Una consulta antes del suicidio.

Un fortín entero, rodeado por un segundo muro, en el centro mismo de la aldea. Alberga la Atalaya Central y varias zonas de vital importancia para el funcionamiento militar y social de la villa. Desde una plaza de eventos, pasando por el complejo hospitalario y los laboratorios de investigación, hasta los distintos departamentos especiales ANBU se encuentran ubicados en esta zona, todos en una disposición circular en torno al centro de control. Su nombre significa cumulonimbus, que es una nube muy especial que se forma en medio de las tormentas.
Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 204
Reputación: 30
Experiencia: 1528
Ryōs: 5490
Puntos de Aprendizaje: 4
Puntos de Evento: 5
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Una consulta antes del suicidio.


Hacía ya una semana que tuve que abandonar los Juegos de Ame por problemas de salud, por alguna razón había recaído nuevamente y mi saturación de oxigeno había caído por debajo de ochenta, aun así, ya me estaba recuperando estaba internada en una habitación del hospital. Reposaba en mi cama mirando la aguja que estaba en mi vena como una vía para enviar medicamentes al organismo e intentar quitarme el malestar que sentía. Pero a pesar de que me sentía mejor, que mi cuerpo estaba mejorando, estaba frustrada, enojada, con ganas de desquitarme con cualquier cosa que se moviera. Era un día lluvioso como de costumbre y por la ventana podía solo ver el agua caer.

Le había fallado a Itami, al imbécil doctor por ni siquiera haber podido terminar los juegos, eso era lo más frustrante de todo. Ya podía estar consciente y mi estado de animo se hacía notar, según escuché entre las enfermeras hoy vendría el médico tratante para investigar más de mi estado, verificar mi progreso y tal vez considerar el darme de alta, aun así cuando me llevaron la comida en una bandeja me negué a comer, no sentía apetito, ahora que estaba más consciente de lo que había sucedido estaba un poco deprimida, inclusive cuando buscaba de sonreír se notaba cierto nivel de nostalgia en ese gesto.

— ¿Cómo hago para enviar una carta a alguien aquí? — pregunté con un tanto de enojo, quería enviarle una carta precisamente al instructor y director de mi equipo para comentarle lo que había acontecido y la posible decisión que estaba por tomar que podría cambiar mi vida para siempre. Debía tomarme las cosas con calma, así que intenté relajarme pensando que el tratamiento era lo que me estaba produciendo tanto enojo, tanta frustración y tanta depresión que apenas me reconocía. Alcé mis manos para llevarlas sobre mi cabeza y comenzar a agitarlas con fuerza, de esa forma me despeinaría, pero dejaría salir un poco mi enojo.

Pero agitarme mucho provocaba que mi respiración se viera agobiada y debía mermar de mis intentos de malcriadez, por eso me recosté una vez más en la camilla, mirando el techo esperando que la Doctora llegara para darme el alta o para decidir que debía soportar esa tortura un tiempo más, — ¿Pueden traerme un poco de Sake? — pregunté con molestia a las enfermeras quienes se miraban entre sí, reirían y se marcharían, genial, ahora todas me trataban como una loca. Respiré hondo para evitar quemar el hospital.

#1

Mensaje Kanzaki18 Ago 2020, 18:15


Avatar de Usuario
Chunin Ame
Mensajes: 523
Reputación: 169
Experiencia: 4746
Ryōs: 21161
Puntos de Aprendizaje: 18
Puntos de Evento: 7
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Una consulta antes del suicidio.


Cuando alguien de la Villa Oculta de la Lluvia ingresaba en el hospital no solía ser de buen grado y mucho menos durante un corto tiempo. Si ingresaban solía ser por enfermedades sobre todo del tipo respiratorias desde el tipo tan simple como un catarro mal curado hasta una neumonía. Lo que ellos no sabían es que en edades muy avanzadas podía llegar a ser, incluso los padecimientos más leves, mortales. Ni siquiera se necesitaba una avanzada edad, tan solo tener las defensas bajas. Contábamos con un amplio abanico de enfermedades que atacaban directamente era el sistema inmonológico. Eso en sí no te mata pero desde que te resfríes… ¿cómo va a defenderse tu cuerpo de ello? Y dolencias que sí afectan a este sistema son independientes de la edad.

Los jóvenes generalmente son los más inconscientes en ello y por eso, a mí como persona de edad aún temprana, solían asignarme casos de personas todavía en la flor de su juventud. En este caso estaba frente a la puerta de la habitación asignada a una muchacha de cabello rosado, muy mona ella. Según su ficha se llamaba Kanzaki Yatori y tenía 18 años de edad, tampoco había tanta diferencia entre la una y la otra aunque sin dificultad podía ser mi hermana pequeña.

Buenos días. —La saludé en cuanto entré por la puerta aunque supuse que su humor no sería el mejor del mundo teniendo en cuenta que se encontraba encerrada en esa habitación y, para colmo, el día ni tan siquiera estaba solo nublado como un día veraniego en Ame.

Me acerqué a su camilla para poder hacerle un chequeo diario pero ¿cómo no? Siempre tenía que haber alguna que otra protesta por parte del paciente. Me gustaría decir que me había hecho inmune a las constantes quejas pero no. Al menos algunas personas sabían llevarlo todo por el camino de la comedia aunque en el fondo continuaban quejándose. A veces eso lo veía con ciertos ojos de tristeza pues me recordaba a esas personas que al borde de la muerte procuran verlo desde el lado cómico. Por otro lado, también los admiraba, no sabía si yo estando tan cerca de irme al otro mundo conseguiría mostrarle una última sonrisa al mundo.

¿Enviar una carta? Eso normalmente hay que pedírselo a algún enfermero pero por hoy me encargaré yo de eso ya que te pillo más cerca. —No era para nada extraño que en personas que tienen que permanecer un largo tiempo encerrados, buscaran algún tipo de comunicación con el mundo exterior, ya fuera con sus personas más allegadas o incluso simples asuntos aún pendientes de zanjar. Pero parecía que esa no era la única petición que estaba por hacer la joven. ¿Sake? ¿Una enferma? ¿En un hospital? Solo había una respuesta clara para ello.— Por supuesto. Nos encargaremos de administrártelo por vía intravenosa. ¿Quieres la cantidad suficiente como para inducirte una buena borrachera? ¿Un coma etílico? Cuéntame tus preferencias.
Imagen
Firmas (∩`-´)⊃━━☆゚.*・。゚Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

#2

Mensaje Bianca20 Ago 2020, 21:33


Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 204
Reputación: 30
Experiencia: 1528
Ryōs: 5490
Puntos de Aprendizaje: 4
Puntos de Evento: 5
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Una consulta antes del suicidio.


Entre mis berrinches giré la vista a la persona que recién ingresaba a la habitación, la educación fue importante con su comentario de saludo a lo que asentí y respondí de la misma manera — Buenos días. — me le quedé mirando notando como acortaba la distancia e intentaba en primera instancia aclarar mis interrogantes, — Muchas gracias. — respondí con firmeza desviando la mirada, ya no estaba tan segura de que iba a escribir en ese documento ni que tan grave estaba para ese instante, lo cierto es que ya lo peor supuestamente ya había pasado y estaba fuera de peligro.

— La verdad quiero algo que me haga sentir bien, olvidar que fui rechazada por la persona que me gusta. — confesé soltando una carcajada un tanto nostálgica por el gesto de mis ojos, — Que una vez más apenas estaba volviendo a retomar el ritmo esta maldita enfermedad me sacó de balance otra vez. — reproché con enojo apretando con firmeza las cobijas que cubrían mi cuerpo, se notaba enojo en mis gestos, pero aun así trataba de sonreír aunque fuera forzosamente ante la persona que se estaba presentando en ese lugar.

— ¿Puede decirme que tan grave estoy? — pregunté ladeando la cabeza — Y ¿De verdad me dará sake? Juro que le pagaré lo que pida. — indiqué, muchas veces el alcohol era la mejor solución a todos los problemas, te nublaba el juicio y la mayor parte de tus recuerdos, convirtiéndote en una persona completamente distinta a lo que eras pero que al menos dejaba sus penurias de lado. — Sobre la carta, no tengo donde escribir… Pero es algo así como una disculpa y una renuncia a mi vida militar. — expliqué buscando una forma tal vez de desahogarme de todo eso que invadía mi corazón.

— ¿Me acompañara en la bebida? — cuestioné una vez más, muchas de las interrogantes evadían la realidad tratando de ocultar ese amargo sabor que invadía mi garganta por cuestiones de fracaso. Recién iniciada en la vida militar fracase porque me enferme, dure unos meses en cama, me cure volví a retomar el ritmo y cuando estaba por sobresalir en los juegos de Ame, volvería a enfermar, eso era frustrante, Itami tal vez estaba enojado conmigo y eso me ocasionaba ira conmigo misma por no poder controlar aquellos absurdos síntomas. De momento tocaba aguardar los comentarios de la salvadora que me llevaría a ese mundo del alcohol.

#3

Mensaje Kanzaki16 Sep 2020, 07:55


Avatar de Usuario
Chunin Ame
Mensajes: 523
Reputación: 169
Experiencia: 4746
Ryōs: 21161
Puntos de Aprendizaje: 18
Puntos de Evento: 7
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Una consulta antes del suicidio.


Aquella joven de cabellos rosados me parecía cuanto menos curiosa. Parecía alegre, con cierto toque de humor, aunque parecía costarle pillar algunas ironías que lanzaba. O tal vez era yo la que no lograba pillar del todo sus frases. ¿Sus súplicas acerca del sake eran reales? La verdad es que me había dejado un tanto desconcertada. Creía que había sido bastante clara con la ironía al proponerle al inyección de alcohol. Hnm… Bueno, eso es lo de menos. Dicen que hablando las personas se entienden.

La verdad es que escucharla hablando acerca de sus desamores me parecía de lo más tierno. Me hacía recordar a mí en mis tiempos más mozos con Tadashi, cuando aún apenas teníamos conflictos por quién sabe qué. ¿La verdad? Yo sí sabía ese qué, o más bien ese quién.— ¿Sabes? Hace unos cuatro años yo creí estar enamorada de alguien pero se fue de viaje y unas simples cartas no mantienen viva la pasión de una relación. —Y en realidad, aun estando con mi actual pareja, a día de hoy a veces pienso en cómo hubiese sido mi vida si durante aquel año Ishimaru hubiese permanecido en la aldea. Aun así yo hubiera querido formalizar una relación con Tadashi porque mis sentimientos por él no se verían afectados pero ¿y si Ishimaru aún siguiese con nosotros hoy?— El amor va y viene a estas edades, no le des mayor importancia aunque ahora duela, aunque arda.

Bien, te informo: por el momento los resultados no son muy concluyentes. Podemos decirte que sigues y seguirás viva un tiempo más si sigues así. Ahora mismo tu nivel de saturación en sangre es estable, que al inicio era lo que más nos preocupaba, por lo que no tienes de qué preocuparte por tu vida. Aún así hay que seguir teniéndote bajo supervisión. —No quería hacerle especial ilusiones pero si seguía en ese estado, podríamos darle el alta muy pronto. Después de haber tenido una recaída, no podía arriesgarme a darle una buena noticia tan pronto, pero para buena noticia ya tenía el simple hecho de saber que por el momento.— Siempre hay una de cal y otra de arena. Ya te di la arena, ahora la cal: el alcohol va a tener que esperar. Bajo mi supervisión no puede ser que des positivo si nos diera por hacerte un análisis en cualquier momento. —El puro me lo llevo yo y por ahora quiero conservar mi trabajo, así que la pobre por ahora no tendría otra opción que aguantarse sin sake. ¿La verdad? Me recordaba a cierto castaño.

La carta puedes escribirla tú misma. Solo estás ingresada, no eres inválida. Igual que tienes permiso para levantarte e ir al baño, con pedirnos papel y bolígrafo, tú misma puedes redactar tus cartas y plasmar ahí lo que sientes. —O quizás no sabía cómo escribir todo aquello que pensaba y sentía. A veces lo que uno siente puede llegar a ser tan intenso que no sabe cómo expresarlo en palabras.
Imagen
Firmas (∩`-´)⊃━━☆゚.*・。゚Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

#4

Mensaje Bianca20 Sep 2020, 21:00


Responder

Volver a “Distrito Sekiran”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado