Pesca Nocturna

Ubicado en la zona sur del País del Viento, este país costero es un gran respiro y alivio para aquellos que pasaron por la zona desierta de su vecino, pero solo a la vista. En él se encuentra una de las ciudades portuarias más importantes, Kagami Minato (Puerto Espejismo), conocida por ser el hogar de los mercaderes más sucios del continente, y ser un asentamiento donde nada es lo que parece. Sus habitantes poseen una gran división social entre pobres y ricos, siendo solo los comerciantes marítimos más importantes aquellos en conseguir vivir como reyes. No poseen una figura de poder propiamente dicha, pero su consejo de sabios está compuesto por los mercaderes más experimentados. Aquellos que no poseen una gran cantidad de dinero, son tomados como la mano de obra. Este país aún convive con el uso de esclavos, por lo que no es difícil ver a varios de estos tratar de escaparse de sus territorios. De todas formas, si dejamos de lado sus problemas, el territorio de este país está lleno de lagos cristalinos y vegetación exótica, mezclada con la arena de su vecino país, logrando una imagen que podría invitar hasta al más despierto a caer en sus atrayentes garras.
Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 29
Reputación: 0
Experiencia: 389
Ryōs: 5600
Puntos de Aprendizaje: 7
Puntos de Evento: 62
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Pesca Nocturna



07 de Invierno de 149
Puerto de Kagami Minato, Pais de los Oasis.
22:00 Hrs



Vamos a pescar
Rango D
Pais de los Oasis
Objetivo:Asiste al barco pesquero
Billy Butcher, un marino de gran experiencia, conocido en todos los puertos por sus años trabajando en la pesca, necesita de marineros o marineras capaces de ayudarlo y asistirle con todo lo que necesite para traer a tierra firme una enorme cantidad de peces que requiere para abrir su propia pescaderia en el puerto. Por supuesto que una sola carga de peces no es suficiente, pero por algo se empieza ¿verdad?.




La noche se alzaba sobre el Pais de los Oasis, muchos barcos pesqueros ya estaban finalizando su jornada de pesca y se iban a bares u hotelesa pasar el tiempo, esperando la llegada de un nuevo dia con nuevas corrientes y nuevos peces. —Vaya que hermosa noche para pescar ¿no te parece Rokuen?— Dijo un hombre barbudo vestido de capitan con una gabardina azul, un sombrero de marinero del mismo color y una pipa en la boca. —Una noche tan buena como cualquier otra mientras traiga peces consigo.— Le respondio Mercer quien llevaba de alias ahora Rokuen el cual significaba sabueso, apodo que los lugareños le habian puesto, otros le llamaban Hound o Black Hound que significaba sabueso o sabueso negro respectivamente, aunque esos sobrenombres eran conocidos por aquellos del bajo mundo que habian escuchado rumores o historias acerca del lado oscuro de Mercer.

Mercer vestia una chaqueta de cuero negra con un tribal rojo en la espalda alta de color rojo, dentro de su chaqueta tenia un chaleco con capucha de color café claro y adentro de su chaleco tenia una camisa blanca de mangas largas. También llevaba unos jeans grises oscuros y zapatos negros de punta gris.

Nah, esta noche es especial y vaya que traera peces, aunque no muchos pescadores saben de esto... son muy ingenuos jajajaja.— Dijo Butcher mientras preparaba el barco junto a Mercer para zarpar. Billy Butcher es un marinero de unos cincuenta años, conocido de Mercer tras haber pasado unas noches de copas juntos en el bar de Thomas Nara. El hombre tiene sueños de grandeza montando su propia empresa de pescaderia, la mas grande de todo el pais, en vez de venderle sus productos a las pescaderias locales del lugar. Hacia tres noches Butcher le dijo a Mercer que necesitaba de gente que lo ayude para el dia de hoy, para pescar durante la noche una especie de pez que solo se consigue a estas horas y que aun mejor, venia en grandes cantidades ya que los vientos soplaban desde el Este, trayendo del oceano una gran masa de peces de un tipo bastante raro y dificil de conseguir en el pais a no ser que sea importado de afuera.

Los vientos vienen del Este mi estimado Rokuen, los peces del infierno llegaran de a cientos con la corriente maritima esta noche y ningun pescador lo sabe, al menos ninguno de Kagami Minato.— Decia el hombre mientras iba desanudando la soga que mantenia unido el barco al puerto. —Segun me dijiste anoche, alguien mas vendria con nosotros ¿o no?.— Pregunto Mercer mientras preparaba las redes de pesca. — Asi es, una muchacha vendra con nosotros, la mujer mas bella que he visto en mi vida. Preferiria que no se ensuciara las manos en un trabajo como este, pero parecia tan interesada en ayudar con esto que no pude negarme a sus hermosos ojos, debo decirlo.— Dijo el hombre mientras se sonrojaba pensando en aquella mujer. Mercer se le queda mirando unos momentos para luego ladear la cabeza de un lado a otro y soltar una sonrisa, sin pensar en la posibilidad de que aquella mujer se trataba de alguien a quien ya conocia.
Narro — Hablo Pienso

#1

Mensaje Prototype13 Sep 2020, 06:59


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 85
Reputación: 2
Experiencia: 604
Ryōs: 8286
Puntos de Aprendizaje: 12
Puntos de Evento: 56
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Pesca Nocturna


Los Oasis terminaron siendo el mejor lugar al que hubieses podido acudir, además claro de tu natal Hongos. La naturaleza a tu alrededor, los arroyos alimentando a claros repletos de flores y otras plantas era como un paraíso, un deleite a tus pupilas. Desde aquella noche que trabajaste en el bar, intentando levantar la moral entre otras cosas de los comensales, ya no habías hecho nada más, de modo que tus ahorros estarían decayendo.

Esa mañana, tan matinal como siempre, sales del hotel donde ahora te hospedas. Llevarías unos mallones verdes conjunto con un leotardo del mismo color, así mismo guantes, lo suficientemente grandes para llegar más allá de tus codos. En cuanto a lo demás, todo estaría descubierto. La espalda hasta la baja, con un escote bastante pronunciado, los hombros totalmente desnudos. Aquella melena de fuego caería por tu espalda hasta un punto medio de la misma, las hebras serían onduladas contrario a mucha población de éste continente. Llevabas un labial rojo intenso que combinara con tus orbes verdes.

Te habrías topado al viejo pescador. Tras una cálida charla, no había sido difícil que te contase todos sus secretos, incluso el que tendría un trabajo esa misma noche, algo sobre pescar unos peces raros. Te habrías apuntado a la expedición porque ocupas el dinero. Además, la idea de acudir al alta mar es emocionante.

Te habían citado a una hora en un lugar. Acudiste con el mismo aire de grandeza de siempre, claro que, aunado a la simpatía que toda reina debe tener, es eso o arriesgarse a un golpe de estado que no debe ser tolerable. Una vez en el puerto, saludaría al anciano desde el muelle, quien a simple vista ya estaba preparado para zarpar. Mientras meneas la mano derecha, te darías cuenta que alguien más acompaña al capitán. Agudizar la vista sería suficiente para ver la forma de vestir tan casual y el rostro, casi apagado del muchacho apodado sabueso.

Mordería tu labio inferior, recordando lo que pasó aquella madrugada en el bar mientras bebían una copa. Y subiste al vehículo por el puente que aun estaba puesto, haciendo una reverencia digna de una persona de la corte real a ambos hombres. — Ya podemos partir — Exclamarías, haciéndote la importante.
AparienciaMostrar
Imagen
Imagen
Abran paso a la reina...

#2

Mensaje Kimiko14 Sep 2020, 04:02


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 29
Reputación: 0
Experiencia: 389
Ryōs: 5600
Puntos de Aprendizaje: 7
Puntos de Evento: 62
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Pesca Nocturna



07 de Invierno de 149
Puerto de Kagami Minato, Pais de los Oasis.
22:00 Hrs



Vamos a pescar
Rango D
Pais de los Oasis
Objetivo:Asiste al barco pesquero
Billy Butcher, un marino de gran experiencia, conocido en todos los puertos por sus años trabajando en la pesca, necesita de marineros o marineras capaces de ayudarlo y asistirle con todo lo que necesite para traer a tierra firme una enorme cantidad de peces que requiere para abrir su propia pescaderia en el puerto. Por supuesto que una sola carga de peces no es suficiente, pero por algo se empieza ¿verdad?.




Al escucharla, tanto Billy como Mercer giraron rapidamente la cabeza en direccion a la muchacha, sonrojando al capitan del barco y dejando un tanto sorprendido a Mercer, el cual se puso derecho y miro a Kimiko directo a los ojos, esos ojos verdes que le atraian tanto, haciendo una leve mueca de sonrisa que mostraba cierto placer de volver a ver a la mujer con la que habia pasado una increible noche aquel dia que la conocio en el bar.

¡Oh linda has venido! que bueno que ya estes aqui, estabamos preparando todo para partir cuanto antes, no falta mucho la verdad, esperanos un momento.— Le dijo Butcher mientras recogia la cuerda que sujetaba el barco al puerto, la enroscaba y la guardaba en la parte trasera del barco. Por otro lado Mercer se acerco a la pelirroja, llevando su diestra hacia la mejilla izquierda de la mujer suavemente, posando sus dedos sobre su rostro y deslizando su mano poco a poco hacia su cabello rojizo como las llamas del mismo infierno. —No esperaba volver a verte tan pronto, casi nos vamos sin ti.— Le dijo Mercer en un susurro aprovechando que Butcher se encontraba en el otro extremo del barco ocupado en sus tareas, mientras tenia su rostro a tan solo unos pocos centimetros del suyo.

Luego de esto, el joven siguio caminando hacia unas cajas que se encontraban detras de Kimiko, las cuales Mercer levanto del suelo para llevarlas dentro de la cabina del barco. —Bien creo que ya estamos listos para partir. Sujetense, tendremos un viaje de unos veinte minutos aproximadamente yendo mar adentro.— Dijo el hombre mientras encendia el motor de su barco y se preparaba para tomar el timon y encender su pipa. Mercer por su parte se coloco en el extremo delantero del barco, apoyado en la baranda del borde de este ultimo, saco un cigarro y su mechero, encendiendo este ultimo y contemplando el vasto y oscuro mar que tenia delante de él mientras aspiraba de ese humo que tanto placer le daba y tan asimilado tenia en su organismo.


Apariencia de Billy ButcherMostrar
Imagen
Apariencia de MercerMostrar
Imagen
Narro — Hablo Pienso

#3

Mensaje Prototype14 Sep 2020, 06:41


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 85
Reputación: 2
Experiencia: 604
Ryōs: 8286
Puntos de Aprendizaje: 12
Puntos de Evento: 56
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Pesca Nocturna


Una vez que ambos reaccionaran a tu saludo, admirarías como el dueño del barco se iría a hacer sus labores como capitán, dejando a aquel muchacho que conociste la noche anterior, contigo. Su frío y firma rostro te cautivaba. Aun cuando fuese de noche, te admiraba tan hermosa como siempre. Deseas que logren verse en algún momento, a las doce del medio día, cuando tu esplendor va más allá de la belleza.

El hombre tocaría las mejillas, finas, delicadas, suaves con esos dedos gruesos, toscos. Cerrarías los ojos, ladeando el rostro como si expusieras tu cuello para que siguiese acariciando. Una flor, la más preciosa, no se limita a ser observada, también puede tocarse, cuidarse, amarse. La mano del ajeno llegó a tus cabellos, aquel torrente ondulado que deslumbraba como el fuego, pelirroja intensa. Podría sentir también algunas ramas de árboles delgadas u hojas que estarían dispuestas entre los mechones. Accesorios de tu clan. Tus orbes verdes se topan con los suyos. Esas miradas quemaban. Estar tan cerca de ti, podría permitirle respirar tu esencia de flores, durazno, olores primaverales divinos.

Espero que no te acostumbres tanto — Susurrarías casi encima de sus labios — Puede que pronto regrese a mi País natal — Terminarían de coquetear, de danzar entre ellos para ver quien cedía primero. El hombre se encargaría de un cargamento detrás de ti. Por tu parte, solo lo admirarías. Suspiraste, acudiendo hacía la baranda del barco para postras una de tus manos en ella, mientras comenzaban a moverse.

La inmensidad de aquellas olas, agua oscura que muchos secretos oculta, lograría sacarte algunas sonrisas. La brisa, fresca, era un regalo de la naturaleza a tu presencia. No solo de sol viven las plantas, también de agua, de la vitalidad que el mundo ofrece. Lograrías ver como Mercer se posicionaría a unos metros de ti, fumando el tabaco. No te molesta dicho humo, todo lo contrario, siempre has sentido maravilloso el olor que se impregna en la ropa.

Butcher indicó cuanto sería el tiempo en que esperaran en altamar. — ¿Puedo ocuparme de algo? — Le dirías al hombre mayor. Ya que también eres una mercenaria, te pagaran por tus labores y hasta ahora, no había mucho por hacer. Tal vez acudir por una red para pescar los objetivos de esa noche o buscar alguna lampara que iluminase mejor el ambiente. O bien podrías seguir ahí, parada, posando la belleza que el mundo te ha regalado.
Imagen
Abran paso a la reina...

#4

Mensaje Kimiko15 Sep 2020, 23:19


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 29
Reputación: 0
Experiencia: 389
Ryōs: 5600
Puntos de Aprendizaje: 7
Puntos de Evento: 62
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Pesca Nocturna



07 de Invierno de 149
Puerto de Kagami Minato, Pais de los Oasis.
22:30 Hrs





"Espero que no te acostumbres tanto"

Eso seria un problema...— Le respondio Mercer en un susurro antes de seguir con su trabajo, respondiendo su coqueteo. Ahora ya en la baranda del barco, Mercer le dio una profunda pitada a su cigarro mientras miraba al horizonte, notando como el barco comenzaba a moverse y alejandose del puerto poco a poco, mientras que el mar que se veia a lo lejos iba inundando todo el paisaje poco a poco, un paisaje algo aterrador si se tenia en cuenta la oscuridad de la noche que hacia creer que uno estaba flotando en la nada misma. Kimiko queria saber si podia ayudar pero debido a que estaban en pleno viaje hacia el destino del capitan, este no tenia ninguna instruccion que darle realmente.

No te preocupes linda, hasta que no lleguemos a nuestro destino no hay mucho por hacer. Si quieres puedes revisar el estado de las redes de pescar o preparar las cañas o.... puedes quedarte aqui y hacerme compañia.— Le dijo Butcher disimuladamente y haciendose el distraido.

Luego de unos cuantos minutos fumando solo en la baranda, para cuando Mercer se separase de esta y recorriese el barco, se daria cuenta de que todo lo que los rodeaba ahora era una oscuridad que parecia infinita, mezclado con el ruido de las olas y el motor del barco. —¿Alguna vez viste el mar de esta forma?.— Le pregunto Mercer a la pelirroja mientras se acercaba a ella. Para Mercer ese paisaje le era extrañamente familiar, un mar inmenso de oscuridad absoluta, sentia como si ya hubiese estado alli. Esa idea le daba vueltas en la cabeza.

Al cabo de media hora el grupo llegaria a destino, donde Butcher apagaria el motor y se acercaria al par de ayudantes que tenia. —Bien señores, ya estamos en la zona donde nuestras presas deberian circular, preparen las redes y comencemos con esta pesca que llevara bastante tiempo.— Dijo Billy mientras miraba un mapa con coordenadas. Mercer rapidamente se dirigio hacia donde se encontraban las redes de pesca, las cuales habian que engancharlas a una especie de grúa manual que se controlaba con una palanca para llevar la grua hacia fuera del barco y con otra palanca se descendia la red hacia el fondo del mar. —Bien linda, todos los peces que capturemos debes guardarlos en los barriles, mientras tanto yo estare del otro lado del barco usando otra red para pescar lo que pueda.— Le dijo Butcher a Kimiko para luego dirigirse hacia la parte trasera del barco.
Narro — Hablo Pienso

#5

Mensaje Prototype16 Sep 2020, 01:05


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 85
Reputación: 2
Experiencia: 604
Ryōs: 8286
Puntos de Aprendizaje: 12
Puntos de Evento: 56
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Pesca Nocturna


Entonces resuelvelo — En su clan, todos los hombres que llegan a enfrentarse a obstáculos en la vida, suelen salir airosos de los mismos con mucha fuerza de voluntad. Tan solo estas dejando claro lo que deseas. Quieres que demuestre que tiene lo suficiente como para poder si quiera, poner la mirada sobre él.

En todo caso, tienes que regresar a tu natal. Ahí, en lo más profundo del mágico bosque, donde el clan Hana se esconde, te estarían esperando. Ya completaste el viaje de varios años por el mundo, tratando de encontrar un lugar ideal, allá a donde los tuyos se mudarán. Y pese a que sobreviviste a muchos ecosistemas, así como trabajar para diferentes países con economías distintas. No lograste dar con ningún lugar destacable. Lo mejor para tu pueblo, es que sigan expandiéndose en los Hongos. Con suerte, más adelante, reinarían en algo mucho más amplio que el tremendo bosque donde habitan.

Asentí antes la charla de Butcher. No habría nada que hacer más que arreglar las redes de pesca, pero ahora mismo no existe esa necesidad, mas bien dejaríamos dicho trabajo para cuando llegáramos al punto. Abrasarías tu cuerpo con ambos brazos, ya que la brisa fresca del mar llega a molestar. La velocidad del barco era la suficiente como para ondear ligeramente la melena ondulada de tus cabellos. Sonreirías ante la insinuación del hombre mayor, pestañeando un poco en señal de negación, debes ser educada más no por ello, darle falsas señales.

Cuando el sabueso terminó con su trabajo, se acercaría a tu posición. — Jamás — Respondiste firme ante la pregunta. Eres una persona de tierra firme, la misma donde la vida germina gracias a la unión de todos sus elementos. — Pero debo confesar que la oscuridad es hermosa — Mirarías los ojos del muchacho. — Mucho más si se tiene la adecuada compañía — Ofreces un guiñó de tu ojo derecho, de nuevo prestando atención a las oscuras aguas. Desde aquella vez en el bar, desde que te protegió demostrando cuan aterradora era su presencia, había llamado tu atención. Pero se necesitaba más para conquistar el cien por ciento del corazón de una reina.

Una vez que llegasen al punto, te apresurarías a tomar las redes de pesca. Ya has tenido experiencia en eso, vienes de un clan salvaje que vive en medio de tanta fauna y flora tan agresiva, que un cardumen de peces curiosos sería lo más sencillo de la vida. Mientras estas preparando todo, le dirías al muchacho apodado sabueso. — ¿Podría un salvaje ayudarme con mi trabajo? Es que necesito apoyo — Y dicho eso, te pondrías en una posición en donde te agacharías para tomar la red de pesca, mostrando tu trasero bastante a su vista.
Imagen
Abran paso a la reina...

#6

Mensaje Kimiko16 Sep 2020, 03:14


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 29
Reputación: 0
Experiencia: 389
Ryōs: 5600
Puntos de Aprendizaje: 7
Puntos de Evento: 62
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Pesca Nocturna



07 de Invierno de 149
Puerto de Kagami Minato, Pais de los Oasis.
22:30 Hrs




El viento era lo suficientemente fuerte como para mecer el barco de un lado a otro ligeramente, las olas se formaban poco a poco y algunos peces se veian saltar entre las olas. Mercer se encontraba manejando la maquina que controlaba la red, girando la palanca de un lado a otro. El aparato constaba de dos palancas, con una giraba la grúa de izquierda a derecha dependiendo el lado en el que girase la palanca izquierda, y con la palanca derecha descendia o ascendia la red enganchada a la grua. Simple pero efectivo, y muy eficiente.

Luego de unos diez minutos sosteniendo la red de un lado del barco a al menos tres metros bajo el mar, Mercer subia la red repleta de peces para descargarlos sobre el barco y luego pasar a hacia el otro lado con la grua y repetir el proceso. Despues de hacerlo un par de veces, Mercer es interrumpido por la pelirroja la cual le pedia ayuda con algo. — ¿Salvaje?. — Penso Mercer, y al ver el trasero pronunciado y sugerente de la colorada, no pudo evitar sonreir y ladear la cabeza hacia un costado, portando un cigarro en un extremo de su boca y dandole una ultima pitada antes de acabarlo por completo y arrojarlo al mar.

¿Necesitas ayuda con esto?.—Le pregunto el encapuchado, acercandose y agachandose a su lado. El trasero de esa mujer era como una manzana prohibida, perfecta, fresca y firme, digna de llevar consigo un castigo divino por morderla. Si Kimiko le prestaba atencion a la entrepierna de Mercer, notaria un gran bulto marcado por debajo de su pantalon, provocado por tal excitante cuadro frente a sus ojos, aunque el hombre no diria ninguna palabra al respecto, su cuerpo hablaba por él a la perfeccion, mientras que su mente podia encargarse de otras cosas.

Al parecer una de las redes que estaban usando se habia enredado con otra y eso era lo que dificultaba a Kimiko el poder acomodarlas para que Butcher las usase del otro lado del barco, por lo que Mercer se coloco detras de Kimiko y acompaño sus manos con las de ella para tomar un punto de la red que al tirar con fuerza se safaria de la otra. —Aqui esta el problema, estas redes si se juntan tienden a enredarse... debes tirar asi, con fuerza y se safaran.— Le dijo el encapuchado con su cabeza por encima del hombro de Kimiko y hablandole cerca del oido. Intento mantener una minima distancia de centimetros entre su bulto y el trasero de ella pero no le molestaba la idea de que ambas partes se encontrasen.... de hecho, lo deseaba ciertamente.
Narro — Hablo Pienso

#7

Mensaje Prototype16 Sep 2020, 06:10


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 85
Reputación: 2
Experiencia: 604
Ryōs: 8286
Puntos de Aprendizaje: 12
Puntos de Evento: 56
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Pesca Nocturna


Pasarías el peso de tu melena hacía la izquierda, lado contrario a donde estaba el muchacho manejando la grúa. Pudiste ver su sonrisa ladina, así como enfocaba los ojos hacía aquellas partes tan prominentes. Debes confesar que la naturaleza ha logrado ayudarte a estar perfecta, prueba de ello, es el efecto que provocas por donde sea que caminas.

Ese hombre se acercaría a tu posición, por supuesto que ya habrías erguido tu cuerpo porque tampoco estarías todo el tiempo inclinada. Si bien todo esta oscuro, aquel elemento entre sus piernas era bastante evidente. Morderías tu labio inferior por la parte de en medio, con los dientes de la misma zona. Luego tragaste saliva, sin responder a su pregunta. El sabueso se colocaría a tus espaldas, recargarías la misma en el pecho pétreo del joven. Seguiste las instrucciones, sentirías las caricias en tus brazos, tus manos. Mientras explicaba sobre el nudo en la red, harías tu trasero hacía atrás, sintiendo lo evidente y dejando que él también disfrute de lo que estaría ocurriendo. — Disculpa, soy algo tonta — Mentira, mas lo que palpita detrás de ti es suficiente como para mantenerte clavada al suelo.

Una vez que terminase la cátedra de como deshacer el nudo, te separarías, tomando la red y mirando de reojo hacía atrás. Enviarías un beso volador, tronado, hacía el muchacho a manera de agradecimiento. Cada que te vas acercando al dueño del barco para ir a entregarle lo que pidió, calmarías el fuego en tu interior.

Aquí tienes, Butcher — Exclamaste, con una sonrisita pícara, morderías el labio inferior pero ahora hacía la izquierda. El recuerdo de aquella sensación te fuerza a tragar saliva, a sabiendas del deseo que provoca. Mas intentarías componerte para ayudar al hombre a colocar la red y seguir trabajando. Si Butcher te hablaba en ese proceso, no escucharías, o lo harías aunque lejana. Seguías anclada a lo sucedido en el bar, como las horas pasaron mientras bebían, el como ese muchacho tan frío y cerrado, esa bestia, se había vuelto algo grato para ti.

Ahora mismo, acaba de suceder algo que provocas en todos, mas con él es con quien disfrutas. Debes pasar más noches como esas, en donde descubres más de su ser. Un perro con correa siempre termina rompiendo sus cadenas. No deseas eso. Sería tuyo, porque quieres y puedes, y lo mantendrías controlado. Pero antes, averiguarás como hacerlo, cueste lo que cueste.

De modo que al terminar de ayudar a Butcher, regresarías con el otro en el barco. Tu andar, era elegante, atrevido, te desenvuelves correctamente incluso en aquel tambaleante embarcación. Mientras guardas los peces atrapados, estarías cerca de Mercer, mirándolo en todo momento. — ¿Como haces para controlar al demonio en tu interior? — Una reina, no se anda con rodeos.
Imagen
Abran paso a la reina...

#8

Mensaje Kimiko16 Sep 2020, 09:34


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 29
Reputación: 0
Experiencia: 389
Ryōs: 5600
Puntos de Aprendizaje: 7
Puntos de Evento: 62
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Pesca Nocturna



07 de Invierno de 149
Puerto de Kagami Minato, Pais de los Oasis.
22:30 Hrs




Mercer y Kimiko sabian a la perfeccion lo que estaba ocurriendo, ambos tortolos coqueteando el uno al otro, Kimiko reacciono como Mercer esperaba y sintio la espalda y el trasero de la colorada haciendo contacto con su cuerpo, un contacto que debera ser prohibido e ilegal por las consecuencias que acarrea, generando una gran hinchazón en la entrepierna del hombre, el cual si no fuese porque todo ya se daba por entendido, tendria grandes... muy grandes explicaciones que dar.

Como sea, Mercer sentia un fuerte impulso que debia controlar o sino podria perder el control, no era el momento para perder la cabeza, estaban trabajando y tenian una funcion que cumplir, si se dejaba llevar quien sabe la clase de orgia, sangre, sexo y tripas podrian acontecer en ese barco en medio de la nada. Ese trasero... pobre hombre, tener que controlarse para no desnudarla en ese momento y asesinar al capitan para no ser molestados, aunque el pensar en lo que podrian llegar a hacer una vez terminasen con el encargo era algo que si no lo bloqueabas de tu mente, te haria babear y dilatar tus pupilas.

Mientras Kimiko le llevaba las redes a Butcher, Mercer se acomodo el bulto entre sus piernas y siguio manejando la grua, retirando pilas y pilas de peces. Por otro lado Butcher estaba concentrado en su tarea, ya que mientras trabaja no hay nada mas importante que eso, ni siquiera la mujer mas bella del mundo. —Gracias linda dejamelas aqui.— Le dijo el hombre sin prestarle mucha atencion al gesto picaro de Kimiko y señalandole donde debia dejar las redes para luego proseguir con su pesca.

¿Quien te dice que lo controlo?.— Le respondio Mercer a la pelirroja luego de detener abruptamente su actividad al escucharla, sin esperarse una pregunta como esa, aunque nunca la miro al momento de responderle, simplemente siguio con lo suyo. En eso Butcher regresa interrumpiendo la conversacion. — ¡Santo cielo, es una cantidad enorme de peces!, Ya no cargues mas muchacho o el barco no soportara el peso. Bien sera mejor que juntemos lo que tenemos aqui y regresemos al puerto cuanto antes.— Dijo Butcher para acto seguido ayudar a recoger todos los epces que se encontraban en el suelo, por su parte Mercer haria lo mismo no sin antes colocar la grua en la posicion inicial en la que estaba antes de usarse y quitar la red enganchada a esta. —Te dije que seria una buena noche sabueso AAJAJAJAJA.—. —Si que lo fue Billy.... si que lo fue...— Dijo Mercer con una sonrisa de lado y mirando de reojo a Kimiko.
Narro — Hablo Pienso

#9

Mensaje Prototype16 Sep 2020, 22:56


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 85
Reputación: 2
Experiencia: 604
Ryōs: 8286
Puntos de Aprendizaje: 12
Puntos de Evento: 56
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Pesca Nocturna


Antes de partir hacía Butcher, tomarías al hombre que esta a tu espalda, del mentón. Depositarías un beso en su mejilla más cercana para retirarte, pavoneando tus atributos a todo lo que da. Gesticularías un — Gracias — para acudir a ayudar al viejo marinero. Harías tu labor correctamente, siempre apoyando al señor para que la pesca de los peces fuese perfecta. De vez en cuando, admirabas la rareza de los mismos, acomodando a los animales muertos de forma ordenada. También juntaría las redes utilizadas , siguiendo las ordenes del hombre, guardando justo donde él indicase.

Estarías junto a la maquina que Mercer ya terminaba de utilizar. Habría dicho algo sobre controlar al demonio en su interior. Le mirarías fijamente, con un destello de malicia en tu rostro. — He lidiado con bestias salvajes toda mi vida. Se reconocer a uno enjaulado — Le ofrecerías un guiño de tu ojo derecho. Para luego acudir a la baranda del barco y observar de nuevo el inmenso mar oscuro. Dejarías a los hombres hablar entre ellos, aunque les escuchas perfectamente incluso por encima de las olas que golpean en la estructura del barco. Hablaban de como la noche había sido hermosa, productiva. Sentirías la mirada de alguno de ellos encima tuyo.

Tardarían menos en llegar hasta tierra. Una vez bajarse del barco. Despedirías a Butcher, quien se mostraba muy contento por el trabajo hecho. Todo había salido perfecto. Volteaste a ver a Mercer, que con un movimiento de cabeza, pedirías que te acompañase. Si así lo hace entonces usarías dicho tiempo juntos para dejarle algunas cosas claras. — Como bien te dije en el barco, pronto regresaré a mi País. Quiero que vengas conmigo — Mojarías tu labio inferior manteniendo la mirada fija en el muchacho, dependía de su respuesta.

Llegarían hasta la puerta del hotel pues querías que supiera donde estabas hospedando. Depositas otro nuevo beso en su mejilla y antes de retirarte a tu cuarto, le afirmarías en un susurro a su oreja. — Si vas conmigo, tendrás una buena recompensa — Dicho eso, llevarías tu mano derecha hacía su entrepierna, sobando un poco y luego escapando. Si en unos días llegaban a los Hongos, entonces estarías dispuesta a recibir y a disfrutar. Quien sabe, capaz saldría algo agradable de todo eso.

Reto de coquetear hecho por ambos.
Imagen
Abran paso a la reina...

#10

Mensaje Kimiko17 Sep 2020, 08:25


Cerrado

Volver a “País de los Oasis”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado