tres millas y media.

Privado con Saeran

El País de la Cascada, ubicado entre los Países de la Tierra y el Fuego, es una de las más hermosas zonas del continente. Su belleza natural, invita a los que por el pasean a conectarse con la naturaleza. No solo es el hogar de dos cascadas conocidas por ser parte de la mitología del mundo, sino que también en toda su extensión, se encuentra poblado de pequeñas zonas de recreación disponibles para todos aquellos que sus tierras visiten. La flora y fauna de este territorio, es de lo más variada, pero como en toda zona con clima tropical, la mayoría de los animales que podemos encontrar son insectos o animales de sangre fría, por lo que no es extraño encontrarse con alguna que otra serpiente dando vueltas por él. No posee una capital como tal, ya que desde antaño su pueblo decidió continuar con la tradición de sus antepasados y no darle divisiones a este territorio, sino convivir como una gran nación. De todas formas, los asentamientos cercanos a Taki Nikkou (Cascada Luz del Sol) y Taki Gekkou (Cascada Luz de Luna) son los más grandes y poblados, siendo el principal destino para los turistas de la nación, quienes son la herramienta comercial primordial del País.
Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 39
Reputación: 1
Experiencia: 258
Ryōs: 100
Puntos de Aprendizaje: 3
Puntos de Evento: 9
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

tres millas y media.


Tres millas y media
56 de invierno de 148. 06:30


Paz y tranquilidad era lo que reinaba al pie de esa cascada, las gotas vaporizadas por la fuerza de la caída, generaban un ambiente parecido a neblina pero sin serlo. El sonido de el agua corriendo, los pájaros cantando a la distancia, generaban un ambiente pacífico, a pesar de que estaba lleno de ruido. Pero era ruido agradable, se podría decir que natural, la verdadera belleza prístina de la naturaleza pura, misteriosa y bella. Brindaba una hermosa vista a mis ojos que miraban sin ver, concentrado en la cascada y en los hipnotizantes patrones que a lo lejos se formaba. A pesar de estar a unos decentes cien metros aproximados, el sonido era perfectamente audible.

Escuchaba sin oír y miraba sin ver, mi viaje por el mundo estaba por comenzar, las palabras dichas hace no mucho resonaban en mi cabeza, " salgan mis hermanos, demuéstrenles con nuestro acero y con su sangre que aquí estamos", todo bien pero ¿Por dónde comenzar? Si tan siquiera sabía más que un par de técnicas, y nuestro salvador no me había revelado los secretos de su arte. Era un monje sí, pero en mi estado actual ¿Podía ser reconocido como uno? De verdad nuestro salvador era tan duro con todos, separando a los dediles de los fuertes desde el primer momento ¿Me estaba probando? Me faltaba mucho para ser un monje completo, preguntas y más preguntas, pocas respuestas. Y mientras estaba perdido en mis cavilaciones, el tiempo pasaba lechoso, inadvertido a pesar de ser tan evidente como el agua de la cascada que estaba frente a mis ojos.

#1

Mensaje Hoki19 May 2020, 22:59


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 90
Reputación: 9
Experiencia: 533
Ryōs: 4576
Puntos de Aprendizaje: 9
Puntos de Evento: 2
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: tres millas y media.


¿Entonces no tienes ni idea de en dónde queda la localidad más cercana? — pregunté con curiosidad a mi cochero. Se trataba de un hombre mayor que rondaba, tal vez, los sesenta años. Había solicitado sus servicios en el País de la Tierra para que me llevara de paseo al País de la Cascada, lugar al que habíamos llegado en un lapso de tiempo relativamente corto, pero nunca contamos con que una vez llegáramos, todo fuera tan confuso.

Era un caballo fuerte y bien adulto el que lideraba nuestra marcha, tirando una pequeña carreta de paja sobre la cual yo me encontraba descansando. La vista era increíble, tenía que admitirlo. Habíamos partido bastante temprano y ver como pasaba el tiempo que normalmente invertía durmiendo, era simplemente una joya.

Hace mucho que no vengo por estos lares, muchacho. Lo lamento — se disculpó.

¿Por qué habría de hacerlo? Me hacía sentir como un tirano, debo admitirlo. Pero hace mucho no optaba por la clase de comportamientos que me hacían digno de tener esos títulos, quizá porque no había lidiado con personas estresantes, ya que la mayoría suelen ser hombres igual de despechados que yo, que deciden brindarme un trago para escuchar mi condenada historia y esperar ser escuchados.

No pasa nada, hombre. Dame un segundo — dije mientras me separaba de la montaña de paja que me hacía cama durante el pequeño viaje. Me senté con la espalda encorvada, respirando aire fresco para sentir que era, por momentos, el hombre más libre del mundo. Recordé las enseñanzas de aquellos hombres que en su momento contrató el viejo Reginald para adiestrarme en cosas que, incluso hoy en día, me siguen pareciendo extrañas, impresionantes, y realicé un sello manos. — ¡Kanchi! — exclamé, intentando que fuera bajo para que el cochero no me viera raro, aunque capaz lo hizo, no importaba. Lo cierto es que de inmediato, fui capaz de llevar un registro mental de las personas que se encontraban a los alrededores. Animales, quizá algunos cazadores, pero solo me importó el que sentí más cercano aparte del cochero, claro.

A un par de minutos de hay alguien, no se mueve — le dije —, si apura el paso quizá lo alcancemos antes de que emprenda la caminata — agregué, volviendo a recostarme sobre la pila de paja para cerrar los ojos. El cochero por su lado no perdió más tiempo, estaba extrañado por la seguridad con la que le había dicho tal cosa, como si fuera adivino, pero continuó con el recorrido, siendo mis oídos los únicos conscientes de que nos estabamos movilizando, más que todo por el sonido de lo que identifiqué como una cascada o alguna fuente acuática que se escuchaba cada vez más cerca. Pero no abrí los ojos hasta que escuché al viejo hablar una vez más, sintiendo como el caballo disminuía el ritmo de sus pasos.

¡Muchacho, despierta! Creo que encontramos a ese "alguien" que mencionaste — advirtió, poco después el caballo se detuvo, al igual que el resto del vehículo. Di un suspiro para relajarme, sentía como gotas de lluvia que salpicaban sobre a mi a pesar de que no estaba lloviendo, y no era para menos, pues ahora tenía bastante cerca la fuente acuática: una cascada. Pero aun permaneciendo lo suficientemente distanciada como para no tenerla prácticamente "encima". — Perfecto — fue lo único que dije. No fue hasta que terminé de bajarme y conseguí ver a tal persona, que agregue: — Hablaré con él, quizá conozca una localidad cercana — a lo que el viejo asintió con naturalidad, no molesto por el hecho de tener que esperar un poco ya que la vista era bastante buena.

No me quedaba de otra que recurrir a eso cuando ni mi habilidad para sentir otras presencias me lo facilitaba. A saber cuán grande era el País de la Cascada, o es que el rango de mi técnica es muy pequeña. No estoy seguro. El individuo se encontraba sobre un puente de piedra, bajo el cual fluía el agua con toda calma. Me desplacé sobre tal puente con claras intenciones de dirigirle la palabra, sin embargo, nunca excedí el límite de los cinco metros por respeto al espacio personal del contrario.

Buen día caballero, disculpe — entoné alto, para que me escuchara —, ¿tiene un minuto? Verá... Vine de vacaciones al país, llegué hace unas horas, pero creo que hemos tomado el rumbo equivocado porque no encontramos ninguna localidad. De casualidad, ¿no conoce alguna? — le pregunté, guardandome las manos en los bolsillos de mi chaqueta de charol negra.
DatosMostrar
Habilidad: Conjurador.

Técnicas usadas:
Kanchi (Detección)Ninjutsu Rango CRequisitos:
  • 30 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Dragón.
Efectos:
  • Permite detectar toda presencia de chakra a 5 metros de distancia por cada punto en control de chakra que posea el usuario.
  • Se debe permanecer quieto durante la ejecución a menos que se posean 25 puntos en concentración.
  • Los chakras detectados simplemente te indican si es mayor o menor a tus reservas totales.
Coste: 15 PC por turno.
El shinobi realiza un sello a dos manos que le permite detectar presencias de chakra a un determinado alcance. Se trata de la técnica más sencilla de la rama sensorial.
Código:[kajin01][/kajin01]


Gastos: 10 PC.
Imagen

#2

Mensaje Saeran23 May 2020, 07:21


Avatar de Usuario
Ninja Libre
Mensajes: 39
Reputación: 1
Experiencia: 258
Ryōs: 100
Puntos de Aprendizaje: 3
Puntos de Evento: 9
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: tres millas y media.


EL sonido de la cascada, casi parecían devorar mis pensamientos, cual hilos de tinta perdiéndose en un remolino. Mi mente estaba dominada por los últimos días, en los cuales mis hermanos me habían dejado un poco mas de rienda suelta. Aunque había tenido la oportunidad la presa se había escapado. Por el momento no se habían enterado, pero después e todo había vivido con ellos toda mi vida. Me conocían bien solo era cuestión de tiempo antes de que se dieran cuenta de mi fracaso. Darle importancia no era más que una pérdida de tiempo, solo podía esperar a llegara de manera lenta. Unos pasos se sintieron en el duro suelo de piedra donde estaba parado.

Con una actitud desdeñosa, voltearía en esa dirección. Soslayando al visitante, aunque no solo fuera visible uno de mis ojos ya que solo mí perfil era el que había mostrado. Al parecer era una miel para las personas con cabellera nevada. La sangre llama a la sangre, el acero llama al acero ¿LA alvina llama al alvino? Era una situación poco de lo usual sin duda. Pero por el momento nada me impulsaba a tener nada en su contra, (aunque el simple hecho de estar en mi camino; Tan cercano e ignorante de quien tiene delante. ) No podía perder...Mis motivos de vista. Pero tampoco dejarme abatir por ellos, no soy un simple asesino después de todo. Al igual que las águilas que matan ratones para sobrevivir, yo tengo una tarea muy superior a mí mismo.

Las palabras del muchacho, sonaron como a través de un sueño, en mi cabeza estaba siempre presente la idea, de que podía intentarlo, no fracasar una vez mas (La muerte es la meta de los indignos, no le rehúyas). Aparte ese pensamiento, y como si mis odios estuviesen esperando ese acto para ser libres, el mundo recupero sus sonidos brillantes. Me gire del todo al recién llegado, juntando nuestras vistas, durante un momento antes de que fuera mi voz la que rompiera el silencio. Sur-este, Occidente, Poniente. Depende que sea más o menos lo que buscas. -. La cara en alto, y mis ojos tranquilos detrás de las gafas de marco ancho que reflejaban la luz. Mismas que procedí a acomodar con el índice de la diestra, generando pequeños reflejos en el cristal.

Ojos vigilantes que no cesaban en su deber. ( Mis hermanos devén saber qué hacer con él. ) Pero la bendición recaería, en aquel que le dio muerte y no el que lo puso a merced. No presa viva, o presa muerta, eso no importa ya. La presa de otro, se ha de respetar. Solo necesito una oportunidad. ( Mucho se enojaran. ) Un pesar por ellos, ya me perdonaran. - ¿A dónde, clama tu espíritu? - Diría por fin.

#3

Mensaje Hoki02 Jun 2020, 04:12


Responder

Volver a “País de la Cascada”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados