Ya tu sabeh como va.

El País del Agua es un archipiélago de nueve islas con una central de gran tamaño. Se trata de un lugar con clima cálido en sus islas cercanas y un clima medianamente frío en la central. Aunque muchas de ellas no se usan, debido a que es relativamente una nueva nación, un par de ellas están pobladas, siendo estas usadas para otras cosas. La isla central que es donde ocurre todo, es hogar de la capital, Kuroiyama. Se trata de un país dedicado al comercio entre las naciones isleñas y todos dentro del mismo son extremadamente racistas con aquellos que provienen del gran continente.
Avatar de Usuario
Chunin Kiri
Mensajes: 1035
Reputación: 62
Experiencia: 7252
Ryōs: 12070
Puntos de Aprendizaje: 14
Puntos de Evento: 15
Puntos de Héroe: 64
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Ya tu sabeh como va.


Bastante tiempo había pasado ya desde que decidí exiliarme de la Aldea Oculta entre la Lluvia, era algo inevitable y que con el paso del tiempo se había vuelto imprescindible para poder preservar mi integridad y moral en alto. Había descubierto que la justicia en la villa no era más que un simple ajuste de cuentas, eliminabas lo que no te parecía correcto y permitías asuntos turbios en el puerto, donde llegado cierto punto era probable que se le pudiera salir de control. No obstante, el estar sin un rumbo fijo, sin nada que perder, sin nada que encontrar, terminé varada en una de las islas de una especie de archipiélago. Donde me ofrecieron una oportunidad de trabajo y posterior a eso un nuevo hogar.

A simple vista aquella región parecía regirse por fuertes valores de disciplina, responsabilidad, honor, donde prevalecía un carácter militar bastante estricto, uno que igualaba o pudiera compararse con mis vivencias de la infancia. Ansiosa por comprobar lo que allí sucedía y notando la gran diferencia de carácter entre la antigua villa que me albergo y esta supe que era el lugar idóneo para empezar de nuevo. Mi nueva vida daba inicio en le interior de aquella fortaleza militar, nuevos aliados, nuevos compañeros, inclusive era la primera vez que sentía algo raro por una chica, una emoción cuando me hablaba, una felicidad de compartir con ella. Inclusive despertaba en mí un interés pícaro con perversión y curiosidad.

También pude reencontrarme con una antigua compañera de Aldea, algo desquiciada pero bastante fuerte y quien parecía haber notado lo mismo que yo de la antigua aldea. Por eso nuestros caminos se habían cruzado y podría ser interpretado como una señal para intentar destruir los cimientos de aquella aldea criminal, que a juzgar por lo que sabía podría ser una Aldea Títere, para que el crimen organizado hiciera de las suyas dentro del territorio de Ame. Pero dicha idea se esfumó de mi cabeza cuando me enteré de la muerte del Amekage, un familiar cercano de una muchacha que admiraba y que le tenía un intenso aprecio. Lamentaba mucho no poder estar presente cuando eso ocurrió, ni tuviera la capacidad de intentar aliviar las penurias que estaba viviendo Mitsuki.

Aun así, no tenía tiempo que perder en esas cosas, ya encontraría una solución para ayudarle a su causa, de momento me tocaba dejar que el mercenario pudiera darle todo el apoyo que pudiera. Mientras yo tendría que enfocarme en enfrentar aquel gran trabajo que me daría acceso a las fuerzas militares del País además de darme una cama donde dormir, un hogar donde estar y una nueva familia con la que pudiera compartir.

Fue así que pude derrotar al Biju que amenazaba los alrededores del País, con eso me gané la entrada a la Aldea, además del rango Chunin, un rango que había portado ya por tres aldeas seguidas y era un poco nostálgico saber que no podía avanzar más. Aun así, la villa y la Mizukage habían hecho mucho por mí, le tengo un respeto, admiración sin igual, al igual que una lealtad indescriptible, orden que ella me de es una orden que cumpliré sin titubear.

Pero durante todo este tiempo de viajes, e incursiones, que Alice aprendió a comportarse, entendió como separar el trabajo de la parte social, logrando desarrollar una conducta más acorde para una mujer de su edad, educada, sociable, amistosa, pero aun así seguía manteniendo ese temple de desconfianza que siempre predominaba en su interior. Cuidándose las espaldas inclusive de sus propios camaradas, dispuesta a matar a quien osara traicionar sus principios o los principios más nobles del País al que ahora servía.

Aun así, el tiempo no pasaba en vano, el cuerpo de la joven Alice cambiaría, crecería, sus curvas se volverían más notorias, su físico femenino había florecido, su cabello que cortó aquella vez en el País de la Lluvia ahora había crecido. Sin embargo, con una última revuelta que se había alzado en la Isla Kazan y su apoyo a los aborígenes, estos usaban en su cabello unos tintes, químicos y aditamentos raros para colorearlo, al punto que pasado un tiempo se había decolorado lo suficiente para volverse un poco más claro rosando el color rosado.

Una nueva Alice estaba a punto de resurgir para erradicar a los enemigos de su nuevo hogar, acabar con los que osaran alzar sus armas contra su Fortaleza, imponente, rauda, decidida, pero sobre todo más enfocada en sus combates, después de todo la lección de vida que le había dado el cocinero llamado Seiji fue que siempre debes acabar con tu rival antes que este se pueda mover o las cosas se te pueden complicar, por eso disparar antes de preguntar era una buena táctica, calcinar, evaporar era lo más idóneo y luego averiguar qué sucedía.

Nuevas metas surgían en mi cabeza, nuevos intentos de venganza y nuevas ambiciones. Un holocausto a la vuelta de la esquina.

Pero en la parte social, también estaba por surgir una nueva yo, en primera instancia ya sabía cómo hacer amigos, como conversar, como mantener un dialogo apropiadamente evitando momentos incomodos, por eso quería durante este nuevo resurgir terminar de vincularme con mis compañeros de escuadrón, entender la razón de ser de cada uno y demostrarles que en la unidad yace la fuerza, que el egoísmo conlleva a una inminente derrota y un fracaso claro, pasarles mi experiencia vivida a lo largo del tiempo para que no repitieran mis mismos errores.

Si bien era cierto que estaba planeando algo grande contra todo el continente, también era cierto que debía ampliar mi currículo militar, durante mi estadía en cada una de las aldeas pasadas siempre había terminado en el rango Chunin, parecía que estaba estancada en aquel rango, como si una maldición me siguiera a donde quiera que fuera o estuviera, por esa sencilla razón ahora en esta nueva nación buscaría de superar mis limites, de convertirme en una mujer hecha y derecha al transcender aquella limitante que me había fastidiado durante tanto tiempo después de mi claro fracaso en la prueba sorpresa que me habían hecho en la aldea.

En cuanto a lo económico, no tenía nada más que aprender o asesorarme, me iba bien y no era una chica que fuera ostentosa o necesitara de muchos lujos para sobrevivir, había siempre vivido de la naturaleza y de lo que mi trabajo me daba, con eso era suficiente para coexistir con mi entorno. Aun así, cualquier beneficio o provecho bien ganado que pudiera encontrar lo usaría para finalmente terminar de adentrarme en las raíces de la villa, tal vez comprando una casa particular o invirtiendo en uno que otro negocio en la villa.

Finalmente, en la parte amorosa, mi nueva yo iría con todas, había escuchado la sabiduría del mercenario sobre dejar ir las cosas que me molestaban, aunque Sora había sido la primera persona por la que sentía algo lindo, comprendí que si ella no me quería simplemente había que dejarla ir, pero no por eso debía apartar mi conducta perseverante, por el contrario, debía ser un poco más perspicaz y audaz para robarme su atención. Tal vez inclusive usar uso de la fuerza para desaparecer uno que otro rival del amor con el que pudiera encontrarme. Pero esa era mi nueva yo, una que estaba lista y dispuesta a alcanzar todo lo que me propusiera.

Ost cool para la lecturaMostrar
Imagen
Imagen
FirmasMostrar
Imagen
Imagen
Imagen

#1

Mensaje Alice30 Jun 2020, 21:18


Avatar de Usuario
WebMaster
Mensajes: 669
Reputación: 116
Experiencia: 0
Puntos de Héroe: 0
Puntos de Villano: 0
Contactar:

Re: Ya tu sabeh como va.


En la guía de tipos de aventura, se establece que el mínimo requerido de palabras para una crónica es de 1200. El tema me gusta, pero no tiene más de 900 palabras. Debes completarlo y mandarlo a revisión nuevamente.

#2

Mensaje Shin01 Jul 2020, 01:04


Avatar de Usuario
WebMaster
Mensajes: 669
Reputación: 116
Experiencia: 0
Puntos de Héroe: 0
Puntos de Villano: 0
Contactar:

Re: Ya tu sabeh como va.


Todo en orden.

Recompensas
Alice
  • Bono de tema: 10 exp.
  • Puntos de Aprendizaje: 1

#3

Mensaje Shin01 Jul 2020, 22:59


Cerrado

Volver a “País del Agua”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Shosuke Vankleur y 1 invitado