Bad Day.

Priv. Muchante.

El País de los Campos de Arroz, territorio ubicado al norte del País del Fuego, es una extensión pequeña donde se pueden encontrar grandes plantaciones de Arroz. Presenta una antítesis del País del Té, ya que no es un país tan desarrollado como este último, siendo sus habitantes de clase media a baja, trabajadores constantes de los campos y con bajos ingresos. Este país cuenta con una humedad constante, lluvias diarias y sus largos campos de cultivo llenos de agua, que en parte ayudan a la cosecha de estos, pero obligan a los pocos habitantes del mismo a buscar resguardo en zonas bajo tierra, por lo que no es extraño encontrar construcciones ocultas en este territorio. No posee una capital propiamente dicha, puesto que no tiene un regente dentro del País, pero está liderado de forma democrática sin un líder aparente.
Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 163
Reputación: 25
Experiencia: 1215
Ryōs: 6776
Puntos de Aprendizaje: 27
Puntos de Evento: 175
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Bad Day.


País de los Campos de Arroz
--- de --- del año 149
05:27 PM


Cuando la oportunidad de llenarme los bolsillos se me presentó en el País de los Campos de Arroz, lo primero que pasó por mi cabeza es que era la oportunidad perfecta para conocer más a fondo la amplitud de esas tierras. Menos mal no me hice mucha ilusión...

Desde el momento en que crucé sus fronteras, una humedad en el ambiente se hizo notar mientras, a la distancia, nubes grises comenzaban a formarse. Mi cuerpo imploraba una buena comida, sobre todo un digno descanso, pero el poblado más cercano no quedaba a la vuelta de la esquina y de paso una pequeña llovizna al mediodía provocó que el suelo en una colina se volviera barro, haciendo que el cochero renunciara a la idea de subir por un lugar tan peligroso para su caballo y me dejara a mi con la tarea de recortar el camino que faltaba de la forma más primitiva: caminando. Era de esperarse que en el proceso mis botas se llenaran de barro y mi ropa lentamente se empapara —excepto aquella que iba oculta bajo mi chaqueta—, pues la llovizna no se detuvo.

Pasé horas caminando, apreciando como el sol iba en descenso, pronto también aprecié como la lluvia se precipitaba sin tapujo y terminaba de cagarme el día sin ningún remordimiento. Gracias al Demonio que, siguiendo un camino recto y desesperanzador, entró a mi rango de visión lo que parecía ser un local de dos pisos, una taberna, y más allá de esta el bendito pueblo del que me habían hablado antes, porque me hubiera vuelto loco.

Ah... Demonios, justo ahora necesito un abrazo de ustedes. —musité. Pensaba en Hiroaki, en Orochi y también en Yumiko, y luego una calidez invadió mi alma cuando pensé en Akaida... De ella me hacía falta todo, incluso después de recuperar algo del tiempo perdido. Cuando entré a la taberna, respire con tranquilidad. Voces proveniente de todas partes me hicieron sentir más seguridad y el calor que se encontraba encerrado en el local, de alguna forma me avivó el apetito de una forma monstruosa, pero sabía que no podía dejarme llevar hasta que cayera la noche. Sin quitarme la capucha, busqué de tomar asiento frente a la barra mientras sacaba algunos ryos de mi bolsillo.

Buenas... Por favor, un vaso de agua, un trago de sake y lo mejor que tengan para acompañarlo, masticable. —pedí mientras ponía las monedas sobre la barra. La chica de servicio en ese momento no tardó en atenderme, y luego en apartarse del lugar para hacer lo que le había pedido. Aproveché ese instante para quitarme la capucha, relajarme y pensar lo que haría una vez estuviera el estómago menos vacío. En el fondo, también usé ese tiempo para lamentarme por haber llegado cuando el clima del país estaba tan desagradable, ¿era así siempre?
Imagen

#1

Mensaje Saeran20 Nov 2020, 10:27


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 286
Reputación: 18
Experiencia: 2143
Ryōs: 21730
Puntos de Aprendizaje: 23
Puntos de Evento: 513
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Bad Day.


País de los Campos de Arroz
--- de --- del año 149
05:32 PM


Muchante continuaba en su estadía en le país de los campos de arroz pero fue por una causa de fuerza mayor, ya que debería de haber vuelto a la capital de los hongos hace 1 semana. El problema de que eso no ocurriera fue por meterse en unos problemas, realmente quiso despegar su mente de todo lo que estaba pasando en el otro país y al venir volvió a ser ese Muchante que pedía dinero prestado para pasar los días como si fuera el ultimo.
Lo bueno es que ya cas tenía todas sus deudas pagas, por lo menos con aquellos que lo amenazaron en romperle las rodillas o cortarle todos sus dedos... ese era motivo más que suficiente para que el peli naranja agarrara cualquier tipo de trabajo o hacer favores.

El clima de ese día había cambiado, de algo soleado y lindo para todo un cielo gris nublado con una lluvia que fue aumentando, para el mercenario había sido algo malo eso ya que se encontraba afuera realizando un trabajo y dejar saldada una deuda. Mientras hacia el trabajo lo agarro la lluvia y no podía dejar de hacerlo por lo que continuo recibiendo directamente todo el enojo del clima.

Ahora el Yamanaka ingresaba a la posada en la cual se estaba quedando, la apariencia con la que ingreso era algo lamentable, barro hasta las rodillas, codos y rostro. Su cabello aun escurría agua y sus ropas de rojas eran casi marrones por la suciedad que tenia arriba, pero aun así el peli naranja caminaba hacia el mostrador a un ritmo en el que caminaba de lado a lado como si estuviera exhausto y a punto de caer desmayado.
Llegado a la barra apoyaría sus brazos extendidos y luego su frente golpearía en la mesa.
Saori... ayuda, prepárame una cena y habitación para descansar, estoy que me va a dar un infarto de cansancio - Hablaba con la mirada pegada a la mesa, estaba a 2 lugares del sujeto que conoció en el país de la cascada, pero no le había prestado atención para reconocerlo.

La muchacha quien estaba preparando los pedidos de los otros clientes lo miro para lanzar inmediatamente un suspiro pero aun así continuo haciendo sus tareas.
Muchante ya sabes que no tienes mas créditos, antes tienes que pagar lo que ya debes... por lo que si no viniste a eso el dueño te va a correr apenas te vea. La joven le respondió en un tono comprensible, el problema que el peli naranja tenia era con el dueño de la posada, no con ella después de todo.
Así que el Yamanaka continuaba en la misma postura, quejándose y murmurando cosas tan bajas que no se lograban a escuchar, pero su cansancio era algo notorio después de todo.
Muchante Was Here
Hablo / Pienso / Narro y hago

#2

Mensaje Muchante20 Nov 2020, 15:48


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 163
Reputación: 25
Experiencia: 1215
Ryōs: 6776
Puntos de Aprendizaje: 27
Puntos de Evento: 175
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Bad Day.


Con una delicadeza totalmente innecesaria, retiré los brazos de mi chaqueta para dejármela puesta como si fuera una manta, pues, como ya me estaba acostumbrando al calor que estaba encerrado en la taberna, el agua que impregnaba mis ropas había comenzado a molestarme. Era un frío que arruinaba toda posibilidad de estar cómodo. — Tch, necesito deshacerme de esto. —pensé, un poco molesto de no poder simplemente quitarme la ropa. Necesitaba un lugar donde hospedarme con urgencia.

Suspiré a fin de relajarme porque necesitaba lidiar con la situación por parte. La primero, y de momento vital, era saciar tanto la sed como el hambre, lueg— ¡...! —un repentino golpe en la barra me hizo dar un respingo, cosa que encendió en mí las alarmas y miré en dicha con el ceño fruncido. Pensé que era una de esas repentinas escenas violentas que se daban por culpa del alcohol, sin embargo, solo me encontré con un muchacho que lucía acabado tanto en cuerpo, como en mente. Estaba empapado hasta la última hebra de cabello, de paso lleno de barro, ¿se había revolcando en algún charco? Por otro lado, el chico me parecía extrañamente familiar.

Volví a relajarme y a fijar la mirada hacia el frente, todavía estrujandome el cerebro. Un joven de cabello naranja, y ese tono de voz... Por más que lo pensaba, no llegaba a nada. Necesitaba verle la cara, o más bien fue lo que necesité hasta que la chica de turno le llamara "Muchante"; un nombre tan peculiar que si bien había olvidado como algo insignificante, volvió a mi mente con una facilidad abrumante y con recuerdos de aquella loca semana de festividades donde nos conocimos. Esbocé una pequeña sonrisa, el mundo si que era chiquito.

¿Si pago por él no habría problema? —interrumpí en su pequeña escena con la chica, verificando con el tacto el dinero que tenía a mi disposición y no porque me preocupara no tener dinero para regalar, sino más bien porque no sabía que tenía la oportunidad de pasar la noche acá, y estaba dispuesto a también pagar por una habitación para mi. De todas formas estaba a un día de engordarme los bolsillos otra vez. — Si hoy descansa bien, mañana tendría las energías que hacen falta para que busque trabajo y pueda pagarles. —expresé, mirando con intriga a la chica a la espera de su respuesta. Luego miré a Muchante, que de mirarme, alzaría mi diestra a fin de llevar el dedo índice y medio hasta la frente para luego desviarlo sutilmente hacia él, a modo de saludo.

Cuánto tiempo.
Imagen

#3

Mensaje Saeran21 Nov 2020, 20:20


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 286
Reputación: 18
Experiencia: 2143
Ryōs: 21730
Puntos de Aprendizaje: 23
Puntos de Evento: 513
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Bad Day.


El yamanaka de cabello naranja continuaba con la frente pegada a la mesa, había escuchado las palabras de Saori y no tenia manera en refutarle nada, ella solo seguía las indicaciones del dueño. No quería causarle problemas a la muchacha que siempre lo trato tan bien, por lo que respiraría profundo para después lanzar un fuerte suspiro, como si estuviera juntando fuerzas para levantarse eh irse.
Pero su oído derecho había detectado las palabras de alguien que ofrecía pagar por él, inmediatamente el reflejo fue levantar el brazo de ese lado para que su ojo derecho viera por debajo de su axila si efectivamente se referían a él y también quien era el alma bondadosa.
No señor, no habría problema de ser ese el caso... pero aun así Muchante, tienes que pagar lo que debes si no quieres tener problemas - La muchacha respondía pero dejaba en claro que el colorado continuaría en la lista negra.

Notaba de perfil una silueta algo familiar pero no estaba seguro de donde, ese sujeto también agrego que si descansaba mañana podría pagar sus deudas.
Quien es... me es conocido, espero que no le deba nada, o mejor dicho espero que no esté para romperme las piernas - pensaba para hacer trabajar a su memoria y recordar de quien se podría tratar.
Enderezaba su cuerpo para verlo mejor, cuando el sujeto le brindo ese saludo, el yamanaka sonrió oreja de oreja, había recordado de quien se trataba así que rápido, ágil y como si no estuviera moribundo cambio su asiento para estar a su lado y levantar su mano para el choque de 5.

Pero es mi amigo Saeran! ya viste Saori, el va a pagar mi comida, mi bebida, mi habitación y capas hasta un acompañante - El tono que usaba era totalmente diferente al anterior, acaso su plan era dar lástima porque sabía que tenía deudas y no podía pedir nada sin pagar? Capas Saeran había sido un efecto colateral del plan inicial pero Muchante se confiaba que le iban a pagar sus gastos de la noche.
Que gusto verte, mejor imposible jajaja pero dime, dime, que te trae por estos lados? - preguntaba con una sonrisa al albino, efectivamente su rostro ahora no demostraba ninguna fatiga ni nada, si continuaba mojado pero nada más que eso.
Acaso hay alguna fiesta como la de la cascada y no me entere, eh eh? - finalizaba con una guiñada comprometedora, después de todo habían pasado una semana entretenida junto a Ajisade. Quedaba claro que recordaba esos momentos vividos entre los 3, tanto que ya insinuaba si había alguna fiesta similar.
Muchante Was Here
Hablo / Pienso / Narro y hago

#4

Mensaje Muchante23 Nov 2020, 18:36


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 163
Reputación: 25
Experiencia: 1215
Ryōs: 6776
Puntos de Aprendizaje: 27
Puntos de Evento: 175
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Bad Day.


Por fortuna -para Muchante- no parecía haber problema alguno con el hecho de que yo pagara por él lo que solicitaba. Eso no iba a quitar el hecho de que tenía que pagar lo que debía, pero al menos un peso de encima se quitaba. Tras mi saludo, su sonrisa de oreja a oreja me dio a entender que el tipo sí que me recordaba... Lo que no me esperé es que su reacción se elevara al punto de que, de la nada, dejara esa vibra que hacía de su presencia algo más lamentable para optar por una más enérgica y cambiarse al asiento a mi costado. ¿Había estado nada más dramatizando? En el fondo, ya había comenzado a entender porque aún cuando parecía estar en la miseria, la chica no le daba un trato apropiado.

Aunque fruncí el ceño con sutileza, dibujé mis labios una sonrisa para luego chocar los cinco con el contrario. Sí que se había entusiasmado con la noticia, y aunque si bien no podía negar lo que había dicho después de mi aparente oferta, si que podía bajar un poco sus expectativas. — Solo lo necesario. —comenté mientras apoyaba de nuevo los codos y antebrazos de la barra. En ese momento, mientras él hablaba, la chica regresó con agua y una jarrita de cerámica junto a un vasito pequeño a juego: el sake, agregando que algunas brocheta estaban siendo preparadas para degustar sin tener llenarme la barriga antes de la hora. No podía estar más de acuerdo.

Jaja, nada de eso. Solo vengo por motivos laborales. Esto de hacer mercenario implica tener que movilizarte demasiado, aún no termino de acostumbrarme. —confesé, y no estaba exagerando. La única razón por la que seguía apegado a ese estilo era porque resultaba mucho más rentable que quedarme atendiendo la barra de alguna taberna, que a decir verdad, era algo que todavía me gustaba. Imposible que no, si mis mejores años fueron gracias a ello. — ¿Y tú? ¿En dónde estuviste? Luces fatal, si te soy sincero. —agregué en tono de gracia, puesto que a esas alturas esperaba que fuera más que consciente. Serví un poco de sake en el vasito que me habían ofrecido y lo arrastré hasta dejarlo a disposición de Muchante, yo me quedé con el vaso de agua para primeramente hidratarme.

¿Qué ha sido de tu vida desde aquel entonces? Y la de la rubia... Este... Olvidé su nombre. —expresé con algo de torpeza, haciendo clara referencia a la última vez que los ví—. Sinceramente, no esperaba tener que volver a saber de alguno de ustedes. Menos mal estoy solo. —escupí sin tapujos. Más bien era un logro seguir recordando el nombre del chico. Si los viera en presencia de los niños, o inclusive de Akaida, sería una ocasión incómoda... De eso no hay dudas.
Imagen

#5

Mensaje Saeran24 Nov 2020, 21:54


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 286
Reputación: 18
Experiencia: 2143
Ryōs: 21730
Puntos de Aprendizaje: 23
Puntos de Evento: 513
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Bad Day.


Tras el choque de los 5, Muchante se sintió totalmente aliviado y aunque su amigo de otro país aclaro que era solo lo necesario el colorado continuaba como si nada, el continuaba con su sonrisa y una postura totalmente relajada sentado en su nuevo lugar junto al albino. La realidad es que poco le estaba importando tener ese cambio de actitud, de un extremo al otro, después de todo había logrado su cometido en primera instancia.
Con la entrega del agua, inmediatamente se sirvió para beber un vaso, demostrando que realmente tenía sed, ignorando en primera instancia el sake aunque su olfato sentía el alimento que se preparaba.

Tras dar los últimos sorbos del agua iba escuchando los motivos que llevaban a Saeran a ese lugar, razones típicas y comprensibles, después de todo el pasaba por lo mismo aunque se había instalado mayoritariamente en el país de los hongos. Dejaba el vaso vacio arriba de la barra lanzando un gesto de satisfacción con su boca y luego si, enfocara sus ojos en el albino para prestarle una mayor atención aun.
Pues fue horrible... horrible! - comenzó a exagerar nuevamente haciéndose que lloraba tras taparse con su antebrazo.
Vine hace unas semanas para cambiar mi rutina, despejarme un poco de todo y cometí el gran error de volver a lo de antes, pedir dinero prestado para que las fiestas nocturnas sean más grandes, varios favores y cosas que el burdel que esta al final de la calle ofrecen - comenzó a explicarle para sujetar con su mano izquierda el pequeño vaso que le sirvió.
Entonces ta, tengo que pagar mis deudas trabajando, como darle de comer a los chanchos, acomodar los caballos y los carneros en los establos, aun con este clima... era eso o me romperían las rodillas y a mí me gustan mis rodillas así como están - finalizo la explicación tras darle ese trago del sake rápidamente, sin duda, encontrarse con él le había alegrado el día.

Se quedo unos momentos mirando el vaso vacio razonando las últimas palabras que el albino le había transmitido, una mirada media perdida donde nuevamente su actitud se cambio, de euforia y energía a algo callado y apagado.
Ajisade... - dijo en referencia para recordarle el nombre, pero luego lo miro aun manteniendo una seriedad en su rostro.
Nosotros tampoco sabíamos si íbamos a volver a saber algo de ti pero es bueno verte. Sobre ella está bien, bastante gorda ya que está embarazada, al parecer el efecto del té de la luna no le dio resultado en el país de la cascada, ya que a la semana de haber regresado se dio cuenta que lo estaba. - le decía tras mover el vaso pequeño como pidiendo un nuevo trago.
Fue una semana divertida, menos mal que yo le cuide la espalda así que me salve pero tu... - finalizo diciendo levantando sus cejas como queriendo decir algo y para dejar en jaque al que tenía enfrente.


Muchante Was Here
Hablo / Pienso / Narro y hago

#6

Mensaje Muchante25 Nov 2020, 14:22


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 163
Reputación: 25
Experiencia: 1215
Ryōs: 6776
Puntos de Aprendizaje: 27
Puntos de Evento: 175
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Bad Day.


Su dramatización de la respuesta fue tan inesperada, que no evité esbozar una sonrisa mientras mi ceño fruncido denotaba extrañeza. Fue un gesto leve que duró poco, pero lo suficiente para que me quedase grabada en la mente la personalidad que parecía tener el joven en ausencia de su amiga, la rubia. Por otro lado, sus malas experiencias no se limitaban a solo ese día, sino a varias semanas. Teniendo en cuenta ese hecho, si que me sorprendía el que estuviera tan "animado" a su estilo, sin embargo, no pude sentir empatía por él debido a su situación. Lo intenté, pero en resumen, todo su caos lo había provocado él por su apego a las fiestas nocturnas...

Qué puedo decirte... —musité, sin palabras evidentemente. Bebí el agua de una buena vez para matar la sed antes de que Muchante me quitara lo que quedaba, y luego decidí probar el sake también. — Robate un chancho, una prostituta y un caballo, luego lárgate y no te aparezcas más por estas tierras. Tendrás tus rodillas intactas y te irás con premio doble. —comenté, analizando ese plan aleatorio en mi cabeza. Luego di un pequeño sobresalto por otro pensamiento random y procedí a aclarar: — ¡No es como si yo lo haya hecho, no, nada de eso! Me he vuelto un hombre de bien. —sacudí la mano como si estuviese espantando una mosca.

La situación cambió de enfoque cuando me habló sobre la rubia... ¡Ajisade! Esa misma. No me extrañó para nada que estuviese embarazada, era de esperarse si en verdad llevaban ese estilo de vida tan, ¿liberal? Sin embargo, estaba terminando de beber algo de sake cuando el condenado me recordó lo sucedido la primera noche de festejo. Después de golpear mi pecho varias veces y que se me pasara la tos, lo miré a ceño fruncido, pero no de molestia, sino más bien por perplejo.

Tch, me estás jodiendo. ¿Solo eso te hace pensar que fui yo? —pregunté, buscando escapatoria de la acusación—. No es como si hubiese sido el único con quien estuvo... ¿Cierto? —a este punto, estaba medio horrorizado y más pálido que de costumbre. Sujeté la jarrita de sake y le di un empujoncito para que se arrastrara por la barra hasta llegar a la posición del contrario. Tendría que atraparla si no quería que siguiera de largo. — B-Bien que podrías ser tú. Sería mucha casualidad que sucediera algo como eso justo en mi llegada. —que no lo dudaba. El ritmo de mi suerte era demasiado dudosa y capaz estaba dejando descendientes mucho antes de lo esperado, de paso con una mujer que no esperaba ver por el resto de mi existencia.

En ese momento, llegó la chica con una plato de cerámica que dejó a mi disposición. Cuatro brochetas de carne reposaban en la altura debido a los palillos, dejando caer la jugosidad de las carnes en el plato en cuestión. Luego retirarse, tomé una y moví el plato hacia Muchante para que tomara uno si le provocaba. — De todas formas no es como si me molestara la idea de hacerme cargo... Solo que sería un asunto complicado... Demasiado. —dejé en claro una vez di el primer bocado, pensando más en Akaida que en cualquiera otra cosa. ¿Cómo iba decirle que me había enredado con otra mujer y que de paso le había hecho un hijo? Un escenario catastrófico por todos lados.
Imagen

#7

Mensaje Saeran25 Nov 2020, 21:12


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 286
Reputación: 18
Experiencia: 2143
Ryōs: 21730
Puntos de Aprendizaje: 23
Puntos de Evento: 513
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Bad Day.


Ambos mercenarios se habían reencontrado después de mucho tiempo en un país diferente, en ese mismo lugar se comentaron los motivos por el cual estaban justamente allí y tras el turno del Yamanaka quien terminaba de dar el sorbo de su sake, Saeran realizo lo mismo, la bebida estaba fuerte y sabrosa.
El albino le comenzó a decir su punto de vista de una posible solución para sus problemas, el peli naranja alzo una ceja para mirarlo tras escuchar el plan, esa mirada en donde escuchaba un plan del cual no se le había ocurrido.

Antes que pudiera preguntarle si el ya había recurrido a ese tipo de soluciones, el albino respondió antes, donde solamente soltó una carcajada el de ojos verdes. Aunque quiera aclarar la situación no había manera en que Muchante pensara otra cosa
Jamás lo hice ni lo volveré a hacer verdad? jajaja - lanzaba la carcajada de un dicho que un amigo siempre le decía cuando cometía algún pecado y no lo quería reconocer.
Estoy seguro que algo horrible me pasaría si trato de hacer eso, mi suerte no es muy buena para esas cosas, prefiero seguir siendo un estafador, o cómplice si es que tu quieres hacerlo, estaré para darte todo el apoyo posible - entre risas y sutileza el yamanaka le tiraba la responsabilidad a su compañero para que el hiciera el robo.

Cuando se toco el tema de la bella rubia, Saeran reacciono similar a lo que Muchante se lo había imaginado en su mente, por lo que internamente comenzó a reírse mucho más que la sonrisa exterior que demostraba, esperaba ansioso que le sirviera un nuevo trago pero se veía obligado a hacerlo el mismo. Sujeto la jarra para que esta no cayera y no solo se sirvió el sino que tuvo la delicadeza de darle otro trago mas al albino, capas lo iba a necesitar.
Pues... esa semana si fue algo loca, pero resulta ser que los próximos días por alguna razón todos preferían cuidarle su espalda, la verdad es que solo tú te quedaste en tu zona de confort jajaja - Luego de aclarar ese detalle el peli naranja se bebió rápidamente su próximo trago del sake.

Miraba con mucha tranquilidad el rostro de Saeran, por las palabras que decía el colorado tenía todo el sentido que podría ser el responsable de ese embarazo, pero aun así su rostro no demostraba esa preocupación.
Si, no hay duda que podría ser mío si no fuera que soy estéril y no puedo procrear, así que lamentablemente las probabilidades que sea tuyo amigo mío... son bastantes - Le confeso, le sonreía porque después de todo la situación en la que le decía era bastante chistoso, pero aun así le ponía la seriedad debida.
Pronto la comida había llegado, los ojos verdes se posaron en la comida mientras ponía cara de hambriento, su objetivo era claro ahora... comer.

Con la invitación de tomar una, el muchacho desprolijo ya estaba sintiendo mucha confianza en donde tomo una pero con cada mano, donde inmediatamente le dio un bocado sin perder tiempo, por otra parte Saeran continuaba en lo que podría ser un estado de shock. Dando las mordidas a las brochetas y masticaba la carne la saboreaba aunque el gusto extra era lo que estaba pensando y pasando.
JUAAAAAA se la creyó! se la creyó!, me da miedo que si le digo la verdad resulte lastimado, así que mejor le estiro la broma hasta después de comer cosa que pueda correr y escapar por si se enoja - pensaba el yamanaka mientras lo miraba con atención aunque internamente le estaba doliéndole la panza de tanta risa.

Ajisade no estaba embarazada ni mucho menos, habían tenido simplemente unas diferencias con muchante y esta se había ido a cuidar a su tío mientras que el se ofendió por los secretos guardados y se vino a despejar la mente. Aun así la improvisada broma ya había iniciado y tenía que mantenerla, después de todo, no conocía bien al albino y tenía un aire de que si se enojaba le iba a doler mucho.
Y bueno amigo mío, si quieres cuando regrese puedo decir que te encontré y te conté todo, es mas, podría llevarte si deseas aunque... también puedo decir que no te encontré, cosa que sería lo más probable - le iba diciendo mientras hablaba con la boca llena.
Porque digamos la verdad, la probabilidad de encontrarte en este lugar, que me invitaras a comer, a ayudarme con mis problemas de deudas, ya sea pagando o robando un chancho, caballo y 2 mujerzuelas... son mínimas! esas cosas no pasan - nuevamente con sutileza el yamanaka le lanzaba una guiñada y tiraba una indirecta de una clase de soborno para ver si podía liberarse de sus problemas en ese lugar.
Aun así continuaba como si nada, podría ser una broma, podría estar hablando enserio, podría ser ya casi cualquier cosa, el solo continuaba comiendo las brochetas, dándole una mordida primero a una y después a la otra.




Muchante Was Here
Hablo / Pienso / Narro y hago

#8

Mensaje Muchante26 Nov 2020, 14:37


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 163
Reputación: 25
Experiencia: 1215
Ryōs: 6776
Puntos de Aprendizaje: 27
Puntos de Evento: 175
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Bad Day.


Me estaba dando un gustazo con el sake cuando, de repente, me vi en la necesidad de apretar los labios bien fuerte para no escupir el líquido que retenía. Tuve que bajar el vaso y taparme la boca con el dorso de la mano, riendo entre dientes con la intensidad que lo haría si pueda dar una carcajada. — ¡Pff, jajaja! ¿¡Que forma de negar es esa!? —expresé en mis adentros mientras mi rostro manifestaba con gracia la extrañeza que estaba sintiendo. Hasta olvidé darle una respuesta, pero supongo que fue lo de menos.

¡Jaja, ¿qué diablos?! ¡No podría haberlo dicho mejor! —dije entre risas una vez tuve la oportunidad. Esa sí que había estado buena. Poco después me hablaría sobre lo que pensaba de la idea que le había dado, y en resumen, intentaba echarme la responsabilidad encima. No evité mirarlo como entre ofendido e impresionado, pero con una sonrisa que evidenciaba que mi reacción no iba precisamente en serio.

¡Ehh! ¡No tan rápido maldito, veo tus intenciones! —Exclamé, señalando con el dedo índice y medio de una mano los ojos del contrario—. Aunque me lo voy a pensar, hay… ciertos factores que debo tomar en cuenta. —dije esto último con un tono jovial, como un profesional hablando de su mejor especialidad. Pese a lo dicho, no indagué demás, en verdad me comencé a plantear un escenario hipotético en mente, siendo fiel a lo que había dicho el contrario. Capaz ese plan terminara siendo algo más que un chiste, nunca se sabe.

Una vez indagamos en Ajisade, la muchacha rubia que mantenía una relación extraña con el presente a mi costado, las cosas se tornaron un poco agrias para mí lo que el chico me estaba comenzando. — ¿Embarazada…? ¿Es en serio? —repetía como si fuese lo más absurdo, porque evidentemente no era una noticia que me pusiera contento, eso me iba a meter en líos de los que me iba a costar salirme. — Ughh, lameeento que el koala me haya resultado más excitante, amigo. —expresé sarcástico. Desvié la mirada un momento hacia la chica, que iba pasando y de repente se quedó paralizada, y su cara solo me daba entender que malinterpretado lo que había dicho. Separé los labios por un momento para aclarar, pero lo único que hice fue coger aire antes de agitar la cabeza y volverme a concentrar en el colega. Que pensara lo que quisiera.

Je, que maldito privilegiado —musité cuando dijo que era estéril—. No debí haberme drogado ese día, ahora sí que me irá pero mal. —dije, siendo algo más dedicado a mí mismo mientras procesaba la situación con la mayor calma posible. Pensé en si era correcto decirle a Akaida, en su reacción si lo supiera, en como tendría que vaciarme los bolsillos para hacerme responsable y en la aterradora idea de cuidar, cualquier momento, a un mocoso que se caga encima y de paso nunca para de llorar. ¡Así son todos!

Mi consuelo en ese momento fueron las brochetas de carne, los cuales fui comiendo con una cara de tragedia indescriptible. Volví a enfocar mis orbes en el contrario una vez comenzó a hablar, haciéndome caer en qué debería hacer ahora. ¿Ir a verla? ¿No hacerlo y que Muchante le cuente lo sucedido o que mienta? — Tch… Llevame. Necesito comprobar por mí mismo que Ajisade tiene en su panza un demonio mío —expresé, miedoso ante la idea, pero a la vez decidido—. La sangre llama, creeme, sabré si el mocoso salió de mis huevos —aseguré. Y es que los Akumas no somos nada similares a las personas normales, algo fuera de lugar tendría que manifestar el mocoso, aún dentro de la panza.

Y no he aceptado la idea de robar por ti eh, no te pases de listo —agregué casi al toque, a modo de aviso. Apoyé el codo de la mesa y di un mordisco al pedazo de carne más jugoso, aunque no fuera la forma más eficiente de comer esas brochetas. — Para hacerlo, necesitaría un par de cosas… La primera es una recompensa. No me ensuciaré para irme con las manos vacías. Lo segundo que necesitaría es un ayudante útil, y no creo que un estafador con mala suerte lo sea. —dije, claramente subestimando sus capacidades.

Tendrás que demostrarme que puedes hacer más que solo correr, por si las cosas se complican. —expresé, y le di otro buen bocado a un trozo de carne mientras fijaba mis ojos color menta los de él.
Imagen

#9

Mensaje Saeran02 Dic 2020, 20:38


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 286
Reputación: 18
Experiencia: 2143
Ryōs: 21730
Puntos de Aprendizaje: 23
Puntos de Evento: 513
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Bad Day.


El momento compartido por ambos ninjas estaba siendo bastante cómodo, aunque podría ser un tema delicado del que se hablaba, la estaban pasando bien. Los comentarios fugaz de broma que realizaba el peli naranja cumplían su efecto, no eran todos pero alguno que otro pegaban en el blanco para las risas. El mismo mercenario sonrió ante la reacción del albino, donde solamente le guiño y levanto el vasito como señal de que había sido muy bueno el no chiste.

Continuo con la charla y las explicaciones hacia su compañero sobre las cosas, también saboreaba el alimento que después de cada mordida no solo hablaba mostrándola en su interior, sino que su rostro era de satisfacción por lo rico que estaba. Con exclamación Saeran interrumpió señalando los ojos verdes de Muchante, en donde este quedo estático como si se hubiera asustado, trago como pudo la comida que estaba en su boca.
Maldición, se dio cuenta, mi vida llego al final - Pensó cuando sus intenciones fueron entendidas, pero luego todo comenzó a salir mejor, el otro mercenario pensaría sobre la propuesta realizada, el alma volvió al cuerpo del Yamanaka y continuo con la normalidad que estaba haciendo.

Aunque turbia se puso la conversación cuando nuevamente salía el tema de Ajisade y esa broma que Muchante había puesto en marcha. recordando el Koala, solamente levanto sus manos dejando sus codos a la altura de sus costillas, mostrar una sonrisa tonta como indicando de que eran cosas que pasaban y sus consecuencias. Aunque el nivel de diversión aumento al ver en primer instancia el rostro de Saeran, luego voltear para ver a Saori que justo pasaba por allí y quedo paralizada al escuchar, la mejor idea de Muchante para ese momento fue lanzarle un beso y una guiñada.
Lo tengo enamoradísimo - Hablo en un tono bajo mientras movía la cabeza poco disimulado señalando al albino.
La risa explotó nuevamente, no solo por lo jocoso de hacerle explotar la mente a la muchacha, sino que fue el comentario sobre la esterilidad del colorado.

Tal detalle lo hacia reír a carcajada ya que en realidad no tenía ni idea si lo era, había sido lo primero que se le ocurrió para que el quedara fuera de las probabilidades y todo señalara a Saeran como el padre.
Bueno amigo, piensa que fue muy divertido todo mientras duro y que después de unos meses mas podrás volver a repetirlo cuantas veces quieras - Se expresaba con una sonrisa, estaba disfrutando sin duda ese momento, ya que hasta el momento su broma estaba saliendo perfecta. El rostro al que miraba lo revelaba todo, estaba sufriendo mentalmente la noticia, si las cosas seguían de esa manera efectivamente el se haría cargo de las deudas que Muchante tenía con tal de que no lo nombrara cuando viera a la rubia.

Cuando ya pensó que estaba todo solucionado las palabras que salieron del otro mercenario cambiaron todo el panorama, el peli naranja lo miro con asombro, no se pensó jamás que podía llegar a esa respuesta. La mente comenzó a funcionar rápidamente, tenía que encontrar una salida ingeniosa y sin demostrar no querer llevarlo.
La suerte volvió a estar del lado del bromista ya que Saeran articulo rápidamente otras palabras de otro tema, esa era el escape que necesitaba el yamanaka.
No dije que aceptaste, solo dije que las probabilidades de que eso pasara eran pocas - mostro las palmas de sus manos soltando las brochetas ya sin nada de alimentos, estas cayeron a la mesa y el peli naranja se veía como inocente con sus manos semi levantadas y abiertas, como si no hubiera insinuado nada, aunque lo volvía a hacer sutilmente.

Lo primero que es la recompensa, no tener que llamar demonio a un o una bebe ... de todas maneras podrías quedarte con una de las 2 mujeres y hasta el chancho - fue lo primero que dijo cuando volvía a colocar sus antebrazos en la mesa y palmas hacia abajo.
Ayudar es lo mejor que hago, mi segundo nombre es "Ayudante de alta calidad como ninguno otro podría hacerlo mejor ese soy yo por eso me llamo ayudante e segundo nombre" - hablo rápidamente para que sonara aun mas chistoso
Lo de estafador con mala suerte, bueno eso es un hobby más que otra cosa y deberías de saber que correr es la mejor ayuda que alguien que este a muchos metros de los conflictos puede darte - Nuevamente su tono de broma se ponía en marcha, aunque no mentía, ya que las cualidades de Muchante lo hacían bueno solamente estando lejos de los problemas.

Pero aun así, ya comí, ya bebí y ya estoy sucio así que si podemos ir a la calle y llegar a un acuerdo para nuestros negocios - se puso de pie con levantando sus cejas y dejando su boca a un costado como una mueca de estar pronto y quería que trabajaran juntos para robar en el lugar.
Me va a ver cansado, agotado y le daré lastima como para que acepte, además de que el está muy cómodo ahí y no saldrá a mojarse - pensaba tranquilo, como si tuviera todo calculado.


Muchante Was Here
Hablo / Pienso / Narro y hago

#10

Mensaje Muchante03 Dic 2020, 14:04


Responder

Volver a “País de los Campos de Arroz”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados