masculino a quien parecía tener mucha más etiqueta que yo.

— Aunque sí, falta la joven Igarashi — respondí a su pregunta, para dar un suspiro, notando como la cuarta integrante del equipo aparecía, las cosas serían mucho más fáciles con su llegada, — Buenos días, Joven Igarashi.— acoté saludando de la misma forma que al resto, agitando mi mano derecha como saludo.

— Ahora sí, estamos los cuatro integrantes del equipo improvisado de rescate. — argumenté mirando a los tres integrantes que formaban una especie de semi circunferencia frente a mí, — Así que ya puedo dar los detalles… — diría para cubrir mi boca y carraspear un poco intentando de afinar mi voz, — Primero que todo, agradezco que hayan venido a la convocación, yo soy Kirigakure Shura, Jounin de la Aldea, actualmente seré la capitán del equipo durante el trabajo. — me presenté de manera más formal.

— Como son novatos les había comprado un regalo de graduación para usarlos durante el trabajo… — comenté sacando de mi bolsillo tres cajitas de madera donde en su interior estaban un comunicador en cada uno, estiré las palmas abiertas para que cada uno tomara una cajita cerrada y envuelta, — Estoy abierta a cualquier duda, cualquier petición en que pueda servirles, véanme como una compañera en vez de una superior, eso sí, si estamos en problemas y quieren sobrevivir mi sugerencia es sigan mis instrucciones. — aclaré mientras le daba un rápido vistazo a cada uno de ellos.

— Sobre el trabajo, recientemente en un poblado cercano a la Aldea, pero con un terreno bastante complicado para llegar a él por la zona montañosa que le rodea ha sufrido un temblor, bastante fuerte que dejo a varias personas heridas, otras sepultadas, algunas casas se derrumbaron, pero al ser de difícil acceso las provisiones son escasas, nuestra misión consiste en colaborar con ellos, ayudarle con los heridos y sobre todo protegerlos de los bandidos que tienen intenciones de robarle las pocas provisiones que tienen. — explicaría la labor que íbamos a tener en ese momento, — Antes de partir, quiero escuchar sus nombres, edades, en especial las habilidades que tienen y ¿Cómo creen que serán de utilidad en esta misión? — finalicé en ese momento para guardar silencio y esperar sus opiniones — Ah sí, además cualquier duda del trabajo es bienvenida ahora. — sugerí para guardar silencio, sabía sus nombres, edades y cosas básicas, pero quería escucharlos de ellos mismos.

Shura obsequia un comunicador a cada uno de los integrantes.
Quería sorprenderlos con el regalo para que no gastarán Ryos innecesariamente pero ví que ya los compraron :( aun así ahora tendrán dos.
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#5

Mensaje Shura02 Jul 2020, 12:46


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 65
Reputación: 2
Experiencia: 414
Ryōs: 300
Puntos de Aprendizaje: 2
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: A trabajar


Etsuko no tenía ni idea de quien iba a acompañarla en esa misión, o si tan siquiera tendría compañía además de la jonin. Cuando Shura le confirmó que sí, pudo respirar aliviada; metafóricamente hablando, claro. No movió ni un músculo y se limitó a asentir y esperar, confiando en que el resto de miembros del equipo fueran gente aplicada y, en la medida de lo posible, profesional. Por desgracia para ella, solo llegaron Katsuki e Isshin.

No diga eso… —dijo, sonriendo y haciéndole un gesto con la mano para quitarle importancia al asunto. Ya le gustaría a Etsuko saber manejar todo el armamento que esa mujer llevaba encima. En el lugar al que iban, las espadas y los kunai iban a ser más útiles que su kimono—. Aunque no le falta razón en lo segundo —y ahora, preparada para soltar el primer dardo envenenado del día, miró a Isshin con cierta picardía—. Hay quienes serán unos brutos siempre, con bandana ninja o sin ella… —por supuesto, dejó caer una pequeña risilla bajo la mano con la que se acababa de tapar la boca. Ese fue el mejor saludo que pudo dedicarle a su compañero.

En cuanto escuchó el apellido de Katsuki, Etsuko dejó las bromas a un lado y volvió a su cara de circunstancias. Seria, tranquila… ¿Habría sido casualidad el reunir a los tres? ¿De verdad la villa había tardado tan poco en planear el ‘accidente’ de Isshin? Fuera como fuera, ella no quería tener nada que ver, pero ahora ya era tarde. Quizá la simpatía de Shura fuera real, o quizá no. Quizá el Hokage se había cansado de tener a un potencial terrorista entre sus soldados y hubiera decidido despacharlo a él y a sus amigos en el claro más recóndito del bosque. Estos y otros pensamientos del estilo inundaron la cabeza de Etsuko mientras Katsuki se tomaba su tiempo en llegar. Con suerte, Isshin y Shura pensarían que su brusco cambio de gesto se debía a alguna rencilla con Katsuki o algo así. Mejor que pensaran que su compañera le caía mal que descubrir el miedo que tenía por salir junto a esos dos en compañía de un superior. De todas formas, le dedicó una pequeña y seria reverencia en cuanto la vio acercarse.

A sus órdenes —respondería, directa y formal, a la presentación de Shura—. ¡Oh! —exclamó, no demasiado alto, en cuanto Shura le ofreció el regalo. No se lo esperaba ni en lo más mínimo—. Muchas gracias —no aceptarlo sería descortés, pero también le daba cierto reparo cogerlo. Aún así, lo hizo y no dijo nada más. No le importaba lo que hubiera dentro. Para Etsuko, el detalle de haberse molestado era más que suficiente. Una vez en su poder, abrió la cajita para ver su contenido: un comunicador. No tardó demasiado en colocárselo en su oreja derecha, listo para usar en cualquier momento—. Muchas gracias —repitió, más por nervios que otra cosa—, seguro que acaba siendo muy útil durante la misión...—y una vez más, otra reverencia. Quizá Shura no traía tan malas intenciones como se había imaginado… Eso sí, Etsuko trataría de no sacar a pasear su propio comunicador en ningún momento. Sería de bastante mala educación decirle a Shura que ya tenía uno. Encima que se había tomado la molestia de comprarles algo, qué menos que hacer como que ese era su primer comunicador.

Real o no, el contenido de la misión era el que era: rescate. Ahora tenía un poco más de sentido que los hubieran llamado a los tres. Etsuko era la única médico del grupo, Katsuki se especializaba en cubrir a otros e Isshin… hacía cosas. No era un mal grupo para abordar una misión así. Además, la jonin parecía amable, abierta y hábil; cualidades que todo buen líder necesita. Por lo pronto, Etsuko se relajaría un poco y comenzaría a fiarse de ella—. Kurokawa Etsuko, dieciocho años —comenzaría la primera, sin rodeos ni preguntas. Shura había sido bastante clara respecto a la misión, así que no necesitaba añadir nada más. La teoría fue clara, faltaba por ver si la práctica también lo era—. Me especializo en ninjutsu médico, fūton y taijutsu —empezar a decir que no dominaba esas tres cosas del todo bien, además de evidente, no tenía sentido. Era una genin recién graduada, claro que no dominaba nada.

Dudas como tal no tenía; más bien, curiosidad. Cuanta más información sobre el trabajo, fuera del tipo que fuera, mejor—. ¿En qué estado se encuentra el poblado, Kirigakure—san? ¿Hace cuánto comenzaron a recibir ayuda? —no era lo mismo una zona que acababa de sufrir un desastre que una que ya se estaba recuperando de él. La primera tenía mucho más peligro que la segunda, así que Etsuko prefería saberlo de antemano.

#6

Mensaje Kurokawa Etsuko02 Jul 2020, 14:10


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 63
Reputación: 1
Experiencia: 339
Ryōs: 250
Puntos de Aprendizaje: 1
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: A trabajar


Al final estaríamos todos. El equipo era bastante sólido, al menos como veía la composición de los “novatos”. La jounin, desconocía en su completo sus habilidades. Me sonaba de oídas su nombre. En cuanto vi aparecer a Katsuki le saludaría con un cabeceo. No le había visto desde nuestras prácticas anteriores al examen. Parecía que todos habíamos superado el examen de genin. Bien. Así todos podríamos ganar habilidades y pasar a las siguientes fases del plan. En estas misiones me encargaría en intentar convencerles poco a poco de mi visión. Al final era también evidente, podríamos ver mundo y comprenderían lo que yo veía. La jounin nos ofreció comunicador. Alcé un momento la ceja ampliando la mano y tomándolo. “Creo que mejor no digo que ya lo había comprado…”. Un shinobi debía prepararse para todo, al fin de al cabo. Mantendría mi cara siempre seria y sin ninguna muestra de sentimiento. — Gracias, Shura-senpai. — disimularía un poco y me lo pondría en la oreja izquierda mientras Shura explicaba la misión.

La instrucción parecía ser apoyar y ayudar a poblados cercanos a la aldea. Despertó mi enorme curiosidad por conocer otros tipos de vida más allá del shinobi, que nacía entre los muros de la aldea y cuyo destino estaba casi sellado desde un inicio. Parecía que ese poblado había sufrido un temblor, ¿un terremoto o un ataque? Frunciría el ceño mientras escuchaba en silencio. Parecía ser algo complicado. No era un shinobi médico, Etsuko seguramente fuera a brillar en esta misión. La amenaza de bandidos también llamaba mi atención. ¿Quizás eran ninjas renegados? ¿Tanta pobreza había fuera de la aldea? Tenía mucho que aprender. Ella querría saber más de nosotros, de modo que, esperaría a que Etsuko acabara de hablar para empezar yo mismo a presentarme.

— Soy Isshin Ryoma, diecinueve años. —
también hablaría sin rodeos. Mi tono de voz era seco y sin mostrar demasiados sentimientos hacia lo que iba diciendo. Tampoco es que tuviera demasiada importancia. — Soy usuario de mokuton, tengo un desarrollo medio-bajo del elemento todavía, se emplear el elemento suiton y estoy aprendiendo técnicas de sellado, pero las tengo aún bastante verdes. — eso seguramente fuera nuevo también para mis compañeros. ¿La intención de aprender ese tipo de técnicas? Me resultaba increíblemente práctico el tema de “programar” la realidad. Era como tener al alcance de mi mano una enorme cantidad de posibilidades…incluido uno que me rondaba la mente desde que empecé a oír de ellos. Pero prefería mantenerlo para mí de momento. No poseía ni el poder ni la habilidad necesaria. — Por lo demás mi punto fuerte es el ataque y contención a distancia, aunque me defiendo cuerpo a cuerpo. — acabaría para dejarle hablar a Katsuki, nuestra arma defensiva andante.

— No tengo ninguna duda, senpai, estoy a sus órdenes. Por mi podemos partir ya. — diría con un leve deje de impaciencia que se disfrazaba con algo de preocupación. Podía notarlo en los ojos de Etsuko. Le dedicaría una mirada momentánea para saber lo que pensaba. Nunca era fácil, nadie dijo que fuéramos ninguno de los tres libros abiertos. ¿Quizá preocupada por salir afuera? ¿O era algo más? Inspiré y expiré para prepararme y revisar que llevaba todas mis armas a punto. Sería mejor depender primero de éstas y luego emplear el chakra. No era lo mismo recuperarse en una mullida cama que al aire libre.

#7

Mensaje Isshin Ryoma02 Jul 2020, 21:53


Avatar de Usuario
Genin Konoha
Mensajes: 44
Reputación: 0
Experiencia: 276
Ryōs: 350
Puntos de Aprendizaje: 11
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: A trabajar


Tal y como parecía al llegar ella estaban todos los integrantes del grupo que habían formado reunidos, así lo confirmó la que sería su líder, Kirigakure, a quien Katsuki se le había quedado mirando de aquella forma tan típica que poseía, aunque cabía de destacar que en lugar de parecer que observaba a la nada, esta vez sí tenía un mínimo de interés en la persona que les iba a guiar y liderar, al fin y al cabo lo que iban a hacer fuera de la aldea sería algo mucho más serio que cualquier cosa que pudiesen hacer en su interior, y eso significaba que debían de esforzarse y apoyarse entre ellos. El concepto de trabajar en equipo no era especialmente su fuerte, pero algún día había que empezar a reforzarlo desde la base que había formado del mismo.

Permaneció callada con la mirada apagada puesta en Shura a medida que iba dando su explicación así como les ofrecía un regalo a cada uno. La rubia tomó la cajita ofrecida y al abrirla descubrió lo que se ocultaba en su interior, se trataba de un comunicador, y aunque ella ya había traído uno no dudó en imitar a sus compañeros y colocárselo directamente en su oído izquierdo.

Una vez colocado su nuevo y flamante comunicador, quedó atenta a las palabras que seguía ofreciendo su capitana, o al menos todo lo atenta que ella podía estar. Por el momento se sabía que iban a ir a ayudar, a una aldea concretamente, lo cual era algo positivo desde luego, ayudar no era lo mismo que ir a asesinar a algún enemigo y eso le quitaba un cierto peso de encima, o lo había hecho hasta el momento de saber que habría bandidos con no muy buenas intenciones. ‘Parece que siempre tiene que haber alguien que ponga las cosas difíciles…’ no era una novedad que la simpleza fuera de lo que ella podía controlar como su vestimenta, o su forma de hacer las cosas, era algo que para el resto del mundo funcionaba de un modo distinto, si algo se podía complicar lo haría, y si algo parecía fácil se acabaría volviendo difícil…

Ah… Igarashi, Katsuki. Tengo dieciocho años. — dudó unos segundos en abrir la boca, pero viendo que Kurokawa e Isshin habían hecho aquella presentación hubiese sido raro no llevarla a cabo también, no es que fuese especialmente partidaria de la misma, pero la educación era una base en toda socialización que no podía faltar, y menos cuando estaban frente a su capitana, y además se trataba de su petición.

La cuestión de cómo sería de utilidad en aquella misión puede que fuese algo más complicada de contestar, y más escuchando las respuestas de sus compañeros. Ella misma no se consideraba una kunoichi con capacidades excepcionales, incluso aún había días en los que dudaba de si haberse convertido en militar era la mejor idea teniendo en cuenta el estilo de vida que llevaba y el cual le gustaría llevar, pero había cosas que debía hacer no porque ella lo quisiera, sino por considerar que era algo que merecían personas a las que ella apreciaba. Era una forma de tratar de encontrar un camino propio a través de sus seres más cercanos.

Shōton, es mi principal especialidad, también el Doton y Genjutsu, intentaré ayudar en todo lo que pueda. — diría con su tono neutro, sin pestañear. Posiblemente no se sintiese tan segura de sus capacidades como Kurakawa e Isshin, o al menos no era algo en lo que ella se centrase o le diese especial importancia, aunque eso podía ir cambiando ahora que tenía unas nuevas obligaciones que cumplir. Antes el mejorar era simplemente un escape y una forma de distraerse de cuanto le rodeaba, ahora se podía convertir en algo que la mantuviese con vida, a ella y aquellos a quienes tuviese que proteger.

Ante la posibilidad de pronunciarse respecto a las dudas prefirió callar. No tenía especial impaciencia por partir a la misión, ni ánimo, pero si era cierto que cuando antes llegasen antes volverían. Algo que no esperaba sin duda era que una salida como aquella, el ir a una misión en un equipo, le estaba provocando más estímulos de los que había pensado en un principio. Desde luego no estaba eufórica, pero sentía una curiosidad suficiente por lo que le esperaba allí fuera como para notarse extraña al respecto.
Imagen

#8

Mensaje Katsuki02 Jul 2020, 23:09


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 877
Reputación: 76
Experiencia: 7256
Ryōs: 10336
Puntos de Aprendizaje: 53
Puntos de Evento: 0
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: A trabajar


La especialista médico, parecía conocer a los otros dos, por la manera en que arremetía verbalmente contra el masculino y su extraño gesto con la llegada de la tercera integrante, algunas cosas comenzaban a pasarse por mi cabeza, aunque no tenía tiempo que perder, así que me dedique a prestar mucha atención a sus gestos, a sus palabras durante el turno de hablar de cada uno. Al menos tenía una persona para curar heridas durante el trabajo, el otro parecía tener la capacidad de enfrentamiento a distancia y finalmente la más tranquila pero despreocupada mujer con su elemento y habilidades podría servir como distracción. Siempre asentiría con la cabeza ante sus comentarios.

— Esas preguntas… Si me la dijeron. — respondí a las interrogantes de Etsuko, — Pero justo en ese momento… Me quedé dormida…. — murmuré en ese momento desviando la mirada hacía un costado y soltando una pequeña carcajada, — Pero…. Debe ser algo importantísimo porque me despertaron con un grito… — comenté para llevar mi mano derecha debajo de mi cabello y masajear un poco mi nuca, no deseaba que el nuevo equipo se enojara conmigo o pensara que era descuidada, pero la verdad es que si me había dormido durante aquella explicación.

— Ya tengo alquilada una carreta vamos, así podremos ir a asistir cuanto antes al poblado. — expliqué apartándome del árbol para comenzar a caminar con tranquilidad en dirección contraria a la puerta, donde un vehículo a unos quince metros de distancia estaba estacionado, cuatro caballos frente a la carreta, un conductor, listo y dispuesto para el traslado. — Por cierto, también me informaron que a partir de ahora, ustedes tres forman parte de la división de diplomacia, que esta bajo mi liderazgo… Así que por favor, no le digan nada a la sub capitán de que me quedé dormida durante la asignación de la misión…— expliqué durante el trayecto del árbol al vehículo.

— Siento que enloquecerá y me gritara… — diría por lo bajo, imaginándome nada más como Kaori enfurecería al darse cuenta del pequeño error que cometí. Sin embargo a penas llegue al vehículo, abriría la puerta para hacerme a un lado desde afuera, todos podrían ver el interior, como una pequeña habitación por referirse de alguna manera al entorno, su piso estaba acolchado y forrado por una tela rojiza que cubría todo el interior, sus asientos tapizados en cuero, teniendo dos bancas una frente a la otra, donde cabían por lo menos cinco personas de cada lado. Dos puertas y dos ventanas, aunque detrás del asiento del conductor había un pequeño conducto que comunicaba la carreta con la zona exterior.

— Después de ustedes. — diría con amabilidad para que todos pudieran abordar el vehículo, para una vez ellos se subieran hacer lo mismo, sentándome en la zona que dejaba la pared de madera entre el conductor y el interior del transporte. — Aprovecharemos el viaje para conocernos, quiero escuchar de ustedes, sus historias, sus metas, sus objetivos. — diría para mantener un gesto despreocupado en mi cara, que reflejaba flojera y bastante pereza.

— Comenzaré yo, soy Kirigakure Shura, tengo quince años de edad… — comenté cruzándome de brazos y llevando mi mano derecha sobre mi mejilla para poner un gesto de duda, — Por alguna razón me convertí en Jounin… Es decir tenía una fuerte resaca y cuando me di cuenta estaba involucrada en un trabajo donde muchas coas explotaron… Y luego era Jounin… — me estremecí y estruje mi cuerpo con la idea de recordar aquellas cosas, — Mi objetivo es comprarme una cabaña, comprar vaquitas y dormir en un chinchorro mientras le echo comida a las gallinitas…— aclaré — Dormir, beber y dormir… Ese es el destino al que voy. — expliqué apartando la flojera de la cara y adoptando un rostro apasionado donde demostraba la emoción que me daba imaginar aquellas cosas.

— Espero jubilarme pronto… ¿Qué quieren hacer ustedes? — pregunté mirando a cada uno unos segundos, una era muy seria, el otro muy raro y la otra muy risueña. Aun así, parecía un trío perfecto al conocerse. — Por cierto, ustedes parecen que se conocen… Y tú parecías enojarte con la llegada de ella, significa que… ¿Hicieron un trío y quedaron en malos términos? — pregunté señalando a Etsuko y luego a Igarashi, aunque después negué con la cabeza — Ehm… Olviden mi última pregunta si lo hicieron o no, no me concierne. — bromearía soltando una carcajada, — Pero lo otro si pueden responderme. — aclaré.

Era así que durante nuestra conversación el conductor agitaba las riendas del animal para que este comenzará su movimiento.
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#9

Mensaje Shura04 Jul 2020, 18:32


Responder

Volver a “País del Fuego”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado