Capitulo 2: Cazadores

Encargo rango C

El País de las Aves, apodado así por las alturas de sus asentamientos y los constantes riscos que se encuentran entre su territorio, está ubicado entre el País del Viento y el País de las Montañas. Es una zona montañosa que a pesar de sus grandes altitudes posee una relativamente amplia flora, dando la sensación de ser un jardín en los cielos. Sus habitantes, principalmente los de su capital Gake Tengoku (Risco Celestial), son conocidos por tener gran resistencia a la presión del aire, ya que pasan toda su vida en las alturas desde su nacimiento. Este país recibe su nombre por las diferentes especies avícolas que se encuentran en él y la gran altura que su territorio presenta, haciendo sentir a sus habitantes como aves en el viento. Su principal herramienta de comercio es la venta de exóticas especies avícolas, entrenadas para diferentes usos, entre los que podemos encontrar aves de caza, de rastreo, mensajeras, entre otros. Se dice que dentro del territorio habitan, además, una particular especie de águilas enormes, pero no se han visto desde la época de la creación, el mito que dio lugar al moldeado de estos terrenos.
Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 75
Reputación: 4
Experiencia: 1041
Ryōs: 3301
Puntos de Aprendizaje: 9
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Capitulo 2: Cazadores


Capitulo #2: Cazadores
Pais de las Aves / 72 de Primavera del año 147

Muy lejos de su hogar, un lugar que jamás había conocido la chica albina, Nanami estaba experimentando muchas cosas que en su momento desconocía, un mundo lleno de placeres, lujos y crueldades que jamás creyó haber visto, solamente había visto la agonía sobre una tela de araña, o las lágrimas de un ser querido cuando se pierde. Ha visto la miseria desde lo más bajo hasta lo más alto, aun así, creía que en este mundo existía algo esencial, algo que seguramente todo el mundo busca, algo tan preciado que cualquier ser lo quisiera entre sus manos. Esa palabra que todo ser vivo lo conocía como “libertad”.

Como una mercenaria destaca, escucho de un trabajo que podía darle una recompensa jugosa, el anuncio era bastante claro:
Necesitamos un cazador que pueda capturar una bestia, no importa quien sea. Pagaremos un alto costo por sus servicios
Lugar: la montaña que está ubicada al oeste de la capital Gake Tengoku, justamente en el pradera, antes de subir la cuesta
Fecha: dia 54 del otoño
La albina no sabia que tipo de bestia podría ser, pero la joven estaba decidida a cumplir con esa tarea, emocionada, inquieta y con ganas de someterse a un combate, estaba dispuesta a cumplir con las exigencias del contratista, por tales motivos se encontraba esa mañana caminando por senderos extensos, con algunas indicaciones y utilizando sus habilidades,muy pronto daría con el lugar, si es que no se perdía primero.
SpoilerMostrar
CazadorasRango C
País de las Aves
Objetivo: Cazar a la bestia
Recompensa: Correspondiente a las rango C

En las faldas de la montaña que está ubicada al oeste de la capital Gake Tengoku, se ha visto una bestia que ha atacado a toda especie que merodee en su territorio. Los aldeanos que viven en la cima de la montaña, Se dice que la bestia ha matado a tres aldeanos en un lazo de cuatro dias, por lo que necesitan ayuda de inmediato, por tales motivos han decidido contratar a cualquiera que pueda capturar esta bestia y así poder bajar sin temor para realizar sus comercios y búsqueda de alimentos. Desconociendo la especie, se rumora que puede ser un tigre o una pantera, incluso un oso.
Imagen

#1

Mensaje Gomita25 Feb 2020, 02:03


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 26
Reputación: 4
Experiencia: 200
Ryōs: 150
Puntos de Aprendizaje: 4
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Capitulo 2: Cazadores


Dorado. El sol laceraba las nubes con sus rayos cálidos, cayendo sobre el terreno en pequeños haces móviles que se mueven despacio, aparecen y desaparecen cuales espectros hermosos. El verano tan cerca de acabar traía verdor a la tierra pero el clima estaba un poco más fresco de lo usual, casi rozando lo frío, como un fantasma del invierno que se apoderó del lugar cual última venganza. Por el aire viajaba un aroma amaderado, levemente dulce, algunos árboles habían sido talados recientemente pero se había suspendido la obra repentinamente. Cicatrices en distintos árboles se pueden ver, pisadas extrañas acompañadas de aquellas marcas y algunos pellejos de animal y de personas, un enfrentamiento entre el hombre y la naturaleza se había realizado apenas unos días atrás. Su mano desnuda roza la marca, profunda, angosta y bastante limpia, pero apenas superficial para el grueso tronco de metro y diez de ancho. La manga de su gabardina se había resbalado hasta el codo, mientras que la otra mano permanecía oculta en la larga manga opuesta. La gabardina que usa, usa un corte recto en el torso y la mitad de las extremidades, dando una peculiar figura esbelta que se pierde en la eteriedad del mismo viento. A su cintura, un listón rojo funje como cinturón y divide la parte recta, casi planchada, de su traje, de un extenso faldón que ondula y, por alguna extraña razón, apenas flora a unos centímetros del aire. Así también, a partir de su codo, las mangas se extienden a largas telas que se expanden y caen cubriendo sus manos. Rodeando el cuelo y callendo por enmedio de su pecho, un cierre en bordes dorados señala el punto de apertura de su traje, mientras que abajo sirve para liberar el paso al abrirse cuando es necesario.

Durante un momento las sombras de las hojas se dibujaron en su cuerpo y luego desaparecieron. Unos pasos llaman la atención del pelinegro, mismo que desvía su mirada hacia su costado izquierdo. Una figura femenina, cabellera de nube y piel de playa se acerca. Su atuendo es peculiar pero muy de acuerdo con su porte aventurero, posiblemente una mercenaria. Sus labios dibujan una sonrisa sutil, apenas un gesto amable que se ve acompañado de una mirada tranquila y su mentón bajando sutilmente.

──Buenos días.

Comienza con humilde cordialidad, dejando así caer su diestra que se oculta en los telares de su atuendo y luego se gira para mirar de frente a la joven, una clara señal de que pretende continuar.

──¿Sabes dónde está el pueblo más cercano?

Direcciones, la más sencilla de las razones que tiene una persona para interactuar con otra, apenas una excusa que podrá determinar qué tan viable es extraer información de ella o, en su defecto, al menos hacerse ver como alguien inofensivo y evitar cualquier clase de conflicto. Aquellos que en silencio pasan cerca de otra persona, usualmente son bestias buscando no dar indicios de sus pensamientos y dudar de ellos es lo más natural. Natural, sin embargo, es tal vez todo lo opuesto, pues la mayoría de los animales avisan que estás entrando en su territorio y te avisan que atacarán de continuar.

#2

Mensaje Jashivi25 Feb 2020, 02:30


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 75
Reputación: 4
Experiencia: 1041
Ryōs: 3301
Puntos de Aprendizaje: 9
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Capitulo 2: Cazadores


Estaba tan acostumbrada a este tipo de ambiente, pero tras varias horas de caminar y caminar, cayó en la conclusión de que realmente estaba perdida. Marco algunos árboles para saber si realmente paso por esa zona y para su molestia, había repetido el mismo sendero más de siete veces por lo que se fastidio por completo --¡¡Maldito bosque de mierda!!-- grito a los cuatro vientos y algunas copas de los árboles se movieron, indicio de que un animal descansaba en lo más alto y que por culpa de nuestra protagonista, tuvieron que desalojar por el miedo de ser atacados o comidos.

Suspirando y parando de golpe, la joven pisoteo varia veces el suelo, hasta que comprendido que debía ir por otra ruta desde ese mismo punto, quizás al norte –Bien...¡¡por aquí!!-- dándose palabras de aliento, estaba determinada a cambiar su suerte y muy segura de que lo lograría a toda costa, comenzó su nuevo camino a un paso moderado y con lleno de entusiasmo, para su suerte, era el camino correcto por lo que continúo avanzando, escalando algunos escombros y persiguiendo de vez en cuando unos cuantos animales del bosque. Estaba convencida de que muy pronto daría con su destino prometido.

Fue entonces que el sonido de una voz Angelical alarmo todos sus sentidos, corrió hacia el tronco de un árbol seco tratando de esconder su glorioso cuerpo del depredador, si algo le ha enseñado el bosque y sus ancianos decrépitos, es que nunca deben confiar en los estereotipos divinos y más cuando parecía una trampa que la llevaría al infierno. Nanami era estúpida pero no ingenua, así que, al asomar un poco su rostro, finalmente pudo apreciar todo el resplandor de aquel joven que parecía dócil y delicado, saliendo de su escondite. Correspondió al saludo del joven y sin darse cuenta estaba a unos cuantos metros del chico, tan cerca que sus manos podían tocar los hombros ajenos, ¿Qué paso realmente?, Nanami le había agarrado una mejilla con sus dedos.

--Ah...no eres como yo...-- confirmo tras retirar sus dedos de aquella grasa acumulada en su rostro, la chica sin ningun tacto y sin modales alguno, sonrio levemente hasta que recordó cuales eran las leyes de esta vida –Ah si...Soy Nanami..un gusto—se presento finalmente y esperando a ser correspondida, la chica parpadeo varias veces antes de tomarle las manos al desconocido --¿Tendrías un combate conmigo?-- su fuego por la lucha nuevamente se encendió,Tanto que había ignorado la pregunta del joven, al parecer una aventura un poco anormal, comenzaba abrirse paso.
Inventario & DatosMostrar
Pergamino Grande (Sujeto a su cinturón) (Objetos pequeños 16 / Objetos medianos: 1)
1 Kodachi Niten Ichi Ryu
1 Linterna
10 Shuriken
1 hilo metalico
1 bomba pimienta
1 granada de humo
1 pildora de soldado
1 bomba explosiva

Porta armas pequeños (muslo derecho)
4 Kunai
1 Cuchilla de mano
A partir del siguiente post, masterizo GG
Última edición por Gomita el 29 Feb 2020, 03:20, editado 1 vez en total.
Imagen

#3

Mensaje Gomita25 Feb 2020, 22:59


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 26
Reputación: 4
Experiencia: 200
Ryōs: 150
Puntos de Aprendizaje: 4
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Capitulo 2: Cazadores


Se ocultó. A plena vista y como si un fantasma hubiera visto, la chica se colocó detrás de un árbol que no terminaba de cubrirla. Kuroma se quedó un momento sin moverse, quedando como una estatua calma mientras su cabeza comienza a razonar lo que había pasado. Su usual saludo había alarmado de alguna manera a la mujer, quien mostraba aptitudes físicas superiores, pero una extraña recepción hacia los desconocidos y comenzó a cuestionarse si lo estaba viendo como una amenaza. Luego se asomó por el borde, mirándolo como si analizara la situación. El pelinegro intentó calmar aun más las cosas bajando un poco el mentón y sonriendo con nerviosismo, como si estuviera apenado, sumiso. Pareció funcionar, una nueva confianza se vio en la mujer, quien comenzó a avanzar hacia él y hasta saludó, pero la confianza fue, tal vez, demasiada.
Un pequeño escalofrío recorrió la espalda del joven, quien de repente estaba demasiado alerta y al mismo tiempo confundido, ¿por qué le tocaba el rostro?, ¿realmente le estaba confundiendo con algún yokai? Sentía alarma de la proximidad, pero no detectaba intención alguna de daño, además de que por sin se presentó, pero su pregunta estaba siendo ignorada olímpicamente.

──Un gusto, mi nombre es Kuroma.

Correspondió sin perder la calma, como si aquella acción tan inadecuada hubiera pasado desapercibida, obviada por el interés de analizar a esta pieza que no parece moverse por ningún tipo de patrón conocido. La chica que parecía asustadiza, ahora parece tener la confianza de acercarse tanto y parece buscar algo hasta que es tomado de su mano y le ofrece pelear. Kuroma parpadeó dos veces, la primera fue para cerrar el proceso mental de lo que estaba sucediendo, la segunda para confirmar que lo que veía no era algún tipo de ilusión o detectar algo que no sepa. Pero lo cierto es que no parece estar siendo timado, no hay ninguna persona en las cercanías que pueda detectar, no parece que su mirada se desvíe a ningún lugar en particular como para ser algún tipo de emboscada ni tampoco parece que tenga siquiera alguna muestra de sentido común. La cabeza comenzaba a quemarse por dentro, intentando encontrar algo lógico a todo esto, mientras que su cabeza bajó casi mecánicamente en una señal de disculpa anticipada.

──Lo lamento señorita, soy apenas un viajero perdido. Además creo que estamos en peligro, ¿puedes ver esas marcas en el tronco?

Señaló lo que hace apenas unos segundos estaba acariciando.

──Me parece que hay algún tipo de bestia cerca y es peligroso estar aquí.

No se esfuerza en ningún momento por forzar su escape, su mano no podría ejercer suficiente fuerza para que la mujer lo soltara, salvo que esta quisiese y esperaba mejor aparentar total debilidad. Si ella pedía un enfrentamiento sin forzarlo, seguramente podría rechazarlo, o esa era su esperanza.

#4

Mensaje Jashivi26 Feb 2020, 07:56


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 75
Reputación: 4
Experiencia: 1041
Ryōs: 3301
Puntos de Aprendizaje: 9
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Capitulo 2: Cazadores


Los eventos en el cual estaban sometidos el azabache y la albina, no se comparaba a nada a lo que se acercara a personas “normales”, sorprendida por el nombre de aquel joven, por alguna rara razón pensó que su nombre era Hachi y de apellido ibi, pero nuevamente estaba más perdida que cuerda. Tratando de evadir la jugada de la joven desconocida. Kuroma dejo en claro que no tenía motivos para luchar y mucho menos en ese ambiente en donde parecía haber indicios de alguna bestia cercana. Nanami automáticamente giro en dirección que anuncio su acompañante, soltando las manos de aquel joven apuesto.

Se quedo observando los troncos de los árboles y se dio cuenta que no había ninguna marca o rastro de algo parecido --¿A que te refieres con..-- interrumpida por un sonido brusco que se formuló en el interior de un arbusto, la joven no dudo en sacar un kunai de su equipamiento ninja --¡¡Sal de ahí pedazo de mierda!!-- sin delicadeza y con un vocabulario que no pertenecía a una dama, la joven no dudo en lanzar el kunai hacia los arbustos en donde un quejido de algún roedor se manifestó, corriendo en dirección de la planta, la joven rebusco entre la mata para encontrarse con el cuerpo de una pequeña ardilla.

--Ah...mi cena— confesando sus propios intereses, la joven tiro de la cola de aquel animal semi muerto cuyos nervios aún estaban a flor de piel, ignorando la presencia del joven, Nanami paso a romperle el cuello a la criatura para así acabar con su miserable vida, sin arremetimiento alguno, tomo de regreso su kunai y se levantó del suelo para luego ofrecer su víctima al forastero --¿Lo comemos? -- la joven pensó que estaba siendo descortés al no darle de sus alimentos sagrados.

Seguramente esos serían los motivos que llevaría al muchacho a huir de ella, pero francamente no había peligro alguno. Cuando la chica elevo su mirada al cielo, recordó sus cuál era su objetivo del viaje –Mierda, ¡¡La chamba!!-- exclamando brutalmente, la joven adhiero el animal muerto a su cinturón y observando a su nuevo amigo, lo señalo con el dedo índice –Te venceré imbécil-- nuevamente desafiando al chico, ¿Acaso era bipolar?, no, simplemente era estúpida --Debo irme, tengo que cazar una bestia y debo encontrar la pradera—argumento para retomar el camino, corriendo como si fuera un jabalí, la chica ya estaba muy lejos del joven tanto que no se dio cuenta si el sujeto se quedó, la siguió o simplemente murió.

A unos 10 metros de distancia, justamente al final de aquel pequeño bosque. Pudo visualizar una pradera colorida con un sinfín de flores, más allá se podía observar un sendero que tan solo era la falda de aquella montaña inmensa y con una neblina que cubría las copas de los árboles. En aquella pradera se encontraba una especie de caseta en donde un anciano muy demacrado y exhausto, resguardaba por la espera de algún mercenario experto, pero su sorpresa fue encontrarse con una albina y con una expresión seria --¿Qué pasa viejo? ¿Quiere morir? -- aterrado por sus palabras, el anciano pensó que se trataba de un vándalo, se levantó de su asiento y quiso golpear a Nanami con su bastón.
Concept ArtMostrar
Imagen
Última edición por Gomita el 01 Mar 2020, 02:56, editado 1 vez en total.
Imagen

#5

Mensaje Gomita29 Feb 2020, 04:44


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 26
Reputación: 4
Experiencia: 200
Ryōs: 150
Puntos de Aprendizaje: 4
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Capitulo 2: Cazadores


Dispersa. Aquella chica no parecía poder hilar bien una idea de otra, en sus ojos no había análisis, no había observación, sino una extraña blancura, una pura nada, falta de malicia, falta de sensatez. Aun con la chica tan cerca, no se sentía en problemas, se sentía extrañamente cómodo, al menos hasta que le miró tomar y arrojar un arma con tal velocidad que apenas fue capaz de percibir el hecho una vez cumplido, no esperaba modales, delicadeza y siquiera un pequeño tinte de elegancia, no, aquella chica era todo lo opuesto y entretenía como un espectáculo, una escena de la que uno podía reír con gracia, pero se contuvo. Silvestre, no como una flor, sino más bien como un leopardo, un león o algún felino juguetón. Voló hacia su objetivo apenas consciente de su naturaleza y encontrado decidió que naturaleza darle, la nombró cena y luego un exquisito sonido se pudo percibir varios metros de distancia.

Aun pequeño el cuerpo del animal, el fin de su vida en un último resquigido de sus huesos hizo sacudir la espina dorsal del magnético, pero, ¿fue placer?, por un momento, aquel sonido le hizo sentir bien, aquella bestialidad con la que la mujer acabó con la vida de la criatura fue deleitante, su sonrisa se extendió hasta mostrar sus aperlados dientes, sus ojos se cerraron un momento para disfrutar de aquella embriagante sensación. Respiró profundo para poder contenerse y por un momento pensó en una locura, tal vez poder permanecer más tiempo con esa criatura, le permitiría escuchar más de esos sonidos delirantes, incluso al verla ofreciéndole su presa como un perro de caza que sabiendo de la posición de su amo, primero vela por él y luego come, aquella chica cuadraba perfectamente. Sin embargo, aunque el regalo le era agradable a su ver, lo cierto es que su presentación distaba de apetitosa, la presentación magullada, la expresión disgusta del animal y la tensión claramente vista en el sufrimiento no lo volvía algo atrayente de comer, sin mencionar que aun le faltaba cocinarse adecuadamente.

──Gracias, Nanami, pero estoy lleno, por favor, disfrútalo.

De nuevo se dispersó y llevó al chico a cuestionarse si habría forma de mantener esa atención enfocada de alguna forma, si tan solo pudiera enseñarle a mantener algún tipo consistencia, tal vez podría emplear esas habilidades mostradas para algo beneficioso, pero la aleatoriedad de la chica la volvía difícil de interpretar y antes de darse cuenta se alejaba en carrera. Tomó aire, por primera vez en mucho tiempo se sintió inspirado para dejar su lento andar y comenzó a correr en su dirección, en algún momento seguro se detendría y así lo hizo, cuando un hombre se sintió atacado.

──¡Espere!

Intervino colocándose frente a la albina. Alzando ambas manos desnudas, las cuales, delicadas como las de un noble, se muestran humildes y sumisas ante la escena.

──Disculpe a mi amiga Nanami, está un poco alterada porque se le olvidó lo del trabajo. Nanami, por favor, respira un momento, concéntrate, tenemos algo que hacer.

Incluyéndose en lo que parecía ser una especie de plan inexistente, el joven intentó a toda costa enfocar la atención de la chica. No sabe a que se refería con respecto a su tarea pendiente, pero la motivaba a moverse rápidamente.

#6

Mensaje Jashivi29 Feb 2020, 05:14


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 75
Reputación: 4
Experiencia: 1041
Ryōs: 3301
Puntos de Aprendizaje: 9
Puntos de Evento: 0
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Capitulo 2: Cazadores


Una vez más la chica se dejó cautivar por la vos de aquel joven que la había salvado de lo que podría ser una buena madriza, aunque ella estaba dispuesta a darle guerra al viejo, notando que su nuevo amigo estaba defendiéndola del ataque del contratista. Sus palabras fueron un detonante que la hizo sentir un poco débil, fue entonces que, en un movimiento un poco brusco, abrazo el torso de su compañero y clavo sus dientes en el hombro izquierdo del azabache, dejando su marca y apartándose de él, señalo al viejo –No te tengo miedo anciano hecho de polvo—sin ningún respeto hacia aquella persona, fue entonces que siguió el consejo de su compañero y se relajó un poco.

--¿Y bien? ¿Cuál es el maldito problema? -- saltándose las presentaciones y siendo directa con sus objetivos, la joven se quedó en silencio esperando alguna respuesta por parte del anciano, el cual con un quejido y estirando su espalda, se sentó nuevamente en el banco. Miro a la extraña pareja y supuso que el azabache era el que poseía control sobre la chica, alguna especie de domador con su mascota, ¿quizás?, ignorando las primeras impresiones, el anciano golpeo tres veces el suelo para llamar la atención de ambos presentes.

--Niña, debes aprender modales—era un hecho que debería, pero la chica se limitó a limpiar el cerumen de su odio izquierdo, el anciano simplemente suspiro y decidió presentarse como era debido –Mi nombre es Takeda y necesito que eliminen a la bestia que está más allá de los campos de girasoles—levantando su bastón hacia la entrada de aquella montaña, el anciano fijo su mirada en el muchacho –Dado que usted es el domador, le imploro que acabe con la pantera que no nos deja bajar—haciendo una pequeña reverencia hacia el azabache, Nanami simplemente ignoro el hecho de ser menospreciada, al contrario, comenzó su andar hacia la colina.

--¡¡Yo me hare cargo de esa mierda!!--- exclamo en vos alta para que la escuchara el anciano, hasta que se dio cuenta que si necesitaba algo para atrapar la bestia –Pero necesito una carnada—aseguro al momento de regresar hacia los desconocidos y nuevamente miro al anciano –Ya que morirá, ¿No quiere ser la carnada? -- ante aquellas palabras ofensivas, el anciano se levantó nuevamente de su asiento con las intenciones de volverle a pegar.

Por otra parte, más allá de aquella pradera en donde se encontraban nuestros protagonistas. Habia un sendero plano que conducía hacia la profundidad de un bosque, para ser exacto, diez metros de camino repletos de mucha flora y fauna, arboles gruesos y altos, arbustos tupidos y algunos aromas dulces debido a los frutos que se encontraban en la copa de los arboles. Mas allá, encontraría el campo de girasoles, en donde se podría decir, no había absolutamente nada, ni siquiera un sonido de alguna ave, simplemente, silencio.
Concept ArtMostrar
Imagen
AncianoMostrar
Imagen
Imagen

#7

Mensaje Gomita01 Mar 2020, 03:30


Avatar de Usuario
Chunin Kiri
Mensajes: 382
Reputación: 38
Experiencia: 2146
Ryōs: 10055
Puntos de Aprendizaje: 15
Puntos de Evento: 48
Puntos de Héroe: 12
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Capitulo 2: Cazadores


Ya que la misión nunca se concretó y tampoco tiene una página de rol para evaluarlo de otra forma, el tema no otorga recompensas, cierro.
Imagen

#8

Mensaje Shosuke Vankleur07 May 2020, 11:57


Cerrado

Volver a “País de las Aves”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado