Trabajando en Libertad

El País de los Campos de Arroz, territorio ubicado al norte del País del Fuego, es una extensión pequeña donde se pueden encontrar grandes plantaciones de Arroz. Presenta una antítesis del País del Té, ya que no es un país tan desarrollado como este último, siendo sus habitantes de clase media a baja, trabajadores constantes de los campos y con bajos ingresos. Este país cuenta con una humedad constante, lluvias diarias y sus largos campos de cultivo llenos de agua, que en parte ayudan a la cosecha de estos, pero obligan a los pocos habitantes del mismo a buscar resguardo en zonas bajo tierra, por lo que no es extraño encontrar construcciones ocultas en este territorio. No posee una capital propiamente dicha, puesto que no tiene un regente dentro del País, pero está liderado de forma democrática sin un líder aparente.
Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 1005
Reputación: 92
Experiencia: 7631
Ryōs: 1136
Puntos de Aprendizaje: 62
Puntos de Evento: 110
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Trabajando en Libertad


Las sugerencias que estaba dando no parecían ser mal recibidas por ninguno, todos estaban dispuestos a completar el trabajo, la primera pareja aceptaría su función sin rechistar se acomodarían y de un momento a otro uno de ellos desapareció, intenté ubicarlo visualmente a ver, pero no pude identificar su presencia, eso añadiría una preocupación adicional a mi cabeza, sacudiría mi cabeza un par de veces para sacarme aquellos pensamientos negativos, fue entonces que comencé mi recorrido con tranquilidad en dirección a la dichosa fabrica de carne, miré hacía mi costado notando a la femenina que marchaba a mi lado sin ninguna objeción, era un equipo bastante inusual y que por alguna razón me tomaban en cuenta para las decisiones del equipo.

Mientras avanzábamos la muchacha comenzaría un dialogo, estaba empezando a hablar de los orígenes de la fábrica de carne, en ese instante ella pronuncio algo importante la fabrica era presidida por uno de los miembros del senado del País, tocar a esas personas importantes era siempre una odisea que terminaba por complicarse más de la cuenta. Pero al mencionarme lo de la rotación del personal giraría la vista en su dirección, — ¿Eso del personal es importante? — pregunté ladeando la cabeza con incertidumbre, era una forastera en el País y que ella hubiera mencionado esa pista dejaba entre ver que algo no andaba bien con eso de la rotación laboral.

Siguiendo el camino habíamos terminado en una especie de callejón donde mi compañera me estaba recomendando trepar para tener un mejor punto de observación, no obstante había un posible testigo apilado durmiendo sobre unas cajas que podrían ser su hogar, le miré unos segundos para luego en silencio asentir con la cabeza, tomaría impulso necesario para pegar un brinco y adherirme a la pared, de esa manera podría ascender hasta la parte alta donde podría encontrar más pistas tal cual la jovencita había sugerido.

Ya en las alturas podría tener vista completa de lo que era la fábrica, su tamaño era descomunal, abarcar dos manzanas era algo complejo, lo que representaba que había bastante dinero por medio a pesar de las cosas que se veían en los alrededores y para estar en una zona de bajos recursos parecía bien abastecida. Se pudo identificar las dos entradas donde había un peaje para dar o negar el acceso a su interior, el tejado era de zinc lo que complicaría la cosa, a menos claro que lloviera y el ruido pudiera ser maquillado.

— Ingresar a ese sitio no parece sencillo, ¿Sabes si las paredes tienen ventanas o algún acceso de aire por donde podamos meternos? — pregunté a la muchacha tratando de idear una buena estrategia para introducirnos hacía allá, — Aunque podríamos hacer que Raiko, se meta a la fábrica de día y nos abra la puerta por la noche usando esa habilidad que uso recientemente. — sugerí cruzándome de brazos y adoptando una postura pensativa y analítica respecto a la situación. — Cómo ultimo recurso podríamos meternos en una carreta de carne e intentar sorprenderlos. — mencioné dando un suspiro de decepción.

— Por cierto, ¿Desde cuando trabajas con ellos? — pregunté a la femenina intentando coexistir un poco, era importante para mí conocer a mi equipo de trabajo para saber hasta donde estaban los limites de nuestra relación y hasta donde sería cada uno llegar por cualquiera de los demás. Giré la vista para mirar la reacción a la jovencita.
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#11

Mensaje Shura28 Ago 2020, 20:00


Avatar de Usuario
Mensajes: 66
Reputación: 0
Experiencia: 293
Ryōs: 2500
Puntos de Aprendizaje: 21
Puntos de Evento: 59
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Trabajando en Libertad


La muchacha asintió. No le habían contado que esa pelirroja era extranjera, la única orden que recibió en cuanto a ella es que confiara completamente en sus capacidades, la alababan por ser una kunoichi con bastante experiencia y si bien, nunca la había visto en el País, muchos mercenarios son desconocidos para la fémina. Se apresuraría a responder la pregunta, dando mayor contexto de las cosas porque ella era así de complicada. — Sí. En nuestro País existen muy pocas leyes que resguardan a los trabajadores, por eso la mayoría de personas laboran en sus propios negocios, aunque al hacer eso, te arriesgas a pagar tributo a las mafias o políticos corruptos que controlan la economía — Por supuesto, Nagisa había aprendido el arte de hablar en susurros, de modo que nadie más escuchara más que ella y su interlocutora.

Pocos políticos, como el padre de la chica que buscamos, están a favor de reformas que protejan al trabajador. Con todo eso, imaginas que la rotación de personal es constante ya que existe una ley que obliga al empleador a dar mejores condiciones cuando se comprueba una antigüedad en el puesto. Por eso, si alguien permanece más de 6 meses en el mismo trabajo, nosotros... — Se refería a los mercenarios —... sabemos que es porque trabajan en alguna mafia que puede costearlos — Quizá era demasiada información pero esa era su forma de ser.

Ella también saltaría hacía el tejado de ese edificio, usaría la misma técnica que la pelirroja aunque ella tuvo que mantenerla por más tiempo ya que su condición física no se comparaba con la de la superiora. Lograron ver la fabrica, las entradas, los guardias en las mismas. Nagisa asentiría ante las propuestas de Shura. — Ventilación debe tener pero desde donde estamos no logro ver nada — Quizá por el otro lado. — Claro, Raiko es experto en esas cosas, él podría abrirnos durante la noche aunque eso supondría dejar pasar todo el día... Puede que le suceda algo grave al objetivo — La muchacha estaba barajando la posibilidad de lanzarse de una, para intentar entrar así que mostraría una enorme sonrisa ante la última elección que Kiri le decía. No le gustaba esperar o depender de otros, confiaba en sus habilidades.

Lo último que Shura cuestionaba le habría tomado por sorpresa, dio un respingo y luego bajó la mirada hacía el suelo, poniendo una mueca de tristeza. — Raiko es mi hermano, llevo trabajando a su lado casi toda la vida. Pero por mi culpa le cortaron la lengua y ahora habla con un lenguaje de señas que yo no he querido aprender por miedo a saber cuanto me odia... — Estaba diciendo la verdad. — A Jomei apenas le conozco, sé que es un cliente frecuente de mi hermano — A simple vista, no pareciese haber algo que preocuparse de los compañeros... Por ahora...






... Mientras tanto...

Abrieron a la puerta y el hombre entraría, removiendo la capucha en el proceso. — ¿Tienes lo que te pedí? — No se andaba con rodeos. El carnicero dejaría la pierna de cerdo que estaba cortando, asintiendo con la cabeza y limpiando sus manos en el sucio delantal repleto de sangre fresca. — Me costó pero al final hablaron, resulta que la carroza era propiedad de... — Hizo una mueca sonriente, abriendo la boca, como si esperara que Jomei adivinara, mas la mano derecha del político solo lo miró, inexpresivo. Una vez que se cansó de esperar, continuaría, con evidente decepción en el rostro. — De Kemaru Hakura — Río, sobándose la panza en el proceso.

Jomei frunció el entrecejo, sacando una hoja oculta de su brazo derecho. El carnicero negó con ambas manos, asustado. — Es cierto, los sujetos dicen que esa carroza esta registrada a nombre de tu jefe. Eso significa, que los malhechores robaron el coche... o... — De nuevo ese gesto tonto. — ... La chica fue

Tras unos momentos de reflexión, donde Jomei dejaba una bolsa de dinero a su compañero y agradecía sus servicios, regresaría hacía la cantina, esperando que las chicas ya estuvieran ahí. Durante el trayecto, estaría reflexionando todas las opciones. Había descubierto algo tonto, pero que podría desvelar más cosas al misterio. De igual manera, no se preocupaba, Raiko se encargaría de resolverlo todo, como siempre.
Imagen
♨ Lost Paradise

#12

Mensaje Keigo29 Ago 2020, 11:19


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 1005
Reputación: 92
Experiencia: 7631
Ryōs: 1136
Puntos de Aprendizaje: 62
Puntos de Evento: 110
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Trabajando en Libertad


Una vez estuviéramos en la cima la muchacha no tardaría mucho en comenzar a responder cada una de mis preguntas, ahora entendía un poco mejor los motivos de la cúspide económica para intentar fregar la paciencia del hombre que estaba buscando un trato igualitario y mejorías para los empleados, asentí con la cabeza ante lo que estaba diciendo mientras continuaba vigilando la situación desde las alturas, sería en ese momento que tomé una bocanada de aire, — No creo que le causen daño a la damita, es su carta de triunfo si ella muere nada haría cambiar de opinión a su padre. — comenté para tratar de calmar la ansiedad que podría vivir la muchacha por la situación de la otra femenina.

— Aun así, no se descarta la posibilidad de que sean unos lunáticos y quieran lastimarla, pero por los momentos tengamos mente positiva de que es lo primero. — indique mirando ahora a su rostro y sonriendo amistosamente, pero cuando note su gesto de tristeza por contarme un poco de su pasado, no dude en estirar mi mano para colocarla sobre uno de sus hombros, — Escucha, nada es culpa de nadie, las cosas siempre pasan porque tienen que pasar y en todo caso la culpa es del imbécil que le corto la lengua, no tuya ni de tu hermano. — aconsejé en ese instante para intentar animarla un poco.

Entre tanto debía comenzar a imaginarme como actuar, realmente tenía esperanzas de que no se movieran y desperdiciar el día no fuera tan mala idea, pero podría estar errada y lo mejor sería tomar una de las elecciones, la que más le había gustado a la pequeña, aun así para investigar más a fondo juntaría mis dos manos para formar una postura única que me permitiría escanear toda la zona de chakras notables, evaluando a su vez la de mi compañera, necesitaba rastrear todo lo que pudiera en las adyacencias de aquel recinto, para así terminar de concluir con mi estrategia y poder dar el golpe de la mejor forma posible.

— ¿Y tú que prefieres una reforma laboral o que todo se mantenga igual? — pregunté mientras continuaba explorando los alrededores con mi técnica sensorial, requería averiguar todo lo que pudiera, inclusive tratar de detectar chakra en el hombre que se había quedado dormido en el callejón, en los últimos días había aprendido que nada era lo que parece y siempre una persona termina por ser lo que dice no ser. Una princesa intentando matar a su padre por dinero y poder, huérfanos intentando matar a cualquiera por comida, el mundo era un lugar caótico y me había enseñado a siempre tener cuidado de todo.

JutsusMostrar
Kinobori no waza (Ley de trepar árboles): - 1 Pc (Turno anterior)
Kinobori no waza (Ley de trepar árboles)Ninjutsu Rango ERequisitos:
  • 20 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Carnero.
Efectos:
  • Permite adherirse a cualquier superficie solida con las manos o los pies.
  • No requiere sellos si el control de chakra supera los 15 puntos.
Coste: 1 PC por turno.
Esta técnica es una habilidad básica en los ninjas, pues es útil para todas las actividades que realizan, desde combates a espionaje. Se requiere mandar chakra a la planta de los pies o las palmas de las manos, para conseguir con una corriente constante de chakra que estos de adhieran a las superficies por las cuales pase el usuario y no se caiga.
Código:[nin08][/nin08]


Kanchi (Detección) – 15 Pc (5*80cck)= 400 Metros
Kanchi (Detección)Ninjutsu Rango CRequisitos:
  • 30 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Dragón.
Efectos:
  • Permite detectar toda presencia de chakra a 5 metros de distancia por cada punto en control de chakra que posea el usuario.
  • Se debe permanecer quieto durante la ejecución a menos que se posean 25 puntos en concentración.
  • Los chakras detectados simplemente te indican si es mayor o menor a tus reservas totales.
Coste: 15 PC por turno.
El shinobi realiza un sello a dos manos que le permite detectar presencias de chakra a un determinado alcance. Se trata de la técnica más sencilla de la rama sensorial.
Código:[kajin01][/kajin01]


Me disculpo el post anterior no me hice el descuento.
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#13

Mensaje Shura29 Ago 2020, 20:13


Avatar de Usuario
Mensajes: 66
Reputación: 0
Experiencia: 293
Ryōs: 2500
Puntos de Aprendizaje: 21
Puntos de Evento: 59
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Trabajando en Libertad


Nagisa secó la única lagrima que brotó de su ojos derecho. Esa pelirroja era amable, pese a su muestra de debilidad estaba ahí apoyándole, aun cuando no la conociera. Al menos para ella, ya se había ganado su confianza. Desgraciadamente, erraba en sus palabras, sí había sido su culpa, rotundamente. — En realidad si fue mi culpa... — Empezaba un nuevo relato... Para entonces, llegaría a la puerta de la fabrica una nueva carroza con cargamento. Estarían detenidos, pasando la inspección de la guardia.

Sucede que yo estaba comprometido con un sujeto de mi edad — Si los cálculos no fallan, su apariencia le da un aire a una persona incluso más joven que Shura. — Vive en el otro lado del País, en la zona adinerada — Respiraría hondo en un intento de soportar el posible llanto y escurrimiento nasal que podría llegar por la tristeza. — Todo iba bien hasta que... — Hizo un amago de tragar saliva sonoramente, como si evitase vomitar — ... hasta que lo encontré haciendo... — Un escalofrío evidente recorrió todo su cuerpo. Era un tema demasiado desagradable para ella, por ende no lo comentaría — ... cancelé el matrimonio. Y como tributo de esa cancelación, el maldito pidió la lengua de mi hermano. Muchos de nuestros compañeros mercenarios, buscaron el trabajo y uno de ellos, cumplió — Sollozaría, ahora sí, empezando a llorar aunque en tono bajo, ya que no olvidaría que se encontraban en una misión.

Shura estaría usando su técnica sensorial. Lo primero que detectó fue, que efectivamente, el sujeto debajo de ellas que permanecía inmóvil, dormido, poseía una cantidad de chakra considerable, no tanto como para emparejarse con ella pero sí a la par de la muchacha a su lado. Ella, tendría una capacidad casi tan buena como la de su amada prometida, a quien había abandonado hace unas semanas. Y de quien ya no se acordaba por tener a una, más joven y bonita a su lado. La sensación siguió volando, en dirección hacía la fabrica. Se daría cuenta que estaba repleta de personal en el interior. Con el escaneo, podría separar el lugar en ocho sectores, como si de un gran cubo se tratase. Cuatro grupos de personas en la parte de arriba, otros cuatro abajo. La fabrica tenía un sector subterráneo.

Los chakras percibidos apenas eran comunes. Pero, si Shura se concentraba correctamente, se daría cuenta que en la nueva carreta, ahí donde se supone que deben estar los cuerpos de los animales muertos, cuatro esencias de chakra muy débil se apilarían entre ellos. También, resaltaría una esquina del cubo, la más alejada de ellas, en donde varias esencias iguales se aglomeraban como si estuviesen encerrados. Y en el centro de todo, en una especie de espacio en medio, quizá en unas escaleras que llevan hacía abajo, estaría una presencia, con un chakra denso, tan fuerte como el de ella misma. Si se enfocaba más, se daría cuenta que el mismo estaba estático.

Nagisa había dejado de llorar, limpiaría sus lágrimas dejando ese semblante rojo debajo de sus párpados y en la punta de su nariz. Respondería a la pregunta de la superiora. — Por supuesto que elijo la reforma, lucho por ella. Apoyo al señor Hakura porque eso significaría un cambio. Mi hermano me enseñó que cuando haces algo de una forma y no funciona, entonces tienes que cambiar de estrategia hasta que suceda. Por eso apoyo la reforma, al menos hará algo diferente — La chica miraba hacía abajo, para entonces, la carreta entraría en la fábrica para entregar los pedidos.
Imagen
♨ Lost Paradise

#14

Mensaje Keigo02 Sep 2020, 02:38


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 1005
Reputación: 92
Experiencia: 7631
Ryōs: 1136
Puntos de Aprendizaje: 62
Puntos de Evento: 110
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Trabajando en Libertad


Después de darle el par de golpecitos a los hombros de la chica continuaría con mis planes de vigilancia pero cuidadosamente escuchaba lo que tenía que decir, aun así ahora con mi técnica sensorial recorriendo los alrededores podría estar alerta de los acontecimientos recientes del área, al notar que la figura que yacía dormía en el piso tenía una importante reserva de chakra sentí un escalofrío en mi cuerpo, aunque para suerte de ambas la figura seguía en la misma ubicación y parecía no moverse. — Muchas personas no son capaces de aceptar la realidad y terminan lastimando a otros simplemente porque tienen poder, realmente detesto a esas personas. — confesé en ese momento mientras seguía usando el radar de chakra.

Diferenciaría las plantas de la fabrica y como se dividía en varios grupos de personas, se podría diferenciar entre las esencia de energía un grupo aislado y otro libre en movimiento, pero lo más llamativo era que en una de las carretas que estaba intentando ingresar al recinto unas tenues lucecitas azules que representaban energía viajaban en su interior, pero lo más llamativo fue la fuente de energía que podría ser equiparada con la mía, respiré hondo, aparentemente en este mundo no solo existían personas adeptas al chakra que trabajaban en el bando del bien, también existían quienes se presentaban para semejantes actos.

— Entiendo, en ese caso ayudemos a que el señor Hakura recupere la fuente de su fe que es su hija. — expliqué con tranquilidad para dejar de explorar aquella zona con mi chakra y darle una palmada en la cabeza en la llorona mujer, muchas veces era bueno estar entre femeninas para que pudieran dejar salir todo lo que carcomía su alma por dentro, en este caso la jovencita sentía un intenso dolor así que de manera sorpresiva le di un fuerte abrazo por la espalda apoyando mi rostro sobre su hombro derecho y dejando mis labios cerca de su oreja.

— El tipo de abajo tiene chakra, debemos andar con cuidado. — susurré lo más bajo que pude solo para que ella pudiera escuchar, después de eso solamente daría un par de pasos hacía atrás para caminar hacía el borde una vez más, — Ya tengo la información suficiente, vayamos a reunirnos con los demás para dar las instrucciones de cómo actuar. Debemos dar el golpe cuanto antes. — finalicé en ese instante para ubicarme al borde del tejado pero no por donde subimos si no por otro de los costados para evitar a la fuente dormida de chakra. Trataría de descender desde las alturas usando chakra para luego tomar rumbo en dirección al punto de encuentro para dar la información reunida.
JutsusMostrar
Kinobori no waza (Ley de trepar árboles):[/b] - 1 Pc (Turno anterior)
Kinobori no waza (Ley de trepar árboles)Ninjutsu Rango ERequisitos:
  • 20 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Carnero.
Efectos:
  • Permite adherirse a cualquier superficie solida con las manos o los pies.
  • No requiere sellos si el control de chakra supera los 15 puntos.
Coste: 1 PC por turno.
Esta técnica es una habilidad básica en los ninjas, pues es útil para todas las actividades que realizan, desde combates a espionaje. Se requiere mandar chakra a la planta de los pies o las palmas de las manos, para conseguir con una corriente constante de chakra que estos de adhieran a las superficies por las cuales pase el usuario y no se caiga.
Código:[nin08][/nin08]
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#15

Mensaje Shura02 Sep 2020, 16:27


Avatar de Usuario
Mensajes: 66
Reputación: 0
Experiencia: 293
Ryōs: 2500
Puntos de Aprendizaje: 21
Puntos de Evento: 59
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Trabajando en Libertad


Nagisa sintió como su superiora se acercaba, le daba un abrazo, eso provocaría un respingo en la chica quien no estaba acostumbrada a recibir ese tipo de cosas, aun más tomando en cuenta los pechos enormes de su contraria, algo bastante evidente de sentir incluso cuando éstas se ubicaban en su espalda. Iba a replicar, ya que se había limpiado los ojos, recibido el apoyo de la pelirroja, apagado la tristeza, pero ese acercamiento estaba de más...

El mensaje fue recibido. No sabía porque pero de alguna manera pudo presentirlo. Nagisa tampoco es que intentase explorar bien al tipo, ya que el mismo estaba cubierto con algunas cajas de cartón rotas, improvisando unas sabanas. La de cabellos violáceos asintió, no dijo nada mas con ello dejaba claro a Shura, que entendería el mensaje además del como proceder. — Perfecto, senpai — Aun tenía la nariz un poco roja debido al llanto, mas seguiría los pasos de su superiora. Cuando pasaron por la calle que daba hacía el callejón, justo donde estaba dormido el sujeto, ella se atrevería a voltear, verificando que el mismo "vagabundo" continuaba dormido.

Tras eso, correría un poco, posicionándose al lado de la pelirroja e intentando seguirla el paso ya que era de paso lento.





Pasarían unos veinte minutos de camino a regreso. No ocurrió nada espectacular, a menos que Shura aun tuviera algunas preguntas que hacerle a la muchacha. Ella por su parte, siguió caminando tan rápido como podía, para no perder el paso de la pelirroja. Llegaron al punto de encuentro. Solo estaría Jomei esperando para brindarles la información recolectada. El carruaje que había transportado a la chica secuestrada era propiedad del mismo padre.

Hasta ahora, sabían que fue secuestrada la noche anterior. La sacaron de una fiesta en la zona norte y adinerada para transportarla a la zona sur marginada. El carruaje usado es propiedad del padre, quizá el mismo que utilizó la muchacha para acudir a la fiesta. Se tiene la teoría de que ella habría planeado o colaborado su propio rapto. Todo esto, fue compartido al grupo. Y como dato adicional. Raiko aparecería de detrás de la cantina, llevaba consigo nueva información que compartió mediante el lenguaje de señas manuales a Jomei. Mientras iba descifrando, el hombre hablaba lo que Raiko decía, como si fuese un dictado en una escuela.

Raiko no encontró información relevante a la investigación. Los vecinos dicen que últimamente sus hijos han estado desapareciendo, pero que nadie hace nada porque en este sector, no existe ley o persona alguna que se compadezca de los afligidos. Igual tampoco es que tengan mucho dinero para alimentarlos

Jomei suspiró. Solo habían logrado obtener especulaciones, creando una teoría bastante absurda y enterarse de los chismes del día que nada les ayudaba a conseguir a la muchacha. Si bien era cierto que la mujer era hija del político, ella ya poseía una mayoría de edad. En cambio, la información de Raiko comentaba sobre los hijos y niños de los habitantes, menores, pequeños. — Lo único que podemos hilar es que nuestro objetivo es hija de un padre poderoso, acá igual están raptando a los hijos pero, ¿para qué quieren a gente que no puede pagar o no moverá un dedo por rescatar a los suyos? — Ese hombre, mano derecha del político, miraría a la pelirroja. ¿Y ahora qué?
Imagen
♨ Lost Paradise

#16

Mensaje Keigo08 Sep 2020, 21:55


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 1005
Reputación: 92
Experiencia: 7631
Ryōs: 1136
Puntos de Aprendizaje: 62
Puntos de Evento: 110
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Trabajando en Libertad


Descenderíamos desde las alturas, aquella joven realmente era alguien diestra, captaba las indirectas con facilidad y los comentarios de manera rápida, eso me agradaba, pude notar que cuando marcábamos el camino de regreso al punto de encuentro ella giraría la vista en dirección al callejón, tal vez un poco indiscreta, pero era bueno cerciorarse de esos detalles. Seguiría con la caminata como si nada, hasta que finalmente llegáramos al sitio de reunión. La persona allí presente nos pondría al día con la poca información que recaudo entre sus contactos, mientras el mudo aun no hacía acto de presencia, cuando el hombre apareció comenzaría a gesticular señales que eran traducidas por el sujeto.

— Entiendo… — diría, cruzándome de brazos, si la muchacha se había auto secuestrado había muchas teorías conspiratorias con eso, tal vez ni ella misma quería perder su posición, tal vez era de esas “nobles” que se auto clamaban deidades y por eso se creían superior a otros. Demasiadas teorías en mi cabeza, añadiendo la historia de que siempre desaparecen niños de las cercanías, supuse que los Chakras débiles que vi podrían ser precisamente esas victimas aisladas. — ¿Qué tal si la chica no quiere perder sus privilegios y verse como una igual con personas como nosotros?— pregunté ante las teorías que planteaba el traductor.

Respiré hondo, para mirar a cada uno, — Parece que en ese sitio entran cosas que no son solamente carne, hoy llego un cargamento de personas. — comenté mirándolos con tranquilidad y llevando mi mano derecha hasta debajo de mi mentón, poniendo así una cara dudosa e interrogativa, — Dentro hay una persona con un chakra tenebroso, puede rivalizar conmigo y en la planta baja hay un sitio con varias personas encerradas, Raiko, ¿Crees que puedas colarte en su interior y echar un vistazo sin ser detectado? — pregunté mirando con firmeza al muchacho, no quería someterlo a un peligro sin que lo aceptara.

— Jomei, ¿Tienes una forma de meter una carreta a esa carnicería sin que nadie haga preguntas o la examinen? — pregunté al otro sujeto, para aplaudir, había tenido otra idea recientemente para colarnos, — Podríamos ir y decir que vamos a comprar carnes, o reses, por eso llevamos una carreta, así podríamos ingresar nosotros mientras Raiko se cuela e investiga, yo sería la escolta de ustedes que son padre e hija. ¿Qué les parece? — pregunté ladeando la cabeza intentando averiguar que pensaban sobre mi estrategia.
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#17

Mensaje Shura14 Sep 2020, 20:55


Avatar de Usuario
Mensajes: 66
Reputación: 0
Experiencia: 293
Ryōs: 2500
Puntos de Aprendizaje: 21
Puntos de Evento: 59
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Trabajando en Libertad


Ya en el punto de reunión, resguardados por la taberna cerrada en donde nadie escuchaba su platica, ni siquiera los trabajadores de la misma. Jomei tocaría su propia barbilla intentando analizar las teorías que poseía la pelirroja. Desgraciadamente, no conocía lo suficiente a la hija de su patrón, ya que ella siempre se enfoco en ir a fiestas y divertirse a costa del dinero de su progenitor. Pocas veces se le vio en la casa y tampoco es que la mano derecha del señor, fuese un inquilino mas. — Podría ser — Respondió a lo primero propuesto por la pelirroja.

Todos abrieron los ojos cuando escucharon la confesión de la lidereza. Raiko miraría a su pequeña hermana con algún sentimiento en sus ojos que cualquiera podría entender, el temor a la perdida. Jomei, por su parte, estaría mirando hacía el suelo moviendo de un lado a otro la cabeza como si aquella posibilidad fuese demasiado descabellada. Pero el reporte de su mercenario más leal dejaría claro que, mucha gente estaba desapareciendo, muchos niños. Levantaría la mirada hacía la más poderosa de ellos, evidentemente preocupado ya que, escuchó que habría alguien involucrado, alguien tan peligroso como ella. Mordería su labio interno. — Los niños deben estar ahí — Afirmaría, mordiendo la uña de su pulgar derecho.

Raiko se pondría más firme de lo normal, afirmando con su cabeza y levantándose de la mesa con ademan de acudir inmediatamente hacía la fabrica de carne, Jomei lo detuvo alzando la mano derecha ya que aun faltaban cosas por hablar.

Por su parte, el más diplomático del grupo negaría con la cabeza. Sus influencias no llegaban tan lejos, el grupo que trabaja en la fabrica de carne es demasiado leal, además, son unidos y ganan más de lo que se puede ofrecer para sobornarlos o están amenazados de muerte, no solo ellos si no la familia entera. — Lo que sí puedo hacer es conseguir la carreta y el dinero suficiente como para pasar de compradores, aunque dudo que podamos entrar. Las entregas solo se hacen en el inicio de la bodega y por lo general, esta siempre vigilada — Entrecerraría los ojos. — Una vez dentro, tendremos que dejar inconscientes a los guardias, y aun así, no sabemos si darían la alerta

Shura debería entender. Una vez que estuvieran dentro, se desataría el caos. Nagisa parecía estar de acuerdo con esa linea de eventos, Raiko estaba alejado de ellos, casi en la puerta de salida para cumplir su encomienda. Jomei miraba fijamente a la militar. Solo faltaba su visto bueno y atacarían directamente la fabrica con ese plan. Si Shura lo aceptaba, entonces Jomei se iría, al igual de Raiko, cada uno por su lado. Al cabo de treinta minutos, un carromato humilde estaría estacionado en la otra manzana de la taberna. Tendrían que caminar hasta allá para abordarlo, así no tomarían sorpresas. Todo radicaba en lo que Shura dictara y conforme a su decisión, una u otra cosa sucedería.
Imagen
♨ Lost Paradise

#18

Mensaje Keigo16 Sep 2020, 20:48


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 1005
Reputación: 92
Experiencia: 7631
Ryōs: 1136
Puntos de Aprendizaje: 62
Puntos de Evento: 110
Puntos de Héroe: 31
Puntos de Villano: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Trabajando en Libertad


Aquel equipo parecía estar super dispuesto a confrontarlos de frente para poder dar con el paradero de los menores de edad, por los gestos y acciones de cada uno el poder salvar a los inocentes niños había sido el principal motivante de que sus acciones se aceleraran y se notaran con más seguridad, sería entonces que deje salir un suspiro de preocupación al escuchar que el plan sería confrontar directamente al enemigo. — Ya que están tan decididos en actuar con esa primera idea que se me ocurrió, pues no hay más nada que pensar, atacaremos de esa forma. — diría con tranquilidad soltando una pequeña risa y rascándome la nuca por tener un poco de nervios al tener que revivir la adrenalina del combate.

— Actuaremos así, pero antes de darles mi plan, Nagisa-chan, te tengo una petición importante. — comenté girando la vista en su dirección, — Si algo dentro de esa fábrica ocurre y pierdo la vida, me gustaría que recuperaras el anillo que cuelga en mi cuello y lo llevarás a la capital del País del fuego, allí busca a cualquier militar y dile que eso es un recuerdo para la princesa de papel de sus fuerzas militares. Dile que su esposa no pudo sobrevivir y que siempre la amare. — diría con serenidad sin apartar la vista del rostro de Nagisa mostrándome tal vez un poco melancólica.

— Raiko, tu prioridad encontrar a la hija del político y resto de niños, una vez que lo hagan lo comunicaran al resto de personas, si todo se complica y yo entro en combate, la prioridad es extraer a los rehenes con vida. — finalicé para sacar de mi bolsillo cuatro auriculares con micrófono extendiendo la mano para que cada uno pudiera tomar un objeto de esos, — Frecuencia B Numero Siete, así nos comunicaremos, Jomei, si algo sucede y las cosas se salen de control tu tendrás un plan de emergencia, huirás y trataras de hacer que la gente del pueblo se alce contra la carnicería. Moviliza personas como tropas, para salva guardar la vida de sus seres queridos y utiliza el pretexto que tienes un héroe o algo así. — comenté con serenidad.

— Pues con eso dicho, ya no tenemos nada más que hacer que poner manos a la obra. — sugerí llevando el auricular hasta mi oreja, las cosas estaban por descontrolarse, mi corazón latía aceleradamente mientras mi mente estaba un poco estresada, un par de gotas de sudor resbalarían por mi frente hasta caer por mi mejilla hacía el piso, me quedaría a la espera del vehículo que nos transportaría y cuando llego miré a los personajes que viajaríamos en el interior de la carreta.

— Es hora Nagisa, a trabajar. — expliqué para iniciar la caminata hacía el vehículo que nos llevaría, miraba de derecha a izquierda intentando encontrar algo importante o pista de peligro, mientras avanzaba mis manos se guardarían en el interior de los bolsillos delanteros del pantalón, debía prepararme para cualquier cosa, así que terminaría por revisar los papeles adheridos a algunos kunais preparados con anticipación. Todas mis armas estaban marcadas por la marca del Hirai técnica especial del clan al que pertenecía, donde cinco de los Kunais namikazes los ubicados en la zona izquierda estaban protegidos por sellos explosivos y los de la derecha no.

Estaba lista para la acción, era momento de empezar.
Imagen
DiseñosMostrar
AvataresMostrar
FirmasMostrar
Imagen
UserbarsMostrar
Imagen-- Gracias Jinji
Perfil MilitarMostrar
Misiones Completadas.
Rango D: 5
Rango C: 2
Rango B:
Rango A:
Rango S:

#19

Mensaje Shura16 Sep 2020, 21:19


Avatar de Usuario
Mensajes: 66
Reputación: 0
Experiencia: 293
Ryōs: 2500
Puntos de Aprendizaje: 21
Puntos de Evento: 59
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Trabajando en Libertad


El llanto llegó a los ojos de la de cabello violáceo. Se notaba que era una mujer bastante sensible. Raiko, en la puerta, la miraría y pondría los ojos en blanco negando con la cabeza. Tampoco es que ese llanto fuese demasiado, tan solo brotaron unas cuantas lagrimas que luego fueron reprimidas por la misma voluntad de la muchacha. — No te pasará nada, Senpai, de eso me encargo yo — La niña era el escudo del escuadrón, nadie dañaría a alguien a menos que pasaran por encima de ella. Dicho de otra forma, sería ella la primera en morir si todo se complicaba. Y aun a sabiendas de eso, Nagisa asentiría con determinación. — Pero se hará como usted lo pida — Cumpliría a su palabra en el peor de los casos.

Para ella, ahora Shura se había convertido en una heroína, un ejemplo a seguir. Alguien que sí había logrado encontrar el amor y luchado por él, todo lo contrario a ella, quien fue obligada a casarse con la peor escoria que había conocido y que gracias a la anulación de ese futuro espantoso, su hermano mayor pagaría un precio de por vida.

Raiko, Jomei y Nagisa tomarían los comunicadores. El primero puso la frecuencia justo como le había indicado la pelirroja. No sería capaz de comunicar lo que estaba viendo pero al menos, lograría escuchar al grupo por si llegaban a tener inconvenientes. También, al ser Jomei el que más trabajos ha tenido con él, podrían hacer una mancuerna buenísima ya que ambos conocían sus métodos de trabajo. Luego de obtener los objetos, el hermano de la chica haría una reverencia, desapareciendo en una nube de humo. En cuanto a la mano derecha del político, se ausentaría para regresar treinta minutos después con la carroza que los llevaría hacía la fabrica de carne. Mientras cerraba el negocio con el dueño de la carroza, también estaría repartiendo dinero entre los pocos aldeanos, corriendo rumores sobre los niños encerrados en la fabrica. De entre los cinco que estaban ahí, solo uno se involucró, todos los demás le ignoraron, por miedo más que nada.

Nagisa tomaría la bolsa trasera con todos los pergaminos y herramientas que solía utilizar. Caminaría al lado de la muchacha pelirroja permitiendo que fuese ella la primera en salir. Abordaron la carroza que las llevaría hacía el punto indicado. Desde ahí, les tomaría veinte minutos en llegar.







Al mismo tiempo ocurriría algo en el interior de la fabrica. Ahí, en ese lugar cerrado, casi en una de las puntas del enorme cuadrado. La persona que se encargaba de la seguridad. El único que era de fiar para aquel político encargado del senado, estaría sentado en un colchón lo suficientemente amplio. Sus piernas en posición de flor de loto, finalizaría entonces su meditación. Al abrir sus ojos, el rojo de sus orbes examinaría la habitación. Carecía de iluminación más que dos faroles en el techo que colgaban, apenas y logrando abarcar ciertos puntos del territorio. — Yo creo que ya es tiempo suficiente. Vayan a despertarlo — Comentó el masculino.

A unos metros de él, sentada en una silla, alguien daría un brinco de la misma. Emocionada, añadiría. — Llegó la hora de comer — Se escuchó bastante ansiosa. — Hot dogs... pastas... y helados... Yommy — Reiría casi frenética y al borde de la locura.







El grupo de Shura estaría a cinco minutos de llegar a la fabrica. — ¿Algo más que debemos hacer? — Quería tener el plan bien memorizado para no cometer errores. Estaba en juego la seguridad de la hija de su jefe y el renombre de sus capacidades.
Imagen
♨ Lost Paradise

#20

Mensaje Keigo19 Sep 2020, 01:59


Responder

Volver a “País de los Campos de Arroz”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado