Remordimientos

Gin - Tobi

Antaño se solía entrenar en el sistema de cuevas que recorre el interior de las montañas que rodean la aldea; sin embargo, luego de algunos eventos y con el cambio del último Amekage, se sellaron numerosos túneles y las salidas alternas que se encontraban dentro de la aldea; dejando habilitada la entrada principal como único acceso a esa zona. Actualmente, se apartó toda la zona norte de la aldea como diferentes zona naturales y artificiales para entrenamientos de todo tipo.
Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 184
Reputación: 15
Experiencia: 1245
Ryōs: 2400
Puntos de Aprendizaje: 6
Puntos de Evento: 125
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Remordimientos


Imagen

Monumento a los caídos
Amegakure no Sato
País de la Lluvia

16 invierno, 149.
18:00 P.M.

R e m o r d i m i e n t o s

Algunas veces, las palabras son más que meras pronunciaciones, hay quienes creen que las palabras tienen poder, hay otros que profesan creer que las palabras tienen conocimiento, sabiduría, y la realidad no es lejana a ninguno de los puntos anteriores. Una palabra muchas veces puede ser meramente descriptiva, o significar una cosa, otras, tan solo llevar un mensaje, y tantas otras brindar cierta información que, a veces puede ser verídica, y a veces tan solo quedar en simples y pasajeros rumores, otra palabra que describe un conjunto de ellas.
Y son estos, los rumores los que se encargan con las palabras que envuelven de llevar esa información que hasta el momento de comprobarlo, siempre nos dejará ante la duda de su veracidad, esparciendo una semilla de incertidumbre ante aquellos quienes nos vemos expuesto a sus palabras. Y rara vez es que un rumor vuelve vacío, siempre logra tener un impacto en su receptor en mayor o menor medida ya sea de forma positiva, o negativa, dejando en uno aquella sensación de insatisfacción y necesidad de develar así los hechos en cuestión relacionados a tal rumor... Hay algunos inclusive, que albergan tan poder en su contenido que son capaces de hacer caer reinos enteros, o de sembrar la discordia, como también la paz, de desatar el caos, como así en misma manera establecer el orden.

Son este tipo de habladurías, palabras que se transmiten boca a boca, o mediante otra fuente, alcanzando como la propagación de una pandemia, un número multiplicado a cada esparcimiento, llegando a crear gigantescas redes, las que me llegaron a oídos dejando en mí cierto desasosiego ante las nuevas... No sabía que creer respecto a que Ángel hubiera muerto en un incendio, me dejaba bastante pensativo, no lo conocía mucho, pero por el poco trato que tuve con mi compañero de escuadrón a pesar de todo tenía mis dudas sobre lo cabal que podrían ser tales rumores y noticias que habían llegado a mí. Si bien era cierto que llevaba un corto tiempo sin saber nada de Ángel, me costaba hacerme la idea de que hubiera fallecido de aquella forma. La muerte no era un umbral desconocido para mí, había estado yo cerca de sus lindes personalmente, en esa delgada línea que separa la existencia, como también había presenciado de primera mano el derramamiento de sangre que abona el pasaje hacia el más allá incluso de la misma gente que una vez significó todo para mí, como muchas otras veces también está en mi memoria haber sido yo el agente que hubiera propinado el cruce de aquel puente que separa la vida de la muerte, segando la presencia mundana de más de una persona que siquiera supe alguna vez como se llamaba. No, no me asombraba la muerte de Ángel, tal vez fuera que me tomó desprevenido y no esperaba tal acontecimiento, tal vez mejor dicho era mi asombro que Ángel hubiera perecido y no su muerte en sí.

La tarde me encontró en una maraña de dudas, y de no ser cierto, quería saberlo sin duda alguna, como también si era cierto creía correcto ir y presentarme en el monumento a los caídos para presentar mis respetos y despedirme de aquel compañero. El tono melancólico de la lluvia orquestaba en perfecta sintonía con el tinte de luto que desprendía para mí aquella noticia. Ésta vez no habría kimono, no habría camisa azul como estilaba, ésta vez no habrían colores por más discretos que fueran, ésta vez mis orbes no lucirían aquel particular brillo, escondido ahora por un lúgubre y gélido tono grisáceo y opaco ni habrían sonrisas decorando mi rostro. Fuese tal vez la seriedad que traía desde hace un tiempo, fuese tal vez aquellos rumores que removían aguas estancadas en lo profundo de mi memoria, que despertaban aquel apagado clima que solo la muerte puede traer. El ruido de las gotas muriendo sobre su aterrizaje traía los lamentos de aquellos días, y de los días pasados, dejando desfilar en mi memoria ciertos recuerdos de años atrás, de días diferentes, de una noche singular, del preludio a una locura, del comienzo de un cantar, de una canción, que aún hoy seguiría sonando en mi ser.

Ésta vez vestía de negro, no habría vida en mis atavíos... Mi cuerpo, se encontraba un tanto herido, nada grave, pero era el resultado de un trabajo individual en el perfeccionamiento en cierto jutsu de una capacidad dañina muy singular, no era una técnica fácil de dominar, y a su vez, era una técnica realmente formidable, valía la pena el esfuerzo, que a pesar de mis capacidades, repercutía sobre mi cuerpo, encontrándome así ahora con una venda sobre mi abdomen, cubriendo una herida de la cual no estaba dispuesto a hablar mucho en sí. Y sobre ella vistiendo tradicionalmente con un kimono completamente negro, atado en la cintura con un listón de tonos marrones. Para mí comodidad, un brazo, se encontraba libre de la vestidura, incluyendo el mismo hombro, mientras el otro reposaba en la abertura del mismo cierre de la prenda superior, descansando allí.

Mis pasos me guiaron fuera de mi casa, llevándome hacia el norte, sabía perfectamente donde estaba queriendo ir, fue un camino silencioso, aún pensativo entre el mismo presente y el pasado, un tanto reflexivo, no demore en ir cruzando por diferentes distritos, a pesar de ver mucha gente en el camino, cada rostro me resultaba irreconocible, nuevamente cada cara que cruzaba parecía sacada de algún algoritmo aleatorio dando como resultado sujetos nunca vistos, mientras me acercaba en cuestión a aquel monumento, aquel monumento, único donde uno podía ir a rememorar aquellos que habían quedado atrás y ya no se encontraban compartiendo el mismo plano que nosotros. De un momento a otro me encontraba en las zonas de entrenamiento de la aldea, de las cuales pude encontrar una planta de jazmines, tal vez no era lo que me hubiera gustado, pero fue lo que encontré al pasar, y creí correcto tomar unos tres jazmines, para dejar como ofrenda y tributo a aquel compañero que le había tocado partir...

Aún de camino, a unos pocos minutos de alcanzar el destino de aquel trayecto, pude encontrar al fin el primer rostro familiar, con esa silueta que tenía bien conocida, nuestros pasos, lograron acercarnos, dirigiéndose al parecer a la misma dirección...

Tobi sensei... — le llamé con cierto tono frío aunque sin hostilidad o enmarcando distancia al estar a unos escasos dos metros detrás de él. — Asumo que es en cuestión cierto el rumor que me alcanzó sobre Angel... Me dirijo hacia allí ¿Vas tú también? No pude ir antes — cuestionaba omitiendo la necesidad de aclararle que me dirigía al monumento a los caídos
Concept artMostrar
Imagen
Imagen
Imagen

#1

Mensaje Gin Freecs16 Sep 2020, 06:59


Avatar de Usuario
Chunin Ame
Mensajes: 833
Reputación: 99
Experiencia: 4809
Ryōs: 9320
Puntos de Aprendizaje: 43
Puntos de Evento: 45
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Remordimientos


Monumento a los caídos
Amegakure no Sato
16 de Invierno del 149
18:00 PM

Hay cosas en la vida, que como humano que se es pocas veces uno sabrá cómo enfrentarlas. Sea porque, se presentan de diferentes maneras o porque simplemente uno cree que está preparado para, cuando en realidad no. Pero, ¿qué es la vida misma si no un camino hacia la muerte? Cada respiro, cada aliento, cada año que celebramos es un paso más cerca de ese lúgubre final. ¿O no? Nadie aún ha ido y regresado para contar qué existe o no del otro lado. Especulaciones hay demasiadas. ¿Pero qué es verdad en todo eso? ¿Existirá una en realidad? Hasta donde el conocimiento llega... "Somos sombras y arena" -Rondó un pensamiento perdido en los confines de la mente del albino.

Los pasos eran calmos, como si se tratar de demorar aquel desenvolvimiento que tendría al final del camino que había tomado luego de una extensa y exhaustiva jornada de trabajo a no tantos metros de donde se encontraba ahora. El Campus de la Academia. Mismo lugar donde había conocido al joven integrante del Clan Aburame. ¿Por qué la gente muere? Claro, más allá del ciclo mismo de la vida que corre incansablemente por no cortar con esa rueda donde vienen y van las personas, y todo ser vivo.

El cielo estaba gris, tanto como lo estaban los pensamientos del Hozuki en el momento. Una leve briza, levantaba la humedad, el rocío de las plantas del agua que había quedado luego de que durante toda la mañana lloviera intensamente. El frío que hacía, opacaba aquella fea sensación a gusto de tener la piel como pegajosa a causa del calor y el vapor de agua pegado a sí. Aún así, no importaba. Otras cosas ocupaban la mente del albino. La melancolía, sobre todo. Mal o bien, había sido una persona cercana. Había quien alguna vez dijo que, no se deben llorar muertos ajenos. Pero él no lo era, ¿o sí? No lo sentía de esa manera. No tenía su sangre, pero era un compañero de aldea y aún fallecido por un error casi doméstico, era una desgracia al fin y al cabo. A este punto, sumaban dos las desgracias de días pasados. La muerte confusa y sospechosa por la que había caído Meren. Todo, había parecido querer golpear a Tobi al mismo tiempo. ¿Por qué se suceden así las cosas? En definitiva, uno no le encuentra explicación a todo. Esto, no era la excepción.

Unos pasos se sintieron desde sus espaldas apenas unos instantes atrás. Para llegar al monumento, todavía quedaban unos cuántos metros de camino. Aquella voz, conocida ya, sonaba tan gris como todo lo que rodeaba. Incluso, el paisaje no ayudaba. Apenas saliendo del Pantano de los Cisnes. Bueno, no amerita demasiada profundidad en descripción, porque ya en sí el nombre descargaba en sí toda esa avalancha de sentimientos y sensaciones.

- No me animé a hacerlo... -Comentó tras un largo suspiro, casi temeroso y avergonzado. Un escalofrío recorrió su espalda al tiempo que dejaba entrever un cigarrillo que llevaba. Cosa de nunca. Dejando salir su humo, cuando casi ya estaba apagado.

- Después de todo, la muerte es una tediosa experiencia; para los demás, sobre todo para los demás.



AparienciaMostrar
Imagen
Imagen

#2

Mensaje Lord Tobi17 Sep 2020, 02:42


Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 184
Reputación: 15
Experiencia: 1245
Ryōs: 2400
Puntos de Aprendizaje: 6
Puntos de Evento: 125
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Remordimientos


Llevaba un tiempo sin encontrarme con Tobi, las últimas veces que nos habríamos visto fue más que nada un encuentro fugaz, en las puertas de la aldea... Más que nada siendo el quién me habilitaba mi salida. Creo que después de mucho nos encontrábamos ambos, libres de ocupaciones aunque con una responsabilidad en nuestro interior, como si fuera casualidad, como si fuéramos del mismo escuadrón... Ambos en igualdad de condiciones, del mismo color, con un mismo camino, aquellos monolitos donde yacían grabados los nombres de aquellos que quedaban en el camino.

Las fuerzas de la aldea se veían diezmadas, pero más que de la aldea hoy me enfoco en Hydra, que nuevamente y por primera vez para mí, presenciaba la baja de otro compañero, quedando ni más ni menos que un dúo de albinos siendo ambos más que nada de un carácter particular, especial diría, el tenía sus formas y yo las mías y si bien sabía que ambos éramos muy diferentes ambos sabíamos que podíamos contar con el otro, al menos yo sí, si él me requería podría contar con mi disposición en el acto para llevar a cabo la acción que me dijese y sabía que si estaba en algún apuro, mi sensei estaría allí...

Me asombró un poco verle fumando, no lo había visto anteriormente botando humo de un cigarro, era la clara señal de que en su mente rondaban tantas cosas como por la mía. Es algo asombroso como un mismo suceso puede afectar a tanta gente de diferentes formas, si bien el tendría sus propios pensamientos en los cuales sumergirse, ambos nos encontrábamos absortos en nuestro propio pensar por una misma causa...
Es interesante como la muerte tiene tanto poder de atracción, tanto como poder de atracción a la vida, siendo los que quedamos en este plano sintiendo una atracción por continuar viviendo, como así también poder de unión, unir a aquellos que tal vez llevan tiempo sin juntarse, o también así el poder de infundir temor, o incluso en ocasiones, el poder de remover todo tipo de miedo, haciendo cara de frente al destino.

Es desgraciadamente el destino común que todos compartiremos, aunque a veces nos sorprenda con sus caprichosas decisiones, no creí que fuera a perecer Ángel... Me hubiera gustado venir a honrarle y presentarle antes mis respetos. — le dije caminando ahora a su par bajo la lluvia, sin voltear hacia él y con la vista por delante. Nuestros pasos acercándonos cada vez más hacia el punto en donde irremediablemente todos acabaremos llegado su día.

Aunque mientras la hydra tenga una cabeza, siempre estará con vida, a pesar de hoy ser cada vez menos... — comenté soltando un suspiro corto en forma de risa — Hmph —.
Ajusté brevemente las vendas que cada tanto se aflojaban por el mover de mi cuerpo, tenía una leve molestia física, pero no era nada que no pudiera soportar con facilidad. Posteriormente voltee a ver al albino chunnin, para poder entender, hoy era un día carente de color, la melancolía se había adueñado de la atmósfera que rodeaba nuestros pasos, y nuestras miradas no expresaban más que una frialdad apagadas que revelaba que hoy era un día fúnebre.

¿Cómo has estado, Tobi-Sensei? — cuestioné
Imagen
Imagen

#3

Mensaje Gin Freecs17 Sep 2020, 15:31


Avatar de Usuario
Chunin Ame
Mensajes: 833
Reputación: 99
Experiencia: 4809
Ryōs: 9320
Puntos de Aprendizaje: 43
Puntos de Evento: 45
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Remordimientos


Sincerándose desde lo más profundo. No sabía siquiera qué pensar al respecto de este tipo de situaciones. Solamente sabía que le afectaban y que en cierto sentido, su comportamiento algo cambiaba. Claro ejemplo, el hecho de comenzar a fumar en alguna que otra ocasión. No se había vuelto un vicio, claro. Pero era algo que recurría frecuentemente, como si esto le ayudara a pensar en ocasiones. Como si sirviera de un sutil entretenimiento para tranquilizar los pensamientos.

Los pasos, entre palabra y palabra les fueron acercando al gran monumento. Un homenaje a todos aquellos que de una manera u otra, desde el servicio más cotidiano al más relevante era reconocido. Todos los habitantes tenían reservado un lugar allí cuando llegara su momento. Aquello, era el fiel reflejo de que todos terminarían de la misma manera. Que al final, lo único que cuenta es lo que se hace en vida y lo que deja tras de sí. Después de eso, es un vacío.

A diferencia de otros encuentros, más apañados por la propia idiosincrasia de ambos sujetos, ahora parecía este estar más tranquilo de lo normal. Mucho más que en ocasiones anteriores, donde la ansiedad propia del sujeto le terminaba dando una mala pasada. Tobi, a pesar de lo impulsivo que podía llegar a ser en ocasiones, había aprendido de alguna manera el arte de la templanza y saber cuándo era momento de ser reaccionario y en su defecto, cuando no.

A las primeras palabras de la serpiente, no contestó. Simplemente dejó que el silencio se adueñara de la escena ahora que ya estaban en contacto con aquellas grandes piedras con nombres grabados. En los pocos años de historia, tenía más nombres allí de lo que alguien tal vez desearía. Una pitada, y luego una exhalada más larga aún y lenta fueron tal vez las contestaciones dadas allí. No quería hablar, no lo deseaba e incluso tal vez era inapropiado. Era una situación donde los sentimientos primaban sobre la razón.

- Corta una, y crecerán dos en su lugar. -Comentó con firmeza a pesar de su bajo volumen de voz. Recordó aquella frase, pero no dónde o cuándo la escuchó. A los oídos, sonaba bastante bien. Luego, la mirada se desvió rápidamente a los ojos del albino acompañante. El respeto con el que hoy se presentaba, se podría decir hasta que poco usual era.

- Supongo que bien. Al menos vivo. ¿Y vos? -Musitó ahora dando otra larga pitada. La ropa, que había quedado algo desajustada por la caminata, con unos movimientos suaves de brazos serían llevadas a su lugar, quedando así la prenda perfectamente posicionada.
Imagen

#4

Mensaje Lord Tobi19 Sep 2020, 22:47


Avatar de Usuario
Genin Ame
Mensajes: 184
Reputación: 15
Experiencia: 1245
Ryōs: 2400
Puntos de Aprendizaje: 6
Puntos de Evento: 125
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Remordimientos


Silencioso por unos instantes, sus ojos recorrían nombres, uno tras otro, observando en silencio, sin hablar... Una clara muestra de respeto por aquel caído que ya no se encuentra presente, no conocía casi ningún nombre, y no me extrañaba, mi mente se encontraba divagando en pensamientos del ayer, del hoy, en un vaivén de melancolía al recordar a mis padres y el remordimiento que me causaba no haber sido lo suficientemente fuerte cuando pequeño, siquiera lo suficientemente valiente, como para haber intentado llevarme sus cuerpos, haberles dado una despedida honorable y digna, haberles encontrado una morada de eterno reposo como ellos merecían. La lluvia golpeaba mi rostro y cabellos mientras alcé la vista al cielo, intentando dejar que se fugara un poco de aquella sensación de ira y odio que me invadió al recordar tales pensamientos. Había mucho fuego en mi interior aún que me consumía, dejando escapar por mis ojos tanta rabia que era imposible ocultar tal perturbación del alma.

A decir verdad tales temas y situaciones inesperadas como la que acontecía hoy, solían remover piedras en el fondo del océano de mi interior haciendo reflotar todas éstas cosas que me recordaban lo único por lo que estaba vivo y viviría... Comenzaba a sentir una leve impaciencia y ansiedad, y un fuego interno mientras veía acercarse unos ojos rojos muy a la distancia y muy lentamente cuando la voz de Tobi me devolvió a la realidad del sueño lúcido en el cual me encontraba sumergido. Soltando la presión de mis puños que anteriormente había cerrado apretando con firmeza cuando comencé a recordar tal acontecimiento, guardé mi diestra ahora dentro de la apertura de mi kimono, por sobre las vendas que cubrían algunas lastimaduras de mi entrenamiento, y con la zurda aún mirando hacia el cielo, abrí la palma mirando hacia él, para recibir su lluvia en mi mano por unos instantes...

Volví mi vista nuevamente al monumento, observando exclusivamente el nombre de Ángel, allí grabado, pensando las palabras que Tobi dijo, y su interrogante. — Por lo pronto mi nombre no figura allí... Podría estar peor — le dije luego de un breve suspiro... — Últimamente he estado realmente ocupado entrenando y realizando misiones a las cuales se me encomendó específicamente a mí, luego del incidente de la academia me sorprendió pero me siento agradecido... — le dije ahora volteando por primera vez a él esbozando una débil sonrisa que evidenciaba la melancolía y perturbado estado interno luego de tantas misiones complicadas, y eventos tan significativos que remueven historias antiguas cómo es la muerte.

Tal vez no sea el mejor subordinado, pero mientras mi nombre no figure allí, ésta cabeza estará firme junto al cuerpo, Tobi. — le dije luego de voltear mi vista hacia las piedras que rememoraban los difuntos de la Lluvia «Y mientras la araña esté viva y suelta allí fuera» pensaba internamente dentro de mi cabeza recordando al Gen'ei Ryodan, y que no moriría hasta acabar con cada uno de ellos. — ¿Cuándo te enteraste de su defunción? — pregunté aún contemplando el monumento, para saber si él se había enterado recientemente como yo de la partida de nuestro compañero
Imagen
Imagen

#5

Mensaje Gin Freecs20 Sep 2020, 21:17


Avatar de Usuario
Chunin Ame
Mensajes: 833
Reputación: 99
Experiencia: 4809
Ryōs: 9320
Puntos de Aprendizaje: 43
Puntos de Evento: 45
Contactar:

Ver Ficha de Personaje

Re: Remordimientos


¿Cómo evitar la melancolía? Era algo que evidentemente, no se podía. O al menos bajo la presente actual, era algo casi impensable. Habían demasiadas vidas allí fijadas. Más de las que desearía. Pero el problema principal, tal vez no radicaba tanto en aquellas que no conocía. Porque bajo una regla familiar, no se lloraban muertos ajenos. Pero Ángel, de él era difícil escapar. Demasiadas cosas vividas, incluso la vez que fue capturado por un error frente a otro compañero y los presentes aquí se encargaron de que la situación aquella no pasara a mayores.

No tenía claro bien qué pensar acerca de Gin. Era una persona que en diferentes situaciones presentaba cambios de mentalidad muy aleatorios. Una persona que podría decirse, bastante violenta e impulsiva, de ese tipo que no controla sus acciones o al menos, pareciera que no pensara acerca de nada sobre lo que decía o en consecuencia hacía. No podía olvidar tampoco, el incendio provocado en la academia que casi termina con más de una vida allí. ¿Qué había pasado por su cabeza ese día? Muchos salieron lastimados, otros más, casi murieron. Como lo fue su caso, que su compañero de entrenamiento tuvo que noquearlo por suponer que estaba completamente desbocado en su accionar. ¿Qué tan seguro era tener una persona de estas características dentro de la aldea? A pesar de su encanto afable aparente, era alguien al que no se podía quitar la vista de encima. Además, las oportunidades donde se le había dado la ocasión de demostrar otra cosa, las había desaprovechado y se comportó como un completo patán. La sangre del albino, comenzó a correr un poco más rápido de lo normal por ese entonces. Pero una larga pitada del cigarrillo que ahora ya estaba a menos de la mitad, tranquilizaría aquellos nervios momentáneos.

- Te falta mucho por aprender, demasiado. A veces pienso que no quieres hacerlo, o simplemente te niegas a las puertas que se te abren delante. -Comentó dejando salir un suspiro dentro de la lluvia fría, cuyo choque de temperaturas entre el aliento y la humedad fría del ambiente, provocó lo que los niños al jugar llaman "humo".

- Hay talento ahí dentro de ti, lo puedo ver. Pero está desperdiciado, por inquietudes infantiles y arrebatos de carácter impropios de un shinobi de respeto. Puedes ser violento, puedes ser agresivo. Pero cuidando a lo que te rodea. En una palabra, sé inteligente. -Esgrimió para hacer una pausa.

- Me enteré el mismo día que sucedió. Y de eso, hace ya varias semanas. -Musitó ahora, llevando la vista directo a conectar con los ojos de su compañero albino.
Imagen

#6

Mensaje Lord Tobi21 Sep 2020, 17:10


Responder

Volver a “Campos de Entrenamiento”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados