Abastecimiento

El País de los Hongos, lindante con el País del Fuego, la Tierra y la Lluvia, es sin dudas el lugar más extraño de todo el continente. Y no solo porque en él sea fácil perderse por la cantidad de vegetación que en el crece, sino que también posee una de las mayores cantidades de flora del planeta, yendo desde pequeños hongos de colores rojizos y de gran cantidad de nutrientes y proteínas, a grandes plantas de colores fluorescentes capaces de lograr causar despistes en aquellos que se descuiden mucho de ellas. Es en parte por esto, que es uno de los territorios menos explorados en la actualidad, ya que es muy difícil poder adentrarse de lleno en este lugar y sobrevivir a sus protectores naturales. La capital del país, el mal llamado Chikki Niji (Territorio Arcoíris), es el hogar de los mejores herboristas del planeta, siendo capaces de preparar todo tipo de medicina al conocer de lleno las capacidades de cada planta de esta ciudad. Recibe su nombre de la cantidad de colores diferentes que se pueden vislumbrar a simple vista dentro del territorio. Su principal herramienta de comercio, son sus ungüentos y medicinas, aunque no se sabe si herboristas han explicado aún todas las propiedades de los hongos de este país.
Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 18
Reputación: 0
Experiencia: 261
Ryōs: 0
Puntos de Aprendizaje: 1
Puntos de Evento: 15
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Abastecimiento


Pueblo Midori - País de los Hongos.
73 - Primavera - 148
05:42 am.

Abastecimiento

La noche amaina, su negrura a lentejuelas se va perdiendo con la claridad que anuncia al alba por llegar, una hora fresca aun en las fechas tan cercanas al verano, lo suficiente para que el sereno flote en el ambiente cual neblina sosteniendo polen, polvo y otras partículas diminutas que dan un aire de misterio al pueblo Midori, a pesar de su simpleza, algo se resguarda en plena vista y es en esas horas, cuando nadie presta atención, que se deja ver con su semblante lúgubre, su soledad silente y su omnipresencia que le condecora como dueño de aquel pueblo que dice más que solo su color. Pero es también esta una excelente hora para comenzar un viaje, poco a poco los animales nocturnos comenzarán a irse a dormir y los diurnos están por llenar el paradisíaco entorno. Entre estas criaturas del día, aquel que porta la misma luz por hebras capilares, se encuentra ya vestido, desayunado con un bocado especialmente pedido a Rubisha y con toda la indumentaria que pueda necesitar, su estuche en su pierna derecha, una mochila a su espalda con una bolsa de dormir, algunos alimentos para el camino, agua y unas ganzúas en un bolsillo lateral, conseguidos en el bazar a buen precio.

Rubisha se había despertado especialmente temprano ese día, adelantado un poco la colocación de las ollas al fuego, para darle alimento al grupo de mercenarios que han comenzado a dotar de algo más de vida a ese lugar y a sabiendas de su salida Vitshaya también se había levantado temprano para abrir su puesto, una hora antes, y despedir como es debido a cada uno, con un caluroso apretón de manos y su peculiar sonrisa carismática, en la que un par de dientes ya se ausentan. La posada Utaka es una de las cinco principales edificaciones de aquel pueblo, según ha estudiado Daishiva, pues es una de las tres fuentes de ingresos exteriores al pueblo y que impulsan la economía, pero aquello no deja de ser un pueblo y se nota por el trato de la gente.

──Hola, bu-buenos días, chicos. Les recuerdo mi-mi nombre, Katsito. N-no saben cuánto me alegra poder contar con ustedes, el día de hoy.

Se notaba el esfuerzo que hacía por comunicarse. A pesar del frío, su frente sudaba en frío y no tardó en frotar su pañuelo contra ella. En su espalda, una gran mochila repleta de frascos sobresale sobre su redonda cabeza, cada movimiento que hacía, resonaban los contenedores de madera y se podía notar que aquello no era fácil de cargar, aunque la práctica con los años le ha dado maña y entereza para llevarlos de camino a la capital, al menos de ida, ya de vuelta solo trae el dinero de las ventas, mismo que reparte con los leñadores a los que les encarga sus contenedores.

──Buenos días, señor Katsito, Igualmente recuerdo mi nombre, Daishiva── A decir verdad, el peliblanco no pensaba que fuera necesario refrescar la memoria de aquellos que le acompañan, está casi seguro que al menos dos de ellos le recuerdan perfectamente, pero se solidariza con el hombre presentado, mismo que vio el día anterior y al que le ofreció sus servicios. ──El camino a la capital va a ser colina arriba...──

──Oh, si, será un poco cansado. ── Parece hablar por experiencia propia y ríe con nerviosismo.

A pesar de ser interrumpido, la animosidad de Daishiva no se vio perpetuada, mismo que continúa sonriendo al tiempo que aprovecha para sacar un mapa para mostrar. El mismo mostraba la capital cercana al centro del país, un lugar que no solo convergen la mayoría de los ríos de este, sino un punto en donde todas las especies de fauna parecen estar presentes de forma natural y ellos se encuentran cerca del borde con le país del fuego, misma razón de que tantos árboles estén y la coloración de la vegetación.

──Para nuestra suerte, desde aquí hay camino casi recto hacia la capital, es muy seguro que podamos pasar de forma segura, pero iremos algo de ida y deberemos poder llegar antes de que anochezca. La idea es descansar en la capital una noche y luego salir, a esta misma hora. ¿Están lisos?

¿Qué era ese tono de voz en las palabras de Daishiva?, era apenas un brillo sutil, más allá del cuidado de su expresar y de su usualmente amable forma de expresarse, parece emocionado por la idea de viajar, aunque la razón de esto, para alguien que ha hecho de esto su estilo de vida, parece escaparse. Sus diamantinos orbes son alcanzados por un rayo de sol que se ha colado entre las copas de los árboles, el camino hacia el país de los campos de arroz, le da cabida libre al astro rey para bañar aquel lugar de sus majestuosos rayos dorados y, sin embargo, de sus pupilas parece emanar una luz más intensa, mientras que su sonrisa parece el producto de alguna bebida embriagante, ¿será que habrá tomado algún hongo?, ni siquiera el propio pulsante de huesos asesinos se ha percatado de lo mucho que aprecia el viajar en compañía, cuando esa vez tiene un lugar al cual volver.


AbastecimientoRango C País de los hongos
Objetivo: Custodiar al mercader.
Descripción: Katsito es un habilidoso herbolario que crea ungüentos para una tienda de la capital, pero esta se encuentra muy lejos del pueblo Midori, donde reside y en el trayecto se pueden encontrar animales salvajes que pueden latimarlo o estropear su cargamento. Para custoriarlo de trayecto, pide la asistencia de un grupo de mercenarios que le puedan acompañar.
Participantes: Muchante, Uchiha Eiji, Uzumaki Narumi y Daishiva

AclaracionesMostrar
Intentario
- Estuche Pequeño en Pierna Derecha
- - 3 Shuriken
- - 1 Kunai
- - 1 Píldora de Soldado
- Mochila Espalda
- - 5 Ganzúas.
- - Bolsa de Dormir.
- - Comida, agua, etc.

#1

Mensaje Daishiva30 Jun 2020, 06:12


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 34
Reputación: 1
Experiencia: 357
Ryōs: 2400
Puntos de Aprendizaje: 10
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Abastecimiento



Abastecimiento.

Pueblo Midori
País de los Hongos.
73 de primavera, año 148
05:42 am.

Se despertó de madrugada con una emoción que hace mucho no sentía invadir su cuerpo, un nerviosismo especial por lo que prometía llegar a ser su primer encargo de rango superior. Se vistió con sus prendas típicas pero saco de su mochila su capa de viaje, que consistía en una una túnica abierta con capucha que se abrocha en un punto superior izquierdo bajo el cuello. Esta le permitía viajar sin llamar la atención debido a su largo cabello rojizo y ropas de colores alegres.

Tomo todas sus cosas, guardando cada elemento en su lugar correspondiente, y procedió a dejar la habitación dándole un último vistazo. Al llegar al salón comunitario se encontró con el resto de mercenarios de lo que parecía ser ya una especie de equipo. Cosa que le parecía bastante bien, dado que ya había compartido con dos de ellos y su apreciación era bastante positiva. El tercero, el joven de cabellos anaranjados, era todavía un misterio para ello.

─Buenos días muchachitos, ¿Cómo amanecieron? ─ Les saludo sentándose junto a ellos en el mesón con un tono cariñoso. ─¿Aún no ha llegado Katsito-chan o le encontraremos a la salida del pueblo? ─ preguntó mientras con sus ojos de azul intenso buscaba en el lugar la figura de aquel humilde y buen hombre que había conocido unos días atrás.

Rubisha se acercó a la mesa trayendo unos platos de comida típicos de la zona. Les llamaba “cazuela de hongos” y con solo olfatear el aroma que expelía, Narumi sintío un brote de felicidad y comodidad como nunca antes en los últimos años. Miró con ojos de amor a la mujer mientras le agradecía con una enorme sinceridad su gesto de despedirles asegurando que sus estómagos estuvieran llenos y calientes.

─¿Trajeron todo lo necesario, Eiji, Muchante? ─ Preguntó mirando a los muchachos mientras tomaba sorbos de aquel caldo de los dioses. Al terminar de servir aquella comida de despedida, la muchacha se acercó a Vitshaya y Rubisha,dándoles un abrazo a ambos por su hospitalidad en la ultima semana. ─Volveremos pronto, cuídense mucho los dos.─ Les diría para después colocarse su mochila en su espalda, ajustando el saco de dormir, y comenzar a caminar hacia el exterior de la posada.

Caminó junto a sus compañeros hasta la entrada del pueblo y ahí volverían a encontrarse con aquel hombrecito que tanta ternura despertaba en la muchacha.

─Katsito-chan, ¿Cómo esta? ─ le preguntaría con un sonrisa en su rostro. Para luego escuchar con atención a Daishiva y al caballero, asintiendo al peliblanco al referirse del camino hacia la capital, el mismo que había estado estudiando en los mapas la noche anterior. El muchacho se veía motivado con el trabajo, sentimiento que comprendía. Se sentía bien el trabajo en equipo y mas cuando una aventura estaba por comenzar. Sus ojos se quedaron observando el amanecer que justo en esos momentos se presentaba ante los cuatro muchachos.

¬─Estoy lista.
AparienciaMostrar
Imagen
AclaracionesMostrar
Inventario
-Porta armas mediano en su zona trasera derecha.
>>3 kunai
>>3 notas de sellado
>>1 pildora del soldad
-Mochila
>>Saco de dormir
>>Ropa, objetos personales, libro de su madre, comida y botellas de agua potable.
Imagen

#2

Mensaje Uzumaki Narumi01 Jul 2020, 02:41


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 25
Reputación: 0
Experiencia: 334
Ryōs: 1300
Puntos de Aprendizaje: 10
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Abastecimiento


Pueblo Midori
País de los Hongos.
73 de primavera, año 148
05:42 am.
Abastecimiento

Los pasos en la escalera resonaban de sobremanera a esas horas, la madrugada exageraba todos los sonidos indeseados y aquellas tablas de madera ya habían visto las suelas de numerosos huéspedes. Eiji bajaba desde su habitación cargando algo más de peso del que acostumbraba, estaba vestido, su atuendo era acorde a la aventura que les aguardaba al grupo de jóvenes mercenarios y sin embargo el Uchiha aún restregaba sus ojos intentando vencer el sueño. Al dar el último paso pudo observar que sus compañeros de viaje también se preparaban -Ohayo minasan!- el muchacho alzó su brazo para saludarles a todos los presentes y escuchó la pregunta que hacía Narumi, este respondió con inocente sinceridad -Dormí como un tronco. Después del entrenamiento de hace un par de días creo que lo necesitaba, pero ya estoy bien del todo- el chico de cabello negro flexionó su codo y empuñó la mano, haciendo un ademán para indicar que ya había recobrado todas sus fuerzas.

En ese momento Vitshaya y Rubisha aparecían para darles los buenos días al grupo y consentirlos con la deliciosa comida que servían en la posada. -¿Cazuela de hongos? nunca la he probado antes pero su nombre me hace sentir como si estuviera en casa. Ustedes me hacen sentir así Vitshaya Ossan, Rubisha Obaa-chan, gracias por su amabilidad y su increíble hospitalidad... y ahora ¡A lo que vinimos!- Las fosas nasales se le abrieron desproporcionadamente al sentir el aroma delicioso de la sopa y sus ingredientes, EIji comió con prisa, quizás no haciéndole justicia a la elaboración que tenía en frente, pero su sonrisa y buen ánimo aseguraban que era lo mejor que había probado en mucho tiempo.

Una vez que terminó, el muchacho se levantó de la mesa agradeciendo por la comida y contestó ante la nueva pregunta de Narumi: -Creo que llevo todo, déjame ver, conseguí una mochila para el viaje, dentro tengo un saco de dormir, algunas raciones proteicas y una soga, luego está la capa, una cantimplora y mis pertenencias de siempre. Debería ser todo lo que necesito- Luego de comprobar que contaban con lo necesario los viajeros se despidieron nuevamente de sus anfitriones y se dirigieron a encontrarse con el cliente, quien era también parte del objetivo del encargo. El señor canoso que les había dado el encargo para recoger setas en el Valle Azul los esperaba, esta vez necesitaba asistencia con un asunto algo más relevante. -Osu! Katsito Ossan, es bueno verle de nuevo, espero se encuentre usted bien- El equipo se ponía en marcha una segunda vez y en esta ocasión el semblante de cada uno junto con la disposición eran notablemente distintos, Eiji se alegraba por haber conocido a personas tan buenas en tan poco tiempo, aunque hubieron pasado solo algunos momentos juntos de verdad ya existía camaradería entre ellos, el Uchiha al menos creía en las habilidades de cada uno y confiaba en que esta nueva tarea que les había sido asignada sería cumplida a cabalidad.

Mientras Daishiva daba algunas indicaciones generales acerca de como se iba a desarrollar el camino en su fase inicial el joven de cabello alborotado le daba una ojeada al mapa una vez más, los escollos a superar, el terreno, los puntos de interés y el recorrido hacia la gran capital. Trataba de memorizarlo todo y estar informado, siendo el menor de los cuatro, Eiji temía ser considerado como no apto para realizar este tipo de trabajos. Escoltar a una persona y asegurar su integridad difería bastante de los encargos para los que usualmente eran contratados los Uchiha, en la otra cara de la moneda asaltando y eliminando aquellas personas que en ocasiones también necesitaban de alguna escolta
AclaracionesMostrar
Inventario
- 1x Ninjato
- 1x Porta objetos mediano (5x Shurikens, 3x Kunai, 1x Bomba de humo, 1x Bomba de Luz
- 1x Mochila (1x saco de dormir, 5x raciones proteica, 1x soga
- 1x Cantimplora
- 1x Capa oscura con capucha
Narro | -Hablo- | Pienso
Imagen

#3

Mensaje Uchiha Eiji01 Jul 2020, 08:27


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 27
Reputación: 2
Experiencia: 300
Ryōs: 1000
Puntos de Aprendizaje: 8
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Abastecimiento


Pueblo Midori
País de los Hongos.

73 de primavera, año 148
05:42 am.
Muchante aun no se encontraba en la posada Utaka ya que tenía algo muy importante que hacer la noche anterior. Al ya haber pactado con el resto del equipo este encargo, cuando se toparon el día anterior muchante estaba alegre y había aceptado sin pensarlo 2 veces.
Los motivos eran fáciles, buen dinero, buena experiencia, mas conocimiento del lugar y le caía muy bien estas 3 personas.

El encargo seria difícil y llevaría su tiempo, por lo que tenía que ir bien preparado y para hacerlo, esa noche había que trabajar. Se fue a la otra posada... esa posada que trabaja por la noche para hacer los descargos personales de la gente, el joven yamanaka no tenia escrúpulos en ese sentido y al hacer los contactos necesarios, tuvo trabajo rápidamente allí.

Esa larga noche de trabajo ocurrió y la hora se aproximaba por lo que el peli naranja tenía que ir a la posada Utaka, lugar donde se reunirían todos, iba a ser muy temprano en la mañana. De aquella posada muchante salió acompañado con las amistades que había realizado y un cliente que hasta donde sabia el hombre tenía un buen capital invertido en los negocios del pueblo.
El yamanaka camino con estas personas hasta estar frente a la posada Utaka donde se despidió con abrazos y caricias entre todos, no se dio cuenta si fue Vitshaya o el mismo Daishiva que lo vieron en esa situación, pero poco le importaba al descarado joven de ojos verdes y cabello naranja.

Se aproximo a la posada la cual estaba abriendo, con el llevaba todo su equipamiento ninja y una manda rollada con algunas otras prendas en su interior... las pidió "prestadas" de la otra posada, como no tenia mochila grande para llevarla se la colocaba debajo de su brazo derecho para transportarla.

Dentro de la posada al primero que vio fue a Daishiva quien ya estaba esperando al resto, muchante se sentó a su lado y lo saludo con una sonrisa y llevando sus dedos índice y mayor de la mano derecha a la frente y los movió hacia adelante. De la misma manera saludo a Vitshaya y a Rubisha para finalizar su acción golpeando su frente a la mesa y caer dormido, se notaba que no había descansado bien.

Ese leve descanso le duro poco, primero con la llegada de Eiji y luego con la de Narumi. Muchante respondió con una sonrisa a la pregunta de la muchacha del equipo y teniendo una marca roja en su frente a causa de la mesa, levanto su petate de manta con una mano y con la otra una bolsa que tenía una caña para transportar agua y lo que parecía unas galletas de harina.
Rubisha llevo a la mesa esa deliciosa comida la cual muchante no dudo en ingerir agradeciendo con total sinceridad
Mugas gracias bolita - Y con la boca llena que no se le entendía nada, aunque se suponía que dio las gracias.

El tiempo de espera había llegado a su final y emprendieron el viaje, los pasos de muchante eran lentos y en lugar de levantar los pies los arrastraba, demostraba ninguna clase de energía ni ganas... aunque con lo que lo habían conocido... no se sabía si realmente era lo que sentía o se estaba haciendo el tono.

Daishiva tomo la iniciativa de hablar con Katsito, a muchante le parecía bien, hasta lo había tomado como el guía y líder de este encargo, si muchante odiaba algo era dar órdenes, el prefería seguirlas pero con su estilo personal.
En esos momentos el yamanaka iba a continuar haciendo de las suyas ya que se sentía seguro en ese lugar, una vez que se alejaran del pueblo comenzaría a prestar mas atención ya que el peligro iba a comenzar y había que ponerse seria si la situación lo ameritaba
Brazo DerechoMostrar
2 Lanzadores de aguja cargado
Porta Armas GrandeMostrar
2 Kunai
5 Makibishi
4 Agujas Senbon
1 Cuchilla de Mano
Hilo Metalico
PetateMostrar
Ropa de abrigo, manta para dormir y una bolsa con galletas y agua

#4

Mensaje Muchante01 Jul 2020, 22:19


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 18
Reputación: 0
Experiencia: 261
Ryōs: 0
Puntos de Aprendizaje: 1
Puntos de Evento: 15
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Abastecimiento


En las alturas, las copas de los árboles danzan despacio, son apenas acariciadas por el viento primaveral, matutino y tranquilo, este hace platicar a las ramas en risas y silbidos, pero cerca de la tierra, todo es aparente más tranquilo y estático, difícil de ver a las hormigas trabajadoras formar una fila mientras transportan trozos de comida a su morada; algún que otro roedor regresa a su madriguera mientras un búho mimetizado con un árbol, descansa en espera de la vuelta de la noche, apenas con suficiente alerta para percibir a los extraños como inofensivos, mientras otras aves diurnas emprenden su viaje a buscar alimento para sus crías. ¿Cuánto habrán caminado antes de que de su vista se perdiera el pueblo?, apenas unos cien metros fuera de este y las fachadas pasaban por árboles, las personas no eran fácilmente visibles y el entorno parecía haberse tragado todo vestigio de ese lugar mágico. A decir verdad, Daishiva no había llegado por si solo, muy seguramente que si le hubieran dado las indicaciones directas, este se hubiera perdido y jamás habría dado, sin embargo, una vez lo conoces, es como si este se materializara mágicamente cada que te acercas lo suficiente y vuelve a desaparecer cuando sales de un cierto rango, ¿será algún tipo de magia?, según dicen, es parte de su propia naturaleza y la razón de que sea tan poco conocido.

──¡Oh, Kansito!, ¿vas a la capital?

Sentado a la orilla del camino, un corpulento hombre en sus treinta, fuma tabaco de una pipa. Su ojo derecho, cerrado, presenta una enorme cicatriz que recorre desde su frente hasta su pómulo, mientras que el derecho esboza un ambar reluciente. Su cabellera castaña, es corta y desaliñada, con un atuendo de montaña, un pico y una pala a su espalda, parece trabajar en esos lugares. Su ojo pasa por los mercenarios sin parecer tomarles mucha relevancia, tan solo para no ignorarlos, con una sonrisa carismática y un aire de masculinidad admirable.

──S-si, voy a ir a dejar algo de producto. ¿Vi-vienes de ahí?, Zaton.

──¡Ojalá!, hace más de un año que no me paso por ahí. Si vez a Khalifa, le mandas un saludo de mi parte.

Aquel que parece responder al nombre de Zaton, ríe sonoramente mientras que el cliente de aquel grupo parece espantarse un momento, sonrojándose incluso, antes de asentir y comenzar a caminar un poco más rápido. Mientras tanto, Daishiva se acerca y le extiende la mano.

──Hola, soy Daishiva, le traeremos de vuelta el día de mañana.

El hombre mira extrañado al peliblanco que se había tomado la molestia de dar tanta información y su formalidad, pero al final acepta el gesto.

──Confiaré en tu palabra, chico. Es una promesa.

¿Por qué el peliblanco decidió hacer eso?, tal vez si alguien le pregunta más adelante, le responda, o tal vez no. Pero parece tan seguro de si mismo, que casi parece algún tipo de plan. En cualquier caso, el camino continuaría y en la distancia la figura del hombre se perdería tan rápido como apareció. La vegetación, sutil como el trayecto del sol, cambiaría sus colores un poco y daría algo más de sobriedad y oscuridad a los claros verdes olivos de más atrás. Pronto habrán de cruzar un cuarto del camino, tanto en trayecto como tiempo, todo aparenta no presentarse obstáculos.


AclaracionesMostrar
Intentario
- Estuche Pequeño en Pierna Derecha
- - 3 Shuriken
- - 1 Kunai
- - 1 Píldora de Soldado
- Mochila Espalda
- - 5 Ganzúas.
- - Bolsa de Dormir.
- - Comida, agua, etc.

#5

Mensaje Daishiva02 Jul 2020, 04:06


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 34
Reputación: 1
Experiencia: 357
Ryōs: 2400
Puntos de Aprendizaje: 10
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Abastecimiento


En la posada, antes de salir, Narumi sonreía ante la respuesta detallada del muchacho de cabello oscuro para luego observar como Muchante simplemente asentía con una mirada perdida. Sus ojeras y el cabello desordenado se sumaban al cuadro completo que ofrecía a sus compañeros. La muchacha de cabello de fuego levantó una ceja mientras le miraba con los ojos entrecerrados.

─Parece que alguien lo paso bien anoche… No nos hagas cargarte de camino. ─ Le señaló mientras volteaba hacia la cocina comenzando a sentir un aroma especial proveniente de las ollas.

En la entrada, mientras Daishiva explicaba, sus ojos notaron fugazmente como Eiji revisaba los mapas, de la misma manera que ella lo habría hecho en la noche anterior. El País de los Hongos era un lugar donde era sencillo perderse por su basta vegetación, incluso el Pueblo Midori era difícil de encontrar. Para suerte de la muchacha, en el diario de su madre no solo había instrucciones sobre las técnicas de su clan y consejos sobre fuinjutsu o de barrera, si no que además había unas hojas sueltas con apuntes de una letra desconocida para Narumi pero que le permitieron dar con el pueblo sin mayores dificultades. El que estuviera en aquel lugar no era solo un capricho o una forma de obtener más dinero, si bien eso último era una meta latente en todo momento para ella, había razones más de fondo.

Ya en el camino, la muchacha se posiciono a la izquierda del cliente cubriendo ese lado en caso de alguna amenaza que pudiese surgir mientras se adentraban por los bosques que atravesaba el camino a la capital. Mientras avanzaba observaba a su alrededor, manteniéndose alerta ante cualquier detalle que le pareciera extraño, buscando animales escondidos entre los arbustos y plantas. De pronto, al costado derecho del camino apareció una persona descansando, robusta, de una cicatriz en su rostro y que portaba una pala y un pico en sus espaldas. Mientras se acercaban, Narumi se preparaba para materializar sus cadenas de sellado a la mínima provocación, pero entonces el sujeto le habló a Katsito con bastante familiaridad, dando a entender que le conocía. A pesar de ello, la muchacha permaneció atenta, observando a su alrededor mientras el cliente y aquel hombre conversaban, notando como Katsito se incomodaba ante la mención de una tal Khalifa. En ese momento, sin razón alguna, en su mente apareció un nombre de origen hebreo, diminutivo de María y que significaba “la elegida”. No sabía porque, pero lo ignoró por completo al ver como Daishiva le daba le ofrecía la mano a aquel hombre de una manera muy formal y respetuosa. Al apartarse y continuar el camino, la muchacha aceleró su caminar acercándose a él por un costado.

─¿Y eso? ¿De qué vas Daishiva? ─Le preguntó con intriga mientras le miraba con los ojos entrecerrados y una ceja levantada. Luego de escuchar su respuesta e interactuar con él regreso a su posición algo pensativa, observando como el bosque cada vez se volvía mas denso….
AparienciaMostrar
Imagen
AclaracionesMostrar
Inventario
-Porta armas mediano en su zona trasera derecha.
>>3 kunai
>>3 notas de sellado
>>1 pildora del soldad
-Mochila
>>Saco de dormir
>>Ropa, objetos personales, libro de su madre, comida y botellas de agua potable.
Imagen

#6

Mensaje Uzumaki Narumi02 Jul 2020, 06:43


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 25
Reputación: 0
Experiencia: 334
Ryōs: 1300
Puntos de Aprendizaje: 10
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Abastecimiento


Ciertamente el pueblo Midori no era un lugar fácil de encontrar, la basta vegetación e intrincados caminos era una defensa natural de la gran mayoría de asentamientos civiles en el País de los Hongos. Eiji estaba allí prácticamente de paso y jamás hubiera dado con la localidad si no hubiera estado de camino al lugar donde el y su familia debían encontrarse con su hermano mayor y donde también, hace pocas lunas, había ocurrido la reunión secreta del clan Uchiha. Hajime guiaba sus pasos y su experiencia y habilidad, sumado al mapa que había confeccionado antes de salir del País del Fuego con información que le había sido proporcionada por otros miembros del propio clan le habían proporcionado valiosa información para orientarse en el país. En cualquier caso, el destino le había unido al grupo con el que ahora viajaba y la estancia en la nación le había brindado oportunidades de crecimiento y aprendizaje como nunca había imaginado.

Una vez se pusieron en marcha hacia la capital, el pequeño guerrero se posicionó a la derecha de Katsito. El encargo ya había comenzado y el objetivo de los mercenarios era escoltarle, por razones obvias, debían salvaguardar la integridad del cliente en todo momento para que el encargo fuera cumplido con éxito. Luego de avanzar una centena de metros el paisaje comenzó a cambiar paulatinamente, las viviendas y establecimientos se distanciaron para finalmente transformarse en árboles, plantas y vegetación variada, haciéndole honor al nombre del territorio en donde se movían. Después de poco andar, una figura a la derecha del sinuoso sendero apareció, la silueta era de un individuo más corpulento que cualquiera de los viajeros. Eiji llevó su mano izquierda al cinto y de forma sutil separó la vaina de la base de la empuñadura en su arma principal. Katsito-san se encuentra bien protegido en el medio de la formación, si alguien quiere alcanzarlo tendrá que pasar por nosotros primero. El grupo avanzó con cautela y a medida que se acercaban dicha silueta fue dejándose ver, se trataba de un hombre de contextura imponente, se encontraba sentado a un constado del camino, su rostro presentaba una gran cicatriz y a juzgar por su apariencia era mucho más joven que Katsito pero también mucho más maduro que cualquiera en el equipo de mercenarios. Sus ropas parecían las de un montañista y su espalda era tan amplia que podía albergar tanto la pala como la pica que llevaba.

El sujeto era un conocido del cliente, eso pudieron darse cuenta los presentes cuando estos se saludaban, su nombre era Zaton y después de un breve intercambio de palabras este le encargó a Katsito que saludara a una tal Khalifa si es que lograba verla. Me pregunto quién será esta Khalifa ¿tendra alguna relación con Katsito-Ossan? Eiji pudo advertir el rojo en las mejillas del canoso hombre cuando se nombró a la mujer. Tal asunto no le incumbía y tratando de volver al objetivo del encargo trató de mantenerse preparado en caso de que tuvieran que proteger a Katsito de algún peligro, un ataque sorpresa no dejaría mucho tiempo ni espacio para poder reaccionar y por eso era crucial que los jóvenes estuviesen en guardia y se mantuvieran en estado de alerta. En la despedida Zaton llenó el silencio con una risa desproporcionada y de forma particular cruzó alguna conversación con Daishiva quien parecía ser muy formal en todas las situaciones. El pequeño Uchiha prefirió guardar silencio luego del episodio, ya que el chico de pelo blanco era precisamente con el que menos confianza había forjado, sin embargo, eso no fue suficiente como para aplacar su instinto de curiosidad. Narumi ya consultaba por iniciativa propia acerca de esto y el joven de cabello negro se mantuvo atento a la respuesta.
AclaracionesMostrar
Inventario
- 1x Ninjato
- 1x Porta objetos mediano (5x Shurikens, 3x Kunai, 1x Bomba de humo, 1x Bomba de Luz
- 1x Mochila (1x saco de dormir, 5x raciones proteica, 1x soga
- 1x Cantimplora
- 1x Capa oscura con capucha
Narro | -Hablo- | Pienso
Imagen

#7

Mensaje Uchiha Eiji03 Jul 2020, 02:07


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 27
Reputación: 2
Experiencia: 300
Ryōs: 1000
Puntos de Aprendizaje: 8
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Abastecimiento


Digamos que la pasaron bien gracias a mi - Muchante respondió con una sonrisa a su compañera colorada
Solamente dejare que me carguen si me lo piden, aunque... también puedo cargar yo a alguno - Le hecho una guiñada con su ojo derecho.

Todo el equipo ya había partido, la formación se veía clara, Narumi a la izquierda y Eiji a la derecha del objetivo a defender, Daishiva adelante como guía y líder del encargo por ende a muchante le había tocado ir atrás.
Puff, estratégicamente no es buena idea que yo este acá, si empiezan a correr me dejaran atrás porque no los voy a alcanzar y si alguien viene de atrás voy a ser el primero que pierda la cabeza - Muchante iba pensando a medida que los metros pasaron y ya no se podía ver el pueblo, era solamente la fauna y flora del lugar, era muy lindo de ver pero al mismo tiempo podía ser peligroso, nunca se sabía que iba a aparecer detrás de una planta.

Lo bueno de venir atrás es que tengo una muy buena vista de mis compañeros... puedo seguir mejorando mi cualidad de ser inspector de caminatas - El yamanaka llevaba su mano derecha para rascarse la barbilla mientras se perdía en sus pensamientos llenos de imaginaciones.
En determinado momento el ritmo de los pasos cambiaron para divisar adelante que un hombre muy masculino se había puesto a hablar con Kansito, al instante muchante comenzó a mirar para atrás y los costados en modo de precaución.

Se llevo a cabo una conversación entre ellos tranquila, se conocían sin duda, esa acción calmo al joven ya que no parecería haber peligro, por lo que hizo lo que tenía que hacer desde el momento que vio a ese hombre... admirarlo con cara devoradora, su cicatriz le daba un toque muy sexy y esa presencia de masculinidad era el bonos extra. Nuevamente muchante se perdió en su imaginación tras verlo y movía su boca como si se le estuviera cayendo la baba, no siendo muy disimulado.

Khalifa?... - Muchante comenzó a recordar ese nombre hasta que soltó una sonrisa y teniendo a eiji bastante cerca le comento
Conocí a una Khalifa una vez, no creo que sea la misma porque es del país del rayo... pero mama mía, te la presentare si tengo la oportunidad- El tono que uso fue como queriendo decir un secreto pero si alguien le prestaba la mínima atención lo escucharían.

Cuando Kansito comenzó a dar esos pasos rápidos muchante solamente siguió sonriendo porque capas todas las Khalifa eran iguales. Daishiva se detuvo, saludo al hombre y... le dijo que para mañana estaríamos devolviendo a Kansito.
Eh... eso no tiene sentido, mañana no vamos a estar de regreso - Muchante quedo pensando esas palabras pero pronto continuaron el camino para dejar atrás a ese hombre llamado Zaton, al pasar por su lado muchante lo miro con atención, donde se le escapo una guiñada al hombre
Hasta pronto - Se dirigió al hombre de cicatriz con una vos afeminada.

Al pasarlo y dejarlo atrás, todos volvieron a su formación, el hombre se encontraba a 4 metros de muchante y llevando el sello del dragón a su pecho sin que lo vieran de atrás quiso detectar la zona y a ese hombre. Haciendo esto descubrió una información que podría ser llamativa, apuro sus pasos para aproximarse a Daishiva y antes que dijera algo se dio cuenta que Narumi estaba preguntándole porque sabía que había algo que no cuadraba.

Yo me hago la misma pregunta Daishiva, no tiene sentido que le dijeras eso y además de eso creo que deberían de saber ... - muchante le brindo la información que se había dado a los presentes en un tomo bajo y personal
TecnicaMostrar
Kanchi (Detección)Ninjutsu Rango CRequisitos:
  • 30 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Dragón.
Efectos:
  • Permite detectar toda presencia de chakra a 5 metros de distancia por cada punto en control de chakra que posea el usuario.
  • Se debe permanecer quieto durante la ejecución a menos que se posean 25 puntos en concentración.
  • Los chakras detectados simplemente te indican si es mayor o menor a tus reservas totales.
Coste: 15 PC por turno.
El shinobi realiza un sello a dos manos que le permite detectar presencias de chakra a un determinado alcance. Se trata de la técnica más sencilla de la rama sensorial.
Código:[kajin01][/kajin01]
Brazo DerechoMostrar
2 Lanzadores de aguja cargado
Porta Armas GrandeMostrar
2 Kunai
5 Makibishi
4 Agujas Senbon
1 Cuchilla de Mano
Hilo Metalico

#8

Mensaje Muchante03 Jul 2020, 23:22


Responder

Volver a “País de los Hongos”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados