El país de la Cascada

Entrenando al rastreador.

El País de la Cascada, ubicado entre los Países de la Tierra y el Fuego, es una de las más hermosas zonas del continente. Su belleza natural, invita a los que por el pasean a conectarse con la naturaleza. No solo es el hogar de dos cascadas conocidas por ser parte de la mitología del mundo, sino que también en toda su extensión, se encuentra poblado de pequeñas zonas de recreación disponibles para todos aquellos que sus tierras visiten. La flora y fauna de este territorio, es de lo más variada, pero como en toda zona con clima tropical, la mayoría de los animales que podemos encontrar son insectos o animales de sangre fría, por lo que no es extraño encontrarse con alguna que otra serpiente dando vueltas por él. No posee una capital como tal, ya que desde antaño su pueblo decidió continuar con la tradición de sus antepasados y no darle divisiones a este territorio, sino convivir como una gran nación. De todas formas, los asentamientos cercanos a Taki Nikkou (Cascada Luz del Sol) y Taki Gekkou (Cascada Luz de Luna) son los más grandes y poblados, siendo el principal destino para los turistas de la nación, quienes son la herramienta comercial primordial del País.
Avatar de Usuario
WebMaster
Mensajes: 1229
Reputación: 252
Puntos de Villano: 666
Contactar:

Re: El país de la Cascada


En su carrera, el guardián del poblado esperó ser demasiado fugaz para los invasores, así como lo había sido con todos los anteriores cazadores de tesoros perdidos. Al iniciar su barrida, con su espíritu impreso en la amplia superficie de su hoja, siguió con la mirada el cuerpo de su flamante espada larga, a medida que esta comenzaba su avance en dirección al Kaguya. El muchacho de plateado y sedoso cabello, tras su movimiento lateral, había priorizado el uso de Ninjutsu, mas su pisotón y moldeo de chakra no sería más veloz que el arremeter de la gran espada. En plena ejecución de su técnica terrestre, el filo celestino habría hecho aparición, y dado el ángulo del corte, lo alcanzaría incluso en su nueva posición, justo a la altura de las costillas, donde le cortaría a la mitad.

O al menos así lo imagino, así lo previó al ver que su barrida era perfecta. Pero apenas iniciada, a centímetros de alcanzar la dulce carne del joven, la formación de chakra se desintegró en nada. Su vista se nubló, su cuerpo se estremeció y entumeció, sus pulmones se bloquearon, y por un instante se sintió encerrado en su propio cuerpo. En un parpadeo, una infinidad de gruesas agujas se clavaron en su cuerpo, como pequeñas piedritas bloqueando los engranajes de una inmensa máquina. Se vio totalmente petrificado.
Con su espada muerta pero aún blandida, giró costosamente el rostro hacia su derecha para ver al otro shinobi en plena retirada. Presionó los dientes, volviendo a inducir chakra en su espada gruesa, esta vez formando una gran maza alrededor del metal. Había ira en sus ojos, e incluso cuando su cuerpo se rodeó completamente de placas de tierra, el simple tensar de sus extremidades derrumbó aquel intento de prisión. Estaba ahogado en adrenalina, y no había ni sentido los kunai que se habían clavado en el cuero que yacía por debajo de las placas metálicas de su armadura.

Preparó su arma para golpear de lleno a Hizhegi con la intención de devolverlo al tope de la cascada de una sola sacudida, y tras sellar su rostro portador de innumerables cicatrices de cortes y quemaduras en la memoria de ambos guerreros de la hoja, fue engullido por una creciente nebulosa de explosiones que le cubrieron por completo. Sonaron como fuegos artificiales mezclados con campanadas, a medida que partes de su armadura volaban por los aires con manchones negros de sangre quemada impregnada al metal. Trozos de cosas se desperdigaron por la arena y grava bajo sus pies, sin dejar claro si eran pedazos de ropa, cuerpo, o qué otra cosa. Y cuando el humo se disipó, no quedó más en su centro que una pila de harapos negros y placas magulladas. Ruinas de lo que fue una mole.

Pasados un par de segundos, un silbido grave y repetitivo se escucharía como el zumbido de un abejorro lejano. Provenía del cielo sobre ambos, aunque la bruma no dejaba ver nada. El silbido iría creciendo en volumen, hasta revelar la imagen de la espada descender de entre la niebla, girando lentamente como boomerang desproporcionado, hasta caer a un lado de los restos, clavando su hoja doble en la grava. Lo que siguió fue el silencio, pues si bien había aún gente en el pueblo, intentaban no dar señales de vida para no caer víctimas del par de invasores.

#51

Mensaje Akira29 Jun 2020, 01:10


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 1320
Reputación: 63
Experiencia: 9809
Ryōs: 31063
Puntos de Aprendizaje: 174
Puntos de Evento: 0
Puntos de Héroe: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: El país de la Cascada


Quizás no era suficiente para muchos, quizás tampoco explicaba o calmaría su ira por lo recién hecho; no había mucho más que decir. El ataque había sido mortal y a pesar de tener su corazón latiendo, casi al borde de una taquicardia; su estrategia había funcionado. Shion estaba en una pieza y era consciente de que ahora tenían algo más con qué lidiar. Sus ojos peinaban el lugar, necesitaba saber que no había más peligros en la zona, mientras llevaba a cabo una técnica. El primero saldría y entre la niebla avanzaría para tomar el arma; aún tenía que decidir qué hacer con aquellos testigos. Sus ojos miraban dentro del todas las casas, recordando las que había visto antes allí arriba.

Antes de irnos, debemos perder el aroma. Regla de todo rastreador. No podemos dejar rastro, aunque la anciana dijo que este lugar es poco conocido, nunca se sabe. Vamos al agua, lávate y toma fango para untártelo en el cuerpo, si vemos lodo o excremento en el camino.. haremos lo mismo. Debemos silenciar a todos.— Murmuraría a Shion, mientras daba dos kunai a sus clones. Tomaría un pergamino, lo extendería y sellaría el arma en su interior. Luego, miraría a sus réplicas, asintiendo para que hiciesen lo que ya sabían que era necesario. No se arriesgaría a que alguno fuese a ir corriendo a la ciudad a contar lo sucedido. Sin dejar de mirar hacia los alrededores, en búsqueda de algún otro individuo en la cercanía de su visión máxima, mirando a través de todo lo que hubiese de paso a su alrededor. Quería estar seguro de que nadie más estaba en la zona o hubiese sido testigo. Claro, mientras tanto, tomaba fango y lo untaba en sus brazos, piernas, cuello, cabello, cara y sus ropas.

Primero, recogerían las otras armas de los guardias y con eso, más los dos kunai, comenzarían uno por un lado y otro al otro, a acercarse al pueblo con la intención de terminar con la vida de todos los allí presentes. Uno cubría la salida del pueblo y el otro técnicamente el bosque o la zona que era más cercana a la vegetación, en caso de que alguno decidiese correr. En caso de necesitarlo, pedirían ayuda a los otros dos shinobis para terminar con eso antes de que algo más pasase. Con su dojutsu activo, arremeterían contra la población, ataques certeros y sin vacilar, silenciando primero a los hombres, prosiguiendo al resto. Esto harían casa por casa, hasta que todas hubiesen quedado silenciadas. Harían cambios de visión, luego de haber identificado la cantidad de personas en el interior de cada vivienda, evitando así ser atacados por sorpresa y si alguno se escondía, volverían a cambiar del tipo de visión para llevar a cabo su encomienda. De ese modo, si alguno quería huir de esos dos que venían matando casa por casa, tendría o que ir hacia el lago o hacia donde ellos se encontraban. Como si se tratase de lobos o una redada bien planificada, serían acorralados y sin mucha escapatoria.

Ayudemos a los clones. Luego descansemos una hora o dos antes de partir.— Añadiría, mientras se preparaba para asistir a sus réplicas, en caso de que algún civil resultase hacerse el valiente o el héroe. Miraría con su visión larga hacia la capital, a ver si había algún indicio de que hubiese gente asomándose desde las murallas o guardias alertados. Cualquier cosa que indicase que alguien había notado algo raro allí abajo. Si nada más extraño sucediese y la gente fuese eliminada sin problemas y todos allí arriba siguiesen el curso de sus vidas, se metería en una de las casas para tumbarse sobre una cama. Claro, uno de los clones habría revisado el lugar en búsqueda de trampas o algún otro tipo de peligros. — Vamos, hagan un henge mientras tanto.— Luego de que ellos ejecutasen cada uno la técnica en sí mismos, se tumbaría a descansar. — No me dejen dormir más de dos horas.— Indicaría a su vigía. Éste se quedaría vigilando los accesos al pueblo, en caso de que alguna visita inesperada llegase al lugar, usando la mira telescópica desde el interior de esa casa, para despertar al Hyuga en caso de que hubiese algún inconveniente. Al terminar de mirar o rotar, continuaba, como si se tratase de un ventilador. Entre tanto, aprovecharía el otro para meterse en las casas, desordenar todo y robar todo cuanto pudiese. O al menos eso era lo que intentaba hacer ver.. que aquel ataque había sido un robo al pueblo, un asalto para despojarlos de sus cosas. Claro, este apenas era el primer día y vaya que había sido movido. Podían ir ahora mismo hacia otro país, la pregunta era cuál.

Una vez despiertos, iría directo hacia el barro para lavarse el aroma de los que allí vivían y entonces, tras lavarse en el agua, tomar lodo y fango para cubrirse con él y así eliminar su aroma real. Si todo seguía el curso de sus planes, dos horas después, con un henge encima de cada uno de los presentes, comenzarían a caminar de vuelta hacia el camino; suponiendo que el albino hubiese usado un henge también. Sus réplicas llevaban las armas recogidas, así como el dinero que hubiesen encontrado allí. Hizhegi tomaría la apariencia de otra persona de las que había visto por allí para él y sus clones, siendo todos distintos. Seguro les tomaría algún tiempo llegar a él, pero al mismo tiempo, cada tanto seguirían recuperando energía. Al llegar, buscarían un carruaje para salir del país. Aún sin saber el rumbo de su siguiente parada. Eso lo sabrían al llegar con el cochero.
Inventario y másMostrar
.
.
.
A.
R.
.
.

Inventario:
  • Nunchakus (Enfundados en el muslo izquierdo)
  • Kodachi (Envainado, espalda)
  • Bandana gorro (Equipada, cabeza)
  • Katana (Envainada, cintura lado izquierdo)
  • 2 puños con dispensador (Equipados, ambas manos)
  • 2 botas de combate (Equipadas)
Chaleco táctico Chūnin 10/10 ObjetosMostrar
  • Sello explosivo
  • Píldora de soldado
  • Comunicador
  • Cuchilla de mano
  • Antídoto
  • Granada de humo
  • Hilo metálico
  • Ungüento
  • Torniquete
Pergamino pequeño 1/1 ObjetosMostrar
  • Arco compuesto
Porta armas grande (Cintura, parte posterior) 17/25 ObjetosMostrar
  • 5 shuriken
  • 8 kunai
  • 2 granada de humo
  • Píldora de soldado
  • Sello explosivo
Carcaj (Espalda)Mostrar
  • 14 flechas
Porta armas mediano (Cintura) 0/10 ObjetosMostrar
  • -
Porta armas pequeño (Muslo izquierdo) 5/5 ObjetosMostrar
  • 5 shuriken
Porta armas pequeño (Muslo derecho) 3/5 ObjetosMostrar
  • Veneno
  • Granada de humo
  • Veneno

Cosas del post

Habilidades:
- Ojos de Gato
- Sonar
- Resiliente
-
Acciones:
Byakugan (Ojo blanco)DōjutsuRango CRequisitos:
  • 30 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Sello especial
Efectos:
  • Si se poseen 80 puntos en atributos Espirituales, se activa sin necesidad de un sello de manos.
  • Mientras se necesite un sello de manos para activarse, el Dōjutsu pierde sus efectos si es extirpado del usuario.
  • Posee dos modos:
    • Vista radial: permite ver en todas las direcciones simultáneamente, sin traspasar objetos. Apenas activado tiene un alcance de tantos metros como el atributo Concentración, y cada turno podrá aumentar la misma cantidad de metros. El alcance máximo es de un metro por punto en atributos Espirituales.
    • Vista telescópica: permite ver en una dirección atravesando objetos y visualizando el chakra, y sistema circulatorio de chakra en los seres vivos. La distancia a la cual es capaz de ver funciona igual que la vista radial, pero multiplicado por 10. En caso de ver bajo tierra, tendrá un cuarto del alcance normal.
Coste: 5 PC por turno.
El Byakugan es el ojo característico del clan Hyūga, unos ojos de color gris tirando a malva que al activarse confieren extraordinarios poderes a sus usuarios. El Byakugan permite ver el chakra y el sistema circulatorio de chakra del enemigo y sus tenketsus así como predecir algunos factores sobre las técnicas que se realizan. Para esto, el usuario deberá concentrar su visión en el enemigo. El usuario puede usar su función de visión telescópica para ver hasta el máximo de su capacidad y aumentar el tamaño de lo que ve para una mayor nitidez. Cuando hace esto, pierde la visión de los 360º y solo puede centrarse en el lugar donde está buscando. Cuando el Byakugan use su visión global de 360º solo podrá abarcar una menor cantidad de su capacidad de visión total y tendrá un punto ciego en forma de cono que se encuentra detrás del cuello por encima de la primera vértebra torácica.
Código:[hyuga01][/hyuga01]
4 PC x3
Henge no jutsu (Técnica de transformación)NinjutsuRango ERequisitos:
  • 5 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Perro → Jabalí → Carnero.
Efectos:
  • Envuelve al usuario o a un objeto que toque con una capa de chakra que cambia su apariencia por la de una persona u objeto de tamaño similar.
  • La capa de chakra no es capaz de interferir con los genjutsus y se deshará tras recibir cualquier daño.
  • Disminuye en un sello cada 10 puntos en atributos Espirituales que supere el requisito, hasta solamente necesitar el sello del carnero.
Coste: 5 PC activar, 1 PC mantener.
Está técnica crea una capa de chakra con la que se envuelve el propio usuario o un objeto que él toque, adquiriendo la apariencia de otra persona u objeto de tamaño similar.
Código:[nin01][/nin01]
5 PC x3
Kage Bunshin no Jutsu (Técnica de clones de sombra)Ninjutsu Rango ARequisitos:
  • 140 puntos en atributos Espirituales.
  • 40 puntos en Vitalidad.
  • Bunshin no jutsu aprendida.
Sellos: Sello especial.
Efectos:
  • Crea un clon que puede realizar cualquier jutsu que conozca el usuario, siempre que este no consuma STA.
  • Se puede crear y tener activo un clon por cada 15 puntos en control de chakra.
  • El chakra se divide equitativamente entre el usuario y los clones creados.
  • Cada clon tendrá tantos PV como el 10% de los puntos de vida del usuario
  • Al desaparecer transmiten los recuerdos, vivencias y chakra restante al usuario
  • Los clones se destruyen inmediatamente al caer en un genjutsu.
  • Pueden alejarse hasta 1 kilómetro del usuario.
Coste: 20 PC por clon.
Esta técnica permite crear uno o más clones de sombra. Dicho clon puede moverse y actuar con total libertad sin restricciones, pudiendo realizar todas las técnicas conocidas por el usuario.
Código:[nin14][/nin14]
20 PC x2
Fūin no jutsu (Técnica de sellado)Fuinjutsu Rango ERequisitos:
  • 5 puntos en atributos Espirituales.
  • Pergamino ninja.
  • Contacto físico con el pergamino.
Sellos: Liebre → Carnero.
Efectos:
  • Guarda o extrae un objeto dentro de un pergamino ninja.
Coste: 5 PC
Esta es la técnica más básica de sellado. Se trata de realizar dos sellos, para luego hacer uso de un pergamino para sellar en él algún tipo de objeto en los huecos que posea el pergamino en sí, dibujándose un sello característico propio de cada objeto. Puede romperse el sello en si para sacar el objeto del interior.
Código:[fuin01][/fuin01]
5 PC

+20PC (píldora). Si hubo descanso de 2 hrs sin que nada interrumpiese el descanso, al siguiente turno me sumo 50% de mis atributos + 10% de hora invertida caminando rumbo hacia la entrada de la ciudad, para tomar un coche y salir del lugar.

Daños: 0PV





Imagen
Cronología
SpoilerMostrar

Código: Seleccionar todo

[i][color=#00BFBF]....[/color][/i] —
— [color=#80BFBF].[/color]—
— [color=#008040][b].[/b][/color]—
— [color=#FF8080].[/color]—
— [color=#4080BF]A.[/color]—
— [color=#BF0000]R.[/color]—
— [color=#FF00FF].[/color]—
— [color=#FF4000].[/color]— 
木ノ葉隠れ情報部
Konohagakure Jōhōbu
Netzah

#52

Mensaje Hizhegi29 Jun 2020, 22:57


Avatar de Usuario
Chunin Konoha
Mensajes: 975
Reputación: 116
Experiencia: 5336
Ryōs: 9266
Puntos de Aprendizaje: 37
Puntos de Evento: 4
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: El país de la Cascada


Palabras para describir lo que acababa de suceder habían muchas, lo que faltaba era la predisposición para buscarlas y era justo lo que Shion, en ese momento, no tenía. Estaba congelado en su sitio, erguido y totalmente en shock, procesando todo lo que había visto. La persona a quien consideró "mala" al principio se había reducido a pedazos de carne, sangre y armadura por todas partes. Era un escenario que jamás pensó presenciar en su vida, y de haber tenido un estómago más blando, seguro hubiese tenido que lidiar con las arcadas previas el vómito. Quien sabe cuánto más se hubiese quedado como un tonto de no haber sido por el arma en descenso, cuyo resonar metálico al clavarse en el suelo consiguió sacarlo del trance.

Observaría a los dos clones de Hizhegi con cierta sorpresa, pero no diría nada. Notaría como el original les daba un par de Kunai mientras le decía a él una nueva lección, al parecer la regla de todo rastreador, y esa era no dejar rastro. — E-Entendido, señor —respondería, todavía abrumado. Todo había pasado tan rápido... Pasar de estar apunto de ser golpeado por una fuerza que no entendía, a presenciar una compleja secuencia de ataques por parte de su mentor seguido de la explosión más fiera que había visto en su vida... No era cualquier cosa. Habían ganado, pero no lo sentía como una victoria, tenía más bien una sensación agria que quizá era ocasionado por el hecho de haber participado en el asesinato de alguien que, si lo pensaba mejor, era inocente. No tenía pruebas a mano para decir lo contrario.

Se acercó a la aguas, ignorando los cadáveres, para hacer lo mismo que su mentor: untarse fango en la ropa, el cuerpo y como no podía faltar, en su cabello, el cual se encargó de trabajar hasta que el blanco fuera totalmente opacado. Se aseguró de verlo en el reflejo del agua una vez estuvo totalmente hecho un asco, hasta su rostro había sido embarrado con aquello, pero eso no le importaba, era lo de menos. Sabía con creces que los clones tenían órdenes y supo que habían comenzado a llevarlas a cabo una vez los gritos desgarradores se hicieron presentes, un escalofrío recorrió su espalda, y una vez Hizhegi propuso ayudar a los clones con una tarea que era, a leguas, laboriosa, la sensación se intensificó mucho más. Recordó las palabras de aquel robusto, «¡Fuera de mi pueblo!» si la memoria no le fallaba, y con eso en mente, no evitó asumir lo que poco a poco se volvía evidente: ellos eran los malos del cuento...

Entendido señor. En ello —respondió a pesar de todo, sin más. Se adueñó de la Kodachi una vez más y emprendió su propia ruta, sintiendo como el corazón se le hacía añicos ante cada puerta que tuvo la necesidad de romper, y ante las vidas inocentes que tuvo que arrebatar a fin de no dejar testigos. No estaba acostumbrado, no era su naturaleza hacer aquello, por lo que fue de esperar que al término de todo le temblara el pulso y le carcomiera el sentimiento de culpa. «Somos los malos» repetiría, como si estuviera intentando mentalizarse con esa idea. No serviría de nada derrumbarse en un momento tan crucial, debía comportarse como lo que en ese momento era: un ninja. De salir bien, la zona quedaría limpia y Hizhegi decidiría tomar un descanso. El joven se preguntó cuántas veces había hecho algo parecido a lo que acababa de suceder, porque a diferencia de él, no podía sentirse tranquilo. No quería descansar y aunque lo intentara, no podría. Por eso se quedó rondando con cautela mientras las imágenes de todo lo que había hecho hacía minutos lo atormentaban.

Culminado el descanso de Hiz, sin muchas palabras de por medio, lo acompañaría a reforzar esa táctica del barro para despojarse del aroma propio y ajeno. Se organizaría con Hizhegi y sus clones para abandonar el sitio, no sin antes sacar del rollo un arco que tenía guardado. Cambiaría su apariencia para que fuera más acorde a lo que llevaba, tomando la apariencia de personas que había visto en misiones pasadas, en una lejana que aconteció en el frío manto de invierno. Parecería un cazador en toda regla. Hecho todo esto, emprendería junto a los otros tres su retirada. Ya no había nada que hacer, si se quedaban más tiempo, probablemente escucharían los fantasmales lamentos de los que perecerían por el simple hecho de ser testigos...
Info del turnoMostrar
Técnica usada:
Fūin no jutsu (Técnica de sellado)Fuinjutsu Rango ERequisitos:
  • 5 puntos en atributos Espirituales.
  • Pergamino ninja.
  • Contacto físico con el pergamino.
Sellos: Liebre → Carnero.
Efectos:
  • Guarda o extrae un objeto dentro de un pergamino ninja.
Coste: 5 PC
Esta es la técnica más básica de sellado. Se trata de realizar dos sellos, para luego hacer uso de un pergamino para sellar en él algún tipo de objeto en los huecos que posea el pergamino en sí, dibujándose un sello característico propio de cada objeto. Puede romperse el sello en si para sacar el objeto del interior.
Código:[fuin01][/fuin01]

5 PC para sacar arco.
Henge no jutsu (Técnica de transformación)NinjutsuRango ERequisitos:
  • 5 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Perro → Jabalí → Carnero.
Efectos:
  • Envuelve al usuario o a un objeto que toque con una capa de chakra que cambia su apariencia por la de una persona u objeto de tamaño similar.
  • La capa de chakra no es capaz de interferir con los genjutsus y se deshará tras recibir cualquier daño.
  • Disminuye en un sello cada 10 puntos en atributos Espirituales que supere el requisito, hasta solamente necesitar el sello del carnero.
Coste: 5 PC activar, 1 PC mantener.
Está técnica crea una capa de chakra con la que se envuelve el propio usuario o un objeto que él toque, adquiriendo la apariencia de otra persona u objeto de tamaño similar.
Código:[nin01][/nin01]

5 PC por activación + 1 PC por mantener.

Total: 11 PC

De todo salir bien, Shion pasaría 2 horas sin hacer nada. Por lo que recuperaría el 20% de sus estadísticas.
InventarioMostrar
-Kodachi (Empuñado)
-Comunicador (Atado al cuello, calzado en la oreja izquierda)
-Bandana de Konoha (en la manga izquierda de la camisa)
-2 Cuchillas ocultas (Uno en cada antebrazo)
Chaleco Táctico de Konoha 09/10Mostrar
-Antídoto
-Ungüento
-Torniquete
-Hilo Metálico
-Bomba de humo
-2 Píldora del soldado
-2 Trampas de sello explosivo
Carcaj --> EspaldaMostrar
-10 flechas -09 flechas
Porta armas grande 21/25 --> Espalda BajaMostrar
-5 Kunai
-10 Shuriken
-Sello explosivo
-Píldora del soldado
-2 Granada de humo
-2 Trampas de sello explosivo
Pergamino pequeño 01/03Mostrar
-Fūma Shuriken
-Arco
Porta armas pequeño 10/10 --> Muslo DerechoMostrar
-10 Senbon
Imagen
Mejor Usuario 2019 - Saigo <3Mostrar
Imagen
1er Aniversario en SL - Athena <3Mostrar
Imagen

#53

Mensaje Kentaro Maeda30 Jun 2020, 02:19


Avatar de Usuario
WebMaster
Mensajes: 1229
Reputación: 252
Puntos de Villano: 666
Contactar:

Re: El país de la Cascada


Tras la destrucción de su principal enemigo, los shinobi procedieron a enmascarar todo rastro de su esencia, y sus huellas terminaron por ser ofuscadas por el par de clones creados por Hizhegi, dando la impresión de ser un grupo numeroso. En su redada por el pueblo debieron asesinar a puramente mujeres y ancianos, pues todo hombre hábil para el combate, incluyendo adolescentes, había sido ya abatido en combate momentos atrás. No fue un trabajo bonito ni limpio. Los civiles estaban al tanto de que sus vidas corrían peligro, pero nunca hubieran imaginado lo imposible que era ocultarse de los invasores. Armarios, debajo de camas, e incluso en compartimentos escondidos bajo tablas sueltas del suelo. Nada escapaba a los ojos blancos, dando fin a las vidas de las madres de los vigías del pueblo, usando las mismas espadas que sus hijos habían blandido en sus últimos minutos.

Más allá de los gritos e intentos de huida, nada escapaba al rugido de la cascada. Los ojos del Hyuga apenas llegaban a notar el balcón por el cual ellos se habían asomado más temprano, y allí no vería nada fuera de lo común. El mismo guardia que les había visto parecía estar allí estacionado y aburrido. Asimismo nada más sucedió en el pueblo, permitiendo que el par descansara un par de horas tal cual fue requerido a los clones. Al final de la siesta bajo el arrullo constante de la distante pero gigante cascada, el par emprendió su retirada. De su asalto simulado, habiendo dado vuelta algunas de las residencias, el líder de la dupla consiguió recaudar apenas unos doscientos ryos consistentes de puras monedas pequeñas.

El camino hacia la ciudad era bastante claro, aunque estrecho. Un sendero de tierra bordeaba el lago, se adentraba en el bosque, y subía de manera empinada con varios escalones de madera para ayudar en la empresa. Terminando la escalada por el sendero notarían que el camino se hacía más llano y cómodo, y fue allí donde se cruzaron a una mujer que recorría el mismo camino que ellos en el sentido contrario. Era una dama joven-adulta, de vestimentas humildes y cabello negro atado. Cargaba tras su espalda a un bebé que iba durmiendo en un bulto hecho de una manta que le rodeaba el torso a la madre, y de su mano le acompañaba otro niño ya capaz de caminar. Al cruzar a los shinobi disfrazados asintió a modo de saludo, aunque se notaba cierta extrañeza en su semblante al no reconocerles.

Añadido a Hizhegi:
- Hiramekarei
- 200 ryos

Recompensas a Akira Matsuda.
memberlist.php?mode=viewprofile&u=520

#54

Mensaje Akira01 Jul 2020, 04:25


Avatar de Usuario
Jonin Konoha
Mensajes: 1320
Reputación: 63
Experiencia: 9809
Ryōs: 31063
Puntos de Aprendizaje: 174
Puntos de Evento: 0
Puntos de Héroe: 1
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: El país de la Cascada


Había actuado bajo el calor racional que normalmente le regía, sin tomar un segundo en pensar lo que tendría que decirle a Athena. Nada de esto estuvo en sus pensamientos cuando emprendió el viaje. ¿Aquello que le había comprado si quiera sería buena idea?, es decir, hola cariño, te traje esto.. ah, de paso conseguí una espada y masacramos un poblado. Seguro sería un tema que nunca se acabaría. Sin embargo, era necesario, o eso creía. Si pretendía no dejar a su villa como blanco o responsable de lo sucedido allí. Al final de todo, aquel viaje era en su ideología con fines de beneficiar a su aldea. Si bien ahora tenía un arma especial, aquello seguramente había sido algo que pocos aceptarían al escucharlo; quizás lo mejor era dejarlo entre ellos, hasta que pasase el tiempo.

Huellas por todos lados, energías ya restauradas y apariencias cambiadas, los cuatro estaban ahora listos para salir y buscar un carruaje que los sacase de ese lugar. Había conseguido apenas unos ryus, lo que le hacía pensar que esa gente apenas tenía dinero para su día a día. Seguirían por el camino estrecho, yendo un clon delante y uno al final del grupo. Avanzarían por el sendero que iba por el bosque y subía de manera empinada con escalones de madera. Al llegar al final, el camino se haría más ameno, el ambiente realmente era agradable y tranquilo, y aunque iban relajados en apariencia, sus oídos y ojos iban prestos a lo que había a sus alrededores. Verían una mujer acercarse hacia ellos, no muy joven pero tampoco muy grande, quizás entre los veinte y los treinta. Al pasar a su costado, notaría que lo que cargaba en un bulto en su espalda era un bebé, o al menos por la forma de llevarlo y el tamaño del mismo. A su lado, un niño tomado de su mano. Asentirían de igual modo que ella y seguirían su camino. Si ella estaba yendo hacia el poblado, le tomaría quizás el mismo tiempo que les habría tomado llegar hasta allí, y quizás un poco más hasta que entendiese lo que había sucedido allí abajo.. Menos tiempo del que le habría gustado tener para mantener aquello oculto. Continuarían avanzando, bajando el ritmo, para dar oportunidad a que todo fuese en orden.

Asegúrate de que no haya nadie, no mates al bebé.— Murmuraría al clon que iba detrás de ellos, tras bajar el paso y haberse alejado unos veinte metros de la mujer. — Encárgate.— Añadiría del mismo modo y luego asentiría. Su clon tomaría entonces sus armas consigo y se pondría a seguir a la mujer, con los ojos miraba a través de todo lo que hubiese en su rango de visión, incluso lo que estaba delante de Shion y Hizhegi, buscando algún posible testigo de lo que estaba a punto de hacer. Una vez entrados unos cien metros en el bosque nuevamente, se lanzaría a correr para alcanzar a la mujer; tras estar seguro de que no había nadie más en el rango de visión de su Byakugan. — Disculpe.— Diría, mientras se acercaba para que ella lo viese venir. Bien podría detenerse o no, era cosa suya. Intentaría alcanzarla y bajaría el ritmo estando a tres metros de ella. — Perdone la moleste. Quisiera saber si me puede ayudar con algo, verá tengo aquí un poco de dinero, tenga este dinero, le pagaré. Estamos buscando a alguien..— Diría, fingiendo meter su mano entre sus ropas para sacar el dinero mientras se acercaba a ella caminando tranquilamente.

Su primer ataque sería directo hacia el crío que la tomaba de manos, dibujando un corte horizontal sobre su cuello, seguido de un movimiento rápido hacia la madre, con su otra mano, clavando su arma por debajo de su mandíbula para buscar el cráneo. La tomaría enseguida, para evitar que se cayese de espaldas y terminase dañando a su bebé. Apoyaría su mano en éste para luego recostarla y tomar al bebé. Lo sacaría y colocaría con cuidado sobre su cuerpo como ella lo llevaba previamente, luego aplicaría un henge sobre la manta del bebé para que las posibles manchas de sangre no fuesen visibles y se viese como una ropa normal, entonces comenzaría a mover los cuerpos lejos del camino. Tras eso, se devolvería, atento al camino para no ser visto, cambiando apariencia por una mujer joven, similar en edad a la madre del chico. Ropas sencillas de igual modo, dejando las armas en el mismo lugar que la madre, empuñándolas, como si fuesen de ella, quedándose solamente con los dos kunai. En caso de que los necesitase después. Avanzaría entonces de vuelta a donde se encontraban los demás, usando sus ojos para avanzar y percatarse a través de las cosas y los chakras que estaba todo en orden.

Si estuviesen solos, se dirigiría a ellos y los pondría al tanto. — Creo que ahora tenemos un hijo.— Murmuraría tras alcanzar al grupo, mientras avanzaba a la par del Hyuga. Suspiraría y entonces continuarían su camino hacia la entrada de la aldea, donde buscarían algún cochero. — Hanabi, Kentaro, Hermes y Mifune.. somos.. ¿viajeros?, este es nuestro hijo, tu sobrino.. ¿Hades?.— Miraría a cada uno, tratando de establecer las identidades temporales, mientras seguían hacia su camino. — Venimos del país del Hierro, vamos hacia el país del Rayo.— Continuaría su improvisación. Sus clones asentirían, siendo respectivamente Hermes y Hanabi, él era Mifune y claro, Kentaro era el peliblanco. Los ojos de Hanabi podrían determinar lo lejos que estaban de la entrada de la ciudad y claro, si había gente cerca. Luego de aquella última acción, no le quedaba otra opción más que continuar avanzando hacia donde se encontraba la entrada de la capital. Si nadie o nada más los interrumpía, se acercaría a uno de los cocheros, en caso de haber; no dirían mucho, solo se subirían y pedirían que los llevasen a la frontera del país del fuego. Si no, comenzarían a caminar sin decir más por el camino hacia el país del Fuego.


Inventario y másMostrar
.
.
.
A.
R.
.
.

Inventario:
  • Nunchakus (Enfundados en el muslo izquierdo)
  • Kodachi (Envainado, espalda)
  • Bandana gorro (Equipada, cabeza)
  • Katana (Envainada, cintura lado izquierdo)
  • 2 puños con dispensador (Equipados, ambas manos)
  • 2 botas de combate (Equipadas)
Chaleco táctico Chūnin 10/10 ObjetosMostrar
  • Sello explosivo
  • Píldora de soldado
  • Comunicador
  • Cuchilla de mano
  • Antídoto
  • Granada de humo
  • Hilo metálico
  • Ungüento
  • Torniquete
Pergamino pequeño 1/1 ObjetosMostrar
  • Arco compuesto
Porta armas grande (Cintura, parte posterior) 17/25 ObjetosMostrar
  • 5 shuriken
  • 8 kunai
  • 2 granada de humo
  • Píldora de soldado
  • Sello explosivo
Carcaj (Espalda)Mostrar
  • 14 flechas
Porta armas mediano (Cintura) 0/10 ObjetosMostrar
  • -
Porta armas pequeño (Muslo izquierdo) 5/5 ObjetosMostrar
  • 5 shuriken
Porta armas pequeño (Muslo derecho) 3/5 ObjetosMostrar
  • Veneno
  • Granada de humo
  • Veneno

Cosas del post

Habilidades:
- Ojos de Gato
- Sonar
- Resiliente
-
Acciones:
Byakugan (Ojo blanco)DōjutsuRango CRequisitos:
  • 30 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Sello especial
Efectos:
  • Si se poseen 80 puntos en atributos Espirituales, se activa sin necesidad de un sello de manos.
  • Mientras se necesite un sello de manos para activarse, el Dōjutsu pierde sus efectos si es extirpado del usuario.
  • Posee dos modos:
    • Vista radial: permite ver en todas las direcciones simultáneamente, sin traspasar objetos. Apenas activado tiene un alcance de tantos metros como el atributo Concentración, y cada turno podrá aumentar la misma cantidad de metros. El alcance máximo es de un metro por punto en atributos Espirituales.
    • Vista telescópica: permite ver en una dirección atravesando objetos y visualizando el chakra, y sistema circulatorio de chakra en los seres vivos. La distancia a la cual es capaz de ver funciona igual que la vista radial, pero multiplicado por 10. En caso de ver bajo tierra, tendrá un cuarto del alcance normal.
Coste: 5 PC por turno.
El Byakugan es el ojo característico del clan Hyūga, unos ojos de color gris tirando a malva que al activarse confieren extraordinarios poderes a sus usuarios. El Byakugan permite ver el chakra y el sistema circulatorio de chakra del enemigo y sus tenketsus así como predecir algunos factores sobre las técnicas que se realizan. Para esto, el usuario deberá concentrar su visión en el enemigo. El usuario puede usar su función de visión telescópica para ver hasta el máximo de su capacidad y aumentar el tamaño de lo que ve para una mayor nitidez. Cuando hace esto, pierde la visión de los 360º y solo puede centrarse en el lugar donde está buscando. Cuando el Byakugan use su visión global de 360º solo podrá abarcar una menor cantidad de su capacidad de visión total y tendrá un punto ciego en forma de cono que se encuentra detrás del cuello por encima de la primera vértebra torácica.
Código:[hyuga01][/hyuga01]
4 PC
Henge no jutsu (Técnica de transformación)NinjutsuRango ERequisitos:
  • 5 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Perro → Jabalí → Carnero.
Efectos:
  • Envuelve al usuario o a un objeto que toque con una capa de chakra que cambia su apariencia por la de una persona u objeto de tamaño similar.
  • La capa de chakra no es capaz de interferir con los genjutsus y se deshará tras recibir cualquier daño.
  • Disminuye en un sello cada 10 puntos en atributos Espirituales que supere el requisito, hasta solamente necesitar el sello del carnero.
Coste: 5 PC activar, 1 PC mantener.
Está técnica crea una capa de chakra con la que se envuelve el propio usuario o un objeto que él toque, adquiriendo la apariencia de otra persona u objeto de tamaño similar.
Código:[nin01][/nin01]
5 PC x2



Daños: 0PV





Imagen
Cronología
SpoilerMostrar

Código: Seleccionar todo

[i][color=#00BFBF]....[/color][/i] —
— [color=#80BFBF].[/color]—
— [color=#008040][b].[/b][/color]—
— [color=#FF8080].[/color]—
— [color=#4080BF]A.[/color]—
— [color=#BF0000]R.[/color]—
— [color=#FF00FF].[/color]—
— [color=#FF4000].[/color]— 
木ノ葉隠れ情報部
Konohagakure Jōhōbu
Netzah

#55

Mensaje Hizhegi02 Jul 2020, 04:40


Avatar de Usuario
Chunin Konoha
Mensajes: 975
Reputación: 116
Experiencia: 5336
Ryōs: 9266
Puntos de Aprendizaje: 37
Puntos de Evento: 4
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: El país de la Cascada


Ciertamente Shion no era una persona que podía tacharse de sensible, pero tampoco es que era alguien que podía llamarse despiadado. Él no estaba arrepentido por lo que hace poco había pasado, pero era incapaz de decir que se sentía cómodo. Jamás en su vida había tenido la necesidad de terminar con vidas inocentes, y aunque entendía perfectamente los motivos, no dejaba de causarle náuseas, de hacerlo sentir enfermo y generarle un dolor de cabeza sin precedente alguno. "Quizá no debería pensar en eso", dijo en sus adentros, con los ojos bien clavados en el camino que transitaban. Habían muchas cosas que procesar, mucho que aceptar y mucho que dejar en donde iba: en el pasado. Y si intentaba hacerlo todo en un momento como ese, en donde la presión seguía mermando al firmeza de sus hombros, las cosas no terminarían muy bien. Eso lo tenía claro.

Fue entonces que, por primera vez, quiso ser tan frío como Hizhegi para que nada de eso no le preocupara.

Las cosas se pondrían más incómodas de camino a la ciudad. Inevitablemente se cruzaron con una mujer que llevaba a dos infantes, hecho que desencadenó en su cabeza un serie de posibilidades que eran todo menos cómodas. Su plan era esperar a que se alejara un poco para decirle a Hizhegi que cambiaran de apariencia, sin embargo... Él pareció tener otros planes, unos con los que no estaba de acuerdo. "¿¡Cuándo a vas a dejar de matar gente!?" apretó la mandíbula y lo acribilló con la mirada, pese a todo, nunca le dijo nada. Estaba condenado a lidiar con los desgraciados nervios porque no era capaz de llevarle la contraria, y menos en un momento donde la huída era prioritaria.

Uno de los clones se alejó, y la tensión permaneció matándolo hasta que una "mujer" se integró al grupo con un bebé... — No me jod... ¿Es en serio? —preguntó entre dientes, mirando horrorizado al infante. ¿¡Se iban a quedar con él!? Miró a todos lados, buscó aire, busco tranquilizarse y rogó que no le diera por llorar y hacer demasiado ruido. Lo que necesitaban en ese momento era discreción, y no era algo que a Hizhegi parecieran preocuparle tanto. ¿Un bebé...? En lugar de preguntarse qué había pasado con la madre, se preguntó qué demonios harían con él. Y aunque tenía algunas teorías... Desgraciadamente nunca estuvo ni cerca de adivinar lo que en verdad sucedería.

Sin más acató lo que le decían y lo repitió varias veces en su mente para no liarla. Era Kentaro, el mocoso su sobrino, venían del País del Hierro y estaban rumbo al País del Rayo. — Perfecto... —diría en sus adentros. Sonaba sencillo. Y aferrado tanto a su nueva apariencia, como a ese cuento, el muchacho acompañaría al resto hasta tomar un vehículo y volver a País del Fuego. Tenía mucho que procesar, eso era un hecho,y sobre todo mucho que preguntar luego de ver a Hizhegi masacrando a todo un pueblo y también hacerse cargo de un pequeño que no era suyo. ¿Iba a matarlo? ¿Llevarlo a la villa? ¿Qué diría Athena al respecto...? Ya tendría tiempo de responder todos y cada uno de los cuestionamientos que rondaban por su mente.
Info del turnoMostrar
Técnica usada:
Henge no jutsu (Técnica de transformación)NinjutsuRango ERequisitos:
  • 5 puntos en atributos Espirituales.
Sellos: Perro → Jabalí → Carnero.
Efectos:
  • Envuelve al usuario o a un objeto que toque con una capa de chakra que cambia su apariencia por la de una persona u objeto de tamaño similar.
  • La capa de chakra no es capaz de interferir con los genjutsus y se deshará tras recibir cualquier daño.
  • Disminuye en un sello cada 10 puntos en atributos Espirituales que supere el requisito, hasta solamente necesitar el sello del carnero.
Coste: 5 PC activar, 1 PC mantener.
Está técnica crea una capa de chakra con la que se envuelve el propio usuario o un objeto que él toque, adquiriendo la apariencia de otra persona u objeto de tamaño similar.
Código:[nin01][/nin01]

1 PC por mantener.
InventarioMostrar
-Kodachi (Empuñado)
-Comunicador (Atado al cuello, calzado en la oreja izquierda)
-Bandana de Konoha (en la manga izquierda de la camisa)
-2 Cuchillas ocultas (Uno en cada antebrazo)
Chaleco Táctico de Konoha 09/10Mostrar
-Antídoto
-Ungüento
-Torniquete
-Hilo Metálico
-Bomba de humo
-2 Píldora del soldado
-2 Trampas de sello explosivo
Carcaj --> EspaldaMostrar
-10 flechas -09 flechas
Porta armas grande 21/25 --> Espalda BajaMostrar
-5 Kunai
-10 Shuriken
-Sello explosivo
-Píldora del soldado
-2 Granada de humo
-2 Trampas de sello explosivo
Pergamino pequeño 01/03Mostrar
-Fūma Shuriken
-Arco
Porta armas pequeño 10/10 --> Muslo DerechoMostrar
-10 Senbon
Imagen
Mejor Usuario 2019 - Saigo <3Mostrar
Imagen
1er Aniversario en SL - Athena <3Mostrar
Imagen

#56

Mensaje Kentaro Maeda05 Jul 2020, 02:54


Avatar de Usuario
Líder de Moderación
Mensajes: 594
Reputación: 133
Experiencia: 1707
Ryōs: 5176
Puntos de Aprendizaje: 54
Contactar:

Re: El país de la Cascada


Recompensas
Akira (Recompensas a Akira Matsuda)
  • Experiencia por post: 72.
  • Bono de Tema: 4.
  • Porcentaje de Temporada: -%.
  • Porcentaje por Participante: 30%.
  • Experiencia Conseguida: 374.
  • Ryos: -.
  • Puntos de Aprendizaje: 12.
Hizhegi
  • Experiencia por post: 61.
  • Bono de Tema: 4.
  • Porcentaje de Temporada: -%.
  • Porcentaje por Participante: 30%.
  • Experiencia Conseguida: 316.
  • Ryos: -.
  • Puntos de Aprendizaje: 12.
Kentaro
  • Experiencia por post: 61.
  • Bono de Tema: 4.
  • Porcentaje de Temporada: -%.
  • Porcentaje por Participante: 30%.
  • Experiencia Conseguida: 316.
  • Ryos: -.
  • Puntos de Aprendizaje: 12.
Imagen
Mejor moderadora 2019Mostrar
Imagen
Imagen

#57

Mensaje Saigo05 Jul 2020, 13:44


Cerrado

Volver a “País de la Cascada”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado